epelpad

Gobekli Tepe, el primer templo de la historia


Gobekli Tepe, el primer templo de la historia





Fue en el mes de octubre de 1994, cuando al arqueólogo alemán Klaus Schmidt comenzó una tarea de reconocimiento de viejas estructuras y montículos en Turquía, más precisamente en una aldea cercana al poblado de Urfa.

Al principio no hubo grandes avances, pero al poco tiempo a una decena de kilómetros de la ciudad de Sanliurfa, se detuvieron frente aun montículo que los habitantes de los alrededores conocían como Göbekli Tepe o “Colina Panzuda”. Sobre su superficie había piedra caliza fragmentada y muchas astillas de sílex, lo cual le daba un aspecto brillante a la colina. Parecían ser fragmentos de artefactos fabricados por la mano del hombre. Inmediatamente comenzaron las excavaciones que lograron sacar a la luz una serie de espectaculares construcciones megalíticas que incluían veinte círculos de pilares de piedra caliza en forma de T, con representaciones y características humanas, decoradas con relieves de animales, algunos realizados con alto grado de perfección y refinamiento.



La sorpresa llegó cuando pudo demostrarse mediante análisis, la antigüedad del yacimiento: se situaba alrededor del 9000 al 7500 antes de Cristo, o sea en pleno Neolítico.

Las estructuras que hicieron estos hombres del pasado se ubicaban unas sobre otras, pero aunque todavía no hay una prueba concluyente con respecto a la cronología, se puede afirmar que las más antiguas son las que presentan los pilares más grandes con relieves de fino trazo. La altura de los monolitos de mayor tamaño se calculó en unos cinco metros y medio y están tallados en un solo bloque de piedra con un peso aproximado a las cuarenta toneladas.



Basado en las investigaciones realizadas en el sitio y mediante análisis arqueológicos complejos, Klaus Schmidt piensa que Göbelkli Tepe fue un centro religioso, lo que lo convertiría en el templo más antiguo de la historia, ya que superaría por lo menos en 6000 años al mítico Stonehenge, cercano a Londres

El complejo religioso pudo haber sido construído por grupo de cazadores que realizaban rituales asociados a fuerzas animales, los que representaban en los pilares del monumento. La decadencia o el abandono del lugar se produjo sobre el 7500 a.C. cuando todo el complejo parece haber sido enterrado.



Los relieves parecen figuras humanas estilizadas, sin cabeza, con brazos esculpidos a cada lado y acabados en manos que se dirigen hacia el vientre, cubierto con una especie de taparrabos. Todos miran hacia el interior del círculo, «como en una reunión o una danza». Según Schmidt, representan el inframundo. La falta de cabeza se relacionaría con la costumbre de retirar los cráneos de las sepulturas.

La teoría del arqueólogo alemán dice que, frente a la tesis convencional de que la invención de la agricultura propició el paso a un modo de vida sedentario, considera que en el caso de Göbekli Tepe el motor del cambio fue en realidad la religión. Fueron grupos de cazadores-recolectores seminómadas los que comenzaron a asentarse en la zona para almacenar y defender sus fuentes de comida con el objetivo de proveer al templo.



Los cálculos geofísicos en Göbekli Tepe han mostrado que el yacimiento tenía 90.000 metros cuadrados de extensión y que aún quedan sepultados otros quince recintos. Al parecer, alguno de ellos podría ser más antiguo que los cuatro excavados hasta la fecha, remontándose a finales de la última glaciación, hace unos 15.000 años. Eso es sorprendente ya que, de confirmarse, el yacimiento turco sería cinco milenios anterior a las primeras evidencias de agricultura.







1 comentario - Gobekli Tepe, el primer templo de la historia

kuato
Hasta que encuentren otro