Curiosidades de 1810

Curiosidades de 1810


No solo de mazamorra vivían en esa época
Los argentinos nos caracterizamos por darle mucha importancia al estómago. La buena comida es uno de los requisitos básicos de lo que consideramos ¿una vida ideal¿. Y es por esto que no resulta nada raro el hecho de que, a principios del siglo XIX, los criollos opinaran lo mismo.

Mientras los patriotas discutían la necesidad de establecer autoridades nacionales que respondiesen a Fernando VII, desplazado del reinado de España por el francés Luis Bonaparte, la gente en las calles continuaba con su vida cotidiana, y esto también incluye los platos que normalmente consumían.

Las comidas predilectas
Las comidas predilectas de los criollos de la época eran la sopa de arroz y la de fideos, el asado, el matambre, el puchero, diversos guisos, las albóndigas, el estofado y los zapallitos rellenos.
El locro y las empanadas
También formaban parte de los platos más consumidos, al igual que un picadillo que se hacía con pasas de uva.

La carbonada
Es otra de las comidas típicas de la época colonial, y está muy relacionada con la argentinidad. Sin embargo, muy pocos saben que su origen es belga, y que en aquellas tierras lleva el nombre de carbonnade. Se trata de un guiso de carne realizado dentro de un gran zapallo, al que se le agrega maíz. En su país natal, lleva cebolla y cerveza.

Postres para todos los gustos
Los criollos también adoraban las cosas dulces: los bocadillos de papa o batata, la cuajada, las frutas, la natilla (plato de origen español a base de huevos, leche y azúcar), el arroz con leche, los alfajores, las masitas y la famosa mazamorra, que vendedores ambulantes solían ofrecer por las calles.

Costumbres de antaño
El almuerzo se comía a las 12:00 en las casas más pobres, a la 13:00 en las de media fortuna; y en las más ricas a las 15:00.

En las casas más ricas había una mezcla de comida española y francesa. Cada casa tenía uno o dos esclavos a los que hacían enseñar a cocinar. De éstos se disponía a la voluntad de los amos; se arreglaba el servicio de las casas en permanencia. Después de terminar de comer, junto al sol de las tardecitas de primavera, venía la vida religiosa.

En Buenos Aires había siete parroquias, dos conventos de monjas, y cuatro de religiosos; mercedarios, dominicos, franciscanos, y betlemitas. Las funciones de iglesia eran la principal ocupación y distracción. Rezar y comer los días que no eran de ayuno era lo que tenía que hacer la gente.

Cambios sociales
¿En qué aspectos se nota que es una época de cambios sociales?

Por ejemplo en los casamientos, donde lo común en las clases sociales altas era el matrimonio arreglado por las familias. Pero eso empieza a cambiar. Mariquita Sánchez, a los 14 años, se niega a aceptar al hombre que le eligieron y se pelea con sus padres porque estaba enamorada de Thompson, su primo. Finalmente, la decisión queda en manos del virrey, que decide en su favor, y un obispo también se pronuncia por el casamiento por amor.

¿Y qué pasaba con las que quedaban solteras?

-Era un tema muy preocupante en toda la época colonial, la mujer sola era considerada un peligro para la sociedad, un problema moral y social, por el temor a que se volvieran pecadoras o cayesen en la prostitución. En general, terminaban en casas de recogidas, en el convento o con algún miembro de la familia que las albergaba por lástima.

¿Cómo se conocían los hombres y las mujeres?

-La tertulia era el tipo de reunión más característica, que más adelante fue a ser reemplazada por el club. Es una época en que la tertulia doméstica se politiza, y la tertulia política se intensifica, se complica y se hace más secreta. Participaban hombres y mujeres de todas las edades. En una de ellas, la mujer de Rodríguez Peña lo urgió a Saavedra para que inicie los actos de la Semana de Mayo. Todo se realizaba en casas de familia, aunque también había actividad en los cafés, en cuyo fondo se hacían tertulias.

¿Qué se comía en las reuniones?

-Carne, pescado, platos con choclo, chocolate. El pan -hecho por panaderos franceses- era un lujo que no existía en la campaña. Pero es un momento en que las comidas comienzan a hacerse más sofisticadas, adoptando modas extranjeras, aunque no a todos les gusta. La madre de Rosas prefería no ir a comer a lo de Mariquita Sánchez de Thompson solamente porque servía "cuatro papas a la inglesa", en vez del guiso tradicional.

¿Cómo eran las comidas?

-Eran muy largas, de dos o tres horas cada una, con mucha conversación. La siesta era respetada, aunque comienza a saltearse por el momento de agitación. El salón comedor había aparecido poco tiempo atrás -antes se armaba una mesa en cualquier parte- y con la creciente importación aparece la vajilla en mayor cantidad.

¿Qué hacían en el tiempo libre?

-Mucha música. La guitarra era uniforme en todas las clases sociales, pero en la clase alta se tocaba música culta y comenzaba a entrar la operística italiana, mientras en las clases bajas eran populares las vidalitas que llegaban con las carretas del Norte. También eran muy comunes los bailes y los paseos a caballo a las costas de San Isidro y San Fernando. Y los jóvenes de la sociedad porteña, que siempre se vestían a la europea, se ponían la ropa de gaucho para hacerlo.


muy distinto a lo que hoy en dia se hace...

abrazos gente...

Fuentes de Información - Curiosidades de 1810

Dar puntos
0 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 5.084 Visitas
  • 1 Favoritos

2 comentarios - Curiosidades de 1810

@miedos Hace más de 4 años
muy buena info. me salvaste, mañana tengo q llevar curiosidades del bicentenario argentino jajaja . te dejaria puntos pero soy re novato