Los problemas políticos, económicos y sociales han afectado tanto a nuestra educación que han llevado a un deterioro del sistema educativos.
La sancionada ley federal de educación hizo destrozos en nuestro sistema educativo cerrando así colegios técnicos, abarcando mayores contenidos en los programas de las materias que jamás se terminan dictando y aumentando la carga horaria a los alumnos teniendo que cumplir con muchas más horas de clases lo cual lleva al cansancio, desgano y desinterés por parte de los mismos.
La demanda de personal para trabajar en ciertas secciones de los establecimientos educativos con las nuevas herramientas tecnologías es cada vez mayor, así como la necesidad de capacitar a los docentes para mejorar la calidad de nuestra educación. Por eso es de suma importancia implementar cuanto antes la ley de educación técnico- profesional (ley 26058) en las escuelas técnicas, tan olvidadas en la ley federal de educación de la década de los 90. Lograr una verdadera transformación en la educación en general es un camino difícil de recorrer pero no así imposible. Las escuelas en todos sus niveles deben preparar para la vida y el trabajo, inculcando los buenos valores y formando ciudadanos críticos teniendo siempre en cuenta la relación C-T-S (ciencia, tecnología y sociedad). La ciencia y la tecnología han producido cambios importantes en nuestra sociedad, estas deben servir para generar una mejor calidad tanto de vida como de trabajo a cada individuo, comunidad o población.
Las herramientas tecnológicas en cada ámbito de nuestra sociedad, ya sea en la escuela, en el trabajo, en la industria, etc, se deben utilizar como herramientas de trabajo, comunicación, progreso y desarrollo, llevando a una capacitación constante de las personas en el buen manejo de la tecnología sin hacer abuso de la misma que perjudique a la sociedad en su ambiente cultural, social y natural.
fuente: propia