Historia

Existen razones para creer que la Amanita muscaria ha sido utilizada por el hombre durante más tiempo que cualquier otra planta enteogénica, por lo que es muy probable que los primeros seres humanos en busca de alimentos ya habrían tomado contacto con el hongo matamoscas


En Siberia se llamó al abedul el “Árbol de la vida” por ser sus raíces las que alimentaban a la Amanita. Hace casi 4000 años, los Arios llevaron el culto enteogénico a la India, del que evolucionó la religión Hindú. Los Arios llevaron el culto a Oriente Medio, el soma se convirtió en haoma y el culto de los enteógenos llegaría al Nuevo Mundo con los primeros hombres hace, como mínimo, doce milenios a través de la franja de tierra del estrecho del mar de Bering (13). Nuevas pruebas que asocian el culto de la Amanita muscaria con el chamanismo contemporáneo de los indios de Norteamérica están viendo la luz, un uso que es definitivamente tradicional entre los Ojibway o los Ahnishinaubeg del área de los Grandes Lagos (Keewaydinoquay 1978; Keewaydinoquay 1979; Keewaydinoquay et al. 1990; L'Allemant 1626; Navet 1988; Schwartz 1972; Wasson 1979a; Wasson et al. 1980a) y entre los Dogrib de los territorios canadienses del Noroeste (Halifax 1979; Larsen 1976). Al igual que en Siberia, la extraña práctica de beber la orina de una persona.



En Japón, las especies enteogénicas de Amanita reciben el nombre de beni-tengu-take (“hongo Tengu escarlata”, Amanita muscaria); tengu-take (“hongo Tengu”, A. pantherina); e ibo-tengu-take (“hongo Tengu verrrugoso”, A. strobiliformis, de la que el ácido iboténico recibe su nombre. Los Tengu son criaturas míticas, diablillos embusteros asociados con el pasado chamánico, de los que se decía que “se emborrachaban comiendo hongos” (Imazeki 1973; Li 1978; Sanford 1972; Wasson 1973a).



En 1730, Filip Johann von Strahlenberg, un coronel del ejercito sueco que permaneció preso durante 12 años en Siberia, publicó con todo detalle como los Koryak, un pueblo siberiano de la península de Kamchatka, hervían Amanitas mezcladas con agua para fabricar el licor que usaban como embriagante durante la celebración de sus fiestas. El relato añadía como aquellos Koryak más pobres que no podían permitirse conservar sus propios hongos, rondaban las cabañas de aquellos más ricos a la espera de que salieran a orinar,cuando esto sucedía, recogían en un tazón de madera la orina y posteriormente se la bebían, de modo que así se emborrachaban también, lo cual sugería que el orín aún contenía parte de la virtud del hongo.



En 1774, George Wilhelm Steller, miembro de una expedición rusa a la península de Kamchatka, no solo corroboró los relatos de Strahlenberg acerca de los hongos embriagantes, sino que añadió que la orina parecía ser incluso más potente que el hongo y sus efectos podían durar hasta el cuerto o quinto hombre. Esta forma de reciclar la droga mediante la orina debía atribuirse a la escasez de Amanita muscaria en Siberia, que en algunas ocasiones podía llegar a alcanzar el valor de un reno por cada sombrero.


Muchos han sido los autores que desde el siglo XVIII hasta el siglo XX han escrito acerca de la Amanita, botánicos y antropólogos de renombre situaron el consumo de este hongo entre las tribus Koryak, Chukchi, Yukagir y Kamchadal de la península de Kamchatka, además de numerosas tribus de Siberia Central cerca de los ríos Ob y Yenisei. Además de un uso lúdico, el matamoscas era utilizado en rituales en los que los chamanes experimentaban estados alterados de consciencia que les permitían hablar con los dioses.


Ciertos motivos que aparecen frecuentemente en los cuentos de hadas europeos pueden interpretarse como metáforas de la Amanita muscaria, conocida hoy en día como Glückspilz (hongo de la suerte) o Narrenschwamm (hongo de los arlequines) en Alemán, dando testimonio del conocimiento popular del potencial embriagante de esta especie cosmopolita


En los años sesenta, una experiencia con Amanita muscaria , lanzó a Robert Gordon Wasson
Algo mas que debes saber... (Amanita Muscaria)=
un banquero vocacionalmente llamado a la etnomicología y sobretodo a los hongos psicoactivos, a estudiar exhaustivamente todo lo relacionado con dicha seta, acumulando notables informaciones literarias y etnológicas. Las investigaciones que llevo a cavo le convencieron de que las religiones antiguas derivaban de cultos arcaicos basados en la comunión con Amanita muscaria.



En China, el enorme imperio de Gengis Khan
hongo
que a nivel religioso añadió al chamanismo de las estepas y los cultos chinos tradicionales una poderosa influencia islámica, se había ido reduciendo a dimensiones más adaptadas a la etapa anterior. Farmacológicamente, lo más característico de este período son varias – e infructuosas – tentativas de desterrar el uso de licores, que no afectan al vino de arroz. Entre los fármacos más consumidos estaba la Amanita muscaria, enteógeno de los chamanes mongoles.



El médico americano Andrija Puharich
amanita muscaria
fue la primera persona que popularizó los descubrimientos de los Wasson sobre la Amanita muscaria. En 1959 publicó un libro titulado The Sacred Mushroom: Key to the Door of eternity (El Hongo Sagrado, la Llave de la Puerta a la Eternidad) en el que afirmaba que la Amanita muscaria se habría usado como droga sagrada en el antiguo Egipto (Puharich 1959a)
.


Descripción
Es un hongo micorrizógeno muy común. La cutícula es de un color rojo muy vivo y presenta matices que van desde el anaranjado hasta el amarillo oscuro. En el sombrero, que puede medir entre 15 y 25 cm en sus primeros estadios, es convexo y aplanado, y se hallan esparcidos una especie de copos blancos irregulares. El estípite (el pie), la gorguera y las laminillas son enteramente blancos. El pie del sombrerito tiene anillo y es abultado en la base, a manera de bulbo y puede llegar a medir hasta 24 cm de altura y unos 3 cm de grosor.

FUMATINGA

Al nacer, el sombrero de las Amanitas presenta una forma globoide y posteriormente se tornará hemiesférica para terminar extendiéndose con el margen ligeramente incurvado y abierto en forma de paraguas.
Se debe ser extremamente cuidadoso en la identificación a la hora de recolectar cualquier hongo que deba ser ingerido. En el caso de las Amanitas es vital no confundir la Amanita Muscaria o la Amanita Pantherina con sus primas venenosas y mortíferas:
Amanita Phalloides, Amanita Bisporigera, Amanita Verna, Amanita Virosa, Amanita Ocreata, Amanita Tenuifolia y Amanita Suballiacea.

Bajo ninguna circunstancia se debería ingerir una Amanita que sea toda blanca o que posea un sombrero verdoso (Amanita Phalloides).

psilocybe

Recientemente, médicos europeos han tenido éxito en el tratamiento del envenenamiento por Amanita Phalloides utilizando compuestos “anti-hepatotóxicos presentes en el Cardo Mariano Silybum matianum, conocido en inglés como Milk Thistle. Un extracto crudo de flavolignanos presentes en las semillas de S. Marianum, llamado silymarina (de nombre comercial Legalon) se ha mostrado útil en los casos de envenenamiento por amatoxina, presente en la A. Phalloides.

Hábitat
La Amanita Muscaria se cría en todo tipo de bosques aunque es más frecuente encontrarlas entre abedules, hayedos y robledales, en pinares y entre abetos, en tierras bajas y en alta montaña. En la península se encuentra especialmente en la mitad septentrional. Debido a que vive en simbiosis con las raíces de los árboles nunca se ha podido obtener mediante cultivo.

Ámbito Geográfico
Muy amplio. Se encuentra en las Estepas siberianas y gran parte del Asia Septentrional, en toda Europa desde Finlandia hasta el Mediterráneo. También aparece en el continente americano en el norte, en México y Guatemala.

Cultivo
Debido a que vive en simbiosis con las raíces de árboles nunca se ha podido obtener mediante cultivo.

Obtención[/size}
Se obtiene recolectándola. Se desarrolla durante todo el otoño y a finales del verano y aunque crecen mejor en climas fríos desaparecen con las primeras heladas.

{size=18]Conservación[/size}
Se pueden secar de forma tradicional, dejándolas en lugar ventilado, seco y oscuro. Si las colocamos sobre un tamiz o rejilla que permita que se aireen tanto por la parte superior como inferior evitaremos la aparición de hongos, además es aconsejable cortar los tallos, los cuales suelen estar infestados de huevos y larvas.

Una vez secas podremos guardarlas en un recipiente cerrado herméticamente y dispuesto en lugar oscuro.


Algo mas que debes saber... (Amanita Muscaria)

Otro método de secado más rápido consiste en hornear a temperatura mínima y con el horno abierto las amanitas cortadas a trozos hasta que estos crujan al doblarlos. Un radiador de agua caliente funcionará a la perfección.

{size=18]Química[/size}
El principio activo más importante de la Amanita Muscaria fresca es el alcaloide Ácido Iboténico (x-amino-3-hidroxi-5-isoxazolil-acético), al desecarse el hongo por descarboxilación aparece la Muscazona y el nombrado Muscimol (3-hidroxi-5-amino-metilisoxazol).

La Muscazona, un producto de la transposición del Ácido Iboténico, fue aislada por primera vez de Amanita Muscaria suiza y desde entonces ha sido aislada de la Amanita Pantherina americana. Este compuesto podría ser un artefacto originado por los procedimientos de extracción y su psicoactividad es dudosa.

El contenido de Ácido Iboténico en la Amanita Muscaria varía de un ejemplar a otro, dependiendo de factores como la altura y el árbol bajo el que crezca. Algunos ejemplares, “flojos”, contienen 0,03% de alcaloides y otros más potentes contienen hasta 0,1%, sin que sea posible distinguirlas exteriormente.

El Muscimol es el más estable y potente en términos de psicoactividad; en hongos frescos aparece en pocas cantidades mientras que al secarse la seta su psicoactividad es hasta cinco veces más potente.

Otro compuesto tóxico que encontramos en la Amanita Muscaria es la muscarina, cuyos niveles de concentración son muy bajos en las variedades europeas del hongo, sobre el 0,0003%, a diferencia de los especímenes norteamericanos que contienen niveles bastante mayores.

La muscarina es el compuesto responsable de la salivación, lagrimeo, cefaleas, miosis, alteraciones visuales y gastrointestinales como náuseas y vómitos.

Durante casi un siglo, la muscarina fue considerada el tóxico principal del matamoscas, a pesar de las profundas diferencias entre la intoxicación por el hongo y la intoxicación por muscarina.

Según los chamanes siberianos los ejemplares de amanitas que crecen por encima de 1000 metros de altitud y bajo abedules, son más ricos en Muscimol y carecen de Muscarina, aunque parece que este dato no está del todo probado en Europa.

Cuando están desecados, los hongos pueden aumentar su potencia durante varios meses ya que el secado provoca la descarboxilación del ácido iboténico para dar el más potente muscimol.

La mayor concentración de elementos psicoactivos de la Amanita Muscaria se encuentra en el sombrero.


Propiedades[/size}
Existe un trabajo procedente de Kabul titulado “Los alucinógenos Muscarina y Ácido Iboténico en el Hindukush Central”. En esta “Contribución a la Micología Médico-Popular” se abordaba el uso lúdico y medicinal de Amanita muscaria en el valle de Shetul en Afganistán. Loa autores describían el uso médico de los hongos para tratar los casos de psicosis (por vía oral) y las congelaciones (vía tópica) y además señalaban que el extracto del hongo (presumiblemente desecado) se fumaba en casos de psicosis.

El micólogo estonio Maret Saar describe en uno de sus trabajos el uso medicinal de Amanita Muscaria por los Khanty contra la “fatiga psicofísica” y contra la mordedura de serpientes venenosas.

En otro trabajo se menciona como colonos rusos y ucranianos, hacían uso externo de una infusión de Amanita Muscaria para tratar los padecimientos de las articulaciones.

La Amanita también ha sido utilizada desde hace tiempo, con el nombre de Agaricus muscarius, como remedio homeopático (una tintura de 35 gr de A. muscaria en 100 ml de disolución) para el tratamiento de la depresión, los tics, la epilepsia etc. También se ha utilizado en combinación con tintura de raíz de Mandragora como remedio contra la enfermedad de Parkinson.

Existen tres sucintos informes sobre el uso etnomedicinal de A. muscaria fumada. En Afganistán, se fuman un extracto seco de la Amanita al que conocen por el nombre de tshashm baskon (“el que abre los ojos”) y que utilizan para el tratamiento de la psicosis en el valle de Shetul (Mochtar y Geerken 1979). También existen informes de México (Puebla y Chiapas) en los que se afirma que los chamanes fuman una mezcla de tabaco y sombreros secos de A. muscaria como ayuda al diagnóstico (Knab 1976-78; Rátsch 1987).


Efecto[/size}
Los efectos que produce el Ácido Iboténico son enteogénicos en el hombre a una dosis de entre 50 y 100 mg y se obtiene un efecto parecido con 10-15 mg de Muscimol.

Si alguien decide experimentar con las Amanitas enteogénicas, se le recomienda que lo haga tomando una dosis pequeña (un sombrero de tamaño pequeño o medio) y esperar varias horas antes de aumentar la dosis, en el caso que la inicial no haga efecto.

Normalmente pasan de 2 a 3 horas antes de que los efectos se manifiesten totalmente, aunque dependiendo del ejemplar obtenido los primeros efectos pueden aparecer 20 minutos después de la ingesta.

Los efectos pueden durar de 6 a 8 horas dependiendo de la dosis y se caracterizan por alteración de la percepción visual y auditiva, pérdida del equilibrio y espasmos musculares moderados. A veces produce sueño y vómitos, otras es posible que haya alegría, desinhibición total sin perder un mínimo de sentido crítico.

Además, el hongo matamoscas provoca macropsia (tendencia a ver los objetos más grandes de lo que son en realidad) o el efecto contrario, micropsia, hecho que con toda seguridad inspiró a Lewis Carroll las propiedades de expander y encoger los objectos que poseía el hongo del sueño de Alicia en Alicia en el país de las maravillas.

En “Alcaloïdes et Plantes alcaloïferes”, F. Moreau describe en los siguientes términos una borrachera de Amanita Muscaria: “El intoxicado, como consecuencia de su envenenamiento, se regocija, se anima y se vuelve locuaz; ríe y canta, es decir, presenta los caracteres de una feliz embriaguez. Más tarde, vacila, se cae y se duerme profundamente, como emborrachado. A menudo, al volver en si, siente pesado dolor de cabeza. Cuando se le ruega que nos refiera sus recuerdos, nos cuenta lo que vio en sueños: Fueron sueños irisados, con espléndidos fuegos de artificio; el encantador espectáculo del firmamento de ascuas, juegos de luces centelleantes; y él mismo se sintió compañero de ruta de las estrellas”.


Ingesta[/size}
Se ingiere oralmente o se fuma.

Se recomienda no ingerirla fresca ya que el Ácido Iboténico y la Muscarina producen náuseas y vómitos, es mejor desecarla para que éstas sustancias se degraden potenciando la aparición de la Muscazona y el nombrado Muscimol.

Todas las fuentes que hemos consultado aconsejan tomar entre 5 y 10 gr como máximo ya que sobrepasando la cantidad de 10 gr puede causar intoxicación.

Para fumarla se pueden moler o trocear los sombreros secos y mezclarlos con tabaco, los efectos se presentan más rápidamente pero tienen menos duración.

En honor a la emperatriz Catalina de Rusia, gran consumidora de Amanitas, los pescadores escoceses han llamado Cathy a una mezcla de Amanita Muscaria con whisky que aun consumen en la actualizad.


Precauciones[/size}
Sólo existe un caso documentado, de manera fiable, de muerte por Amanita Muscaria, por lo que podemos afirmar que la Amanita Muscaria no es una especie mortal, aunque si no se toman algunas precauciones, como secar los ejemplares para que bajen los niveles de Ácido Iboténico y Muscarina, puede resultar bastante tóxica.

Otro consejo después de consumir Amanita Muscaria es esperar tres horas antes de aumentar la dosis ya que la Amanita puede tardar en manifestar sus efectos.

En los casos de envenenamiento por hongos es ampliamente utilizada como antídoto la atropina, pero hay que recalcar que en caso de envenenamiento muscarínico la atropina está CONSTRAINDICADA ya que potencia los efectos del Ácido Iboténico y del Muscimol.Sólo existe un caso documentado, de manera fiable, de muerte por Amanita Muscaria, por lo que podemos afirmar que la Amanita Muscaria no es una especie mortal, aunque si no se toman algunas precauciones, como secar los ejemplares para que bajen los niveles de Ácido Iboténico y Muscarina, puede resultar bastante


Dosis Mínima[/size}
El ácido iboténico produce efectos enteogénicos en el hombre a una dosis de entre 50 y 100 mg. Se obtiene un efecto equivalente con 10-15 mg de muscimol.

La potencia de los principios activos de la Amanita varía según la altitud en la que crece, parece ser que los hongos recolectados a partir de los 1500 - 1600 metros de altitud tienen mayores dosis de principios activos que las recogidas a altitudes inferiores. La edad de la seta así como su madurez también son factores influyentes.

Los siberianos consideran que las setas jóvenes, aquellas a las cuales el sombrero aun no se ha abierto, producen efectos estimulantes mientras que las setas maduras producen efectos enteógenos.


Dosis Mortal[/size}
Tanto la Amanita muscaria como la Amanita pantherina no son mortales con toda seguridad, aunque se aconseja no consumir más de 10 gramos al día.

Modo Recuperación[/size}
Algunos Centros de Información Toxicológica en el Mundo:

España (Madrid), contactar con el Servicio de Información Toxicológica telf.91.562.04.20

México DF, contactar con el Servicio de Información Toxicológica (AMIFAC- SINTOX) telf. +52 (55) 55.98.90.95 , 55.98.72.65

En Argentina (Buenos Aires) contactar con Unidad de Toxicología Tel: (011)4962-6666

Colombia (Bogotá) Urgencias Centro de Asesoramiento Toxicológico Tel: +57 1 218 6246 o 236 1259 o 257 6818 o 610 7050