Existen dos puntos de vista para enfrentar esta pregunta. El primero es conceptual o social, es decir lo que se entiende en nuestra sociedad por virginidad y el segundo es netamente fisiológico.

Conceptualmente en nuestra sociedad se considera como virgen a aquella mujer que llega al matrimonio sin haber tenido hasta ese momento relaciones sexuales.

Pero fisiológicamente debe considerarse virgen a una mujer en tanto conserve intacto su himen.

El himen es una delgada membrana de tejido elástico que obstruye o cierra, en el sistema de reproducción femenino, la entrada de la vagina, que es donde durante el coito quedan depositados los espermios del hombre, lugar desde donde se trasladarán hasta el útero para la fecundación del óvulo.

Se entiende que en su primera relación sexual a la mujer se le rompe el himen y, por tanto, pierde su virginidad. Sin embargo, está probado médicamente que una gran cantidad de mujeres, sin haber tenido relaciones sexuales nunca antes del matrimonio presentan ya en su adolescencia el himen roto. Esto puede ocurrir por diversas razones, entre las cuales están: alguna intervención quirúrgica motivada por algún tipo de problema en el sistema reproductor; una necesaria exploración médica en esa zona para establecer el origen de una anomalía o enfermedad; el rompimiento involuntario como consecuencia de masturbación; el rompimiento durante el proceso de caricias intimas; y, por último, accidentes de diversa naturaleza y origen que pudieran afectar la zona púbica.

Por lo tanto, si bien el concepto tradicional de virginidad está estrechamente asociado al hecho de que la mujer antes del matrimonio no haya tenido relaciones sexuales -puesto que al haberlas tenido su himen se habría roto-, esta delgada membrana también puede romperse por otras causas.

Así, entonces, la virginidad pasa a convertirse sólo en una valoración subjetiva, es decir que puede obedecer a interpretaciones diversas, siendo la más aceptada aquella que señala que una mujer es virgen sólo en tanto no ha tenido relaciones sexuales prematrimoniales, sin que sea una condición necesaria el que tenga o no roto su himen.[/align][/color][/color][/size]