hola taringueros les dejo un poco de
informacion de un grande de la ciencia argentina FLORENTINO AMEGHINO


Florentino Ameghino una mente brillante

NACIMIENTO:

En Luján, Bs. As. Argentina el 18 de setiembre de 1854 según la mayoría de sus biógrafos y familiares, o en Moneglia, Italia, el 19 de setiembre de 1853 como sostienen algunos investigadores en base a una partida de nacimiento mostrada por la Iglesia, pero a nombre de Juan Bautista Fiorino José Ameghino. La que se cree pueda pertenecer a un hermano mayor muerto en la larga travesía desde Italia, (duró más de seis meses) ya que los familiares afirmaban que los padres de Ameghino llegaron al país sin hijos... Antonio Ameghino y María Dina Armanino aparte de Florentino tuvieron tres hijos varones: Antonio Luis, Carlos y Juan y una hija, María Luisa, todos ellos nacidos en Argentina.

INFANCIA:

Los primeros años de Ameghino tuvieron como panorama habitual las barrancosas riveras del río Luján en la campiña cercana a Bs. As. Un día paseando a las orillas del río, encuentra unos caracoles y se los muestra a su padre, preguntándole cómo es que estaban allí, el padre le contestó que los traería la corriente, Florentino no quedó conforme porque pensó que la corriente los podría traer, pero no incrustarlos en la barranca y allí empezó a elaborar sus propias teorías.


UN ADOLESCENTE PRECÓZ:

Los muchachos de su edad lo apodaron "El Loco de los huesos" por su costumbre de hurgar con pico y pala las cercanías del río Luján en busca de restos fósiles. Ameghino hizo sus primeros estudios en medio de la mayor pobreza. A los 14 años leyó las obras de Darwin y Lyell, no sólo leía en castellano e italiano, su lengua materna, sino que había aprendido francés, de la mano de su monitor de Luján, el Sr. Tapie y su maestro, el director de la Escuela Municipal Carlos D’Aste, lenguaje éste que le permitió ingresar a lo último del pensamiento científico de la época. A los 16 años fue designado preceptor en la escuela municipal de Mercedes donde luego ocupa el cargo de director. A los 20 años encuentra los restos fósiles completos de un mastodonte. Al año siguiente ya publicaba dos artículos en dos diarios locales y lograba insertar otro en el "Journal de Zoologie" revista parisina, obtenía también un premio en la primera exposición científica de Bs. As. Y presentaba en la misma dos memorias que en ese momento no fueron tenidas en cuenta y que albergaban el gérmen de su futura obra monumental. En 1878 viaja a Europa y allí exhibe su colección prehistórica y paleontológica en la Exposición Universal de París, donde fue el asombro y la admiración de los científicos más importantes de la época y obtuvo el reconocimiento que en su país le negaron. A los 23 años publicaba su primer libro: "Antigüedades indias en la Banda Oriental" . Y a los 25 tuvo una gran actuación en el Congreso de americanistas en Bruselas, luego publicó dos libros: "La formación Pampeana" y "La Antigüedad del hombre del Plata"

UN LIBRERO FAMOSO:

En Europa, Ameghino vendió su colección de objetos prehistóricos y fósiles a ciento veinte mil francos, con una parte de ese dinero pudo publicar "La antigüedad del hombre del Plata". Muchos fósiles de esa colección fueron adquiridos por el famoso y acaudalado paleontólogo americano Cope. A tres años de su partida, regresa consagrado por la opinión de los más distinguidos naturalistas, casado con una joven parisina Leontina Poirier y pobre y como si fuera poco, se encuentra que había sido exonerado de su cargo de director de la escuela de Mercedes por abandono del puesto. Al científico reconocido en todo el mundo, otra vez, en su país ni siquiera le conservan su puesto de trabajo. El dicho dice "nadie es profeta en su tierra" a Ameghino como a muchos grandes argentinos, el reconocimiento le llega demasiado tarde, y aún no se le rinde el homenaje que se debiera… Entonces, para no morirse de hambre, como cita Cabrera, Ameghino hubo de dedicarse al comercio: instaló en Buenos Aires, en la calle Rivadavia (*) una pequeña librería y papelería, a la que bautizó "Librería del Gliptodón" . Y en su trastienda continuó reuniendo materiales de estudio. Y "entre la venta de cuatro reales de plumas y un peso de papel" escribió su obra "Filogenia" en 1884 donde da cuenta de su adición al evolucionismo y provoca un gran revuelo en el ambiente científico argentino, Mitre redactó su bibliografía en el diario "La Nación" y la Universidad de Córdoba lo llamó a ocupar la cátedra de Zoología y poco después lo declaró doctor honoris causa. En 1884 se creó el Museo de La Plata y su director vitalicio Francisco P. Moreno pidió al gobierno que designara a Florentino Ameghino como subdirector y secretario, y éste aportó su colección para enriquecer el departamento paleontológico del nuevo museo, y también su hermano Carlos toma el puesto de naturalista viajero y comienza sus viajes a la Patagonia donde realiza importantes descubrimientos. Pero esto no duró más de un año, ciertas diferencias y celos profesionales hicieron que Moreno exonerara a su subordinado de su puesto oficial. Ameghino que había abandonado su cátedra en Córdoba por aceptar el cargo en el Museo, queda nuevamente sin trabajo y sin dinero para sus investigaciones, otra vez tiene que recurrir a fundar una librería(**) donde por tercera vez volvió a iniciar una colección de fósiles, ya que Moreno le había prohibido la entrada al museo y no podía estudiar sus propios fósiles. Es aquí donde se destaca la labor de su hermano Carlos, el cuál viaja a los más recónditos lugares del país en las condiciones más deplorables a la búsqueda de nuevos ejemplares y datos estratigráficos para que su hermano organice y clasifique. Fue en esta época que publicó, gracias al apoyo de la Academia de Ciencias de Córdoba, su obra más importante "Contribución al conocimiento de los Mamíferos fósiles de la República Argentina" que venía acompañada de un atlas con láminas con dibujos de su propia mano. Esta obra la escribió en sólo 14 meses y le valió una medalla de oro en la exposición universal de París del año 1889. Durante ese período de alejamiento y de estrechez económica, publicó más de la tercera parte del total de sus trabajos.


(*) La primer librería, la que era atendida por el propio Ameghino, era una vieja casona ubicada entre Rincón y Pasco, luego, cuando Ameghino y su esposa viajaron a Córdoba, la librería se trasladó a la calle Rivadavia, entre Ombú (actual Pasteur) y Azcuénaga y era atendida por su hermano Juan, quien vivía con su madre.
(**)A la librería de La Plata le pone el nombre "Librería Rivadavia" y estaba en la calle 60 número 795, es decir en la esquina 11.

DIRECTOR DEL MUSEO NACIONAL:

Al comenzar el año lectivo de 1902, la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas de la Universidad provincial de La Plata, "rindiéndose ante la evidencia (como cita Márquez Miranda) de la labor extraordinaria de este gran estudioso, resolvió llamarlo a su seno para confiarle la cátedra de mineralogía y geología." Poco después Joaquín V. Gonzalez, que era ministro de justicia e instrucción pública, ofreció a F. Ameghino el cargo de director del Museo Nacional de Bs. As., el cuál quedaba vacante luego de la muerte del Dr. Carlos Berg. Estas nominaciones por fin, le dieron el reconocimiento postergado. A partir de allí le llega una lluvia de nombramientos: vocal del primer consejo directivo del Instituto Superior de Agronomía y Veterinaria de Bs. As., al año siguiente, catedrático titular de antropología en la Facultad de Filosofía y Letras que no acepta y en 1906 es nombrado jefe de sección y miembro del consejo académico del Museo de La Plata y también profesor de geología en la Facultad de Ciencias Naturales de esa Universidad. Cabrera describe así su cargo en el Museo Nacional: "Durante los 9 años en que lo desempeñó, ingresaron en las colecciones del Museo setenta y un mil objetos, es decir casi ocho mil al año, y se publicaron quince volúmenes de los anales, en los que colaboraron los hombres de ciencia más distinguidos de la República y no pocos de otros países."

FALLECIMIENTO Y TRANSCENDENCIA:

En el momento de su muerte, Florentino Ameghino se había convertido en un paradigma de la ciencia argentina. Murió el 6 de agosto de 1911en su domicilio de La Plata, por complicaciones resultantes de una diabetes y su resistencia a ser intervenido quirúrgicamente. Su entierro fue grandioso a pesar que el gobierno no se manifestó a la altura que correspondía, si lo hicieron las Universidades de La Plata y Bs. As y las sociedades científicas. Sus restos se depositaron en el Panteón de los Maestros, hicieron uso de la palabra eminentes personalidades de la época como E. Holmberg, Victor Mercante, J. B. Ambrosetti, José Ingenieros y otros. José Ingenieros dijo en su discurso de despedida: "Muere en él la tercera vida ejemplar de nuestra centuria, Sarmiento, inagotable catarata de energía en las gloriosas batallas de nuestra emancipación espiritual. Mitre, que alcanzó la santidad de un semidios y fue consejero de los pueblos. Ameghino, preclaro sembrador de altas verdades, cosechadas a filo de hacha en la selva infinita de la naturaleza." "Tenía que ser un sabio argentino, porque ningún otro de la superficie terrestre contiene una fauna fósil comparable a la nuestra; tenía que ser de nuestro siglo, porque antes le hubiese faltado el asidero de las doctrinas darwinistas que el sirven de fundamento. No podía ser antes de ahora, porque el clima intelectual del país no era propicio a la obra antes de que la fecundara el genio de Sarmiento; y tenía que ser Florentino Ameghino, y ningún otro hombre de su tiempo, por varias razones. ¿Qué otro argentino hemos conocido, que reuniera en tal alto grado su actitud para la observación y el análisis, su capacidad para la síntesis y la hipótesis, su resistencia para el enorme esfuerzo prolongado durante tantos años, su desinterés por todas las vanidades que hacen del hombre un funcionario, pero matan al pensador?…" A los tres días de su muerte, el Ministerio de Instrucción Pública expidió un proyecto de ley pidiendo al Poder Legislativo la autorización para erigir un monumento conmemorativo de Ameghino, en el cuál citaba "Llegó de la nada a la cumbre por sus propios esfuerzos". Aunque la ley fue aprobada con unanimidad, el monumento nunca se construyó. Otro proyecto fue el presentado por Francisco P. Moreno, que era diputado nacional por ese entonces, el 23 de agosto, a pocos días de la muerte de Ameghino, pidió a la Honorable Cámara que autorizase al Poder Ejecutivo a adquirir la Biblioteca, manuscritos y colecciones para el Museo Nacional. Proyecto éste que tampoco se llevó a cabo. El homenaje más importante que le podemos hacer es seguir sus pasos y su ejemplo: (Citando a J. Frenguelli) "…con su obra y su vida íntegramente consagrada a ideales puros, parece repetir: Que vuestra guía sea la curiosidad inextinguible de saber. Ella os indicará la ruta, pero no siempre bastará a salvaros de los escollos de que está sembrado el áspero camino. Si incurrierais en el error, no temáis a los reproches y el escarnio de los tímidos…Recordaos que la historia es benévola para quién, después de las derrotas, consigue una victoria; pero siempre condena al olvido al crítico infecundo… "

METODOS DE ANOTACION:

Ameghino escribía sus obras en cuartillas o cuadernos, a un lado, método adoptado en los últimos años; sus originales no ofrecen, excepto al principio, correcciones, era un cerebro difícil a la fatiga; pero sí agregados, en la otra cara de la hoja; antes de comenzar un obra, agotaba la bibliografía del asunto y tomaba durante la lectura, siempre rápida, las anotaciones en pro y en contra de su tesis; en los primeros tiempos en cuadernos, ordenados y numerados, anotaba con prolijidad los descubrimientos que hacía, lugar, piezas, situación, nombres, cifrando el material al que debía referirse, luego, en la monografía. Por último escribía teniendo el libro de notas y los ejemplares a la vista; pasaba en limpio, con frecuencia de su puño y letra, los originales, costumbre de toda su vida...(Qué bien le hubiese venido un procesador de textos, ¿no?)

TEORIAS DE FLORENTINO AMEGHINO:

Ameghino consideraba que la ciencia no tiene razón ninguna para hacer emigrar al hombre del antiguo al nuevo mundo, puesto que la emigración bien pudo verificarse en sentido contrario y ello no se sabe todavía, e insistía sobre la posibilidad de que el precursor del hombre había sido sudamericano. Esta convicción lo desacreditó en el ambiente científico, porque partió de una postura teórica y se afanó de verificarla forzando las evidencias. Con respecto a las teorías acerca de la antigüedad de la República Argentina, expresó que durante los últimos tiempos de la era mesozoica, en la época cretácea, la distribución de las tierras y de las aguas era precisamente inversa a la actual, prosperaba una flora de aspecto tropical y una fauna variadísima y sobre ese continente se desarrollaron los mamíferos en faunas sucesivas cada vez más diversificadas. Al principio de la era Terciaria las tierras del norte del Ecuador se transformaron de insulares a continentales y aparecieron entonces sobre ellas numerosos mamíferos placentarios. Allí sus antecesores no se encontraron porque provenían del sur, por esa razón se hallan gran cantidad de especies de mamíferos extinguidos sepultados en los terrenos sedimentarios cretáceos y terciarios del territorio argentino.
La emigración de mamíferos un legado no reconocido:
"La cuarta emigración de mamíferos sudamericanos se dirige hacia Norte América, por sobre la gran conexión de ambas Américas producida en la segunda mitad del mioceno. Las faunas, hasta entonces detenidas por el mar interamericano, se entrecruzaron; se produjo un intercambio zoológico, que dio por resultado la formación de faunas mixtas, cuyo origen fue hasta hace poco inexplicable. Fueron de Sur a Norte América formas que aquí se encuentran en pisos más antiguos (los desdentados gravígrados, y los gliptodóntes, el corpulento Toxodonte, los roedores histricomorfos, los didélfidos y por último los monos, aunque estos últimos sólo llegaron a México); vinieron de Norte a Sud América las especies que son allí evidentemente más antiguas (los mastodontes, los tapires, las llamas y los ciervos, los equídeos y la mayoría de los carniceros placentarios)" extraído de "Cuna y emigraciones de los mamíferos" escrita alrededor de 1910 y publicada luego de su muerte (1911)Esta teoría fue bautizada en los setenta como el "Gran Intercambio Faunístico Americano" Ameghino describió las formaciones sedimentarias de nuestro territorio y estableció una clasificación de la fauna extinguida basándose en sus hallazgos fósiles y en el material aportado por su hermano Carlos, además describió la relación evolutiva y el desarrollo filogenético de esas especies y las actuales con un gran conocimiento de las teorías evolutivas. En su libro filogenia realiza un estudio sobre los órganos análogos, homólogos y principios de correlación de formas

Descubrimientos de Florentino Ameghino Ameghino consagró su vida a aplicar el método de clasificacióndesarrollado en su obra Filogenia. En primer lugar, descibrió una cantidad enorme de especies fósiles, en segundo, contribuyó al estudio de las faunas fósiles comparadas, ello le permitió establecer algunas leyes y formular hipótesis sobre la emigración de las especies a través de los continentes, lo que le permitió formular unsiglo antes de su aceptación como hecho científico el gran Intercambio faunístico entre las dos Américas. Por fin pudo correlacionar los datos de la fauna fósil con los de la fauna actual, corrigiendo y rectificando las relaciones aportando de ese modo un valioso aporte a la construcción del árbol evolutivo de los vertebrados, específicamente de los mamíferos.
Descubrimiento de faunas fósiles y yacimientos fosilíferos: Las primeraos descubrimientos fueron llevados a cabo en lo que él denominó la Formación Pampeana, atribída por él al Plioceno, hoy sabemos que se trata de la Edad Lujanense y pertenece al Pleistoceno, la segunda serie de descubrimientos fueron relativos a los yacimientos del Paraná, nás antiguos que los anteriores, sobre fósiles recogidos por el doctor Scalabrini. La tercera serie de trabajos se corresponden con los estudios del yacimiento de Monte Hermoso, en el cuál descubrió una fauna nueva, intermedia entre las anteriores, hoy sabemos que corresponde al Plioceno. Las últimas investigaciones se refirieron a los descubrimientos realizados por su hermano Carlos en la Patagonia austrual, a lo largo del Río Santa Cruz, no menos de 120 veinte especies nuevas de mamíferos fueron resultado de esos estudio, como así también de aves colosales como los Phororacos y pequeños marsupiales diprodontes, los Plagiaulacidios.



Espero que les sirva para algun trabajo

o solo para saver un poco mas sobre un cientifico no muy reconocido

en nuestro pais!!!




COMENTEN Y PUNTUEN