El impacto de los Medios de Comunicación... Parte 2

Parte 2
Los medios masivos de comunicación y su correlato en la política: el caso del ARI
"Poco a poco, el papel central que en todas partes han adquirido los mass–media en la competición política, comienza a desplegar sus poderosos efectos sobre la organización de los partidos."
A. Panebianco
Teniendo en cuenta, como se analizó anteriormente, que los medios masivos de comunicación son responsables, en una medida considerable, de la formación de la opinión pública, es posible afirmar que dicha opinión determina, en gran extensión y a través de sus demandas, la agenda de actividades de los políticos. Como sostiene Blumer: "Por opinión pública ha de entenderse la parte de esta opinión global que es conocida o tenida en cuenta por quienes deben actuar en respuesta a ella. La expresión de la opinión pública es una forma de influencia directa sobre los políticos que actúan en respuesta a esa opinión."
Sin embargo, lo interesante de dicho proceso es que, si los mass–media construyen la realidad social (y, por ende, la opinión pública); y esta última determina, en cierta medida, la agenda de actividades políticas; entonces, podría sostenerse que los medios de comunicación de masas inciden, de forma indirecta, en los políticos y el diseño de su agenda de actividades. La opinión pública que converge en ocuparse de unos asuntos en lugar de otros asume la función de mecanismo guía del subsistema político democrático, fijando los límites temáticos o problemáticos en los que habrá de concentrarse la acción del gobierno y de todos los actores políticos que luchan por alcanzar el poder.
En Homo Videns: la sociedad teledirigida, Sartori considera que "los políticos cada vez tienen menos relación con acontecimientos genuinos y cada vez se relacionan más con acontecimientos mediáticos, es decir acontecimientos seleccionados por la video-visibilidad y que después son agrandados o distorsionados por la cámara." , y aclara que la denominada voz del pueblo es en gran medida la voz de los media sobre el pueblo. Otros autores como Iyengar y Kinder distinguen entre el poder de los noticiarios televisivos para dirigir la atención del público (Agenda–Setting) y el poder de definir los criterios que informan la capacidad de las personas de enjuiciar (priming) y para ambos casos concluyen que "las noticias televisivas influyen de un modo decisivo en las prioridades atribuidas por las personas a los problemas nacionales y las consideraciones según las cuales valoran a los dirigentes políticos". Es indudable que los políticos no harán "oídos sordos" a las tendencias que se observan en los medios de comunicación.
La opinión pública simplifica y encubre la verdadera complejidad del sistema social y lo reduce a una útil –aunque falsificadora– síntesis que puede ser muy bien utilizada por el sistema político quien de esta forma conoce hacia donde orientar su atención. La política sólo puede divisarse a sí misma en el "espejo" de la opinión pública, el cual cumple la función de reflejar al propio observador. La política de esta forma no puede sólo desarrollarse como identidad impuesta, sino que comienza a confirmarse al nivel de observar observadores, tomando de esta observación aquellos elementos que le provean mayores beneficios en términos de popularidad. En las ocasiones de campañas electorales, como la que se está observando en Argentina en la actualidad, el posicionamiento frente al público adquiere mayor importancia porque las formaciones políticas están obligadas a definirse sobre aquellos temas relevantes para el ciudadano y que forman el conjunto de propuestas sometidas a su aprobación.
A partir de estas consideraciones teóricas analizaremos 3 transformaciones que el ARI y su líder, Elisa Carrió, sufrieron durante este año, de cara a las elecciones presidenciales previstas para el 2003. El cuarto caso seleccionado, si bien no está estrictamente relacionado con las elecciones, es de gran utilidad para comprender el fenómeno que en este trabajo se plantea. Examinemos el primer caso: la postura que adoptó Elisa Carrió, luego del 20 de diciembre de 2001, frente al pedido de la opinión pública de la constitución de una alianza de izquierda. Durante buena parte de 2002, el ARI se estuvo encargando de la creación de un nuevo frente de izquierda, que reuniera a distintas figuras de la política "progre" o de izquierda. El punto central que queremos destacar, es que con anterioridad al "Argentinazo" producido el 20–21 de diciembre de 2001 este punto no había sido tocado por ninguno de los miembros más importantes del ARI. ¿Qué fue lo que produjo el cambio entonces? ¿Por qué la premura en formar una nueva coalición? La respuesta es simple. Tras la amplia repercusión mediática producida por la renuncia del presidente De la Rúa, la opinión pública reclamó la conformación de una nueva alternativa política alejada de todo resabio de la vieja camada, asentada en los dos partidos tradicionales: UCR y PJ. Los nombres más requeridos fueron Elisa Carrió (ARI) y Luis Zamora (Autodeterminación y Libertad), quienes frente a las demandas públicas pactaron una efímera y fugaz alianza –junto con el secretario de la CTA, Víctor De Gennaro– denominada "Espacio ciudadano" que abogaba por la "caducidad de todos los mandatos".
Entendemos que una de las razones principales por las cuales esta alianza se quebró rápidamente se debe a que, en verdad, nunca existió una sincera voluntad política (como lo ha confirmado una asesora política del ARI) sino que se realizo como respuesta a las crecientes presiones por parte de la opinión pública para la conformación de dicha unión. Tras la ruptura, Carrió consideró pertinente recurrir a otra alianza para intentar acercarse los pedidos exigidos por el pueblo, es así como poco tiempo después se dio a conocer la nueva alianza entre Carrió, Kirchner e Ibarra. Esta última tuvo el mismo final que la anterior. Es evidente que dichas alianzas no estaban motivadas por una confluencia de intereses ideológicos y políticos compartidos por los miembros que conformaban las distintas alianzas. Desde nuestro punto de vista, Carrió recurrió a la conformación de dichas coaliciones impulsada por las exigencias de la población y difundidas por medios de comunicación como simple objetivo de incrementar la cantidad de adeptos en vista a la próxima elección.
Un segundo aspecto que analizaremos es el relacionado al cambio de look de Carrió. Vale aclarar que podría parecer banal referirse a algo tan superficial como la imagen de una persona. Pero dos razones nos motivan a ello. La primera tiene que ver con la televisión y con su condición de medio de comunicación de masas más hegemónico y efectivo para mostrar y construir en la opinión pública un perfil determinado de los políticos. Un estudio piloto sugiere que la televisión tiene un atractivo especialmente vigoroso para los votantes. "Como miembros de la audiencia, [los individuos] están dispuestos a creer lo que ‘ven por su cuenta’. La televisión es, por tanto, el más auténtico de los medios de comunicación. La experiencia inmediata y aparentemente ‘de primera mano’ de la televisión hace ver como experiencia directa lo que puede ser producto final de un cuidadoso montaje." En ese sentido, podría afirmarse que la imagen (un cuidadoso montaje) resulta esencial para captar la adhesión de los ciudadanos. No es en vano profundizar en los efectos de la televisión en momentos decisivos del escenario político En la actualidad, hay una marcada tendencia a que las campañas electorales se transformen más en luchas de imágenes que ideas o programas. Al respecto, Sartori afirma que "los efectos de la video-política tienen un amplio alcance. Uno de estos efectos es, seguramente, que la televisión personaliza las elecciones, en la pantalla vemos personas y no programas de partido, la televisión nos propone personas en lugar de discursos."
En segundo lugar, nos motiva el hecho de que Carrió ha experimentado ciertos cambios visibles en su apariencia y, por lo tanto, su análisis resulta un claro y sencillo ejemplo para dar cuenta del fenómeno que pretendemos describir. En ese caso, es posible conformar una pequeña lista de los cambios adoptados por la líder del ARI no sin antes reforzar esta descripción (que, por sí sola, podría parecer arbitraria) con la declaración de la misma Carrió, aparecida en el diario Página 12 el día 20/10/2002, en la que sostenía que estaba "entablando conversaciones con algunos dirigentes cercanos sobre la necesidad de repensar el aspecto comunicacional de la campaña y buscar un marketing más efectivo para llegar a más cantidad de sectores." Además, concordamos con el matrimonio Lang en que "si los políticos utilizan los mass–media y, especialmente, la televisión, encuentran un medio por demás efectivo para canalizar la confianza de las personas con respecto a la política".
Es bien conocido que una de las cosas que la opinión pública cuestionaba de Carrió era su imagen un tanto descuidada y poco femenina. Incluso, hasta algunos mass–media han utilizado su perfil para hacer ‘humor político’. Por tal motivo, y de acuerdo a lo asegurado por fuentes cercanas a la candidata por el ARI, Carrió entendió que debía someterse a algunos cambios. Así, pues, el pelo atado y desprolijo dio paso a una cabellera más corta, rubia y juvenil; el característico crucifijo se combinó con otros collares más delicados; el brillo labial revitalizó su feminidad; y la ropa holgada y con colores apagados dio paso a un look más moderno y casual. Es evidente que, aunque triviales, las transformaciones tuvieron como objetivo quebrar esa opinión pública que tildaba a Carrió de ser una persona de aspecto desaliñado. Una breve cita periodística podría dar cuenta del éxito del ARI y de la conversión de la opinión pública: "Carrió saludaba con los brazos levantados. Camisa blanca con flores celestes, pantalón del mismo color y un saquito combinado, la diputada estrenaba imagen mientras el público la ovacionaba."
Para cerrar esta idea, podríamos citar al filósofo Oscar Landi:
"La primacía de una "cultura de la imagen", que la televisión lleva hasta los últimos rincones del país, reemplaza el razonamiento trabajoso de la palabra por el intento instantáneo de la mirada. Por tal motivo, el protagonismo de la imagen modifica (más por su lógica interna que por intenciones manipuladoras) tanto el ritmo y el ámbito de la política (...) hasta el criterio estético con que se contempla el espectáculo político."
Analicemos, entonces, el tercer punto: la elección del compañero de fórmula de Carrió, que también implica la conformación de esa identidad política buscada por el ARI y, en gran medida, determinada por la opinión pública. Los miembros del círculo cercano a Carrió manejan posibles candidatos de acuerdo a lo que marcan las encuestas.
Con cada elección, las encuestas vuelven a ocupar un lugar importante en la agenda de los medios de comunicación. Dada su supuesta capacidad científica para predecir comportamientos electorales (en particular la orientación del voto) la seducción que producen en candidatos y electores las convierte en noticia en épocas de campaña electoral. Es decir, los sondeos de opinión otorgan información de relevancia para el diseño de las campañas. Actualmente, los asesores de Carrió están definiendo el candidato a vicepresidente y no dejan de lado lo que marca el termómetro de las encuestas para elegir al candidato con mayor aceptación pública. No nos olvidemos que las figuras políticas que tienen mayor aceptación en la opinión pública, es, en parte, consecuencia de la imagen positiva que los medios de comunicación han difundido sobre ellas.
Es, en ese sentido, que la opinión pública (reflejada en los sondeos y difundida por los mass–media), determina las pocas certezas que el ARI tiene con respecto a este asunto. En un principio, deberá tratarse de un hombre: las encuestas que manejan los asesores del partido demuestran que Carrió tiene mucha más intención de voto entre las mujeres que entre los hombres (7 a 3, en un total de diez votantes.) Y, al mismo tiempo, esos mismos sondeos han determinado que el candidato a vice presidente deberá compensar a la chaqueña en algunos puntos flojos de su perfil, como tener más peso en las provincias, consolidar un perfil más progresista, conseguir el apoyo de otros sectores partidarios o adquirir el apoyo de algún empresario que, al estilo de Lula, le imprima un tono productivista a la fórmula.
La última cuestión que desarrollaremos está en consonancia directa con el funcionamiento mismo del sistema político. Nos remitiremos al testimonio de Viviana Caminos, asesora política de Graciela Ocaña, con el propósito de ilustrar cómo las noticias del día motivan gran parte de las ideas de los políticos:
"Los proyectos de ley pueden responder a dos orígenes diferentes: por un lado, están aquellos que se generan a partir de una consideración previa, que son estudiados a lo largo del tiempo, y que son consecuencia de la investigación promovida desde los equipos técnicos de los distintos diputados. Por otro lado, se encuentran aquellos que tienen que ver con lo mediático. Cuando un tema específico se instala en los medios masivos, automáticamente se presentan un montón de proyectos relacionados con dicho tema, pero esto no sucede solamente dentro del ARI, sino que es algo común a la totalidad de los partidos políticos. De alguna manera, el trabajo parlamentario está condicionado por lo que aparece en los medios: los asesores políticos tienen que leer todos los días el diario para presentar proyectos relacionados con los intereses inmediatos de la opinión pública". En este sentido, es evidente la importancia, en el trabajo expresamente legislativo (nos referimos a la redacción y posterior presentación de proyectos de ley), de los aspectos privilegiados por los mass–media.
Estas temáticas políticas mediáticas posiblemente se convertirán en puntos centrales del debate parlamentario.

3 comentarios - El impacto de los Medios de Comunicación... Parte 2

@carmageddon
Parcero esta buena la información pero.. no se, deberías dejar una imagen con un vídeo al menos--
Con tal... gracias por tu información, la terminare de leer en un rato
@PANTOM66
carmageddon dijo:Parcero esta buena la información pero.. no se, deberías dejar una imagen con un vídeo al menos--
Con tal... gracias por tu información, la terminare de leer en un rato


Queres que te lo lea un Loquendo también…!!