¿Cual es la utilidad de las cucarachas en el mundo?

A todos nos ha pasado que, estamos muy tranquilos haciendo algo y de repente viene una XXXX cucaracha y nos quita la tranquilidad, de acuerdo a esto, me surgio la necesidad de preguntarme..¿para que sirven las cucarachas o cual es su funcion en el mundo? ya que por mas que trataba no encontraba una funcion que hicieran, aqui un reportaje sobre la utilidad de estos insectos tan... tan.. "peculiares".

Si de un grupo de 4, 500 personas, entre 12-15 individuos desarrollasen una conducta díscola, causaran daños, ¿sería justo afirmar que toda la comunidad es dañina, que todos deben ser sancionados o eliminados?

Eso es lo que ocurre con las cucarachas.

Existen más de 4,500 especies, de las cuales hay descritas y clasificadas cerca de 3, 500. De ellas 12 especies son reconocidas como plagas para los humanos, aunque lo correcto es decir que han sido creadas o convertidas en plagas por los humanos.

Su mayor peligrosidad proviene de la forma en que ellas interactúan con nuestros desperdicios y de que en estos proliferan organismos patógenos o se encuentran sustancias ante las que podemos poseer especial sensibilidad, generando alergias y reacciones mórbidas variadas.

Su boca es del tipo mordedor, se alimentan de una gran variedad de comidas, pero prefieren harinas y dulces. Pueden alimentarse de hojas de libros, forros interiores de zapatos, insectos muertos, desechos humanos. Las cucarachas tienen la costumbre de dejar caer sus heces por donde quiera que pasan. Descargan un líquido de su boca y otras aperturas de su cuerpo el cual aporta un olor peculiar, característico de las cucarachas, a la comida y platos sobre los que han caminado. Este olor es una señal que forma parte de un sistema complejo de comunicación.

Tienen dos pares de alas. Algunas especies pueden volar, otras son corredoras y de habito nocturno.

Quiero abogar hoy por las cucarachas.

No por las que afectan nuestra salud, contaminan nuestros alimentos y han aceptado la invitación que hemos hecho para que se muden en nuestros hogares, comercios, bibliotecas, almacenes y depósitos de basuras y desperdicios.

Quiero abogar por la inmensa mayoría de ellas que juega un papel imprescindible en nuestros ecosistemas y que son parte de dinámicas y procesos que hacen habitable nuestro planeta.

Sin las cucarachas, al igual que sin las termitas, sin las lombrices y babosas, sin las hormigas o las avispas no podríamos ser lo que somos. Nuestro planeta terminaría siendo inhabitable para los humanos.

Existen más especies comestibles de cucarachas que de peces y moluscos.

Existen más especies plagas de aves que de cucarachas.

El impacto negativo de las especies plagas de mariposas es muchas veces mayor que el de las cucarachas.

Existen mucho más especies beneficiosas de cucarachas en un bosque tropical que de otras especies.

Existen centenares de especies cuyas semillas no podrían germinar si no son escarificadas por las cucarachas, quienes eliminan las partes duras que protegen y aprisionan a los embriones.

Existen más polinizadores entre las cucarachas que entre las aves.

Claro, la falsa estética de lo natural, construida en función de las percepciones erróneas o por las experiencias primarias con las cucarachas plagas en los espacios domésticos, ya ha ubicado a todas estas especies entre lo feo, repulsivo y antiestético.

Pocos sospechan que la repulsión y el asco hacia las cucarachas provienen del rechazo profundo a lo mucho que tienen de los humanos, a su capacidad para adaptarse a nosotros, de reconocerse nuestras; de la facilidad con que aprovechan la muy abundante cantidad de materia orgánica y alimentos que acumulamos y malversamos.

Las cucarachas son, de alguna manera, la conciencia de una SOCIEDAD que se repulsa a sí misma y que no entiende, mejor dicho, se niega a entender la vida en su complejidad, en la enorme diversidad y en las infinitas interacciones e interdependencias de las que también ES parte.

Somos parte, no excepción. Somos parte, no negación. Somos, en tanto seres vivos, producto y eslabón, parte y comparte de las dinámicas, procesos y condiciones que enmarcan, condicionan y dan sentido y dirección a la vida como totalidad.

“Parecer quiere el denuedo
de vuestro parecer loco,
al niño que pone el coco
y luego le tiene miedo.”

“¿Qué humor puede ser más raro
que el que, falto de consejo,
él mismo empaña el espejo
y siente que no esté claro? “

Escribió Sor Juana Inés de la Cruz en otro contexto, pero desde una lógica aplicable al tema de las cucarachas.

Padres-madres de las cucarachas plagas, los humanos no tenemos que emprenderla contra las miles de especies de estos insectos que hacen bien simplemente siendo, o que son simplemente a pesar de nosotros. QUE NO SON PLAGAS.

Controlemos las plagas en nuestros hogares.

Disminuyamos la cantidad de espacio que le tenemos reservado.

Protejamos nuestros alimentos. No rechacemos a lagartos, ciempiés, sapos, ranas, culebras que son la garantía del control de la población de cucarachas en patios, jardines, rincones oscuros y espacios entre edificaciones y viviendas.

No seamos como el Herodes de la leyenda Judaica que ordeno la muerte de todos los niños para tratar de matar a uno, que finalmente escapó.

Saquemos a las cucarachas que habitan en nuestros hogares, pero aprendamos a amar a aquellas especies de cucarachas que en la naturaleza son, con o sin nosotros, a pesar y a favor de nosotros.

Amemos u odiemos con conocimiento de causa.

En el poema Hay un País en el Mundo, Pedro Mir hizo la siguiente observación:

“Pero tened cuidado. No es justo que el castigo
caiga sobre todos. Busquemos los culpables.
Y entonces caiga el peso infinito de los pueblos
sobre los hombros de los culpables.”

Como en la sociedad humana, no todas las especies de cucarachas son culpables.

…. y haréis justicia.

Luis Carvajal.