El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 10.

Antes que nada les cuento que aquí en mi casa coleccionamos algunos de los fascículos que vienen en los diarios. Hace un tiempo transcribí uno de los mas interesantes que tenemos y he decidí compartirlo con uds. Disfruten estos nuevos 5 enigmas de la humanidad.

Temas

*El verdadero Drácula
*El cadáver de Hitler
*El monstruo de Loch Ness
*La maldición de Tutankamón
*La transverberación de Teresa


Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 10.


Grandes Enigmas de la Humandad
Parte 10


El verdadero Drácula
Un príncipe rumano personifica al vampiro

Desde fines del siglo XIX, con la aparición de la novela Drácula, de Bram Stoker el mito del vampiro se arraigó en la imaginación popular. La figura y el nombre de un antiguo y cruel jefe guerrero de los Balcanes vuelven a rondar las mentes: el príncipe Vlad Dracul.
La muerte y la sangre juegan un papel primordial en la imaginación de los hombres, luego no hay que sorprenderse del éxito que encuentra el tema del vampiro, muerto-vivo que vive eternamente chupando la sangre de sus víctimas. Por medio de la horrible criatura, se aborda también el sueño, aunque alterado, de una existencia infinita.

hitler
Christopher Lee en Los satánicos ritos de Drácula, película de A. Gibson, 1973


El conde Drácula
Su nariz aguileña le daba verdaderamente un perfil de águila, tenía la frente alta, abombada, los cabellos escasos en las sienes pero abundantes en el resto de la cabeza; las cejas enmarañadas casi se juntaban sobre la nariz, y eran tan largas y tupidas que daban la impresión de rizarse. La boca, o al menos lo que yo veía bajo el enorme bigote tenía una expresión cruel, y los dientes, resplandecientes de blancura, eran especialmente puntiagudos, sobresalían de los labios de un rojo intenso que revelaba una vitalidad extraordinaria para un hombre de esa edad. Sin embargo, las orejas eran pálidas y terminadas en punta; el mentón, ancho, también revelaba fuerza y las mejillas, aunque huecas, eran firmes. Una palidez sorprendente era la impresión que daba esa cara. Bram Stoker, Drácula


drácula
Vlad Draculea


Una ficción...
Drácula relata el dramático enfrentamiento entre un grupo de personas, lideradas por el profesor Van Helsing, médico versado en las ciencias ocultas, y el despiadado vampiro de Transilvania, el conde Drácula.
La tradición vampírica ya se encuentra sólidamente establecida cuando se publica la novela en 1597: en la época romántica, Byron, Giovanni, Polidori evocaron a estos muertos que abandonan sus tumbas para atormentar a los vivos. Sin embargo, el origen de los vampiros se remonta aún más lejos; a las harpías de la Antigüedad conocidas por raptar hombres que jamás volvían a aparecer, a los monstruos sedientos de sangre de las leyendas medievales rusos, alemanes o rumanas. Lo novedoso de la novela de Stoker reside en su aspecto sexual, tanto en sus apetitos sádicos como mórbidos. También se encuentra en un cierto número de procedimientos que el autor, apasionado por la magia, imagina para espantar a los vampiros: la utilización del ajo o de la cruz y el hecho que los vampiros puedan entrar en una casa sin haber sido invitados, invenciones varias veces retomadas de ahí en adelante en la literatura y el cine.
Drácula, tal como lo describe Bram Stoker, es ante todo un personaje de ficción. No obstante, el escritor se inspiró, para crearlo, en un hombre que existió realmente, el siniestro Vlad IV, apodado Tepes, el Empalador.

...lnspirada en la realidad
En el siglo XV, uno de los príncipes de Valaquia, provincia bajo dominación turca, ubicada entre los Alpes de Transilvania y el Danubio, es conocido con el nombre de Vlad Dracul, este último término significa dragón, el emblema del rey. Cuando su hijo Vlad IV, nacido en 1430, lo sucede a la edad de veinticinco años, recibe el titulo de Drácula, es decir, hijo del dragón.
Desde su infancia, Vlad Tepes es confrontado con la violencia. Ve a su padre asesinado y su hermano mayor enterrado vivo. El mismo es retenido varios años en una fortaleza como rehén por los turcos. En efecto, el imperio Otomano se encuentra entonces en el apogeo de su poderío y se extiende hasta las fronteras de Hungría.

dracula
Vlad el Empalador, grabado del siglo XV, el príncipe rumano inspiró el personaje de Drácula.


Vlad Tepes
Vlad Tepes, a pesar de su sombría personalidad, es aún considerado por muchos rumanos como un héroe nacional por haber intentado liberar las provincias rumanas de Valaquia, Moldavia y Transilvania del dominio del invasor turco. El es uno de los jefes guerreros más temido por las tropas de ocupación del sultán Mehmed el Conquistador. Sin embargo, en 1462, es vencido y debe refugiarse en Hungría, donde es nuevamente tomado prisionero por razones políticas hasta 1473.

O Vlad el Empalador
El empalamiento, en una estaca de madera o hierro, es su método favorito para deshacerse de los prisioneros turcos o de sus opositores -de ahí su sobre-nombre. En el siglo XV, su crueldad es conocida y un grabado alemán de 1499 lo muestra festejando en medio de los cadáveres empalados. Se estima entre 50.000 y 100.000 el número de sus victimas empaladas, quemadas o incluso desolladas vivas durante su corto reinado de una decena de años. Como sutil refinamiento, el príncipe a menudo manda engrasar o arromar la punta de las estacas para prolongar la agonía del ejecutado.
Su sadismo no conoce límites: crónicas locales cuentan que para castigar a unos emisarios turcos que no se descubrieron en su presencia, ordena que se les clave el fez en el cráneo. En otra ocasión, manda reunir a una gran cantidad de pobres y minusválidos en una amplia sala cerrada bajo el pretexto de invitarlos a un banquete y ordena prenderle fuego.
De vuelta en 1476 en el trono de Valaquia, Vlad Drácula es asesinado dos meses después sin que se sepa exactamente quién organizó su caída: rivales locales o turcos. Es decapitado y su cabeza ensartada en la punta de una estaca. A principios de nuestro siglo, su presunta tumba es abierta y, para sorpresa general, se encuentra vacía. Así, la leyenda se reúne con el personaje mítico creado por Bram Stoker.

El vampirismo, tan viejo como el mundo
El vampirismo se manifestó muy temprano en la historia, lo que no es sorprendente si se piensa en las poderosas virtudes atribuidas habitualmente a la sangre y el temor a la cólera de los difuntos, que se trata de apaciguar mediante ofrendas. Por otra parte, la perfecta conservación de algunos cadáveres contribuyó al desarrollo del mito.
La Antigüedad. El panteón asirio posee varios demonios chupadores de sangre, entre ellos la maléfica Lilith. Los griegos hablan de las sombras de la casa de Hades, dios de los Infiernos, y los romanos tienen a Lamia, la vampiro maligna que vampiriza a sus víctimas y devora los fetos.
La Edad Media y el Renacimiento. En el siglo Xl se encuentra la primera mención oficial del vampirismo en Occidente, después de lo cual el tema tiene un desarrollo prodigioso. Así, en el siglo XII, en Inglaterra, se reconoce que estas criaturas son tan numerosas que hay que quemarlas para apaciguar el clamor popular. En Hungría, la “condesa sangrienta”, Elizabeth Bathory (1560- 1614), habría mandado asesinar centenares de mujeres jóvenes para beber su sangre y bañarse en ella a fin de preservar su célebre belleza de los estragos del tiempo.
El siglo XVIII. A partir de 1730 un extraño fenómeno, iniciado en Grecia, se extiende por toda Europa central: se profanan tumbas en serie. Los cadáveres, sospechosos de ser vampiros, son desenterrados, sus corazones atravesados por una estaca y sus cuerpos quemados. El ejército debe intervenir. Varias obras tratan este tema, entre ellas, una muy crítica, del religioso benedictino francés Dom Augustin Calmet. La mezcla de pasión y miedo es tal que Voltaire escribe en su Diccionario filosófico (1764): “No se escuchó hablar más que de vampiros de 1730 a 1735”.
El siglo XX. Aún hoy, alimentado por un cine prolífico en películas de horror, el mito fascina y marca, de tiempo en tiempo, la personalidad de asesinos sanguinarios como Peter Kürten (apodado “el Vampiro de Dusseldorf”). Vlado Makaric, Kuno Hoffman, o la de los miembros de extrañas sectas llamadas “vampíricas”.


lago ness


El cadáver de Hitler
Un muerto odiado cuyo cadáver se busca en vano

A fines del mes de abril de 1945, Berlin, la capital del Tercer Reich, está rodeada por el ejército soviético y un diluvio de bombas cae sobre la ciudad. El amo del siniestro régimen nazi, Adolfo Hitler, sabe que la situación es desesperada.
Encerrado en el refugio antiaéreo situado debajo del edificio de la Cancillería, sede del gobierno, sintiéndose perdido, el Führer decide poner fin a sus días.

La última voluntad de Hitler

Antes de quilatase la vida en su bunker, Adolfo Hitler redactó su última voluntad en dos documentos. El primer extracto está sacado de su testamento político, en el que establece las modalidades de su sucesión: el segundo, de su testamento personal "Después de seis años de guerra (...), no puedo abandonar la ciudad que es la capital del Reich... Por lo tanto he decidido permanecer en Berlín y quitarme aquí la vida en el momento en que ya no pueda cumplir mis funciones como Führer y como Canciller..." "Ahora he decidido, antes de morir, tomar por esposa a la mujer que, después de tantos años de fiel amistad, ha entrado (...) en esta ciudad (...) para compartir mi suerte, según su propio deseo, ella va a morir conmigo como mi esposa (...) Yo y mi mujer hemos escogido la muerte para escapar a la vergüenza de ser depuestos o de la capitulación. Nuestro deseo es que seamos quemados en seguida en el lugar donde he realizado la mayor parte de mi trabajo cotidiano durante los doce años en que he estado al servicio de mi pueblo".


Los últimos días de Hitler
El refugio, construido a dieciséis metros bajo el suelo, está formado por dos pisos recubiertos por una defensa de hormigón armado. El piso inferior conforma el Führer bunker, donde Hitler y su estado mayor tienen sus cuarteles y en el que se refugian un cierto número de fieles al régimen. Hitler sabe ahora que el noveno ejército de Wenck, con quien contaba para liberar Berlin, ha sido derrotado.
A partir del 23 de abril, Hitler informa a Keitel, comandante en jefe de las fuerzas armados, y a Speer, ministro de armamento, su decisión de suicidaste y de hacer desaparecer su cuerpo. Sobre todo, no quiere que sus restos sirvan de espectáculo, y sabe muy bien de lo que habla quien hizo colgar de un gancho de carnicero el cadáver del Feldmarschall von Witzleben, acusado de haber participado en un complot para asesinarlo. En la noche del 26, los rusos comienzan a bombardear la ciudad y están a sólo dos kilómetros de la Cancillería.
Dos hechos apoyan, sin ninguna duda a Hitler, en su voluntad de suicidarse. Primero está el anuncio, hecho el 28 de abril de la noticia que el sucesor que él mismo ha designado, Himler, su ministro del interior, negocia en secreto un tratado de paz con los aliados. Esta noticia lo pone fuera de sí. Poco después, redacta dos testamentos, uno personal y otro político, en el cual nombra al almirante Dönitz como su sucesor. Al día siguiente, recibe la noticia de la muerte de Mussolini, quien fuera su aliado desde el inicio. Quizás supo también el tratamiento que recibió el cuerpo de Mussolini, colgado por los pies en la plaza del mercado de Milán y abandonado a la venganza popular. Desde ese momento, Hitler prepara minuciosamente su suicidio.

Engima
Adolfo Hitler, 1889 - 1945

tutankamón

.Hitler muerto. La foto habría sido tomada algunas horas después de su suicidio, el 30 de abril de 1945. Al examinarlo, se advierte que el documento ha sido trucado.


Primero, hace matar a su perro. El 29 de abril, se casa con su compañera Eva Braun y, al día siguiente, luego de despedirse de su estado mayor y de sus últimos partidarios, se retira con su mujer a sus departamentos. Entonces se escucha el ruido de un disparo. Después de una breve pausa, sus familiares, que esperan delante de la puerta, entran en la pieza. Hitler está tendido sobre el sofá, cubierto de sangre. Se ha disparado una bala en la boca y ha perdido la mitad de la cabeza, Eva Braun yace a su lado, muerta envenenada.

Las cenizas de Hitler
Ponen una frazada sobre su cuerpo para disimular su cabeza destrozada y los dos cadáveres son transportados al jardín, cuyas salidas han sido cerradas a fin que sólo algunas personas puedan asistir a las exequias. Se vierten 180 litros de gasolina sobre los cadáveres, que arden durante todo el día. Cuando los rusos entran al bunker encuentran algunos cuerpos pero, naturalmente, no el de Hitler.
No se sabe con certeza qué sucedió con sus cenizas y sus huesos, los que no habrían alcanzado a quemarse completamente. Según Guensch, edecán SS de Hitler, las cenizas fueron sacadas de la Cancillería. Ellas habrían sido entregadas a Arturo Axmann, jefe de las Juventudes Hitlerianas.
Pero este relato no ha sido confirmado por ninguna otra fuente. Para Trevor-roper, autor de un relato detallado sobre los últimos días de Hitler, reconstituidos esencialmente a partir de los interrogatorios efectuados por el ejército norteamericano a las personas más cercanas a él durante el proceso de Nuremberg, este último acontecimiento no es seguro. Por lo demás, como las excavaciones efectuadas fueron superficiales y muy rápidas, las cenizas podrían perfectamente haber escapado a la búsqueda.
transverberacion


En las ruinas de la Cancillería del Reich, el lugar donde presuntamente fueron quemados los cuerpos de Adolfo Hitler y el de su mujer, Eva Braun. A la izquierda, los bidones de gasolina que habrían servido para la combustión.

Rumores sospechosos
En la confusión que siguió a la caída de la Cancillería el 2 de mayo, ni el cuerpo ni las cenizas de Hitler fueron encontrados. Algunos han tomado como pretexto la desaparición del cuerpo del Führer para poner en duda su muerte. Según ellos, habría podido escapar del bunker. De acuerdo a una de las hipótesis, habría sido llevado a bordo de un submarino alemán, el U-977, que recaló en el puerto de Mar del Plata, en Argentina, a fines de la guerra. Sin embargo, el comandante de este barco, H. Schaeffer, que se rindió junto con su tripulación, escribió un libro en el cual refuta formalmente esta teoría.
Los historiadores de Hitler sostienen que el Führer escogió deliberadamente permanecer en Berlin y morir allí, entregando como prueba sus testamentos. Los testimonios concordantes de los que asistieron al fin de Hitler así como la minuciosa encuesta efectuada por Trevor-Roper atestiguan que el jefe del Tercer Reich murió realmente en su bunker y que su cuerpo fue quemado allí.
Solamente algunos perversos y probablemente nostálgicos del régimen nazi han podido querer creer, y hacer creer, que quizás no estaba muerto.

Otras muertes misteriosas

Debido a la ausencia del cadáver, algunos han podido poner en duda la muerte de Hitler. Pero otras desapariciones ocurridas durante el siglo veinte están también rodeadas de misterio.
Mussolini. Cuando huía a Suiza, Mussolini fue detenido y ejecutado sin juicio previo por los guerrilleros el 28 de abril de 1945, junto a su amante, Clara Petacci. Pero algunas personas, entre ellas el periodista Franco Bandini, piensan que Mussolini, quien debió haber sido entregado a los aliados según estaba previsto en un convenio (cláusula 29 del convenio entre Eisenhower y el mariscal Badoglio), fue fusilado sumariamente a raíz de las presiones ejercidas por los guerrilleros comunistas. Después del arresto de Mussolini, un telegrama falso enviado por el CVL. (Commando generale del Corpe Volontario della LIberté) fue incluso transmitido a los aliados para informarles que el Duce ya había sido ejecutado, cuando en realidad fue fusilado sólo quince horas más tarde.
Stalin. Oficialmente, el dictador soviético murió a consecuencia de una congestión cerebral en 1953. Los rumores afirman que, en realidad, fue asesinado por Berla, el poderoso jefe de la KGB, en un momento en que proyectaba nuevas purgas.
Nicolás Ceausescu. Presidente de la República de Rumania y, de hecho, dictador del país desde 1967, Nicolás Ceausescu fue depuesto en diciembre de 1989 y ejecutado, con su esposa Helena, después de un proceso sumario, por decir lo menos. Esta es, al menos, la historia que se ve en la cinta de video filmada con ocasión del proceso y difundida, pocos días después de la ejecución, según parece, por la televisión rumana. El objetivo de la película, cuyo desarrollo se ve interrumpido sin cesar por cortes a fin que no se pueda ver al tribunal, es probar la muerte del dictador y el aspecto "legal" de su ejecución. Las últimas imágenes de los cadáveres acribillados de la pareja de dictadores no impiden que algunas personas tuvieran sus dudas. Solamente la nueva difusión de la película, esta vez en su versión íntegra, y el descubrimiento del lugar de sepultura de los Ceausescu en un cementerio de Bucarest lograron convencer a los rumanos que los dictadores habian muerto.
Fechas de fallecimiento inciertas. Si el deceso del caudillo español Franco, ocurrido en 1975, del presidente de Yugoslavia Tito (1980) y del jefe de estado argelino Houari Boumedienne (1976) parecen haber sido de origen natural, después de "largas enfermedades", estos jefes de Estado bien podrían haber muerto antes de la fecha oficial del anuncio o haber sido mantenidos artificialmente con vida el mayor tiempo posible, a fin de facilitar a sus seguidores asegurar su sucesión política.


Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 10.


El monstruo de Loch Ness
Un extraño animal en un lago de Escocia...

Situado en el norte de Escocia, cerca de Inverness, el loch Ness es un lago apacible, de 39 km de longitud y con una profundidad de más de 200 metros. No habría llamado la atención del mundo si no se creyera que sus aguas esconden a un extraño animal acuático.
Las apariciones de Nessie, sobrenombre dado al monstruo en el siglo veinte han sido consignadas desde los tiempos más remotos. Pero es la publicación de un artículo sobre este animal en un periódico local, el Inverness Courier, el 2 de mayo de 1933 lo que despierta el interés del gran público acerca del monstruo.

Cuello largo y cabeza de reptil
Este artículo, escrito por Alex Campbell, relata la aparición del monstruo, el 14 de abril de ese año, frente a una pareja, el Sr. y la señorita MacKay. Mientras éstos recorrían la nueva carretera que bordea el lago y desde la cual se tiene una excelente vista, observaron con sorpresa la aparición de un gran remolino sobre la superficie de las aguas.
Enseguida, surgió un animal y pudieron observarlo durante un largo minuto hasta que se volvió a sumergir. Alex Campbell señala que "su cuerpo recordaba el de una ballena y el agua chorreaba y se arremolinaba en torno a él como un caldero en ebullición".
El 8 de mayo siguiente, en un diario rival, el Northern Chronicle , se emplea por primera vez la expresión "monstruo de loch Ness", que lo inmortaliza y lo hace objeto de la curiosidad pública. Se publican caricaturas de él en todos los periódicos, mientras los turistas acuden por centenares a las orillas del lago para tratar de verlo o de capturarlo, al punto que el comisario de Inverness se ve obligado a publicar un decreto a fin de proteger al monstruo.
Los testimonios de las personas que han visto a Nessie se multiplican (y muchos miles han sido registrados desde entonces), permitiendo establecer una especie de retrato hablado del animal. Tiene la cabeza de un reptil, con grandes ojos brillantes, un cuello largo que sobresale del agua, dos o tres jorobas y al mover la cola genera grandes remolinos. Muchos testigos señalan también que se desplaza a gran velocidad y otros dicen que a veces lanza gritos agudos. Es un animal de naturaleza más bien huraña y parece inofensivo.
Aparentemente sale de vez en cuando del lago, puesto que un estudiante de medicina, Arturo Grant, se cruza con él en el camino que bordea el lago una tarde en que regresaba a su casa en motocicleta. Lo describe como una especie híbrida de un pleistosaurio, un reptil prehistórico y una foca.

hitler
El Loch Ness, dominado por las ruinas del castillo de Urquhart. ¿Esconden las brumas del lago a un monstruo desconocido?


Aparición en el loch Ness
"Tenía por lo menos diez metros de largo y como continuaba emergiendo, pude distinguir un cierto número de jorobas. Conté hasta doce de cerca de treinta centímetros, puesto que las veía muy bien desde lo alto (...) Vi algo que iba de la cabeza a la base del cuello, de más un metro de largo, como una especie de crines oscuras (...) Llegando al muelle de Glendoe alargó nuevamente el cuello fuera del agua, en el lugar donde un arroyo desemboca en el lago. No subió a tierra y me pareció que cazaba a lo largo de la orilla. No vi cómo podía desplazarse así sin utilizar aletas ni patas." Testimonio anónimo publicado en el Scotsman del 6 de julio de 1934.


drácula
Nessie ha llegado a ser un animal popular. Los objetos que lo representan son una alegría para los turistas. (Detalle de una tarjeta postal de 1938.)


Un monstruo fotogénico
En 1933, un hombre llamado Hugo Gray toma la primera fotografía del monstruo, desde una distancia de unos 800 metros. Los técnicos de la empresa Kodak, al analizar la película, afirman que es auténtica. Después que la fotografía saliera publicada, un artículo escrito para el muy serio diario The Times por el capitán de corbeta Ruperto Gould hace una recapitulación de todas las pruebas de la existencia del monstruo.
Se logran otras fotografías del animal y una de las más notables data de 1934. Tomada por un médico londinense, el coronel Roberto Wilson, muestra lo que parece ser la cabeza y el cuello del animal que emergen del agua. Luego, en 1951, un leñador empleado por la Comisión forestal. Lachlan Stuart fotografía por primera vez las jorobas de Nessie, visibles en la superficie.
El monstruo es también filmado en 1933 y luego en 1936 por un tal Malcolm Irvine. Pero el documento más famoso es el que realizó en 1960 el ingeniero aeronáutico Tiro Dinsdale, quien abandonó su profesión para consagrarse por entero a la búsqueda del animal. Sobre la película se puede distinguir una joroba, de un color pardo rojizo, que atraviesa el lago, luego gira y avanza paralelamente a la orilla opuesta. Los expertos que examinaron la película fueron incapaces de encontrar algún trucaje, aunque tampoco pueden explicar la forma que se distingue.
En general los científicos que han estudiado el caso son prudentes y dudan, por temor al ridículo, de llevar mas lejos sus investigaciones. El adversario más encarnizado del monstruo es el profesor Mauricio Burton, que trabaja en el departamento de historia natural del Museo Británico. Sin embargo, este hombre afirmó durante mucho tiempo que el monstruo existía, antes de cambiar de opinión.

Por el contrario, el zoólogo holandés Oudemans ha escrito dos tesis sobre el monstruo en las que concluye que éste existe.
Finalmente, a principios de los años sesenta, se creó una oficina especial para Investigar los fenómenos de loch Ness, averiguar más sobre este animal misterioso y examinar los distintos testimonios existentes.

dracula
La primera foto del monstruo tomada por Hugo Gray en 1933. Los especialistas no han encontrado ningún trucaje.


Monstruos lacustres legendarios de Europa
El folclor europeo contiene numerosas referencias de monstruos acuáticos que siembran el terror en los ríos y en los lagos. Un lazo evidente relaciona a estas criaturas míticas con los animales que testigos contemporáneos dicen haber visto en el loch Ness o en otros lugares.
En Escocia. El folclor escocés abunda en descripciones de distintos "dragones". La leyenda más famosa se refiere a un cierto sir Juan Lambton, quien, de regreso de las Cruzadas, habría combatido victoriosamente, gracias a los consejos de una hechicera, con un animal inmenso, parecido a un gusano, que él mismo habría pescado y regresado al agua unos años antes. En el norte de Pembrokeshire, en las cercanías de Bryberian, está situada, por otro lado, una tumba famosa: Bedd yr Alfanc, la tumba de Alfanc, un monstruo acuático. Según la tradición, este animal, muy peligroso, fue capturado por los aldeanos con grandes dificultades en un río, antes de matarlo. Se cuenta, por fin, que en el siglo XIII, un hombre que atravesaba a nado el lago de Llyn-Gober, al suroeste de Snowdon, fue perseguido por una "casa" larga y ondulante. En el instante en que se aprestaba a tocar tierra, el animal levantó la cabeza y atrapó al desdichado, arrastrándolo al fondo del lago.
En Irlanda y en Islandia. Casi todos los lagos irlandeses, llamados "loughs", tienen leyendas parecidas. Así, en el condado de Connaugt, San Mochua de Balla habría matado a un monstruo horripilante que causaba estragos en uno de los lagos de la región. También se relata la presencia de una anguila gigantesca que surcaba las aguas del lough Fiamor y que fue finalmente capturada y la historia de un cocodrilo de cuello largo que, se dice, aparecía en el lough Mask. Islandia posee además sus relatos de "caballos acuáticos" que tienen por costumbre atraer a los viajeros solitarios en los lagos.
En Francia. En Rouen, San Román, en el siglo VII, habría librado a Normandía de la Gárgola, serpiente enorme que vivía en los pantanos. Y, en otros lugares, se recuerda a los famosos "caballos acuáticos", sobre todo en Travaux, ciudad situada en las orillas del Doubs, o al "Drac", que se llevaba a los viajeros para ahogarlos en el río.


Con la ayuda del sonar
Esta oficina, al igual que diversas personalidades interesadas en las investigaciones sobre Nessie, no ha dudado en utilizar las técnicas más modernas pero la particular topografía del lago dificulta la búsqueda. La gran cantidad de limo depositado en el fondo del lago ha restado eficacia a las máquinas fotográficas submarinas y los buzos que se han sumergido no han podido distinguir nada. Además, la falta de fondos ha impedido la contratación de submarinos perfeccionados.

¿Quién es Nessie?
De las numerosas hipótesis presentadas, muchas son pura fantasía. Se habla de un pájaro acuático, anguila gigante, tiburón o enorme gusano de mar, todos animales que no corresponden a las múltiples observaciones realizadas. Una tesis más seductora es la del pleistosaurio, un reptil gigante que vivió hace cerca de 70 millones de años. Es posible que las reproducciones de Nessie se parezcan mucho a los vestigios de este animal que han sido encontrados en Europa, por lo que resultaría ser un sobreviviente excepcional. Algunos científicos refutan esta posibilidad fundándose en el hecho que estos animales de sangre fría no habrían podido sobrevivir en las gélidas aguas de loch Ness. Pero unos descubrimientos recientes parecen indicar que los reptiles prehistóricos podrían haber tenido sangre caliente. Además, los especialistas en criptozoología se inclinan por un animal cercano a aquellos clasificados bajo el nombre de "gran serpiente de mar". Así el zoólogo holandés Oudemans piensa que podría tratarse de una especie desconocida de pinnípedo (mamífero similar a la foca o a la morsa) de cuello largo. A menos que se trate de una nueva especie en vías de especialización, es decir, en curso de transformación, como escribe el Dr. Heuvelmans.


Sin embargo, en 1972 y luego en 1975, algunas imágenes registradas por un aparato submarino desarrollado por el profesor Edgerton, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), han sido analizadas por un instituto especializado de la NASA y una de ellas ha mostrado el cuello y la parte superior del cuerpo de un gran animal de alrededor de seis metros. Por lo demás, ya en 1962, un micrófono submarino habla grabado los ruidos de un animal que se arrastraba por el fondo del lago y varias tentativas realizadas con ayuda de un sonar (sistema de detección acústica submarina), entre ellas la realizada por el abogado norteamericano R. B. Rines, han permitido grabar el eco de grandes objetos que se desplazaban bajo el agua. Los especialistas del sonar no tienen duda alguna que estas grabaciones prueban la existencia de animales acuáticos de gran tamaño en el loch Ness.
Una teoría, según la cual habría varios animales se apoya sobre el hecho que las apariciones de Nessie son muy antiguas (San Colombano, monje irlandés, lo habría visto ya en 565). Por lo tanto, puede haber varias generaciones de monstruos.
Pero la naturaleza exacta de estos animales sigue siendo un completo misterio.
lago ness
El monstruo de loch Ness fotografiado bajo el agua por Roberto. B. Rines, el 20 de junio ele 1975.


¿Primos de América?
Sea lo que fuere, Nessie no es, en ningún caso, el único monstruo lacustre que se presume existe en el mundo. Tiene "primos", primero en Gran Bretaña y también en otros países. Existen además en Escocia los "caballos acuáticos" o "kelpies", mencionados en numerosas ocasiones desde hace varios siglos. En Irlanda, animales lacustres idénticos reciben el nombre de "Pooka" o de "Piast". Horribles animales acuáticos han aparecido también en algunos lagos de Australia (como el "Bunyip" ) en Japón, ("Issie" ) y en Escandinavia ("Soe-orm" y el "Skrimsl" ).
En África y en el Extremo Oriente, algunos testimonios dan fe de la existencia de animales similares, productos de la imaginación humana, cuyas estructuras son a menudo repetitivas, o resultado de observaciones que concuerdan, con algunas pequeñas variaciones, todos se parecen decididamente al monstruo de loch Ness.

Engima

tutankamón
El monstruo fotogénico de 1977 adopta la misma pose de la instantánea de Wilson que lo hizo famoso en 1933.


Pero el más conocido de estos monstruos, después del de loch Ness, es el famoso Ogopogo , así llamado por los indios naïtaka que viven en el lago Okanagan, de 128 km de largo, en la Columbia Británica, en Canadá. Tal como Nessie, habría sido visto centenares de veces (por vez primera en 1850) y fue fotografiado e incluso filmado en 1968 por un hombre llamado Art Folden. Las tomas de esta película muestran a un animal que mide cerca de 18 metros de largo, con un cuello que mide 90 cm de circunferencia en la base de la cabeza. Numerosos testimonios se refieren a su pequeñísima cola, sus aletas y sus tres jorobas. Pero Ogopogo es igualmente inasible, tal como el monstruo de loch Ness. En efecto, en 1977, sesenta buzos, premunidos de tanques de oxigeno y llevando máquinas fotográficas y potentes reflectores, penetraron por turno en el lago en una jaula de nueve metros, sin lograr avistarlo. Allí también se creó una oficina de investigaciones del lago Okanagan a fin de reunir pruebas.
Canadá posee, por lo demás, un bestiario bastante importante, ya que, sin mencionar a "Caddy", la serpiente de mar vista frente a la costa de la Columbia Británica, ni a la bestia negra del lago Ponenegamook, situado al este de Québec, otros dos animales, llamados Manipogo, bastante similares a Ogopogo, se aparecen en los lagos Winnipeg y Manitoba. Según A. R. Adams, quien habría visto a uno de ellos en 1960, serían animales similares a una "enorme serpiente", con una cabeza en forma de rombo de unos 20 cm de ancho.
Estados Unidos tiene también sus animales lacustres misteriosos. Según testimonios registrados, las regiones en que han aparecido se pueden dividir en tres grupos: los lagos de Wisconsin, las llanuras de Nebraska y los estados montañosos del noroeste. Todos los monstruos son descritos como enormes serpientes o saurios, cuyos cuerpos ondulantes se desplazan velozmente. Los testimonios recuerdan a los del monstruo de loch Ness y uno de ellos, observado en numerosas ocasiones entre 1930 y 1940 en el lago Payette, en Idaho, ha recibido también un sobrenombre: "Slimy Slim" (el "Flaco Pegajoso". Sin embargo, estos monstruos no han sido nunca ni fotografiados ni filmados y solo se dispone de las declaraciones de los testigos, lo que hace su existencia claramente menos probable.

transverberacion
Ogopogo, el primo canadiense de Nessie, goza también de una gran popularidad.


Bernardo Heuvelmans y la criptozoología
Nacido en 1916, el Dr. Heuvelmans es, desde los años 50, luego de la publicación de su libro sobre "La pista de los animales ignorados", el fundador y principal investigador de la criptozoología, es decir, "de la ciencia de los animales escondidos". La criptozoología persigue a los animales desconocidos que se aparecen en los océanos y en las tierras más apartadas del globo, animales a menudo considerados, según Heuvelmans por error, como fabulosos, verdadero Sherlock Holmes del mundo animal y miembro de algunas de las más prestigiosas sociedades internacionales de zoología. Heuvelmans ha publicado libros esenciales y reconocidos por su seriedad entre ellos "En búsqueda de los monstruos lacustres", sobre el monstruo de loch Ness y otros animales de agua dulce, en colaboración con Pedro Costello.


Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 10.


La maldición de Tutankamón
¿Quién protege la tumba del faraón?

En 1922, el arqueólogo inglés Howard Carter realiza un descubrimiento extraordinario al encontrar intacta la tumba del faraón Tutankamón. Sin embargo, los obreros le advierten que pesa una maldición sobre la sepultura y que los que la violen, morirán. Poco tiempo después, la prensa anuncia que los miembros de la expedición son atacados, uno tras otro, por extrañas enfermedades...
Joven diseñador y acuarelista inglés, Howard Carter tiene diecisiete años cuando entra a trabajar en el Museo Británico. Está encargado de hacer copias de los jeroglíficos y, en 1891, es enviado a terreno y desembarca por primera vez en El Cairo. Llega a ser ayudante del famoso egiptólogo Flinders Petrie y, no contento con su trabajo, aprende rápidamente la escritura jeroglífica y se transforma en un investigador y en un egiptólogo competente. Lleva nueve años en Egipto, cuando Gastón Maspero, conservador del museo de El Cairo, le confía el cargo de inspector de antigüedades. Sin embargo, renuncia al año siguiente. Aunque está sin empleo, Carter no se decide a regresar a Inglaterra.

hitler
Howard Carter en la tumba de Tutankamón (1922)


El descubrimiento de la tumba
...Cuando llegué a la obra un silencio poco común me hizo comprender que algo acababa de suceder. Enseguida me avisaron que bajo la primera choza que se había derribado, se acababa de encontrar un escalón tallado en la roca. Era demasiado estupendo para ser verdad. (...) Ahora avanzábamos más rápidamente y, al llegar el crepúsculo, cuando habíamos desenterrado el decimosegundo escalón, vimos la parte superior de una puerta sellada, bloqueada por piedras enyesadas. (...) Al principio no vi nada, el aire caliente que se escapaba de la cámara hacía temblar la llama de la vela. Luego, a medida que mis ojos se acostumbraron a la oscuridad, lentamente comenzaron a aparecer formas de extraños animales y de estatuas y por todas partes el oro relucía. Durante algunos segundos, que parecieron durar una eternidad a mis acompañantes, permanecí mudo de estupor. Y, cuando lord Carnarvon preguntó finalmente, usted ¿vio algo?', sólo pude responder ''¡Sí, cosas maravillosas!". Entonces ensanché todavía más la abertura a fin que los dos pudiésemos ver. Primero, justo frente a nosotros, se encontraban tres grandes lechos funerarios dorados, que habíamos visto desde el principio sin poder dar crédito a nuestros ojos... Luego, a la derecha, dos estatuas atrajeron nuestra atención. Dos estatuas del rey, hechas de madera, de tamaño real, que se encontraban frente a frente, cual centinelas, vestidas con un paño y sandalias de oro y armadas con una maza y un largo bastón, llevando en la frente la cobra sagrada... "Extracto de una entrevista a Howard Carter, aparecida en el Times en 1922"


¿Qué pasó con Tutankamón?
En 1906, Maspero le presenta a lord Carnarvon, un hombre acaudalado apasionado por la egiptología. Carnarvon consigue una concesión para realizar excavaciones y contrata a Carter. En la primera temporada, los dos hombres y su equipo descubren la tumba de un príncipe de la XVII dinastía. Aunque había sido saqueada, contiene todavía algunos objetos interesantes.
Este primer descubrimiento aumenta el entusiasmo del mecenas, al que Carter expone entonces su raciocinio; todos los soberanos de la XVIII dinastía fueron enterrados en el Valle de los Reyes y todas las sepulturas han sido encontradas, a excepción de una, la del joven rey Tutankamón, quien sucedió por breve tiempo al célebre Akenatón, llamado también Amenofis IV. Los arqueólogos piensan que debido a su escasa importancia y a la brevedad de su reinado, Tutankamón está enterrado en otro lugar. Pero Carter está convencido que no es así y cuando el americano Davis anuncia que ha finalizado sus excavaciones en el Valle de los Reyes, Carter encarece a Carnarvon que pida la concesión. Sus investigaciones y cálculos le permiten circunscribir las excavaciones a un perímetro determinado, pero cuando ambos están listos para lanzarse a la aventura, estalla la Primera Guerra Mundial. Los dos hombres deben esperar hasta 1918 para retomar la tarea.
Miles de metros cúbicos de tierra deben ser removidos a mano, ya que el lugar escogido por Carter está situado en una zona que los demás arqueólogos habían utilizado para depositar sus escombros. Pasan muchas temporadas de excavaciones y los investigadores encuentran algunos objetos, pero no la tumba. Finalmente, en noviembre de 1922, los obreros encuentran unos escalones que se hunden en la tierra y conducen hacia una puerta: es una tumba y Carter avisa a Carnarvon, quien se encuentra en Londres.

La advertencia del canario
Desde hace algún tiempo, Carter posee un canario, con el cual su equipo se ha encariñado, ya que piensan que el "pajarito de oro" trae buena suerte. Pero algunos días antes de la apertura de la tumba, el canario sufre una tragedia: una cobra se desliza en su jaula y se lo traga. La cobra es la serpiente de los faraones, símbolo de la realeza. Los obreros ven en este asunto un mal presagio y, cuando Carter y Carnarvon se preparan a abrir la primera puerta, un contramaestre les advierte que morirán como el pájaro si violan el descanso de Tutankamón. Los arqueólogos no toman en cuenta la advertencia y junto a Evelyn, la hija de Carnarvon, y el egiptólogo Callender, quien realiza sus propias excavaciones a algunos kilómetros del lugar, entran en la sepultura. Una primera cámara les revela un tesoro fantástico: un trono, estatuas, muebles, carros, armas, todo reluce de oro y piedras preciosas. En otro cuarto, recubierto de cerámica azul y oro, están encerrados los tres sarcófagos, encajados uno dentro del otro, de Tutankamón, y una última cámara contiene estatuas y cofres llenos de joyas. Carter y Carnarvon acaban de realizar el descubrimiento arqueológico más importante de todos los tiempos: la tumba intacta de un faraón, milagrosamente preservada de los saqueos.

drácula
Radiografía de la máscara de oro de Tutankamón. Aunque el trabajo del oro es de una regularidad admirable, esta imagen reveló la existencia de irregularidades en la capa de oro sobre una de las mejillas y, cosa extraña, el joven príncipe tenía allá una cicatriz...


¿La obra de la maldición?
El año siguiente, después de ser picado por unos mosquitos, lord Carnarvon contrae fiebre y su estado empeora rápidamente. Es trasladado a El Cairo, donde muere el 5 de abril de 1923, a las dos de la madrugada. En ese preciso instante, todas las luces de la ciudad se apagan, la electricidad acaba de cortarse.
La prensa, que había oído los rumores acerca de la advertencia hecha al momento de la apertura de la tumba, ve en Carnarvon la primera víctima de la maldición. ¿Acaso no era el socio principal, el verdadero responsable de haber violado el descanso real? Los acontecimientos siguientes dejan felices a los periodistas, ávidos de sensacionalismo. Jorge Benedite, egiptólogo que trabaja para el Louvre, muere después de haber visitado la tumba y su homólogo norteamericano, Arturo Mace, sufre la misma suerte; luego siguen el hermano y la enfermera de lord Carnarvon, el secretario de Howard Carter... Se llega a contar hasta veintisiete muertes "misteriosas", la mayor parte de ellas debido a enfermedades.
La prensa habla entonces de un virus que permaneció cautivo en la tumba durante tres mil años. Pero los exámenes efectuados no revelan la presencia de ninguno. ¿Tal vez el mal fue traído por los murciélagos...? Los periodistas siguen cada pista adicional sobre la maldición, llegando incluso a inventar la existencia de una inscripción en la tumba: "los que entren a esta tumba sagrada serán muy pronto tocados por las alas de la muerte", que nunca existió. Sin embargo, estas muertes en cadena no son suficientes para apoyar la idea, por más seductora que fuese, de una venganza del faraón sobre los que turbaron su descanso eterno. Además que el clima de Egipto es particularmente malsano, hay que reconocer también que, entre los principales actores del drama que penetraron en la tumba, sólo lord Carnarvon tenía cincuenta y siete años cuando murió y hacía años que su salud estaba deteriorada. Howard Carter, Evelyn Carnarvon y el arqueólogo Callender, que participaron con él en la apertura de la sepultura, terminaron apaciblemente sus días, muchos años más tarde.

dracula
La apertura de la tumba de Tutankamón


La moda de la egiptología
Cuando Napoleón I desembarcó en Egipto en 1798, además de los soldados, llevaba consigo numerosos eruditos. De allí nació una ciencia nueva, la egiptología. El descubrimiento de la piedra Rosetta, que tenía grabado un texto bilingüe, permitió a Champollion traducir los jeroglíficos en 1822. Augusto Mariette descubrió en 1851 la necrópolis subterránea de Menfis. Durante todo el siglo XIX y hasta principios del siglo XX, Egipto estuvo de moda. Europa y América se apasionaron por el país y las expediciones arqueológicas se multiplicaron. Museos y coleccionistas se peleaban los objetos antiguos a precio de oro y los viajeros iban a admirar las pirámides y el Valle de los Reyes. En el Museo del Louvre, nuevas salas acogían cada día más visitantes y, en 1831, el pachá Mehemet-Ali regaló a Luis Felipe, dos obeliscos que adornaban la entrada del templo de Luxor. Treinta y dos años más tarde, el jedive Ismael fundó el Museo de El Cairo y Mariette fue su primer conservador; cuando éste falleció, Maspero ocupó su lugar. A partir de 1880, los ingleses reemplazaron a los franceses, cuando Flinders Petries fundó la Sociedad de Exploración de Egipto (Egypt Exploration Society). Después de la Primera Guerra Mundial y durante la década de 1920, los investigadores retornaron a las exploraciones con gran entusiasmo.


lago ness


La transverberación de Teresa
Los éxtasis místicos de una santa

Nacida en 1515, hija de un comerciante en paños judío convertido al catolicismo, niña precoz, apasionada por la vida de los santos y las novelas de caballería, Teresa Sánchez de Cepeda y Ahumada ingresa a las carmelitas de Ávila a los 21 años. Nada la diferencia de las demás religiosas de este convento sin historia.
De carácter exaltado, sólo quiere consagrarse a Dios y ruega para que su alma se vuelva "sorda, ciega y muda para el mundo exterior". Sus devociones son tan ardientes que cae enferma en 1538, permaneciendo tres días en coma: se la cree muerta. Ya recuperada, deja por un tiempo las oraciones tan intensas que comprometen su salud. Pero, muy afectada por la muerte de su padre en 1543, retoma sus oraciones con fervor. Doce años más tarde, el choque provocado por la pintura de un Cristo a la columna coronado de espinas y padeciendo latigazos, cambia su vida. Tiene cuarenta años, comienza una excepcional aventura espiritual.

Del éxtasis a la transverberación
Durante sus oraciones, como transportada fuera de si misma, los sentidos suspendidos, según sus propios relatos, Teresa entra en contacto directo con Dios.
Al comulgar, siente que su cuerpo se eleva del suelo: varios testigos confirman el fenómeno. Inquieta consulta a sus sacerdotes, creyendo que se trata de una trampa del demonio. Algunos la desalientan, pero su confesor la apoya, incitándola solamente a responder a los favores divinos por medio de la obediencia, la humildad y la penitencia. Tranquilizada, ruega sin embargo para que sus trances de levitación no se produzcan en público. Sus visiones se multiplican: ve a Dios, Padre Hijo y Espíritu, así como a la Virgen y a una gran cantidad de santos, de José a Pedro. Habla con ellos.

Engima
La transverberación de Santa Teresa, escultura de Bernini, (Roma, Santa Maria della Vittoria)


Esta proximidad con el mundo divino se transforma en una unión mística. Un día, escucha que la aparición le dice: "En lo sucesivo, como una verdadera esposa te llenarás de mi gloria. Ahora soy todo tuyo y por una bienaventurada reciprocidad tú también eres mía.” Sus directores de conciencia le hacen escribir sus experiencias. Es así como describe su transverberación, éxtasis excepcional en el curso del cual un ángel le atraviesa el corazón con una flecha, escena inmortalizada por una escultura de Bernini (1644—1647), en la iglesia romana de Santa Maria della Vittoria. La tradición da cuenta de numerosas profecías, curaciones y conversiones milagrosas. Al mismo tiempo, fiel a sus principios de mortificación y de humildad, Teresa castiga su cuerpo hasta sangrar, llevando cilicios, ortigas y cuerdas provistas de puntas de fierro directamente sobre la piel. Se impone desvelos y ayunos excesivos, Sin embargo, ahí no termina su devoción. Desplegando una inagotable actividad, funda un nuevo convento con el fin de rehabilitar la severidad de la regla original de las carmelitas, recorre Castilla y de 1567 a su muerte en 1582, crea alrededor de quince conventos.

tutankamón
Teresa de Ávila alcanzada en el corazón por la flecha del ángel, detalle de una pintura de R. Sebastiano (Venecia. San Marco delli Scalzi).


Otros casos de éxtasis místicos
A pesar que la transverberación de Teresa constituye un fenómeno único en la historia de la Iglesia, la santa no es la única mujer en haber experimentado éxtasis místicos.
Las religiosas antes de Teresa. Podemos citar a Brígida de Suecia (1303-1373) y a Catalina de Siena, patrona de Italia (1347- 1380). Las visiones de la primera, sus diálogos con la Virgen o con Jesús, así como sus profecías y las de Catalina tienen una extraordinaria resonancia y determinan en parte el retorno del papado de Aviñón a Roma.
En el linaje directo de Teresa. Marie Acarie (1566-1618) posee en Paris un salón devoto, donde se prepara para la oración, traduce las obras de la santa de Ávila y recibe a sus discípulos directos. Al enviudar, entra a las carmelitas, exige los trabajos más penosos a pesar de sus dolencias. Su humildad es recompensada con muchos éxtasis.
También laicos ... como la romana Ana María Taigi (1769- 1837), casada y madre de familia. Por sus éxtasis, se entera de la fecha en que murió Napoleón I y las de tres papas, profetiza las revoluciones de 1830 en Paris, Bruselas y Varsovia. Otro caso es el de Ana Catalina Emmerich, campesina de Westfalia (1774- 1824), cuya historia fascinó al poeta romántico Clemente Brentano, por sus profecías y por el increíble lujo de detalles con que describe la Pasión de Cristo. Sin embargo, el éxtasis no es privativo de la mujer. Además de San Francisco de Asís, podemos recordar, por ejemplo, al franciscano napolitano José de Copertino (1603-1663), simple de espíritu que experimentó múltiples éxtasis y levitaciones.


transverberacion
Milagro de Santa Catalina de Siena, pintura italiana del siglo XVIII. Es Cristo mismo quien le quita su corazón a la santa.


La gloria y las dudas
Su celo religioso, dirigido explícitamente contra la reforma protestante, su severidad hacia sus discípulos que creen ser objeto de las mismas gracias divinas que ella, su devoción a las buenas obras, la humildad y la obediencia de las cuales da muestras, explican la gran importancia que le ha otorgado la Iglesia.
Esta ha desconfiado siempre de las místicas que no puede controlar. Escéptica por precaución, busca en primer lugar descubrir los engaños o la presencia de enfermedades nerviosas, cuando algunas personas, incluso piadosas y virtuosas, afirman tener éxtasis religiosos. Sólo después de estar segura, luego de largas indagaciones, de la veracidad de los testimonios y de las manifestaciones, la Iglesia reconoce el carácter milagroso de algunos hechos; Teresa fue canonizada en 1622 y admitida entre los doctores de la Iglesia recién en 1970.
Las dudas de los racionalistas son obviamente aún mayores. Para el Gran Diccionario Universal del siglo XIX, publicado de 1863 a 1875 por Pierre Larousse, Teresa es sólo un alma ardiente, una alucinada, dotada de la imaginación más viva y de la fe más sincera; un fisiólogo no estaría lejos de atribuir su exaltación religiosa, su amor místico, a un simple desequilibrio de sus facultades. En sus escritos, que siguen siendo modelos inigualables, bastaría con cambiar el nombre de Jesús para tener himnos de amor más ardientes que las estrofas de Sapho.
De hecho, es fácil hablar de histeria, insistir sobre lo que puede haber de abandono erótico en los éxtasis de la santa, lo que la escultura de Bernini destaca de manera sutil. Sin embargo, el estilo de Teresa, su sinceridad, su sensibilidad transforman a sus escritos en textos de una poesía y fuerza excepcionales y nadie puede asegurar si su poder de expresión es el resultado de un contacto con el más allá por medio de la oración, o de las frustraciones trascendidas de una religiosa exaltada.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 10.


Glosario
Fez: Tipo de gorro de fieltro con forma de cono truncado de cuya parte superior a menudo cuelga una borla.
Lacustre: Relativo a los lagos
Limo: Sedimento no compactado ni cementado cuyo tamaño de partícula se encuentra entre 4 y 62 micras.
Pachá: Bajá o pachá es un título originalmente usado en el Imperio otomano y se aplica a hombres que ostentan algún mando superior en el ejército o en alguna demarcación territorial.

hitler


Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 1.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 2.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 3.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 4.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 5.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 6.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 7.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 8.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 9.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 11.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 12.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 13.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 14.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 15.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 16.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 17.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 18.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 19.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 20.

Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 21.

No olvides seguirme si no te quieres perder todos los demás enigmas que traeré.

3 comentarios - Grandes Enigmas de la Humanidad. Parte 10.

revanflow
guau! pasate por mis post
jvklan
otro: porque los homosexuales tiene que tener ese comportamiento tan "loca"
???