Imagina una botella de plástico llena de un gas (el que quieras, incluso aire). Si calientas la botella, aquello aumentará la presión hasta que, si llegas al punto, estalle.

Así pues, la relación es directamente proporcional (recuerda que la temperatura debe ser absoluta, o sea Kelvin) A mayor temperatura, mayor presión.

agradecer no cuesta nada



post subido por pagiinas cientificas