El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

NASA advierte tormenta solar 2013, ¿debemos preocuparnos?

NASA advierte tormenta solar 2013, ¿debemos preocuparnos?

NASA advierte tormenta solar 2013, ¿debemos preocuparnos?

¿realmente necesitamos preocuparnos por una gran tormenta solar que quemaría los sistemas eléctricos de la mitad del planeta en el 2013?. A veces somos masoquistas los que estamos aquí en el Telegraph, porque nos encanta derribar nuestras propias historias, y yo estaba chasqueando mis nudillos especialmente para ésta. Es que, tiene todos los ingredientes: Autoridades cientificas con bata blanca, graves advertencias de muerte inminente, un emocionante enemigo nuclear en el espacio desde la perspectiva científica. ¡La NASA! ¡Llamaradas solares! ¡Aviones cayendo del cielo! Etcétera...

Pues, yo he leído la noticia, y por ese motivo hablé con el reportero de nuestro medio (The Telegraph) que publicó la información. No soy un astrofísico, soy apenas cinturón negro de tae kwon do. Para mí la alerta sonaba bastante sólida. El Dr. Richard Fisher, director de la división de la NASA Heliofísica, fue muy claro en las citas del articulo periodístico, y nuestro reportero, Andrew Hough, fue muy cuidadoso para comprobar sus datos con el Dr. Fisher antes de publicar. A simple vista se ve a un montón de gente seria pensando que se trata de un peligro real.

Al parecer, la preocupación se basa en que en el año 2013, el sol llegará a una etapa de su ciclo natural durante la cual estos grandes eventos (llamaradas y tormentas) son más probables. Esto puede parecerle un poco extraño, usted probablemente ha oído hablar (como yo) sobre una especial actividad solar que ha sido notable este último medio siglo, más o menos, y que se espera que disminuya considerablemente (posiblemente hasta desaparecer) en los próximos dos años.


NASA
Satélites alrededor del Sol y de la Tierra, principales víctimas de una Tormenta solar.

Hablé a Marcus Chown, el físico y autor de "Tenemos que hablar acerca de Kelvin", quien dijo que "La actividad solar ha sido anormalmente alta en los pasados 50 años, pero en vista del comienzo extremadamente débil de este último ciclo de 11 años podemos predecir que dicha actividad está menguando, y que "las cosas van a estar muy quietas en el Sol desde por algún tiempo". El Dr Ruth Bamford, físico de plasma del Laboratorio Rutherford-Appleton, concordó con Chown: "El sol ha estado particularmente tranquilo durante los últimos años. Se acaba de despertar, por así decirlo, habiendo comenzado su ciclo habitual de 11 años un poco más tarde que la mayoría de las veces."

Entonces, ¿qué está pasando? Bueno, algo similar ha ocurrido antes. En 1859 una tormenta gran solar quemó cables telegráficos en toda Europa y los Estados Unidos. El Dr. Stuart Clark escribió un libro, The Sun Kings, refiriéndose a lo ocurrido. En el explica que la "Llamarada Carrington", como fue llamada," ahogó dos tercios de los cielos de la Tierra en una aurora de color rojo sangre la noche siguiente, y paralizó la navegación y comunicación global, tal y como era en ese entonces. "Las brújulas se tornaron inútiles y la red telegráfica cayó dejando solo el fantasma de la electricidad en los cables".


Mundo
Desarrollo de los últimos 2 ciclos solares.

El sol llegó a un nivel récord en la segunda mitad del siglo 20, y ahora "ha muerto" descendiendo hasta su nivel más bajo desde hace un siglo. Pero el doctor Clark advierte que "Aunque los niveles medios de actividad solar hayan disminuido, no significa que el Sol esté a salvo de erupciones grandes o incluso gigantes. El promedio de bajos niveles de actividad pueden incluso desencadenar llamaradas gigantes". "Tal vez como sucede con los terremotos, tras una serie de erupciones constantes y/o temblores, la energía se disipa de manera uniforme durante largos periodos de tiempo. Pero en períodos de tranquilidad, esa energía podría estar acumulandose hasta estallar de pronto produciendo un evento gigante. Esta especulación esta vigente."

Es para el año 2013 cuando se espera el siguiente pico en el ciclo de actividad solar, y aunque no podemos predecir las llamaradas individuales, el Dr. Clark señala que la mayor parte de ellas ocurren a menudo poco después del pico. Por supuesto, si un evento "Carrington" volviese a suceder, tendría sería, potencialmente, mucho más problemático que en el pasado ya que en 1859 la comunicación eléctrica se hallaba apenas en su "infancia".


solar
La actividad solar y sus efectos en la Tierra.

El Dr. Clark dijo que "No hay absolutamente ninguna razón para creer que nos dirigimos hacia el Armagedón solar en el año 2013, pero que sin embargo, deberíamos esperar que tarde o temprano haya otro evento Carrington y eso es lo que estos científicos [en la NASA] están tratando de prevenir. La legislación de los EE.UU. acaba de aprobar el Congreso para ayudar a endurecer la red contra las erupciones solares ". Por lo tanto - es algo real, y que debería preocuparnos. Pero debemos saber también que pueden tomarse medidas preventivas. Los satélites pueden enviarse "fuera de línea" durante las erupciones grandes, las redes eléctricas y redes de comunicación se pueden proteger contra la radiación electromagnética y así sucesivamente.

Como dice el Dr. Bamford: "Los eventos extremos como el Evento Carrington del año 1859 tienen una probabilidad de 1 cada 100 años, aproximadamente la misma probabilidad que tiene una tormenta del nivel de Katrina de azotar Nueva Orleans - y Nueva Orleans debería construir defensas para resistir una magnitud extrema-pero poco probable. 100 años no es tanto tiempo".

"Pero esto no es el fin del mundo. Podría llegar a ser, tal vez, tan estremecedor como una nube de cenizas, pero no tan prolongado, estoy seguro". "Las nubes de cenizas nos han dejado ejemplos de como tomar precauciones, como el sistema de copia de seguridad de GPS llamado eLoran, o los campos de fuerza activos "mini-magnetosfera", para protección de astronautas y los satélites que han diseñado". Por supuesto, si se toman esas precauciones, y tras realizarse el trabajo el temido daño no se produce, entonces todo el mundo va a llorar diciendo que fue un gran alboroto por nada, como siempre lo hace. Así que los científicos no pueden ganar, es la verdad. Pero así son las cosas.


Fin

tormenta



Electrones "asesinos" podrían alterar las comunicaciones en 15 minutos

que hacer

Si unos electrones que se mueven rápidamente, son golpeados en su órbita por las ondas de choque provenientes de una tormenta solar, tenemos como resultado "electrones asesinos".

Los electrones asesinos son partículas altamente energéticas que están atrapadas en el cinturón de radiación exterior de la Tierra, que se extiende desde 12.000 hasta 64.000 kilómetros por encima de la superficie de nuestro planeta. Durante las tormentas solares el número de estos electrones crece por lo menos diez veces, y pueden ser eyectados, por lo que pueden afectar a nuestros satélites. Así de esta forma, tal y como sugiere su nombre, los electrones asesinos son capaces de atravesar el blindaje de los satélites y causar daño en sus sistemas. Si estas descargas eléctricas tienen lugar en los componentes vitales de los satélites, pueden llegar incluso a inutilizarlos.

El 7 de noviembre de 2004, una tormenta solar en dirección a la Tierra provocó una onda de choque interplanetaria seguida por una nube magnética de gran tamaño. Cuando la primera onda de choque barrió el SOHO, la velocidad del viento solar de repente aumentó de 500 a 700 kilómetros por segundo.

Poco después, la onda expansiva golpeó la burbuja magnética protectora de la Tierra,conocida como magnetosfera. El impacto fue provocado por un frente de onda que se propagó dentro de la magnetosfera a más de 1.200 kilómetros por segundo, en la zona de la órbita geoestacionaria, a 36.000 kilómetros de altura alrededor de la Tierra. La cantidad de electrones energéticos en el cinturón de radiación externa empezó a aumentar también, según los datos de la investigación Cluster.


sol
Análisis de la incidencia del viento solar el 25 de Noviembre del 2009.

Comprender el origen de los electrones asesinos ha sido un foco de los investigadores del clima espacial. Gracias a los datos recogidos por Cluster y las misiones espaciales, los científicos propusieron dos métodos por los que los electrones pueden ser acelerados a tales niveles de energía perjudicial. Uno se basa en frecuencias muy bajas (VLF), olas de 3-30 kHz; el otro en frecuencias ultra bajas (ULF), olas de 0.001-1 Hz.

Se ha descubierto que ambas ondas son responsables. Tanto las VLF, como las ULF aceleran los electrones en el cinturón de radiación de la Tierra, pero con diferentes ritmos. Las ondas ULF son mucho más rápidas que las VLF, debido a que su ampitud es mucho mayor.

Los datos muestran que un proceso en dos pasos provoca el aumento sustancial de los electrones asesinos. La aceleración inicial es debida a la fuerte compresión del campo magnético. Inmediatamente después del impacto, las líneas del campo magnético de la Tierra comienzan a tambalearse a ultra bajas frecuencias. A su vez, estas ondas ULF se encuentran que efectivamente aceleran los electrones generando el primer paso para convertirlos en electrones asesinos.


maximo
ESA Cluster.

El flujo de protones y electrones que procede del Sol provoca grandes alteraciones sobre las comunicaciones de radio y televisión en los momentos de máxima intensidad. Cada 10 o 11 años la actividad solar es máxima y entonces se producen tormentas electromagnéticas que pueden interrumpir momentáneamente todas las telecomunicaciones. Estas tormentas electromagnéticas también afectan a la meteorología.


Misión ESA Cluster

La misión de la ESA Cluster consiste en cuatro naves espaciales idénticas volando en formaciones situadas entre 19.000 y 119.000 kilómetros sobre la Tierra. Su misión es la de estudiar la interacción entre el viento solar y la magnetosfera de la Tierra. Aunque el análisis ha sido largo, los resultados han merecido la pena. Ahora los astrónomos saben cómo se aceleran los electrones asesinos.

"Los datos de los cuatro satélites Cluster permitieron la identificación de las ondas ULF capaces de acelerar electrones", dijo Malcolm Dunlop, del Rutherford Appleton Laboratory, Reino Unido.

Gracias a este análisis de los datos, sabemos que si los electrones asesinos son expulsados hacia la Tierra, golpearán nuestro planeta en 15 minutos. "Estos nuevos descubrimientos nos ayudan a mejorar los modelos de predicción de la radiación ambiental en el que operan los satélites y los astronautas. Con el nuevo máximo del ciclo solar, se esperan más impactos de electrones asesinos en los próximos meses.", dijo Philippe Escoubet , director de la misión Cluster de la ESA.


electrones
Los cinturones de "Van Allen" son zonas donde quedan retenidas las partículas del viento solar a causa del campo magnético terrestre. La magnetosfera es la porción del campo magnético terrestre que se extiende hacia el espacio.





2013






Las Tormentas Solares no son el fin del mundo según NASA

NASA advierte tormenta solar 2013, ¿debemos preocuparnos?

Durante un periodo de actividad solar, se producen con mayor asiduidad erupciones violentas en el Sol. Las llamaradas solares y vastas explosiones, conocidas como eyecciones de masa coronal, lanzan fotones de alta energía y materia altamente cargada hacia la Tierra, sacudiendo la ionosfera del planeta y el campo geomagnético, afectando potencialmente a las centrales de energía eléctrica, comunicaciones críticas aéreas y militares, satélites, señales de Sistemas de Posicionamiento Global (GPS), e incluso amenaza a los astronautas con radiación dañina. Estas mismas tormentas iluminan los cielos nocturnos con brillantes capas verdes y rojas conocidas como auroras, o luces del norte o del sur.

La intensidad del ciclo solar se mide en número máximo de manchas solares – manchas oscuras en el Sol que marcan las áreas de actividad magnética incrementada. Cuantas mayores manchas solares, más posibilidades de que tenga lugar una gran tormenta solar.


NASA

Hubieron Tormentas Solares en el pasado reciente.
Antes de 1979, los científicos no tenían datos exactos de la cantidad total de energía solar que alcanzaba a la Tierra. Estaban al tanto de las fluctuaciones solares, pero lograr medir con exactitud la variación solar era muy dificil antes del inicio de la era espacial. De hecho, no fue hasta el lanzamiento del satélite Nimbus-7 en 1978, cuando una sonda espacial fue capaz de obtener lecturas fiables por encima de la capa atmosférica que protege la Tierra. Sin embargo, cuando las erupciones solares ocurren durante épocas de máximos solares, existen peligros que deben ser considerados. Por ejemplo, la microelectrónica de a bordo en nuestros satélites es especialmente susceptible.

Cuando los iones se estrellan a alta velocidad contra un satélite, los sistemas de control pueden conectarse o desconectarse, se pueden quemar los circuitos, y el material superconductor se puede degradar. Los paneles fotovoltaicos para el suministro de energía son especialmente sensibles a la degradación causada por las tormentas solares. Los paneles solares del satélite GOES, perdieron 6 años de tiempo operativo debido a un suceso solar en 1989.

Los trastornos tecnológicos no se limitan a los satélites. Los astronautas son especialmente vulnerables a las tormenas solares. La radiación de alta frecuencia y las partículas de rápida movilidad son muy dañinas para la actividad celular. Estas ondas y partículas de alta movilidad poseen suficiente energía como para extraer electrones de las células humanas, creando iones. Estos efectos “ionizadores” interrumpen el funcionamiento normal de las células, los daños más severos resultan cuando el ADN es afectado. Los paseos espaciales dejan a los astronautas con muy poca protección contra los sucesos solares. Aunque las paredes de las naves espaciales (por ejemplo las Estaciones Espaciales o de las Lanzaderas) ofrecen algún grado de protección, es imposible proteger completamente a los exploradores con un escudo contra la radiación y las partículas. Pero incluso sin tormentas solares, los astronautas se ven a merced de niveles crecientes de radiación, y se asume que se verán expuestos a ciertos niveles “tolerables” de radiación durante sus carreras en el espacio.


Mundo

Los efectos de las tormentas geomagnéticas no se limitan a los pasajeros del espacio. Durante las tormentas magnéticas más potentes, pueden caer desde la ionosfera intensas corrientes hacia la superficie de la Tierra. El apagón de 1989 quedó grabado en la memoria de la empresa HydroQuebec, cuando corrientes inducidas al suelo por una tormenta magnética causaron un colapso en una planta completa de una de sus centrales eléctricas en Canadá. Durante este suceso, 6 millones de personas se quedaron sin suministro eléctrico durante más de 9 horas. A menor escala, las corrientes inducidas al suelo pueden viajar a través de las líneas de tuberías, causando corrosión. Además, cuando irrumpe una llamarada solar, las ondas de radio pueden quedar completamente interferidas durante pocos minutos o incluso algunas horas.

Entre las misiones Apolo 16 y 17, la Tierra experimentó uno de los mayores “sucesos protónicos solares” jamás registrados en la historia. Por fortuna, cuando la tormenta llegó, los astronautas estaban bajo la capa protectora de la atmósfera terrestre. Las simulaciones por ordenador han demostrado que incluso dentro de la cápsula del Apolo, los astronautas hubieran absorbido dosis letales de radiación en apenas 10 horas! Las misiones de seguimiento solar en activo nos ayudan a predecir y a prepararnos contra los sucesos solares mas peligrosos. Ya que el viento solar sopla mucho más lentamente que la velocidad de la luz (aproximadamente 2.000 kilómetros por segundo, contra 300.000 kilómetros por segundo) , a menudo tenemos un margen de tiempo para prepararnos contra la mayoría de las violentas emisiones.


solar

Plan de contingencia.
Las perturbadoras tempestades solares no pueden alcanzar la Tierra en menos de medio día según han determinado los científicos. Lo anterior significa que los operadores de satélites vulnerables, los controladores oficiales de aerolíneas y los que controlan las grandes redes pueden tener avisos con varias horas de antelación a cualquier perturbación proveniente del Sol.

Cuando se aproximan las tormentas solares por el espacio, los ingenieros ponen en el modo "a dormir" a varios satélites, las aerolíneas modifican sus rutas alejándolas de las zonas polares que es donde la radiación es mayor en su paso a través de la atmósfera y las grandes líneas de conducción eléctrica son salvaguardadas contra posibles sobrecargas.

Las peores tormentas solares se denominan expulsión de masa de la corona (CME's) Están formadas de partículas cargadas lanzadas desde los intensos campos magnéticos en la superficie solar. Algunas veces, no siempre, se generan en los lugares de emisión de flamaradas, las que a su vez están asociadas con las manchas solares. "Entre más rápida sea la emisión de la flamarada solar puede ser más destructiva, así que en el peor de los escenarios, sabemos que se cuenta al menos con 12 horas para tomar medidas preventivas", según Nat Gopalswamy del Centro Espacial de Vuelos Goddard de la NASA.

Algunas de estas expulsiones de masa solar toman dos días en atravesar los 149 millones de kilómetros entre la Tierra y el Sol. La flamarada solar más potente de los tiempos modernos ocurrió el 4 de Noviembre de 2003. Afortunadamente no venía dirigida hacia la Tierra, así que su CME tomó 24 horas en llegar y los efectos fueron limitados.


Fin

La Gran Tormenta del 2003 afecto fuertemente la capa de ozono.
Las gigantescas tormentas solares de noviembre de 2003 agotaron seriamente la capa de ozono sobre el ártico durante ocho meses, sugieren observaciones tomadas por satélite. Los niveles del ozono se habrían reducido a apenas el 40% de los niveles normales. El efecto dominó comenzó en octubre y noviembre de 2003, cuando el sol lanzó un chorro nunca antes recordado de radiación y partículas cargadas hacia la tierra.

"Nunca hemos visto el ozono en este nivel en el hemisferio norte" dice Cora Randall, investigadora del laboratorio de física atmosférica y espacial en la universidad de Colorado, y parte del equipo de estudio.


tormenta

Amenaza Solar en los próximos años.
Los astrónomos han anunciado que durante los próximos cinco o seis años veremos algunos de los fuegos artificiales solares más intensos vistos desde la Tierra en mucho tiempo. En el pasado, algunos satélites de comunicaciones han sido descompuestos por las tormentas solares y en una ocasión una tormenta solar ocasionó un paro total de energía a través de la mayor parte del territorio canadiense.

Cada 11 años, las llamaradas y las manchas solares alcanzan su máximo y como consecuencia también lo hacen las auroras. Grandes flujos de partículas eléctricas son lanzados a través del espacio y golpean la parte superior de la atmósfera de la Tierra. El campo magnético de la Tierra actúa como escudo y estas partículas son barridas hacia abajo y hacia los polos donde producen las luces nocturnas tanto en el norte como en sur.

Por el momento, el Sol está en su punto mínimo. Sin embargo, Dikpati y sus colegas han calculado que su actividad no solo comenzará a aumentar, sino que culminará en su máxima actividad alrededor de los años 2010 y 2011, pero que este máximo será uno de los más intensos que jamás se hayan tenido.
"El siguiente ciclo de manchas solares será un 30 a un 50 por ciento más fuerte que el anterior", dijo ella.

La última vez que la Tierra experimentó este tipo de golpeo solar fue en el 1958 cuando las luces nocturnas se pudieron ver varias veces hasta México. En aquellos días, las tormentas solares ocasionaban poco daño. Una repetición hoy en día, sin embargo, tendría efectos muy notables. Se verían afectados todos los teléfonos móviles, los dispositivos de GPS, los satélites de meteorología y muchas otras tecnologías modernas, agregó Dikpati.




que hacer




¿Qué hacer en caso de que ocurriese una tormenta solar?


sol



Un informe extraordinario financiado por la NASA y publicado hace menos de un año por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (NAS), advierte de las terribles consecuencias que podría tener para nuestra civilización la llegada de una tormenta solar a la Tierra. Y resulta que, según el citado informe, son precisamente las sociedades occidentales las que, durante las últimas décadas, han sembrado sin quererlo la semilla de su propia destrucción. «Nos estamos acercando cada vez más hasta el borde de un posible desastre», asegura Daniel Baker, un experto en clima espacial de la Universidad de Colorado en Boulder y jefe del comité de la NASA que ha elaborado el informe.

¿Qué signos nos avisarían?

El cielo, de repente, aparece adornado con un gran manto de luces brillantes que oscilan como banderas al viento. Da igual que no estemos cerca del Polo Norte, donde las auroras suelen ser comunes. Podría tratarse perfectamente de Nueva York, Madrid o Pekín.
Uno de los efectos secundarios de una tormenta así podrían ser auroras más cerca de los trópicos. Pasados unos segundos, las bombillas empiezan a parpadear, como si estuvieran a punto de fallar. Después, por un breve instante, brillan con una intensidad inusitada… y se apagan para siempre.

¿Qué instrumentos existen hoy para predecir y observar al Sol?

La NASA lanzó en febrero del 2010 desde Florida el Observatorio de Dinámica Solar (Solar Dynamics Observatory, SDO), una sonda que emprenderá «una misión sin precedentes» para proporcionar a los científicos los datos más extraordinarios y desconocidos sobre el comportamiento del Sol. Durante cinco años, la sonda, equipada con unos extraordinarios telescopios, rastreará de forma incansable las manchas y llamaradas solares. Su objetivo final es desentrañar, entre otros misterios, cómo el campo magnético de nuestra estrella afecta al resto de nuestro sistema solar.


maximo
El dúo de satélites norteamericanos Stereo tomará fotografías del sol en tres dimensiones, y ofrecerá información amplia sobre los estallidos solares en los próximos dos años.

electrones
La tormenta solar de 1859 estuvo precedida por la aparición en el Sol de un grupo numeroso de manchas solares cercanas al ecuador solar.

¿Tenemos un sistema de alertas que nos avise a tiempo?

Los expertos de la NASA opinan que no. Actualmente, las mejores indicaciones de una tormenta solar en camino proceden del satélite ACE (Advanced Composition Explorer). La nave, lanzada en 1997, sigue una órbita solar que la mantiene siempre entre el Sol y la Tierra. Lo que significa que puede enviar (y envía) continuamente datos sobre la dirección y la velocidad de los vientos solares y otras emisiones de partículas cargadas que tengan como objetivo nuestro planeta.

ACE, pues, podría avisarnos de la inminente llegada de un chorro de plasma como el de 1859 con un adelanto de entre 15 y 45 minutos. Y en teoría, 15 minutos es el tiempo que necesita una compañía eléctrica para prepararse ante una situación de emergencia. Sin embargo, el estudio de los datos obtenidos durante el evento Carrington muestran que la eyección de masa coronal de 1859 tardó bastante menos de 15 minutos en recorrer la distancia que hay desde el ACE hasta la Tierra.

¿Según las previsiones científicas, cuándo se espera que ocurra?

Según el informe, podría ocurrir mucho antes de lo que nadie imagina. La «tormenta solar perfecta», de hecho, podría tener lugar durante la primavera o el otoño de un año con alta actividad solar. Y es precisamente en esos periodos, cerca de los equinoccios, cuando serían más dañinas para nosotros, ya que es entonces cuando la orientación del campo magnético terrestre (el escudo que nos proteje de los vientos solares), es más vulnerable a los bombardeos de plasma solar.


2013
El cielo, de repente, aparece adornado con un gran manto de luces brillantes que oscilan como banderas al viento.

NASA advierte tormenta solar 2013, ¿debemos preocuparnos?
La energía liberada por el sol provocará la aparición de auroras como la acontecida en 1859 que llegaba del sur hasta el Caribe.

¿Qué consecuencias tendría?

Un reporte de la NASA, “Severe Space Weather Events—Societal and Economic Impacts”, indica que tanto los sistemas eléctricos, la navegación GPS, el transporte áerero, los sistemas financieros y las comunicaciones de emergencia por radio serían interrumpidos. El informe subraya la existencia de dos grandes problemas de fondo: El primero es que las modernas redes eléctricas, diseñadas para operar a voltajes muy altos sobre áreas geográficas muy extensas, resultan especialmente vulnerables a esta clase de tormentas procedentes del Sol. El segundo problema es la interdependencia de estas centrales con los sistemas básicos que garantizan nuestras vidas, como suministro de agua, tratamiento de aguas residuales, transporte de alimentos y mercancías, mercados financieros, red de telecomunicaciones… Muchos aspectos cruciales de nuestra existencia dependen de que no falle el suministro de energía eléctrica.

Ni agua ni transporte: irónicamente, y justo al revés de lo que sucede con la mayor parte de los desastres naturales, éste afectaría mucho más a las sociedades más ricas y tecnológicas, y mucho menos a las que se encuentran en vías de desarrollo. Lo primero que escasearía sería el agua potable. Las personas que vivieran en un apartamento alto serían las primeras en quedarse sin agua, ya que no funcionarían las bombas encargadas de impulsarla a los pisos superiores de los edificios. Todos los demás tardarían un día en quedarse sin agua, ya que sin electricidad, una vez se consumiera la de las tuberías, sería imposible bombearla desde pantanos y depósitos. También dejaría de haber transporte eléctrico. Ni trenes, ni metro, lo que dejaría inmovilizadas a millones de personas, y estrangularía una de las principales vías de suministro de alimentos y mercancías a las grandes ciudades.

Los grandes hospitales, con sus generadores, podrían seguir dando servicio durante cerca de 72 horas. Después de eso, adiós a la medicina moderna. Y la situación, además, no mejoraría durante meses, quizás años enteros, ya que los transformadores quemados no pueden ser reparados, sólo sustituidos por otros nuevos. Y el número de transformadores de reserva es muy limitado, así como los equipos especializados que se encargan de instalarlos, una tarea que lleva cerca de una semana de trabajo intensivo. Una vez agotados, habría que fabricar todos los demás, y el actual proceso de fabricación de un transformador eléctrico dura casi un año completo.


NASA
Sin calefacción ni refrigeración, la gente empezaría a morir en cuestión de días.

El informe calcula que lo mismo sucedería con los oleoductos de gas natural y combustible, que necesitan energía eléctrica para funcionar. Y en cuanto a las centrales de carbón, quemarían sus reservas de combustible en menos de treinta días. Unas reservas que, al estar paralizado el transporte por la falta de combustible, no podrían ser sustituidas. Y tampoco las centrales nucleares serían una solución, ya que están programadas para desconectarse automáticamente en cuanto se produzca una avería importante el las redes eléctricas y no volver a funcionar hasta que la electricidad se restablezca.

Sin calefacción ni refrigeración, la gente empezaría a morir en cuestión de días. Entre las primeras víctimas, todas aquellas personas cuya vida dependa de un tratamiento médico o del suministro regular de sustancias como la insulina.

¿Existen precedentes?

Nuestras redes eléctricas no están diseñadas para resistir esta clase de súbitas embestidas energéticas. Y que a nadie le quepa duda de que esas embestidas se producen con cierta regularidad. Desde que somos capaces de realizar medidas, la peor tormenta solar de todos los tiempos se produjo el 2 de septiembre de 1859. Conocida como «El evento Carrington», por el astrónomo británico que lo midió, causó el colapso de las mayores redes mundiales de telégrafos. Se sucedieron 9 días de severo clima espacial; auroras fueron vistas hasta en latitudes ecuatoriales; el evento fue descrito como “ la primera vez en la que el hombre comprobó que no estaba solo en el universo” y como “el nacimiento de la astronomía moderna”. En aquella época, la energía eléctrica apenas si empezaba a utilizarse, por lo que los efectos de la tormenta casi no afectaron a la vida de los ciudadanos. Pero resultan inimaginables los daños que podrían producirse en nuestra forma de vida si un hecho así sucediera en la actualidad. De hecho, y según el análisis de la NASA, millones de personas en todo el mundo no lograrían sobrevivir. En ese entonces fue solamente un espertáculo transceleste inigualable, o una experiencia mística para los observadores, hoy en día con nuestro andamiaje eléctrico esto podría ser una tragedia.


Mundo
15 minutos es el tiempo que necesita una compañía eléctrica para prepararse ante una situación de emergencia; el tiempo exacto que toma para llegar a nosotros el primer impacto desde el Sol.

solar
En el gráfico se puede observar la vunerabilidad de los transformadores eléctricos (circulos rojos) en la zona de EEUU de acuerdo a las simulaciones realizadas por los expertos.

¿Qué podemos hacer en caso de que ocurriese algo así?

Es importante plantearse varios escenarios teniendo en cuenta que es posible que no haya electricidad. Si no hay electricidad no habrá luz, ni calefacción, ni gas, ni comunicaciones, ni electricidad para electrodomésticos y aparatos varios, no habrá agua ni comida. A partir de aquí, hay que plantearse la necesidad de adquirir comida y agua para poder sobrevivir, al menos, durante el tiempo que se restablezca el orden.

Recomendaciones:

1.- Estar al tanto de lo que ocurre con la actividad solar (Space Weather & Space Weather Prediction Center).

2.- Guardar comida en lata o conservas que caduque de 2 a 3 años vista, para varios meses hasta que se reestablezca el orden.

3.- Localizar agua potable o no, encontrar sistemas para purificarla. Otra manera es poder guardar el agua de lluvia en bidones, sobretodo si se vive fuera de la ciudad.

4.- Buscar sistemas de energía alternativos (solar, eólica, magnética, butano, etc.).

5.- Tener presente que las ciudades serán un caos, y por tanto será necesario salir de ellas e identificar lugares en el campo donde haya agricultura y agua para acudir y alojarse.

6.- Tener medios de transporte como bicicletas para poderse mover si no funcionan los coches.

7.- Investigar cómo proteger los aparatos eléctricos importantes y útiles creando cajas de Faraday bajo tierra, para cuando pase la tormenta.

8.- Equiparse con material de supervivencia básico.


Fin
Lo primero que escasearía sería el agua potable.




tormenta

Comentarios Destacados

@FedeMaiden41196 +28
Según Taringa, todas las semanas hay tormentas solares fatales
@ReptiIoide +22
Sí deben preocuparse mucho, morirán y no hay muerte mas horrible que morir bombardeado por radiación solar. Bah, morir devorado por simios también ha de ser feo pero no es el caso.
@KingReptiloide +3
@totouy ya me acorde, Reptiloide es un exiliado que huyo a la tierra a armar quilombo, aun asi esperamos su regreso a su sistema estelar, le espera el mejor de los recibimientos,
@totouy +1
@KingReptiloide No se si a hacer quilombo pero lo que se, es que hizo millonarios a todos los deños de burdeles y antros que hay en el planeta .
Una pregunta , siguen haciendo la vasectomia a los repariados exiliados como el amigo @ReptiIoide
@KingReptiloide +1
@totouy si, eso no esta en discusion a alguien exiliado se le limita la reproduccion ya que se asume su descendencia tambien armara quilombo,

31 comentarios - NASA advierte tormenta solar 2013, ¿debemos preocuparnos?

@ReptiIoide +22
Sí deben preocuparse mucho, morirán y no hay muerte mas horrible que morir bombardeado por radiación solar. Bah, morir devorado por simios también ha de ser feo pero no es el caso.
@KingReptiloide +3
@totouy ya me acorde, Reptiloide es un exiliado que huyo a la tierra a armar quilombo, aun asi esperamos su regreso a su sistema estelar, le espera el mejor de los recibimientos,
@totouy +1
@KingReptiloide No se si a hacer quilombo pero lo que se, es que hizo millonarios a todos los deños de burdeles y antros que hay en el planeta .
Una pregunta , siguen haciendo la vasectomia a los repariados exiliados como el amigo @ReptiIoide
@KingReptiloide +1
@totouy si, eso no esta en discusion a alguien exiliado se le limita la reproduccion ya que se asume su descendencia tambien armara quilombo,
@---Tornado--- +2
preparando una jaulita para cada electrodoméstico
que hacer
@membrana3 +1
Muy interesante a favoritos para leerlo entero, solo sé que se ha dicho que las tormentas solares del 2013 no iban a ser para tanto.
recomendado y +10 es un post muy largo y lleno de información te tomaste un gran trabajo
Saludos
@VIJOSCA +1
No tendremos que empujar otra vez ???

electrones
@FedeMaiden41196 +28
Según Taringa, todas las semanas hay tormentas solares fatales
@facundodebera -1
Saben hablar del sol los boludos estos.
@BenjaRasmuss +2
supuestamente a fines del 2012 iba a pasar algo parecido,pero no paso nada.
@walter_vs_07 +2
lo mismo dijeron en 2012 ,y en 2011 ,y en 2010 ,y asi sucesivamente ,la nasa es una fabrica de humo
@tiara_love +1
ojala le de lleno a al a"REINA MADRE"
@Anakin22 +1
A las bóvedas! A las bóvedas! dijo Lázaro Baez
@germanelocaa +1
NASA advierte tormenta solar 2013, ¿debemos preocuparnos?

Mi avatar! jaja +5 por la info! me sirvió en el laburo!
@MarkJRT +1
Gracias por la info +10
@_PandorasBox_ +1
Si va pasar va a pasar, tampoco nos vamos a hacer tanto drama.
@registro13
@ BlackSaturno ".. y un loop de Virgina Lagos con la
musica de Adelle de fondo, Muajajaja"
no podés ser tan cruel...

@surfaful19 -5
Ojala valla a inglaterra el calor y se mueran todos ahi
@sergiochacon +1
muy buena info empezare a safarme de las consolas xD (no por mucho
@CRicardo112 +2
Coño ahi dices que no es el fin del mundo...pero ya me dio miedito
@nfu1964 +1
Noooooo... ¿Entonces qué haré yo sin mi querida Taringa?