epelpad

"Inexistencia del Melómano"

"Inexistencia del Melómano"

"...Casi todas las personas garantizan, al ser interogadas, su gusto por la música. Resulta muy difícil, por no decir imposible, dar con alguien que aborrezca cualquier expresión musical. Sin embargo, me atrevo a asegurar al alumno que la humanidad miente. La música no le gusta a casi nadie. Lo que en verdad gusta es aquello de lo que suele venir acompañada, las atracciones anexas de las que se vale para cautivar a las mucheumbres.

Estamos hablando de las luces que iluminan a los cantantes, de los trajes que éstos usan, de su apariencia seductora. Estamos hablando del efecto hipnótico del baile y de cualquier repetición de movimientos. Estamos hablando de las letras de las canciones, de la doctrina que suele acompañar a los géneros, de su simbolismo político. Estamos hablando de las mujeres que es posible conoceren los conciertos, de la fama que consiguen los que cantan, de los escándalos que protagonizan, del deseo que surge en nosotros de irnos a la cama con una estrella. Pues bien, son estas cosas y no la música lo que la gente ama.

Los maestros suelen enseñarnos a disfrutar de las grandes obras explicando el significado de ciertos efectos musicales. Esas notas graves de la Polonesa son en verdad soldados rusos. En la obertura 1812, algunos críticos ven un parte de guerra de la batalla de Borodino. El tango El amanecer está lleno de violines que imitan a los pajaritos. Tengo malas noticias, la música no consiste en relatos ruidosos. La música no alude a nada. Puede existir aún sin el universo, no necesita nombrarlo ni dibujarlo. Puede existir sin espacio (¿quién puede señalar el costado izquierdo de un vals?). En realidad sólo necesita tiempo.

Adivino que el alumno lector ya se habrá puesto a la defensiva y pretenderá ocupar un lugar entre los escasísimos melómanos que existen. ¡No mienta, alumno! A usted tampoco le importa la música. Me imagino que el despecho habrá de despertar en el discípulo el deseo de acusar al autor de estas líneas de pertenecer él también a la oceánica legión de indiferentes. Pues es verdad, no me importa la música.

Amo, eso sí el dulce llanto que me provoca. Los delicados razonamientos que me inspira. Amo la forma en que rima con mi tristeza. Amo la hermandad de los acordes y el aparente litigio entre escalas simultáneas. Amo leer como cartas de amigos muertos las antiguas partituras. estas cosas, claro, no son la músia."


musica

Este fue un extracto de un cuento o narración llamado "Tratado de música y afines" fictíciamente escrito por el músico Ives Castagnino, perteneciente al "Libro del Fantasma" de Alejandro Dolina, Ed Colihue, el cual no tiene desperdicio e iré creando y mejorando mis posts con lecturas e imágenes sobre este y otros libros.
fantasma
Dolina

Con respecto a lo transcripto, yo estoy bastante de acuerdo con esa postura y de todo lo que moviliza la música, y me gustaría que comentasen sus propias posturas. Gracias por el tiempo de aquellos que lo leyeron y que lo disfruten.

5 comentarios - "Inexistencia del Melómano"

ViolameConGlamLoves
:O es lo que digo yo. La música es sólo el medio, como la pintura y otras ramas del arte e.e
Don_Rostro
Sin la música mi vida no tendría sentido.
xkarabass
la musica es armonia y paz para mi mente y mi cuerpo porque me relaja totalmente
introv
Me volvería un loco sin la música.