Cuida tu mano del Síndrome De Túnel Carpiano Bilateral


Síndrome De Túnel Carpiano Bilateral

Hay muchas personas en el mundo que sufren del síndrome de túnel carpiano bilateral, pero son inconscientes de ello. Algunos de ellos se desestiman el hormigueo incómodo en sus dedos y en sus palmas, erróneamente la diagnostican como la mala circulación y algunas veces como punzadas nerviosas. Este síndrome del túnel carpiano es deteriorante, lo que significa que las etapas iniciales de la enfermedad son aparentemente de menor importancia, pero la condición se hará grave con el tiempo. Eso hace que sea esencial para las víctimas para identificar las condiciones iniciales de manera rápida para que puedan tomar las medidas adecuadas justo a tiempo. Éstos son algunos de los indicadores comunes que indican si está sufriendo de esta enfermedad.

Esta condición o sus síntomas son el resultado de la acumulación de presión sobre el nervio mediano. Una presión excesiva producirá una hinchazón en los alrededores. La región hinchada también tendrá efectos irritación. Se verá afectada por golpes rápidos de dolor, entumecimiento y rascado. Cuanto más tiempo la condición se deje sin tratar, más severa esta condición se convertirá. Es crucial entender que cuando usted está sufriendo de la variedad crónica de esta enfermedad, la espalda y las manos se verán afectadas. Usted tendrá dificultad en recoger y mover objetos.

¿Por qué se produce el STC?

Son muchas las circunstancias que pueden favorecer su aparición:

Los movimientos repetitivos. El STC es muy habitual en determinadas profesiones, sobre todo si se manipulan cargas o se han de adoptar posturas forzadas y hacer fuerza. Es el caso de personas que usan teclados, computadoras, carpinteros, cajeros de supermercados, empaquetadores, en trabajos de montaje y ensamblaje, etc. También se da en violinistas, jugadores de golf, remeros, etc., que fuerzan las muñecas con frecuencia.
El uso continuo de herramientas manuales de vibración.
Algunas enfermedades de los huesos o de las articulaciones, como la artritis, la artritis reumatoidea o la osteoartritis, al producir estrechamiento del canal comprimen el nervio.
Las lesiones de la muñeca, como fracturas, esguinces o torceduras, tienen el mismo efecto.
Los cambios hormonales, como los desequilibrios tiroideos (hipotiroidismo), la menopausia, las últimas semanas del embarazo y la diabetes tipo II, pueden propiciar la aparición del STC.
Parece que hay una predisposición congénita, en algunas personas el túnel carpiano es más estrecho que en otras.
Las mujeres tienen tres veces más de probabilidades que los hombres de padecer STC, quizás porque tienen el túnel más pequeño.

¿Cómo se diagnostica el STC ?

El diagnóstico precoz es importante para detener el progreso del STC y evitar lesiones irreversibles del nervio mediano. Por ello es fundamental acudir al médico si hay presencia de alguno de los síntomas referidos. Además, hay ejercicios que ayudan a diagnosticar el STC al médico que explora al paciente: hay que doblar hacia abajo la muñeca y flexionarla a tope con el brazo estirado durante un minuto. En esta posición pueden reaparecer los síntomas: al percutir en el centro de la muñeca, en su cara palmar, se provocan calambres en los dedos, una sensación similar a una descarga eléctrica. Pero el diagnóstico de confirmación se hace mediante una prueba electrofisiológica. Se trata del estudio de conducción del nervio y se realiza mediante la colocación de electrodos en mano y dedos, que registran la velocidad de conducción eléctrica del nervio. Sirve, asimismo, para determinar el grado de afectación, la severidad de la compresión del nervio y para averiguar si están afectadas las fibras sensitivas y/o motoras.


¿Tiene tratamiento el STC ?


El tratamiento, una vez diagnosticado, debe comenzar lo antes posible. Si hay una lesión de base hay que tratar la causa que la origina, pero en cualquier caso siempre es necesario mantener un par de semanas de reposo, evitando actividades que puedan empeorar los síntomas. Se puede incluso llegar a inmovilizar la muñeca mediante una férula. La aplicación de frío local puede producir alivio en los casos leves. La cirugía, que persigue la descompresión del túnel carpiano, es el tratamiento adecuado para los casos en que los síntomas duran al menos seis meses y no han respondido a los tratamientos farmacológicos, ya que inicialmente se puede intentar la cura con antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) como el ibuprofeno o diclofenaco, o con infiltraciones locales con antiinflamatorios esteroideos (corticosteoides). La acupuntura y los tratamientos quiroprácticos pueden producir algunos beneficios pero su verdadera eficacia no ha sido comprobada. El yoga sí parece ser eficaz para reducir del dolor.

La intervención quirúrgica es relativamente sencilla y consiste en cortar el ligamento carpiano, que hace la vez de techo del túnel, para así agrandar el canal. El procedimiento es generalmente ambulatorio y se hace con anestesia local. La recuperación total puede llevar algunas semanas, ya que aunque el dolor por la compresión nerviosa desaparece enseguida, pueden aparecer dolores y cierta rigidez a nivel de la incisión. Por ello casi siempre, después de la intervención, hay que realizar fisioterapia para restaurar completamente la fuerza y la movilidad de la muñeca.
En la mayoría de los intervenidos la recuperación es total y la recaída es excepcional.

¿Qué se puede hacer para prevenir su aparición?

En el ámbito laboral, para quienes se exponen a los factores que anteriormente citados, es aconsejable utilizar muñequeras, realizar pausas, hacer ejercicios de estiramientos con las manos y dedos, rotar en distintas actividades, y si fuese posible, rediseñar las herramientas y la forma de trabajar con programas especializados en ergonomía que eviten los factores de riesgo.

dedos


Otro síntoma común de la enfermedad es problemas para conciliar el sueño.

Algunos pacientes también se quejan de dolor severo justo debajo del cráneo que se extiende a la parte posterior del cuello.

Los dolores de cabeza son también otra ocurrencia común. Algunas personas sufren de dolores de cabeza a menudo. El pecho se siente apretado y los movimientos de las manos se sienten generalmente débiles.

Una vez que identifique que usted está sufriendo de esta condición, usted debe hacer algunos ejercicios para aliviar la presión sobre las manos. Un ejercicio común implica el estiramiento y laminación de la palma de la mano para permitir que la presión se libere.

discapacidad

La cirugía es otra manera de aliviar la presión. Si la presión no es muy severa, usted puede hacer una incisión para dejar salir la presión. Este método representan muchos riesgos, puede agravasen los dolores o simplemente no surtir ningún efecto de alivio. Además es un procedimiento costoso que requiere de tiempo para su recuperación total.

La adopción de medidas en las primeras etapas le evitará una gran cantidad de dolor que puede resultar del síndrome del túnel carpiano bilateral.