¿Matan las arenas movedizas? Separando mito y realidad.






Un tema muy recurrente en las películas de aventuras son las arenas movedizas. Cuando menos lo esperan, los "malos" de la película están siendo absorbidos por este asesino silencioso y en cuestión de unos minutos ya están enterrados bajo tierra.

¿Qué hay de verdad en todo esto?




¿Matan las arenas movedizas? Separando mito y realidad.



Lo cierto es que no hace falta preocuparse mucho. Caerse en unas arenas movedizas y quedar sepultado mientras te ahoga la arena es más bien un mito de las películas. Pero antes de entrar en el tema del artículo es necesario preguntarse: ¿Qué son las arenas movedizas?

Básicamente, son una mezcla de arena, arcilla, agua salada y aire. Éstas actúan como un fluido no-newtoniano. Esto quiere decir que, cuando no hay nada que ejerza presión sobre ellas, se comportan como un material sólido; sin embargo, cuando cualquier presión se ejerce sobre ellas, pasan a desmoronarse y a convertirse en una especie de líquido.

Entre el 30% y el 70% de las arenas movedizas está formado por agua y aire, por lo que los granos de arena tienen una mayor distancia entre sí. Evidentemente, con esa composición, cualquier peso o fuerza es capaz de vencer al rozamiento que mantiene a las partículas en su posición. De esta forma, la arena movediza es incapaz de soportar un peso que sí sostendría la arena seca y, junto con la acción del agua como lubricante, el cuerpo que está ejerciendo la fuerza se hunde en ellas.



Falacias y verdades

La primera razón lógica por la que no hace falta tener miedo de una muerte así es que el ser humano es menos denso que las arenas movedizas. Por tanto, en situaciones normales, tenderemos a flotar sobre ellas cuando lleguemos a cierto punto de profundidad (más o menos cuando las arenas nos lleguen a la cintura o el pecho nos pondremos a, literalmente, flotar sobre ellas). Por poner un ejemplo, es bastante más difícil flotar en el agua que en las arenas movedizas (es fácil de razonar, si flotamos en el agua porque tenemos una densidad menor que ella, flotaremos mucho mejor en una mezcla de agua y arena, ya que el sólido le da todavía más densidad a la mezcla).

Mito



La segunda razón es que, a pesar de lo que se cree, la profundidad de unas arenas movedizas no suele superar nunca el metro de profundidad. Exceptuando algunos casos aislados de mayores dimensiones, lo más normal es que un adulto se pueda sumergir en ellas como máximo hasta el pecho.

Entonces, ¿esto quiere decir que es imposible morir en unas arenas movedizas? Por supuesto que no. Evidentemente se han registrado muertes, pero no por las causas que podemos ver en el cine. Lo más normal en una muerte de este tipo es que, si alguien se queda bloqueado y no puede salir de ellas, acabará sufriendo una insolación (a causa del Sol en un día caluroso) o hipotermia (las arenas movedizas pueden llegar a estar bastante frías).

Además de esas dos causas también existen otras más variadas. Por ejemplo, si caemos en unas arenas movedizas cercanas a una costa, hay posibilidades de que la marea llegue hasta nosotros y suframos una muerte por ahogamiento a causa del agua marina. Aunque este tipo de muerte parezca ser el más fantasioso, es uno de los más comunes, ya que las arenas movedizas se suelen localizar siempre en zonas de costa o cerca de lagos y ríos.

En caso de permanecer bloqueado en ellas durante mucho tiempo, también se puede morir de hambre o sed. Pero, pase lo que pase, lo más extraño es morir enterrado bajo la arena (a no ser que te pongas nervioso y metas la cabeza dentro o hagas alguna locura de ese tipo).

Dicho esto, queda bastante claro que la muerte se produce al quedarse "atascado" en ellas y pasar horas y horas allí. Pero tampoco hace falta preocuparse: Las muertes no son algo común, en la mayoría de los casos se evitan con facilidad.

El clásico truco de "¡no hagas movimientos bruscos!" resulta ser la única forma de salir fácilmente. Como dijimos al principio, la presión ejercida por el cuerpo es la responsable de que las arenas se comporten como un líquido, por lo que si luchamos contra ellas y ejercemos aún más presión, lo único que conseguiremos es hundirnos más en unas arenas cada vez menos viscosas y más líquidas.

Y además de empeorar la situación, movernos no resultará nada fácil: Para mover un pie sumergido en las arenas movedizas a la velocidad de 1cm por segundo es necesario ejercer una fuerza de más de una tonelada (lo necesario para levantar un coche mediano, por ejemplo).


realidad


Como se suele decir, para salir de aquí "más vale maña que fuerza". Básicamente lo que habría que hacer es distribuir el peso corporal de forma que la presión ejercida sea cada vez menor. Es decir, el objetivo sería recostarse sobre la espalda y "tumbarse" sobre las arenas movedizas (literalmente, "flotando" en ellas) hasta sacar las piernas. Cuando las piernas estén fuera, lo demás es bastante más fácil, ya que basta con escapar arrastrándose por el suelo.

Recuerdalo la próxima vez que quieras imitar a Indiana Jones



Fuentes:

(Utilizadas por el autor)


Arenas movedizas - Wikipedia
Cómo salir de arenas movedizas - WikiHow
Documental recomendado: Cazadores de mitos: Arenas movedizas



matan



Sígueme y Contactame en...


[/url]

películasarenasmovedizas




Fin del post.

Saludos.