La paciente tiene 46 años y fue autorizada por la Justicia.


Realizan la primera operación de cambio de sexo a una mujer




LA PLATA.- Gaby, una mujer de 46 años que se define como "un hombre en un cuerpo femenino", será sometida la semana próxima a una operación de cambio de sexo en una clínica de esta ciudad. En un hecho sin precedente en el país, la mujer recibirá un implante peneano y, mediante una mastectomía, se le quitarán los senos.

Si bien la intervención quirúrgica, que debe hacerse en tres etapas, iba a practicarse ayer por la tarde, al cierre de esta edición Gaby -que pidió ser mencionada sólo con ese nombre, ya que su identidad se mantiene en reserva- esperaba aún la confirmación del momento en el que ingresará en el quirófano y se descartaba que pudiera ocurrir durante este fin de semana.

Si bien no se brindaron detalles sobre los motivos de la suspensión, Gaby se limitó a decir a LA NACION que "hubo algunas trabas burocráticas". Anoche, intentaba mitigar su ansiedad recorriendo la ciudad donde nació y vivió hasta los 12 años, cuando se mudó a Mar del Plata. Estaba con su pareja, una mujer que la acompaña en esta instancia crucial de su vida, y con su madre, que apoya su decisión.

La operación
La serie de cirugías que dotarán a la mujer de genitales masculinos estará a cargo del urólogo César Fidalgo, que conduce el Servicio de Urología del hospital Gutiérrez de esta capital, también integrado por los médicos Daniel Bustos y Guillermo Gil Rothenburger. A ellos se sumarán el cirujano plástico David Poggio y el cirujano general Luis Añón, que removerán las mamas de la paciente y darán a su pecho un aspecto masculino.

El equipo liderado por Fidalgo tuvo a su cargo las únicas operaciones de cambio de sexo producidas hasta ahora en el país en un hospital público. El urólogo consideró que este caso es "más complejo" que un cambio de sexo en sentido inverso e informó que requiere tres etapas, que demandan hasta un año y medio.

La primera fase incluye una doble intervención: por un lado, la mastectomía para extraer las glándulas mamarias y adaptarlas a un tórax varonil; por el otro, se forman el pene -con un colgajo abdominal de piel y grasa- y el escroto, utilizando los labios vaginales inferiores para envolver dos prótesis testiculares de silicona.

En la segunda etapa, se coloca una prótesis que le permite al paciente lograr una erección mediante una presión en una pequeña válvula, para poder tener relaciones sexuales como un varón. La experiencia sexual se aproximará a la de los hombres -explicó Fidalgo- ya que "se le dejará el clítoris en la base del nuevo pene, con lo que se logra que ésa sea una zona de placer". Pueden surgir complicaciones si el organismo rechaza la prótesis, apuntó.

Finalmente, en una tercera intervención, se recrea el conducto urinario del pene masculino, conectando el ya existente con el órgano creado en la primera etapa. Esto permite una micción masculina, pero "no suele dar buenos resultados, por lo que se pregunta a la paciente si realmente lo quiere", señaló el urólogo.

A principios de marzo, el juez en lo correccional N° 3 de Mar del Plata, Juan Manuel Fernández Daguerre, autorizó la operación y pidió al Registro de las Personas una adecuación del documento de Gaby. "Los estudios psicológicos y psiquiátricos confirmaron la definida identidad masculina de esta mujer", señaló el magistrado. Hace un año había hecho lugar a un reclamo similar.

fuente: www.lanacion.com