Enzimas digestivas

La digestión es el proceso de transformación y absorción de los alimentos que el cuerpo tiene que tratar, es decir, reducir en moléculas más pequeñas para posteriormente transformarlas en materia, en energía. Este proceso tiene lugar en el tubo digestivo y consta de dos tipos de fenómenos: mecánicos y químicos. Mediante los mecánicos, como es la masticación, los alimentos se fragmentan y se mezclan con la saliva para formar el bolo alimenticio. En cambio los procesos químicos permiten la transformación de los diferentes alimentos, de moléculas más compleja, en elementos asimilables, en moléculas más simples. En este último proceso, esencial para la absorción de nutrientes, actúan ciertos catalizadores, denominados enzimas.
La primera enzima en actuar en la digestión es la amilasa salival, la cual está encargada de romper al almidón y degradarla en maltosa, glucosa y en oligosacáridos; esta enzima se ubica en saliva de la boca, la cual proviene de las glándulas salivares, ubicadas en distintas partes de la boca, estas son: las Parótidas, las Submaxilares, las Sublinguales. Posterior a la masticación, y transformación del alimento a un “bolo alimenticio”, le sigue la etapa de degradación del bolo alimenticio en el estómago. En este proceso participan distintas enzimas, las cuales se encuentran en el jugo gástrico (además de ácido clorhídrico), que es libera por la mucosa gástrica; estos enzimas son:

- Renina, que actúa coagulando la Caseína, la cual es la proteína de la leche, para su posterior transformación.
- Pepsina, encargada de degradar las cadenas que constituyen las moléculas de proteínas, fragmentándolas en moléculas más simples llamadas polipéptidos.

Aunque gran parte del trabajo se haya realizado en el estómago, la parte más importante se ubica en el duodeno, que se ubica entre el estómago y el intestino; aquí tiene que ser degradado los lípidos, los glúcidos y demás para poder ser absorbidos por el cuerpo. Para ello el duodeno secreta el jugo intestinal, que posee las siguientes enzimas:

- Amilasa, cuya función es degradar el glucógeno y el almidón para convertirlos en azucares simples.
- Sacarasa, que degrada la sacarosa en glucosa y fructosa.
- Maltasa, su función es degradar la maltosa en los dos azucares de la que está compuesta, ya que es un disacárido.
- Lactasa, actúa en la lactosa y en los disacáridos, degradándolos en galactosa y glucosa, respectivamente.
- Erepsina, actúa en los enlaces peptídicos de las peptonas, degradándolas en aminoácidos.

En el mismo lugar del duodeno, el hígado secreta, desde la vesícula biliar, la bilis, que aunque no es una enzima, degrada las grasas.
De igual modo el páncreas libera el jugo pancreático, que junto con la bilis forman el “quilo”. En el jugo pancreático se pueden diferenciar distintas enzimas, las cuales son:

- Peptidasas, antes conocidas como proteasas, es un conjunto de enzimas que se encargan de romper los enlaces peptídicos de las proteínas, entre ellos están la tripsina, la quimiotripsina, carboxipeptidasa.
- Lipasa, degrada las grasas.
- Amilasa, que se encarga de degradar el almidón.
- Las nucleasas, es un conjunto que se conforma por las ribonucleasas y las desoxirribonucleasas, las que catalizan la hidrólisis de ARN y del ADN, respectivamente.

Finalmente todas las enzimas liberadas en el duodeno realizan su función en el trayecto del intestino delgado, mientras que las vellosidades del intestino van absorbiendo los nutrientes y el alimento ya degradado. Cabe destacar que en el intestino delgado hay unas bacterias procariontes que se denominan “escherichia coli”, que cumple múltiples funciones importantes para el organismo, como degradar las fibras, crear algunas vitaminas que no se encuentran en los alimentos, e incluso cumple un rol inmunológico en el organismo.
Todo el proceso digestivo se puede sintetizar fácilmente en pocas palabras. Este proceso se origina en la boca, en donde la saliva inicia degradando el almidón, luego en el estómago se degrada principalmente las proteínas, y las proteína de la leche, más tarde en el todo el trayecto del intestino delgado se degradan principalmente los lípidos, los glúcidos y se vuelven a degradar las proteínas; todo este proceso es debido a las diferentes enzimas que actúan en la digestión. Finalmente lo que no ser absorbido por el sistema es excretado por este.

Bibliografía:

Diccionario de Biología, Montena Aula, pág. 66 – 69
"Aparato digestivo." Microsoft® Encarta® 2009 [DVD]. Microsoft Corporation, 2008.
"Vesícula biliar." Microsoft® Encarta® 2009 [DVD]. Microsoft Corporation, 2008.
"Páncreas." Microsoft® Encarta® 2009 [DVD]. Microsoft Corporation, 2008.
"Intestino." Microsoft® Encarta® 2009 [DVD]. Microsoft Corporation, 2008.

Linkografía:

http://www.profesorenlinea.cl/Ciencias/AlimentaMETABOLISMOyENZIMAS.htm
http://saludbio.com/articulo/encimas-digestivas-funciones



cuerpo humano