¿Quién necesita Windows 9?
Las empresas que hacen software lo saben: todo producto terminado es por definición obsoleto. Y aunque todo aquel que programa sabe que cuando pone el punto final a un programa, éste podría tener una serie de opciones nuevas que no se pusieron por todo tipo de razones, lo deja siempre para la siguiente versión. De acuerdo con la naturaleza del software que se ha escrito, las revisiones y mejoras a un programa pueden hacerse probablemente a los seis meses o quizás un año. Debido a como se mueve el software, los ciclos de mejoras y de nuevas versiones parecen estarse haciendo en cada vez menos tiempo.
Y esto parece estar pasando con Microsoft y su producto Windows. Hace unos pocos años salió Windows 7, el cual parecía ser una mejor versión que Windows Vista, que fue muy criticado, aunque en mi opinión, la versión 7 era un Vista ligeramente modificado. De hecho, ninguna empresa comienza ninguna versión de cero, sino que toma lo mejor de lo anterior y modifica lo que no parece servir. Y la versión 7 ha resultado bastante estable pero ya Microsoft estaba con Windows 8 y su interfaz gráfica Metro (que dejó de llamarse así por problemas con derechos de autor, me parece). El caso es que empezaron a salir computadoras con Windows 8 y oh sorpresa, el botón de inicio había desaparecido. Mala idea porque es difícil cambiar las costumbres a los usuarios de tantos años. Finalmente Microsoft tuvo que conceder que no se podía deshacer fácilmente de este famoso “botón de inicio” y lo reincorporó en la versión 8.1.
Windows 8 de hecho, no es tan diferente a la versión 7. Si no fuese por la interfaz con mosaicos “tiles”, parecería que tenemos la vieja interfaz funcionando. En un evento de Microsoft me tocó ver cómo hacían ciertas apps para Windows 8 usando esta idea de los “tiles” y era sorprendente realmente, pues en pocas líneas de código hacían cosas muy simpáticas, pero… ¿esto era suficiente argumento para hacerse de Windows 8? Mucha gente pensó que no, y se mantuvieron en la versión 7. De hecho, hay quienes usan aún Windows XP, el cual para las necesidades y posibilidades del hardware actual ya parece realmente insuficiente y habría que pensar en migrar pero bueno, eso es decisión de cada quien porque al migrar, el primer efecto es que muchos programas no funcionan o tienen dificultades para funcionar como antes lo hacían.
Ahora Microsoft está por sacar su versión 9 de Windows y dicen que anunciarán la misma el 30 de septiembre. ¿Cuál será la reacción del consumidor en esta plataforma? Es difícil saberlo, sobre todo porque hay opiniones que caen radicalmente entre dos polos: muy buen y muy mal producto. ¿Hay una necesidad de sacar la versión 9 ya cuando de hecho la 8 no ha dado tan buenos resultados en adopción del nuevo sistema pues en términos generales, lleva más tiempo adoptar una nueva versión del sistema operativo que la adopción a una nueva versión de cualquier otro programa? ¿Qué tanto más podrá hacer la versión 9 para convencer?
Razones para que Microsoft saque ya una nueva versión de su Windows habla de lo que algunos han llamado la obsolescencia programada, pero en el caso de Windows 8, ¿alguien piensa que es una versión obsoleta? A mí me parece que no. Es un hecho que una empresa como Microsoft, que vive de generar mucho dinero con las ventas de sus productos de software, busque que los usuarios sigan adquiriendo las nuevas versiones. Saben muy bien que en esta industria nadie puede quedarse quieto porque sino, se lo comen los competidores. Y Microsoft, en todos estos años, ha demostrado que no se duerme jamás en sus laureles y por ello saca versiones nuevas de Office, o de sus sistema operativo Windows, cada vez con menos tiempo entre versión y versión. Sin embargo, no sé si se están acercando al límite de los propios usuarios que con razones propias, decidan que Windows 9 está saliendo demasiado pronto.