El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Desmintiendo mitos

¿Realmente sólo usamos el 10% de nuestro cerebro?

Desmintiendo mitos


Es asombroso cuántos mitos médicos rondan por ahí. Pero una parte del cuerpo parece atraer más que otras: el cerebro.
Uno de mis favoritos es el de que sólo usamos el 10% del cerebro. Es una idea atractiva pues sugiere que podríamos ser mucho más inteligentes, exitosos o creativos si lográramos aprovechar ese 90% que desperdiciamos.
Desafortunadamente, no es cierto.
En primer lugar, es importante hacer una pregunta: ¿10% de qué?
Si se refiere al 10% de las regiones del cerebro, es una afirmación fácil de refutar.
Usando una técnica llamada imagen por resonancia magnética funcional, los neurocientíficos pueden poner a alguien en un escáner y ver qué partes del cerebro se activan cuando hacen o piensan en algo.
Una simple acción, como cerrar y abrir el puño de la mano o decir unas pocas palabras requiere de la actividad de mucho más de una décima parte del cerebro. Incluso cuando se supone que no se está haciendo nada, el cerebro está haciendo mucho, ya sea controlando funciones como respirar y el palpitar del corazón, o recordando cosas por hacer.


mitos

Nada ocioso

Cuando cualquier célula nerviosa se deja de usar se degenera y muere o es colonizada por otras áreas vecinas. Sencillamente, no permitimos que las células del cerebro estén ociosas. Son demasiado valiosas.
Por otro lado, si bien es cierto que la naturaleza a veces es misteriosa, evolucionar para tener un cerebro diez veces más grande de lo necesario sería muy extraño, particularmente teniendo en cuenta que su gran dimensión es tan costosa para la supervivencia, pues puede causar obstrucciones y la muerte de la madre durante el parto.
Además, el cerebro necesita muchos recursos: mantener el tejido cerebral vivo consume 20% del oxígeno que respiramos, según el neurocientífico cognitivo Sergio Della Sala.


cerebro

De dónde salió

¿Cómo puede una idea sin fundamento biológico ni fisiológico expandirse por todos lados?
Es difícil rastrear la fuente original.
El psicólogo y filósofo estadounidense William James escribió en el libro "Las energías de los hombres" que hacemos "uso solamente de una pequeña parte de nuestros posibles recursos mentales y físicos" (3). Era optimista y pensaba que la gente podía lograr más, pero él no se refiere al volumen del cerebro ni a la cantidad de las células, tampoco da un porcentaje específico.
La cifra del 10% aparece mencionada en el prólogo de la edición de 1936 del popular libro de Dale Carnegie "Cómo ganar amigos e influir sobre las personas", y a veces hay gente que dice que Albert Einstein fue la fuente. No obstante, Della Sala ha tratado de encontrar esa cita y ni siquiera los que trabajan en el archivo de Albert Einstein la han podido hallar. Así que parece ser otro mito.

azucar

Zona gris

Hay dos fenómenos que quizás expliquen el malentendido.
Nueve de cada diez células en el cerebro son lo que se denomina neuroglias o células gliales, que son células de apoyo y proveen asistencia física y nutricional al otro 10% de las células, las neuronas, que se encargan de "pensar".
Así que quizás la gente oyó que sólo el 10% de las células se ocupa del trajín duro y asumió que se podían aprovechar las neuroglias también. Sólo que esas células son totalmente distintas y no se podrían de repente transformar en neuronas para darnos más potencia mental.
Hay, no obstante, un grupo de pacientes cuyos escáneres revelan algo extraordinario.
En 1980, un pediatra británico llamado John Lorber mencionó en la revista Science (4) a unos pacientes con hidrocefalia que tenían muy poco tejido cerebral y sin embargo podían funcionar. El caso, sin embargo, no demuestra que el resto de nosotros podemos usar nuestros cerebros más de lo que lo hacemos, sino que esas personas se habían adaptado a circunstancias extraordinarias.
Es cierto, claro, que si nos lo proponemos podemos aprender nuevas cosas y cada vez hay más evidencia en el área de plasticidad neuronal, que muestra que eso cambia nuestro cerebro. Pero no es que estemos explotando un área nueva del cerebro. Creamos nuevas conexiones entre las células nerviosas o perdemos viejas conexiones cuando ya no las necesitamos.
Lo que me intriga más de este mito es cuánto desilusiona a la gente enterarse de que no es cierto.
Quizás la cifra del 10% es muy atractiva porque es tan baja que ofrece un potencial enorme para mejorar.
Todos queremos ser mejores. Y podemos serlo, si tratamos.
Pero no va a ser porque encontremos una porción de nuestro cerebro en desuso.
canas


¿Realmente no desayunar engorda?

agua

A menudo se dice que el desayuno es una parte esencial de una dieta sana, especialmente cuando se trata de cuidar la figura.

No a todo el mundo le queda fácil comer tan temprano en la mañana: en Europa y Estados Unidos entre 10% y 30% de la población se salta el desayuno
Las adolescentes son las más propensas en hacerlo, diciendo que no tienen tiempo o hambre o que están a dieta.
Dejar de desayunar va en contra de lo que se aconseja generalmente: la lógica es que quien no come temprano estará con hambre el resto del día y por ende tentado a tomar refrigerios con muchas calorías, lo que hace que gane de peso.
La teoría es razonable, hasta que se trata de encontrar evidencia de que la gente que no desayuna consume más calorías que los que sí.

usar

Estudios generales

Una revisión de los estudios que se hicieron antes de 2004 encontró que los que se saltan el desayuno no tienden a consumir más calorías durante el resto del día para compensar.
Lo revelado sobre el peso es un poco más complejo. Cuatro estudios encontraron que los niños que no comían desayuno tenían en promedio un índice de masa corporal más alto, pero otros tres estudios mostraron que no hacía ninguna diferencia.
La ventaja de los primeros cuatro estudios es que los equipos habían controlado más rigurosamente los factores que podrían haber sesgado los resultados. Así que la evidencia empieza a inclinarse ligeramente hacia el vínculo entre la falta de desayuno y la ganancia de peso.
Para enturbiar las aguas, una revisión de EE.UU. de 2011 citó cinco estudios sobre ese vínculo: tres decían que no existía y uno encontró lo opuesto, es decir, que entre niños con sobrepeso, los que desayunaban eran más gordos.
Y, para confundir aún más, un meta análisis que recogió los resultados de 19 estudios hechos en regiones de Asia y el Pacífico encontró una relación entre saltarse el desayuno y la subida de peso. Una revisión sistemática europea obtuvo resultados similares, aunque uno de los estudios señaló que sólo los chicos que desayunaban subían de peso.

golosinas


Cambio de rutina

Si no se trata del total de las calorías consumidas, ¿será que el momento en el que se come influye? ¿Son mejores tres comidas más pequeñas que dos más grandes?
Se han hecho muy pocos ensayos controlados aleatorios sobre este tema, pero hay uno que se llevó a cabo en 1992 en adultos (10). A un grupo de mujeres obesas le entregaron planes de dietas en los que todas ingerían la misma cantidad de calorías al día, pero no siempre al mismo tiempo: la mitad tenía tres comidas al día mientras que la otra mitad no desayunaba, pero almorzaba y su cena era más copiosa.
Los resultados son fascinantes.
Las que estaban acostumbradas a saltarse el desayuno perdían más peso si las ponían en el grupo que desayunaba, mientras que aquellas que antes del experimento comían por la mañana perdían más peso si dejaban de desayunar. En otras palabras, un cambio en la rutina les ayudaba a perder peso.
Así que quizás la lección que deja ese estudio es que sencillamente hay que hacer algo distinto. En la universidad de Hertfordshire, en el Reino Unido, un equipo de psicólogos ha desarrollado un programa de reducción de peso basado en esa premisa.
desayunar



¿Es nesesario beber 2 litros de agua por día?

rebelados

Es necesario hidratarse, pero no hace falta que sea solo con agua.

Este es el mensaje que lanza Spero Tsindos, autor de un artículo sobre la ingesta de líquidos publicado en fechas recientes en una revista australiana. El estudio señala que beber dos litros de agua al día es una mala interpretación de lo que sería una correcta hidratación, pues no se contempla el líquido presente en otras bebidas o alimentos. En este caso, suplementar el consumo diario de líquidos con ocho vasos de agua sería innecesario, pues dicha cantidad solo serviría para diluir más la orina.

Desmintiendo mitos


Hidratación sin evidencia científica

Entonces, ¿de dónde proviene la recomendación de beber dos litros de agua diarios? ¿Tiene una base científica o forma parte de las campañas publicitarias de empresas comercializadoras?
Los expertos empezaron a investigar la efectividad de tomar dos litros de agua al día hace más de diez años y, hasta la fecha, aún no se han encontrado evidencias que demuestren que dicha cantidad sea beneficiosa para la salud.Uno de estos estudios es el que realizó Heinz Valtin, de la Universidad de Medicina de Darmouth, EE.UU., en 2002. Para la investigación, Valtin revisó la bibliografía sobre el tema y consultó con dietistas especializados en la sed y el consumo de agua. Valtin concluye que no hay pruebas que demuestren que beber dos litros sea beneficioso para la salud. Además, añade que el cuerpo humano es capaz de regular mediante la micción y la sed el equilibrio hídrico del organismo. También advierte de que un consumo excesivo de líquidos en algunos casos puede llegar a ser perjudicial.

mitos

Beber agua: ni poca ni demasiada

Beber agua forma parte de un determinado estilo de vida que las campañas publicitarias se encargan de alentar con la excusa de la eliminación de toxinas y la pérdida de peso. El consumo de agua tiene algunas claras recomendaciones, pero también tiene sus contraindicaciones en algunos problemas de salud, como la insuficiencia cardíaca. En esta enfermedad, si no se moderan los líquidos que se ingieren, el corazón tiene dificultades para manejarlos y aparece dificultad para respirar (por la acumulación de líquidos en los pulmones) y hinchazón de las piernas. Por este motivo, hay que ser precavidos antes de forzar a las personas mayores a que beban una abundante cantidad de líquidos.
Por otra parte, tomar abundantes líquidos se ha mostrado beneficioso para prevenir infecciones urinarias y cálculos. Es de sentido común tener en cuenta que la cantidad de líquidos que hay que beber tiene que ver con las pérdidas. De esta manera, si se suda en exceso o hay pérdidas excesivas (como en el caso de una gastroenteritis) el aporte debe ser mayor.
cerebro


¿Realmente leer con poca luz daña la vista?

azucar


Empecemos por lo básico

Quien sufre de miopía puede ver bien lo que está cerca pero lo que está lejos, como el número de un bus o un menú de un restaurante en un tablero, se ve borroso. Usar gafas o lentes de contacto resuelve el problema, pero no responde la pregunta de por qué hay quienes se vuelven miopes en la infancia y otros no.
Nuestros ojos están ingeniosamente diseñados para ajustarse a diferentes niveles de luz. Si uno está tratando de leer en la penumbra, las pupilas se dilatan para dejar entrar más luz por las lentes a nuestras retinas. Las células de la retina, llamadas conos y bastones, usan esa luz para pasarle información al cerebro sobre lo que se puede ver.
Si uno está en un cuarto oscuro por ejemplo, ese proceso permite que uno se vaya acostumbrando gradualmente a lo que inicialmente parece oscuridad absoluta. Y al prender la luz uno se encandila, hasta que las pupilas se reajustan.

canas

Un alivio luminoso


No obstante, considerando de nuevo los posibles efectos del entorno, hay un conjunto de estudios intrigantes que han explorado el efecto de la brillante luz del día.
Es posible que no sea tan importante el tiempo que se pasa frunciendo los ojos con un libro como el que se pasa frunciéndolos bajo el sol.
El estudio de miopía de Sídney les hizo seguimiento a 1.700 chicos de 6 y 12 años de edad que vivían en Australia y encontró que entre más tiempo pasaran jugando afuera, menos probable era que se volvieran miopes.
Una revisión sistemática de estudios que incluyó los de Australia y Estados Unidos encontró un efecto generalizado protector de pasar tiempo afuera, particularmente para las poblaciones de Asia oriental.

agua


¿Por qué ayuda la luz del día?

Solía pensarse que hacer deportes le enseñaba a los niños a enfocarse en objetos distantes pero en este estudio no importaba qué estaban haciendo con tal de que los iluminara la luz natural. Eso parecía proteger los ojos de algunos niños de las horas que pasaban leyendo o estudiando.
Los autores creen que el beneficio de estar a la intemperie es el efecto que tiene la luz del día en la profundidad de campo y la habilidad de enfocar la vista claramente. Incluso sugieren que una exposición superior de lo normal a la luz del día podría estimular la producción de dopamina, lo que podría tener un efecto en el crecimiento del ojo. Esa hipótesis no ha sido puesta a prueba pero si se demostrara podría explicar la baja incidencia de miopía en Australia.

usar


Cuando se oculta el Sol

Con tal variedad de estudios, ¿qué se puede concluir?
La genética sin duda alguna tiene un impacto importante en la tasa de miopía, pero la evidencia sugiere que los factores ambientales también juegan un rol que no se puede desestimar todavía. Después de todo, no importa cuán pequeño sea el efecto que tenga, es más fácil cambiar el entorno que los genes.
Lo mejor que podemos decir en este momento es que jugar afuera parece ser beneficioso para los ojos y que quizás los niños pequeños deben estudiar con buena luz para evitar forzar los ojos.
En lo que se refiere a los adultos, todos los estudios fueron hechos con niños, cuyos ojos todavía se estaban desarrollando, así que si quiere seguir leyendo bajo las cobijas con una linterna, probablemente no le causará problemas.
Claro que ahora que usted es lo suficientemente grande para decidir a qué hora se va a dormir, posiblemente no necesitará hacerlo.
golosinas


desayunar

¿Realmente elcafé quita laborrachera?


El efecto sedativo de grandes cantidades de alcohol está bien establecido.
Durante la primera hora y media más o menos, cuando las concentraciones de alcohol en la sangre son altas, la gente está más alerta. A partir de las dos horas de haber consumido el alcohol y hasta las seis horas, las medidas objetivas de somnolencia se incrementan.
La cafeína hace lo opuesto: vuelve a la gente más alerta. Eso ha llevado a la atractiva idea de que una taza de café puede cancelar los efectos de un vaso cerveza. Sin embargo no es tan fácil.

rebelados


Mejor pero no tanto

Históricamente, los estudios sobre el efecto de la cafeína en la habilidad de conducir borracho (en el laboratorio, no en las carreteras) han arrojado resultados contradictorios.
Algunos encuentran que neutraliza la lentitud de las reacciones causada por el alcohol, pero otros comprueban lo contrario.
Un estudio publicado en 2009 fue diseñado para examinar más de cerca los detalles de los efectos de combinar alcohol y cafeína.
A unos ratones se les dio alcohol y luego el equivalente humano de ocho tazas de café. Después de ingerir la cafeína, parecían estar más alerta, pero en todo caso a la hora de atravesar el laberinto que les presentaban lo hacían mucho peor que los ratones sobrios.
Así que la cafeína puede contrarrestar el cansancio inducido por el alcohol, lo que puede explicar por qué es tan popular en algunas culturas tomarse una taza de café al final de una comida.
Pero no puede borrar la sensación de embriaguez o mejorar los déficits cognitivos que tomar alcohol provoca.
La razón es que tenemos que metabolizar el alcohol que nos tomamos para reducir sus efectos. El cuerpo lo procesa de varias maneras.
Gran parte se descompone en el hígado con la ayuda de dos enzimas, alcohol y aldehído desidrogenasa. Después de varios pasos, el alcohol eventualmente se excreta como agua y dióxido de carbono.

Desmintiendo mitos


A veces es peor

Un estudio, por ejemplo, encontró que una dosis grande de cafeína puede contrarrestar los efectos negativos del alcohol en la memoria, pero que la sensación de mareo permanece.
Otros indican que la cafeína puede empeorar las cosas.
Si uno se siente cansado, es más fácil darse cuenta de que está borracho, pero si la cafeína alivia parte de esa fatiga, uno puede pensar que está sobrio cuando no lo está.
Eso podría explicar los resultados de un estudio hecho con estudiantes estadounidenses en 2008.
Los que escogieron bebidas que contenían alcohol y cafeína, como vodka con Red Bull, tenían el doble de posibilidad de hacerse daño en un accidente y más del doble de posibilidad de aceptar irse en un auto cuyo conductor estaba borracho.
El efecto fue confirmado independientemente de cuánto alcohol habían consumido.
Aunque se trata de un estudio en el que fueron los estudiantes los que escogieron qué tomar y luego reportaron cuánto ingirieron, ilustra cómo la cafeína puede engañar a la gente haciéndola sentir más sobria y algunas de las potencialmente desastrosas consecuencias.
mitos


¿Realmente el estrés saca canas?

cerebro


Pérdida repentina


Con la edad el pelo pierde el color pero ¿con el estrés también?
]A medida que envejecemos, las células en los folículos pilosos dejan de producir esos pigmentos y el cabello pierde el color. Eventualmente, el efecto general de la combinación de hebras con color y sin él, particularmente en gente con pelo oscuro, es gris.
El proceso aún no se entiende bien. Un estudio mostró que el pelo produce el mismo químico que venden en botella para descololarlo 
La hipótesis, que derivó de estudios en ratones, es que las células que producen melanina también hacen peróxido de hidrógeno, que normalmente se diluye con una enzima llamada catalasa.
Sin embargo, la producción de esa enzima baja con la edad y la acumulación de peróxido de hidrógeno bloquea la de melanina.
El nombre médico por el descoloramiento repentino del cabello es canities subita. La mejor explicación que se le da no es que el pelo cambia de color, sino que las hebras con pigmento se caen.
Una condición llamada alopecia areata causa que el pelo se caiga de repente, dejando pedazos calvos.
Se piensa que la causa es una respuesta autoinmune, en la que el sistema de defensa del cuerpo actúa en contra del mismo. Y puede exacerbarse con estrés, lo que podría explicar la asociación entre las canas y las experiencias aterradoras.
Dado que en algunos casos, a las canas no les afecta esa condición, un shock severo puede disparar la pérdida de pelo pero sólo del de color, dejando a quienes ya tienen algunas canas con una cabeza blanca.
O es posible que la respuesta inmune ataque al sistema de producción del pigmento, lo que explicaría porqué los folículos que ya no están produciendo hebras de color no son afectadas.

azucar


La raíz



Esa explicación podría explicar casos como los del capitán Moody: tomó un año para que su cabello se tornara completamente blanco.
Los casos en los que sólo toma una noche, como el de María Antonieta, son más difíciles de explicar.
Estuvo en prisión durante un año, así que quizás le negaron la posibilidad de teñirse el pelo en cautiverio y cuando volvió a aparecer en público para su ejecución, le habían cortado el cabello de manera que lo que le quedaba eran sus raíces grises.
Pero eso no explica otras historias anecdóticas, como las de jóvenes que tienen tan pocas canas que si se les cayera todo el pelo con color quedarían casi con nada.
Y hay un caso más reciente de una mujer de 54 años de edad en Suiza que tenía un pequeño pedazo de calvicie. Le dieron esteroides, lo que solucionó lo de la pérdida de pelo, pero en unas pocas semanas todo el cabello se le puso blanco, a pesar de que se le había dejado de caer y no había sufrido de ningún susto. 
En 2011, el estudio de un grupo de investigación dirigido por el Nobel de Química 2012, Robert Lerkowitz, ofreció unas pistas.
Bosquejaron un mecanismo a través del cual algo distintivo del estrés crónico causa daños en el ADN de los ratones y puede llevar a que se les vuelva gris el pelo.
canas

¿El azúcar te hace hiperactivo?

agua


Se sabe que el azúcar eleva la glucosa en la sangre, lo que provoca la excesiva liberación de insulina, la que actúa sobre la glucosa de la sangre, provocando que esta diminuya dramáticamente. A esta condición de contraste se le llama hipoglucemia reactiva.
Simultáneamente, esta disminución de azúcar en la sangre dispara una respuesta de adrenalina, que supuestamente causa la hiperactividad en los niños. Sin embargo, aunque esta teoría suene muy científica está totalmente equivocada.

usar

Hipoglusemia


La hipoglucemia reactiva es extremadamente rara. La forma en que se mide, si el páncreas está funcionando adecuadamente regulando el nivel de azúcar en la sangre, es administrar una solución que contiene una gran cantidad de glucosa a pacientes que se encuentran en ayuno, para después medir sus niveles de glucosa a diferentes intervalos de tiempo.
En las personas con diabetes, el azúcar en la sangre se mantendrá elevada por horas. En la mayoría de las personas que no tienen diabetes, el azúcar en la sangre bajará hasta niveles normales en dos o tres horas.
En cierto número de personas sin diabetes, el azúcar disminuirá a nivel muy bajo pero, a excepción de casos muy raros, este nivel de azúcar en la sangre no se acompaña de síntomas de hipoglucemia, como sudoración, náusea, temblor y frecuencia cardiaca acelerada.
La hipoglucemia reactiva verdadera indica que existen problemas médicos serios como un tumor en el páncreas, por lo que debe ser tratada.

golosinas


Estudios científicos


La relación entre el azúcar y el comportamiento del niño hiperactivo ha sido investigada en numerosos estudios y sus resultados han sido negativos. Esto es, no se ha podido comprobar científicamente que administrar azúcar altere el comportamiento de los niños hiperactivos.
Otra explicación puede ser que algunos niños reaccionen al valor psicológico en ciertos alimentos, alterando su comportamiento. Los dulces, galletas o pasteles son, en general, asociados con fiestas o celebraciones infantiles donde hay mucha agitación y actividad. Las alteraciones del comportamiento que observan los padres pueden ser más el resultado del ambiente en donde se consumió el alimento, que el efecto del mismo.
Sin embargo, muchas personas aseguran percibir la relación entre azúcar y comportamiento hiperactivo de sus niños. Esto puede estar relacionado a la tendencia a relacionar ciertos factores externos como la dieta cuando la causa de un padecimiento no está clara o es de origen genérico, como es la hiperactividad en los niños.
desayunar


Eso fue todo, espero que les haya gustado, me costó mucho hacerlo.

Comentarios Destacados

8 comentarios - Desmintiendo mitos

@bestowal +2
Buen aporte, podrias haber agrandado la letra del contenido y le hubieras puesto algun color, y quedaba mejor.
@Diego_1021
rebelados

Ahh, pensé que estabas desmintiendo un post
@ANtooGiinii
por qué lo decis?
@BRALCA +3
Buena Info, te dejo mis +10 de hoy

Desmintiendo mitos
@ANtooGiinii +1
Gracias!
@l0s_0tr0s +2
paja puntos.. atchus!
@BRALCA +1
@l0s_0tr0s

Deje puntos por que me gusto la info de este Post ,es más ni siquiera me fije en su Avatar hasta ahora , si vos pensas de esa forma bueno ese es tu problema.
@soyunente +1
¿Realmente sólo usamos el 10% de nuestro cerebro?
Y algunos que comentan por acá si porque dejan que la Campora use el 90% por ellos.
@alfluna5 +1
Buena info, mirá que le dan bombo al tema de temar dos litros de agua, y resulta que no está demostrado que sea necesario.
@MarioCervan +2
Una buena forma de saber si estamos tomando agua de más, es el color de la orina.
Si es de color claro, casi transparente, entonces estamos tomando agua de más.
Y si el color es muy amarillo, entonces nos falta tomar más agua.

Si el color es muy amarillo, eso significa que la orina está concentrada y dejando residuos en los riñones y así es fácil que aparezcan los cálculos en riñón.
@eduardo_ernesto
+5 (son los que me quedan del día)

Buitrear? En mi país significa "vomitar". Supongo que en Argentina será "acosar", "stalkear" xD