Ojos Violetas ¿Existen? Genesis De alexandria.!!

Mutación Genética: Génesis de Alexandría


¿Alguno de vosotros conoce esta mutación?


Hace unos días encontré en una página llamada "¡Cuánta Razón!" una foto con esta mutación. Más tarde, me enseñaron otra foto igual en "Desmotivaciones" así que me picó la curiosidad, navegué por las páginas buscando información de si esta mutación es cierta o una simple leyenda urbana.
Pero, no encontré nada en especial, algunas desmentían los hechos y otras les daban por buenos. Como no sé si creérmelo pues no he encontrado nada consistente sobre ello, os lo publico para que veáis de que hablo, además, realmente me parece interesante.


Taylor

También se le conoce como ojos de color violeta.
Se dice, que los que padecen esta mutación nacen con los ojos azules o grises. Sin embargo, seis meses más tarde, el color comienza a varias hasta formar lo que veis en la imagen, un color de ojos púrpura increíblemente hermoso.
Esto lo pueden padecer tanto hombres como mujeres.
Entrada la pubertad, no se desarrolla ni vello facial, ni púbico, ni axial. Sin embargo, el cabello, las cejas y demás sigue creciendo.
En las mujeres tiene más efecto pues impide la menstruación pero siguen siendo fértiles.
Dicen que la vista de los que padecen esta mutación es perfecta y que nunca desarrollan un problema en ella. Su sistema inmunológico es increíblemente resistente a muchas enfermedades, además, su piel es pálida y resistente al sol, es decir, no se queman ni se ponen morenos. Nunca suben de peso y su media de vida son los 130 años. En otras palabras, estas personas son como "super-humanos".


de

No sé si los hechos que aquí os cuento son ciertos pero sería realmente increíble que lo fueran. Aunque se conoce a una persona que sí tuvo este color de ojos, la fallecida actriz Elisabeth Taylor que murió el pasado 2011.

genesis

El secreto de los ojos de Elisabeth Taylor



Si los titulares sobre el violeta de los ojos de Elizabeth Taylor fueran radioactivos, la población mundial estaría tan sobreexpuesta que debería alimentarse con tabletas de yodo desde ayer -cuando falleció la actriz- hasta el fin de los días. Pero ¿por qué tenía la Taylor los ojos más bonitos del mundo? Existen dos razones.

Primera razon


1. La primera razón es obvia. ESE color de azul profundo, que no violeta."No hay ojos violeta, igual que no hay ojos negros", explica el catedrático de Oftalmología de la Universidad de Madrid José Manuel Benítez del Castillo. "El color depende de la cantidad de pigmento del ojo y el rango va desde el marrón muy oscuro que se confunde con el negro al azul". Otra cosa es que nos parezcan violetas, como demuestran un montón de encarnizadas discusiones en la red sobre los ojos de Liz Taylor como la mantenida en la Wikipedia, que en un principio incluía pero que después retiró los contenidos sobre iris de ese tono. Aparte del hecho de cada uno entiende por violeta lo que le da la gana (¿habéis probado alguna vez a discutir con un diseñador gráfico sobre el color de un objeto cualquiera?).
Benítez del Castillo señala otro factor: el ojo refleja la luz y su apariencia varía a causa de lo que hay alrededor. Iluminación, ropa, maquillaje. Ella se conocía y sabía maquillarse muy bien, pero tuvo a los mejores y en el mejor momento de la historia para el glamour aplicándole Photoshop en tiempo real antes de que existiera Photoshop. En cualquier caso sobre lo que no hay duda es de lo excepcional de unos ojos de ese tono, se llame como se llame.


Segunda razon


2. La segunda razón es un poco más desconocida. Taylor tenía dos filas de pestañas y no una como la mayoría de los mortales. Sus biógrafos cuentan cómo el médico informó a sus padres de que su hija tenía "una mutación", aunque a su madre no le pareció nada alarmante. Normal. Su amigo el actor Roddy McDowall se preguntaría después "¿Quién más tiene doble pestañas que una chica que ha nacido absolutamente para la gran pantalla?". También es sabida una anécdota que le ocurrió cuando tenía solo once años de edad y rodaba 'Lassie come home'. Un cámara le pidió que se quitara las pestañas postizas. La niña Taylor se defendió con una frase maravillosa. "It isn't make up, it's me" (¡no es el maquillaje, soy yo!).
Me cuenta Benítez del Castillo que algo así es más común que los ojos "violetas", porque normalmente tenemos pestañas a distintas alturas, y aunque hay ocasiones en las que eso es un problema también existen personas en las que son más tupidas o poseen más pigmento y por eso parece que las tienen más negras. Ya hay medicamentos para hacerlas crecer y oscurecerse a lo Taylor.
A la actriz le tocaron en la lotería genética dos papeletas por las que cualquiera de las que nos pasamos la vida probando sombras y máscaras de pestañas mataríamos. A cambio también le tocó una salud extremadamente frágil. Pasó decenas de veces por quirófano a lo largo de toda su vida. Aún así resistió más de lo que se pensaba: el obituario que ayer le dedicó The New York Times lo había dejado escrito alguien que murió en 2005. Fue la comidilla periodística del día en Twitter, donde muchos se preguntaban cuántas necrológicas precocinadas se guardan los diarios en la nevera.


Mi abuela paterna tenía los ojos de color violeta y fuimos testigos de ello toda su familia. Ninguno de nosotros heredó ese rasgo, a lo sumo ojos verdes, grises o color miel. Mi mamá nació con ojos azules y unos meses después se le volvieron color miel (cambiaron de color como los de los gatos) y mi hermano mayor los tenía igual color miel y ahora de adulto son un poco más oscuros. Así es que creo que esas raras mutaciones genéticas sí existen. Si es por juego de color de luz o no lo ignoro, pero lo cierto es que existen.

Ojos

Elisabeth

alexandria

violetas