Estrategia de inanición selectiva para las células cancerosas


Según los investigadores de la Universidad de San Francisco, California, el azúcar representa un riesgo para la salud - contribuyendo a alrededor de 35 millones de muertes a nivel mundial cada año.


Tan alta es su toxicidad que ahora debe ser considerada una sustancia potencialmente tóxica como el alcohol y el tabaco. Su vinculación con la aparición de la diabetes es tal que las regulaciones punitivas, tales como un impuesto sobre todos los alimentos y bebidas que contienen "azúcar añadido'', ahora se justifica, concluyeron los investigadores.


También recomiendan la prohibición de su venta en o cerca de las escuelas, así como el establecimiento de límites de edad en la venta de tales productos.


El azúcar no se limita a,

diabetes

síndromemetabólico

hiper e hipoglucemia

ReflujoGastroesofágico

enfermedad del corazón

El azúcar y el cáncer están encerrados en un abrazo de muerte, sin embargo los oncólogos a menudo fallan en hacer lo que sea necesario para detener a sus pacientes de cáncer de alimentarse con dulces.

El cáncer y el azucar

Pero la medicina convencional insiste en promover la idea de que la relación entre ciertos tipos de alimentos con un mayor riesgo de cáncer es "débil" o sólo "nominalmente significativo".


Ellos creen que la investigación,

"que vincula los productos alimenticios con el cáncer no revela patrones médicos válidos."

Nos encontramos con estas actitudes superficiales impulsadas en la prensa médica - todas las cuales carecen de cualquier tipo de profundidad médica.

Un número creciente de científicos médicos y muchos médicos alternativos saben que la forma más lógica, eficaz, segura, precisa y de bajo costo para tratar el cáncer es cortar el suministro de alimentos a los tumores y células cancerosas, matándolas de hambre con la falta de glucosa.

La estrategia terapéutica para la inanición selectiva de los tumores mediante la modificación de la dieta es una de las principales formas de terapia que es necesaria para que los pacientes de cáncer ganen su lucha contra el cáncer.


Los investigadores en el Instituto Huntsman de Cáncer de Utah fueron uno de los primeros en descubrir que el azúcar "alimenta" los tumores.

La investigación publicada en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias, dijo,

"Se ha sabido desde 1923 que las células tumorales utilizan la glucosa mucho más que las células normales. Nuestra investigación ayuda a mostrar cómo se lleva a cabo este proceso, y cómo podría ser detenido para controlar el crecimiento del tumor ", dice Don Ayer, Ph.D., profesor en el Departamento de Ciencias Oncológicas en la Universidad de Utah.

El Dr. Thomas Graeber, un profesor de farmacología molecular y médica, ha investigado cómo el metabolismo de la glucosa afecta a las señales bioquímicas presentes en las células cancerosas.


En la investigación publicada el 26 de junio 2012 en la revista Sistemas de Biología Molecular, Graeber y sus colegas demuestran que la inanición de glucosa - es decir, privar a las células cancerígenas de glucosa - activa un bucle metabólico de señalización y amplificación que conduce a la muerte de las células cancerosas como resultado de la acumulación tóxica de especies reactivas de oxígeno (ROS).

medicina

Los azúcares refinados están estrechamente vinculados con el cáncer, no sólo como causa del mismo, sino también como algo que alimenta a las células cancerosas una vez que una persona tiene la enfermedad - Nada puede ser más importante a considerar en el intento de mejorar los resultados de los tratamientos contra el cáncer.

El tipo de azúcar tan prevalente en la dieta estándar americana actual conduce directamente al cáncer al causar inflamación en todo el cuerpo, pero en algunos lugares más que en otros, dependiendo de la persona y de su constitución.

Escuche este vídeo de más abajo y escuche lo sencillo que es todo esto realmente:





link: http://www.youtube.com/watch?v=s8erUi0DTnM











Una vez que las células cancerosas se establecen en el cuerpo, dependen de una disponibilidad estable de glucosa en la sangre para su energía, ellas no son capaces de metabolizar cantidades significativas de ácidos grasos o cuerpos cetónicos.



Por lo que necesitan azúcar.









Suprimir / Retrasar / Ralentizar / Matar el Cáncer


Los carbohidratos de uno de tres macronutrientes - los otros dos siendo las grasas y las proteínas.

Hay carbohidratos simples y carbohidratos complejos. Los carbohidratos simples son azúcares que se encuentran naturalmente en alimentos como la fruta y los zumos de frutas, refrescos, algunas verduras, pan blanco, arroz blanco, pasta, leche y productos lácteos, la mayoría de los bocadillos, dulces, etc.

Pero no olvidemos de los azúcares simples añadidos a los alimentos durante el procesamiento y refinamiento de los que no tenemos conciencia. Son los azúcares simples los que obtienen la mayor parte del crédito de causar la respuesta de la insulina y por lo tanto la inflamación que puede conducir al cáncer.


Así, al reducir la cantidad de carbohidratos simples en la dieta, la aparición de cáncer puede ser suprimida o retrasada, o la proliferación de las células tumorales ya existentes se puede ralentizar, detener y revertir al privar a las células cancerosas del alimento que necesitan para sobrevivir.



Los Dres. RainerKlement y UlrikeKammerer llevaron a cabo una revisión exhaustiva de la literatura implicando carbohidratos de la dieta y sus efectos directos e indirectos sobre las células cancerosas, el cual fue publicado en octubre de 2011 en la revista Nutrición y Metabolismo, concluyendo que los cánceres son tan sensibles a la oferta de azúcar que el corte de ese suministro va a suprimir el cáncer.

"El incrementado flujo de glucosa y el metabolismo promueven varias características distintivas de cáncer tales como la proliferación excesiva, la señalización anti-apoptóticas, la progresión del ciclo celular y la angiogénesis."

Comer azúcar blanco (o cualquier cosa blanca) causa deficiencias minerales de magnesio, porque el magnesio es eliminado en el procesamiento, haciendo de la fabricación de azúcar un objetivo maduro como una causa importante del cáncer, debido a que las deficiencias en magnesio no sólo son pro-inflamatorias, pero también pro-cáncer.









Más Formas De Causar Cáncer Con Azúcar



El Jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) causa cáncer de una manera única, porque gran parte de ella está contaminada con mercurio debido a la forma compleja en que se hace.

El jarabe de maíz de alta fructosa ocasiona deficiencias de selenio, debido a que el mercurio en él se une con el selenio, impulsando los niveles de selenio a bajar. El selenio es esencial para la producción de glutatión y su deficiencia en los suelos se rastrea matemáticamente con las tasas de cáncer.

El selenio y el mercurio son también eternos amantes que tienen una fuerte afinidad para unirse entre sí.

Como ya lo hemos mencionado brevemente, el exceso de azúcar forma picos en los niveles de insulina y eventualmente agota la insulina. Un nivel alto de insulina y el factor-como-de-crecimiento de la insulina (IGF-1) son necesarios para el control de los niveles de azúcar en la sangre que resultan de la ingestión crónica de comidas altas en carbohidratos (como la típica dieta estadounidense, que está llena de granos refinados y azúcares).

Los incrementados niveles de insulina son pro-inflamatorios y pro-cáncer y directamente pueden promover la proliferación de células tumorales a través de la señalización de la vía insulina/IGF-1.

La Dra. Christine Horner tiene mucho que decir a las mujeres acerca de la insulina y el cáncer de mama:

Cuando se trata de cáncer de mama, la insulina no es amiga. Una de las principales razones es debido al hecho de que tanto las células normales de mama como las células cancerosas tienen receptores de insulina en ellas.

Cuando la insulina se une a su receptor, tiene el mismo efecto que cuando el estrógeno se une a su receptor: hace que las células comiencen a dividirse.

Mientras más altos son los niveles de insulina, más rápido se dividen sus células del seno, mientras más rápido éstas se dividan, mayor será su riesgo de cáncer de mama, y más rápido crecerán las células cancerosas existentes.

También hay otro perjuicio que pueden infligir los niveles altos de insulina. Pone más estrógeno disponible para unirse a los receptores de estrógeno en el tejido mamario.


La insulina regula cuánto estrógeno en su sangre está disponible para unirse a los receptores de estrógeno en su tejido mamario. Cuando el estrógeno circula en la sangre, o bien viaja solo buscando un receptor de estrógeno, o se desplaza con un compañero, un aglutinante de proteína, que le impide unirse a un receptor de estrógeno.

La insulina regula la cantidad de aglutinantes de proteínas en la sangre. Así, mientras mayores son los niveles de insulina, menor será el número de ligantes proteicos que habrá, y por lo tanto más libre será el estrógeno que estará disponible para unirse a los receptores de estrógeno.

En otras palabras, cuando los niveles de insulina están altos, los niveles libres de estrógeno están altos, y ambos aceleran la división celular. Es por eso que los niveles altos de insulina aumentan tanto el riesgo de cáncer de mama.

Comer azúcar aumenta el riesgo de cáncer de mama de otra forma. Proporciona un duro golpe para el sistema inmunológico con la fuerza de un boxeador.

La Dra. Horner habla de un estudio realizado por la Escuela Médica de Harvard (2004) que encontró que las mujeres que, cuando adolescentes, comían alimentos de alto índice glucémico que aumentaba sus niveles de glucosa en la sangre tenían una mayor incidencia de cáncer de mama más tarde en la vida.

"Así que, animando a su hija adolescente a reducir el consumo de azúcar le ayudará a reducir su riesgo de cáncer de mama durante el resto de su vida", dijo.









Azúcar, Inflamación, Angiogénesis y Cáncer

Los azúcares y los entornos ácidos y de inflamación que ésta crea son componentes importantes del entorno local de los tumores.


En la mayoría de los tipos de cáncer, las condiciones inflamatorias están presentes antes que ocurran los cambios de malignidad.

"Inflamación que arde en micro-ambientes tumor tiene muchos efectos promotores de tumores. Ayudas de inflamación en la proliferación y supervivencia de las células malignas, promueve la angiogénesis y la metástasis , subvierte la respuesta inmune adaptativa, y altera las respuestas a las hormonas y agentes quimioterapéuticos."

"La inflamación que arde sin llama en micro-entornos (micro-medios ambientes) tiene muchos efectos que promueven los tumores. La inflamación en la proliferación y la supervivencia de las células malignas, promueve la angiogenesis y las metástasis, derribando las respuestas inmunes adaptativas, y alterando las respuestas a las hormonas y a los agentes quimioterapéuticos."

Todo el tema de la inflamación, angiogénesis, azúcar y cáncer es crucial para entender la relación entre el cáncer y los alimentos que comemos y es tratado por separado en el capítulo siguiente.

Cuando empezamos a concentrarnos en la inflamación y en las condiciones ácidas provocadas por el consumo excesivo de azúcares simples, como la fructosa y el jarabe de maíz de alta fructosa, empezamos a ver más claramente cómo los alimentos y el cáncer están íntimamente conectados.

En julio de 2012 un grupo de presión estadounidense líder de cáncer instó al cirujano general a llevar a cabo un estudio del efecto de barrido que tienen sobre la salud de los consumidores las bebidas endulzadas con azúcar diciendo estas bebidas juegan un papel importante en la crisis de la obesidad de la nación y requieren de un plan estadounidense de acción.

En una carta al secretario estadounidense de Salud, Kathleen Sebelius, la filial de la Sociedad Americana del Cáncer pidió una revisión exhaustiva a lo largo de las líneas del histórico informe del importante médico estadounidense sobre los peligros del consumo de tabaco en 1964.

El alboroto es sobre la conexión creciente entre la alta entrada de azúcar, el agotamiento mineral, la deshidratación, la diabetes, el problema cardíaco y el cáncer. El azúcar causa el cáncer porque la tendencia de consumidores de altos carbohidratos tiende hacia la deshidratación, que es por- inflamatoria y así a favor de cáncer.


Las células del cáncer pancreático utilizan la fructosa de azúcar para ayudar a los tumores a crecer más rápidamente.



Las células tumorales alimentadas tanto de glucosa como de fructosa utilizaron los dos azúcares de dos maneras diferentes, encontró un equipo de la Universidad de California en Los Angeles. Sus hallazgos, publicados en la revista Cancer Research, ayudan a explicar otros estudios que han vinculado la ingesta de fructosa el con cáncer de páncreas, uno de los tipos más mortales de cáncer.


Los investigadores concluyeron que cualquier persona que desee reducir su riesgo de cáncer debería comenzar por reducir la cantidad de azúcar que consume.

Esta es la primera vez que se ha demostrado un vínculo entre la fructosa y la proliferación del cáncer.

"En este estudio mostramos que los cánceres pueden utilizar la fructosa tan fácilmente como la glucosa para alimentar su crecimiento", dijo el doctor Anthony Heaney, autor principal del estudio, del Centro Jonsson de Cáncer de la UCLA,.


"La dieta moderna contiene una gran cantidad de azúcar refinada, incluida la fructosa, y es un peligro oculto implicado en muchas enfermedades modernas, como la obesidad, la diabetes y el hígado graso".

Mientras este estudio se realizó en el cáncer de páncreas, estos hallanzgos pueden no ser exclusivos de ese tipo de cáncer, dijo Heaney.

"Estos resultados muestran que las células cancerosas fácilmente pueden metabolizar la fructosa para aumentar la proliferación".

Se ha sabido desde hace décadas que las células cancerosas crecen en glucosa. Además, los alimentos que causan un fuerte aumento de la glucosa en la sangre (es decir, alimentos con una clasificación de un índice glucémico alto) desencadenan la secreción de insulina y el factor de crecimiento de la insulina (IGF-1), dos hormonas que también promueven el crecimiento del cáncer.



Los investigadores que utilizando ratas han demostrado que una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas,

reduce la glucosa, insulina, y la glucólisis en la sangre

ralentiza el crecimiento del tumor

reduce la incidencia de tumores

funciona de forma aditiva con las terapias existentes sin pérdida de peso o insuficiencia renal

Tal dieta, por lo tanto, tiene el potencial de ser tanto una noble profiláctica del cáncer y de su tratamiento.



El documento de 1924 del Dr. Otto Warburg "Sobre el metabolismo de los tumores", indicó,

"Resumido en pocas palabras, la causa principal del cáncer es el reemplazo de la respiración de oxígeno en las células normales del cuerpo por la fermentación de azúcar."

Si alguna vez ha hecho vino, usted sabrá que la fermentación requiere azúcar.


El metabolismo del cáncer es aproximadamente ocho veces mayor que el metabolismo de las células normales. Los médicos han sabido durante mucho tiempo que el cáncer metaboliza de manera muy diferente que las células normales. Las células normales necesitan oxígeno. Las células cancerosas desprecian el oxígeno.

La hipótesis de Warburg fue, por supuesto, que el crecimiento del cáncer se produce cuando las células cancerosas convierten la glucosa en energía sin utilizar oxígeno. Las células sanas hacen la energía mediante la conversión de piruvato y oxígeno.

El piruvato se oxida dentro de la mitocondria de una célula sana, y Warburg teoriza que, dado que las células cancerosas no oxidan piruvato, el cáncer debe ser considerado una disfunción mitocondrial.

La mayoría, si no todas las células tumorales tienen una alta demanda de glucosa en comparación con las células benignas del mismo tejido, y conducen glucólisis, incluso en presencia de oxígeno (el efecto Warburg). Además, muchas células cancerosas expresan receptores de insulina (IRs) y muestran hiperactivación vía IGF1R-IR (receptor IGF-1/receptor de insulina).

Existen pruebas de que la glucosa crónicamente elevada en sangre, niveles IGF-1 de insulina facilitan la génesis tumoral y empeoran los resultados en pacientes con cáncer.

Al tratar pacientes diabéticos, A. Braunstein observó en 1921 que en aquellos que desarrollaron cáncer, la secreción de glucosa en la orina desapareció. Un año más tarde, R. Bierich describe la notable acumulación de lactato en el micro-ambiente de tejidos tumorales y demostró que el lactato es esencial para la invasión de células de melanoma en el tejido circundante.


Un año después de esto, Warburg comenzó sus experimentos que finalmente terminaron para él con un Premio Nobel.


El azúcar convierte al cuerpo en un caldo de cultivo adecuado para,

virus

bacterias

hongos

cáncer,

...devastando el sistema inmunológico.



Saber que el cáncer de uno necesita azúcar,

¿Tiene sentido que darle de comer azúcar?

¿Tiene sentido tener una dieta rica en carbohidratos?

De los cuatro millones de pacientes con cáncer siendo tratados en los Estados Unidos hoy en día, casi no se les ofrece una terapia de nutrición científicamente guiada más allá de que nos dijeron que "comiéramos alimentos buenos."

Los oncólogos no tienen vergüenza de esto, insistiendo en que la dieta tiene poco que ver con el cáncer.

Los pacientes con cáncer no deben estar alimentando sus cánceres como si les estuvieran dando de comer algodón de azúcar a sus nietos. Mientras esta célula cancerosa pueda obtener un suministro regular de azúcar - o glucosa - vive y se nutre más de lo debido.

Ahora imagine a los oncólogos consiguiendo iluminación y empezando a aconsejar a sus pacientes a dejar morir de hambre el cáncer en lugar de bombardearlo en añicos con la quimioterapia y la radioterapia, todo esto mientras alimentan el cáncer con azúcar!








Referencias



A Nicholas Graham, MartikTahmasian, BitikaKohli, EvangeliaKomisopoulou, MaggieZhu, Igor Vivanco, Michael A Teitell, Hong Wu, Antoni Ribas, Roger S Lo, Ingo K Mellinghoff, Paul Mischel S, Thomas G Graeber. Privación de Glucosa activa un circuito de señalización metabólica señalizando un bucle de amplificación conduciendo a la muerte celular Molecular SystemsBiology, 2012; 8 doi:.10.1038/msb.2012.20


Los cuerpos ketónicos, también llamados Cuerpos cetónicos o simplemente cetonas, son uno de los tres compuestos producidos cuando el hígado metaboliza los ácidos grasos. Los tres tipos de cuerpos cetónicos - ácido acetoacético, ácido beta-hidroxibutírico, y acetona - son liberados en el torrente sanguíneo después de producirse el metabolismo . El ácido acetoacético y el ácido beta-hidroxibutírico son utilizados como combustible por el cerebro y los músculos, pero el cuerpo no puede descomponer la acetona, por lo que la excreta en la orina. El exceso de acetona o cuerpos cetónicos en la sangre y en la orina puede ser un signo de una enfermedad metabólica grave, y los médicos a menudo utilizan la medición de cuerpos cetónicos como una herramienta en el diagnóstico de tales enfermedades.


En individuos sanos, el cuerpo utiliza principalmente el metabolismo de carbohidratos para alimentar sus células. Si no están disponibles suficientes carbohidratos, como por ejemplo durante la inanición, el cuerpo comienza a metabolizar las grasas en cuerpos cetónicos para proporcionar el combustible necesario. Los altos niveles de cetonas en la orina, una afección llamada cetonuria, indica que el cuerpo está utilizando sobre todo grasa para obtener energía.


Una condición que produce niveles peligrosamente altos de cuerpos cetónicos es de tipo I diabetes. Los individuos con diabetes mellitus son incapaces de metabolizar la glucosa de manera eficiente, debido a la producción insuficiente de insulina o resistencia a la insulina. Sus cuerpos comenzarána metabolizar las grasas y las proteínas para compensar la falta de glucosa disponible para energía. Sin tratamiento, los niveles extremadamente altos de cetonas en la sangre y en la orina pueden disminuir el pH de la sangre y causar una condición llamada cetoacidosis. Se presenta con mayor frecuencia en personas con diabetes mellitus no controlada y se exacerba cuando los altos niveles de glucosa en la sangre, causados por la falta de insulina disponible, acidifican más la sangre. La cetoacidosis puede conducir a comaketoacidic o la muerte.


¿Hay un papel para la restricción de carbohidratos en el tratamiento y prevención del cáncer? Rainer Klement J y Kämmerer Ulrike ; NutrMetab (Lond). 2011; 8: 75; 2011 Publicado en Internet el 26 de octubre. doi: 10.1186/1743-7075-8-75 http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3267662/?tool=pubmed



El cáncer relacionado con la inflamación, Mantovani A, Allavena P, A Sica, Balkwill F; Nature. Jul de 2008 24; 454 (7203) :436-44; http://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pubmed/18650914



http://www.watercure.com/dehydrationandcancerlecturedvd.aspx



http://www.cancer.ucla.edu/index.aspx?recordid=385&page=644



Una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas retrasa el crecimiento tumoral y mata de hambre al cáncer, Victor W. Ho et al; Cancer Res 01 de julio 2011 71; 4484;http://cancerres.aacrjournals.org/content/71/13/4484.full



Regresar a Temas / Las Traducciones de Adela Kaufmann

Regresar a Una Sana Industria Médica y Medioambiental

Regresar a La Insana-Mortal Industria de Los Alimentos

Regresar a La Derrota del Cáncer