En la madrugada del sábado 12 de junio de 1982, desde las posiciones argentinas se produjo el lanzamiento exitoso de un misil Exocet MM-38 que, luego de recorrer casi treinta y cinco kilómetros, alcanzo al destructor HMS Glamorgan, que se alejaba después de cañonear la costa. Le destrozo todo el hangar de helicópteros y numerosos sistemas de abordo, y lo dejo fuera de combate.

El último Exocet
La Instalacion de Tiro Berreta, 'ITB'.

La especialidad singularidad del lanzamiento del Exocet, consiste en que fue efectuado desde un tráiler, un simple acoplado de creación argentina, llamado ITB (instalación de tiro berreta) por sus inventores, un equipo de técnicos de la Armada Argentina. Conducido por el entonces capitán de navío ingeniero Julio Pérez.
El lanzamiento propiamente dicho fue una autentica operación conjunta, ya que intervinieron elementos y personal de las tres fuerzas, que aportaron diversos elementos y especialidades.
Una ovación de jubilo se desprendió de las posiciones argentinas al comprobarse, por el enorme resplandor, que se había alcanzado el blanco.

LA EXPLOSION
Según información brindada por fuentes británicas, el Exocet impacto en el Glamorgan pero no exploto. Se afirma que la explosión se debió a un helicóptero Wessex que, al entrar en contacto con el fuego, se incendio. Lo cierto es que, si exploto o no, no es hoy en día un hecho certificable. No obstante, el buque quedo fuera de combate.
A bordo del Glamorgan, trece tripulantes perdieron la vida y hubo también numerosos heridos. Irónicamente, entre los muertos figuro el joven teniente David Tinker, de 26 años, oficial de suministros, cuyo puesto de combate estaba en el hangar de helicópteros, precisamente donde cayo el Exocet. Tinker era un convencido de la justicia de la causa argentina, y según había confiado en su diario, odiaba a la acción bélica que estaba llevando adelante gran bretaña, sobre la que opinaba que era “una anacrónica guerra del imperio, contra una nación que con el coraje de sus pilotos estaba dando testimonio de verdad”. Eso se supo porque su esposa y su padre ordenaron sus cartas y su diario intimo, así como algunos de los poemas que le gustaba escribir, y los publicaron en forma de libro.

EL BARCO
El HMS Glamorgan, quedo muy averiado, pero la guerra termino y se le realizaron reparaciones rápidas, para enviarlo luego de regreso a Gran Bretaña. Poco después, en merito a las buenas relaciones sostenidas con la república de chile, este barco paso a tener bandera de ese país, y desde 1986 se llamo “almirante Latorre”. Sirvió en la marina chilena durante casi dos décadas, hasta 2005, cuando fue desmantelado y hundido en el mar.

malvinas
El Barco.


DANZA INDIA

Con anterioridad al ataque al Glamorgan, fracasaron dos intentos de usar el ITB para disparar los Exocet, a los que siguieron varias noches en las que se aguardaba la oportunidad de poder hacerlo. Por entonces las naves inglesas cambiaron su trayectoria habitual para seguir un rumbo errático que las mantenía, unas veces, fuera del alcance del ITB (38 Km) y otras, de cobertura del radar (30 Km).
“los técnicos Abadal y Rodríguez, recuerda Julio Pérez- me decían en broma que bailáramos una danza al estilo de los indios norteamericanos en las películas -cuando pedían que lloviera-, y que nosotros tendríamos que hacer lo mismo para que se acercaran los barcos ingleses. Transcurría el tiempo y los buques continuaban cañoneandonos, pero sin ponerse a nuestro alcance. Finalmente, la noche del 11 de junio, en medio de un riguroso secreto, los tres bailamos el 'uca uca' alrededor del lanzamisiles; horas después hicimos blanco en el Glamorgan.
La noche del 11 al 12 de junio hubo un intenso cañoneo británico, y a las 3 de la madrugada el radar detecto un buque alejándose. El capitán Pérez decidió lanzar el misil, y en la oscuridad se vio como la estela del Exocrino se perdía en el mar. A los pocos segundos pudo apreciarse en las nubes el reflejo de una explosión que iluminó toda la linea del horizonte. El impacto produjo en plena popa, sobre el lado de babor del HMS Glamorgan, uno de los buques que ataco con mayor frecuencia a los argentinos, y lo dejo fuera de combate por el resto del conflicto, lo que era el objetivo buscado.

A principios de mayo de 1982, el estado mayor naval analizo la posibilidad de emplear misiles Exocrino MM-38 para detener la acción de los barcos de guerra enemigos, que sistemáticamente efectuaban un persistente cañoneo naval nocturno sobre las posiciones argentinas. Este misil había sido concebido exclusivamente para lanzarse desde un buque contra otros, pero fue modificado y su puntería reglada con el radar Westinghouse de la Fuerza Aérea sur. El 12 de junio se emplazo un tráiler con los accesorios de un misil extraídos de la corbeta ARA Guerrico.
Como su amplitud de tiro estaba limitada a solo unos pocos grados, era necesario aguardar que una nave pasara por su mira de disparo. Esto ocurrió a las 3.15 y el objetivo resulto ser el destructor HMS Glamorgan.

¿COMO FUE MODIFICADO EL MISIL?
Un grupo de marinos, -entre los que se encontraba el capitán Julio Perez- trabajo, día y noche, en el taller de misiles de Puerto Belgrano. La cuestión central era como “engañar” al misil, de tal modo que en el lugar de utilizar la computadora que tiene que enviarle datos se empleara una señal fija, como si estuviera en un buque. Eso evitaría el traspaso de toda la instalación de una nave, de alta complejidad técnica, y permitiría un lanzamiento desde tierra.
El mismo capitán Perez recuerda ahora que se presento una situación algo cómica, “porque cortábamos cables -dice- y probábamos señales mediantes cablecitos, y estos se juntaban con otros para simular otras señales, que eran aplicadas con pilas, y así obteníamos, sucesivamente, indicios, marcas, signos que nos permitían reconstruir el sistema, este trabajo nos llevo cuatro días, a partir de la segunda semana de mayo. Al cabo de numerosos ensayos, llegamos a la conclusión, casi fantástica, de que si podríamos engañar al misil.”

¿QUE ERA EL ITB?
“Estábamos encerrados -dice Perez- en una habitación, con dos tipos excepcionales cuyos nombres quiero recalcar: los técnicos Torelli y Shugt, allí trabajábamos día y noche, en el mas alto secreto. Nadie sabia lo que estábamos haciendo, excepto los que debían saberlo. Recuerdo que inventamos una sigla para identificar nuestro trabajo: ITB. De ese modo, para todo el mundo, estábamos en el 'ITB', que significaba ni mas ni menos que 'Instalación de Tiro Berreta', casi una broma.”

LA PLATAFORMA
La novedad fue comunicada entonces al jefe de Arsenal, Julio Degrange, que de inmediato brindo todo el apoyo necesario. Solucionando el problema del reemplazo del sistema computarizado, había que resolver el de la plataforma de lanzamiento. En este caso también se utilizaron elementos precarios. Se le suministraron al capitán Davila todas las especificaciones técnicas de lo que se necesitaba con alimentación eléctrica, y él empezó a construir la parte mecánica: una rampo de lanzamiento con grupo electrógeno. Para ello, tomaron un chatón y sobre el armaron una estructura de hierro, de tal modo que sobre esta 'plataforma' se pudieran instalar los misiles Exocet MM-38.

instalacion
Posicion del ITB y de la HMS Glamorgan

EN MALVINAS
Una vez que el ITB fue trasladado secretamente a Malvinas, en dos hércules, se coordino con el almirante Otero donde instalarlo. Perez y los tenientes Mario Abadal y Edgardo Rodriguez vieron que la única posibilidad era el camino que unía a Puerto Argentino con el aeropuerto, puesto que no había otro sitio que pudiera soportar semejante peso en forma estable. Una de las dificultades fue disimular ante los kelpers lo que se estaba preparando. Ya se sabía que los kelpers informaban a los ingleses y se optó por trabajar en ITB de noche.

Tiro
La ITB.

EL RADAR
Otra dificultad que superaron fué la obtención precisa de la distancia con respecto a los buques británicos. No había un radar apto para este cometido, de manera que hubo que improvisarlo con un radar antipersonal del ejercito que operaba el ex oficial de marina Ríes Centeno.
“el radar daba información de una manera, y nosotros la necesitamos de otra -cuenta el capitán Pérez-. De modo que confeccionamos tablas de calculo con una calculadora manual, y convertimos los datos en determinados valores de tensión, ajustando cada potenciómetro a simuladas distancias o valores angulares.”

Por primera vez en la historia, se había logrado el disparo desde tierra de un Exocet. Los ingleses dijeron después que los argentinos habían recibido información de los franceses. No es verdad: este sistema con el MM-38 no existía entonces ni siquiera en Francia. Tan positivo fue este invento para los argentinos, que hoy en día los propios ingleses lo instalaron nada menos que en Gibraltar. Algunos sostienen que lo copiaron, porque toda la estructura del ITB quedo en Malvinas el 14 de Junio.

Excalibur
La ITB en manos del enemigo.