La verdad sobre el aspartamo

La verdad sobre el aspartamo

El aspartamo es un edulcorante artificial no calórico, que se presenta en forma de polvo blanco inodoro y se emplea en numerosos alimentos en todo el mundo. Se comercializa bajo varias marcas, como Natreen, Canderel o Nutrasweet, y corresponde al código E951 en Europa. La dulzura relativa del aspartamo es de 150 a 200 veces mayor que la del azúcar. Está compuesto de dos aminoácidos naturales, el ácido aspártico y la fenilalanina. Fue declarado apto para consumo humano por la FDA (EE.UU. Food and Drug Administration) en 1981.

La seguridad del aspartamo siempre ha estado en entredicho desde su aparición. Últimamente Alex Jones se ha convertido en el principal atacante contra este edulcorante. En España Soraya Lacaba quizá sea la que lidere en movimiento anti-aspartamo.

Repasemos alguna de las acusaciones hacia este producto.

Es causante de esclerosis múltiple

Para aclarar este punto no hay nada mejor que acceder a la web de la fundación Esclerosis Múltiple y buscar allí “Aspartamo”

Desde hace varios años, un informe alarmante y polémico ha estado circulando en Internet, alegando que el edulcorante artificial aspartamo puede causar esclerosis múltiple y otras enfermedades. Ciertas versiones del informe incluso afirman que los síntomas de la EM (esclerosis múltiple) desaparecen si la ingesta de aspartamo se interrumpe. MSFocus recibe con frecuencia cartas cuestionando la verdad de estas acusaciones. Ellen Guthrie, Doctor en Farmacia, explora la cuestión: ¿es el aspartamo es seguro?

Clínicamente hablando, nunca podemos decir que algo (una droga, aditivos, alimentos, un dispositivo, etc) es 100% seguro. Podemos, sin embargo, examinar los datos y las investigaciones y diferenciar la realidad de la ficción. Internet es una excelente fuente de información, pero esta información es tan confiable como la persona que la publica y de la precisión de los datos que la respalda.



Los informes anecdóticos alegando que el aspartamo causa problemas de salud aumentaron en los días y semanas posteriores a que el aspartamo fuera aprobado para su uso en bebidas carbonatadas en 1983.



El informe reclamando al aspartamo como causante de esclerosis múltiple, a menudo referido como el engaño Nancy Merkle, se cree que ha estado circulando desde 1995. El mensaje se atribuye a “Nancy Merkle,” sin embargo, nadie ha reivindicado ser el autor. No tiene credenciales, ni citas de las fuentes de la investigación. Este engaño llamó por primera vez la atención de la Fundación Esclerosis Múltiple en 1998, cuando se le añadió al bulo en circulación la falsa afirmación de que el MSF había demandando a la Food and Drug Administration para detener la venta y el uso de aspartame. El MSF ni condena ni apoya el aspartame, y nunca ha presentado una demanda contra la FDA.

En su digestión se produce metanol, una sustancia muy tóxica (presente en el anticongelante de los vehículos)

La idea de que el aspartame causa “toxicidad del metanol” se basa en el hecho de que cuando se digiere el aspartamo se libera una pequeña cantidad de metanol. Es menos de la cantidad que se obtiene de comer un pedazo de la mayoría de cualquier fruta.El jugo de un tomate, por ejemplo, produce al digerirse cuatro veces el metanol que obtiene al digerir una lata de un refresco light. Es un compuesto común, natural del medio ambiente que se encuentra en muchos alimentos. Nancy Markle, proclamó que el lupus, una enfermedad autoinmune, era en realidad un diagnóstico erróneo de toxicidad del metanol causada por beber 3-4 latas light al día. Si ella tuviese razón, todo el que bebe un vaso de jugo de tomate cada día (o su equivalente en otras frutas) estaría gravemente enfermo con lupus. La revista Time dedicó una vez un artículo en su totalidad a desacreditar los reclamos sin fundamento Nancy Markle sobre el aspartamo.

Se convierte en formaldehido, una sustancia cancerígena

Se ha hablado mucho de la afirmación de que el aspartame se convierte en formaldehído en el organismo. Esto es cierto, porque el formaldehído es un subproducto natural de la digestión de metanol, y sucede cada vez que comen casi cualquier cosa. El formaldehído es cancerígeno y se considera muy peligroso en caso de exposición ocupacional, por ejemplo, cuando se recibe una dosis de muchos órdenes de magnitud mayores que las trazas producidas durante la digestión natural. Una vez más, el aspartamo produce en cantidades mucho menores de lo que muchos alimentos comunes, por lo que este ha sido un componente normal y sano de la digestión durante el tiempo que los seres humanos han estado comiendo frutas y verduras.

Es el causante del síndrome de la Guerra del Golfo

Esta enfermedad se caracteriza por unos síntomas inespecíficos y variables como cansancio, dolores musculares y de las articulaciones, jaquecas, pérdida de la memoria y estrés postraumático. Su causa es desconocida y no es mortífera, pero puede estar asociada con la angustia y la incapacidad excesiva, siendo designada generalmente como un mal psiquiátrico. El lobby anti aspartamo culpa al aspartamo de este síndrome, pero no existe una correlación entre un mayor consumo de aspartamo y el servicio de la Guerra del Golfo. Además, el aspartamo es una de las hipotéticas causas que han sido eliminado por el Comité consultivo de investigación sobre enfermedades de Veteranos de Guerra del Golfo.

Donald Rumsfeld era el CEO de Searle (actualmente Pfizer) cuando el aspartamo fue aprobado por la FDA

La mano negra illuminati también ha tocado al aspartamo. La razón por la que Searle contrató a Rumsfeld fue para que diese un giro radical a la estructura financiera de la empresa, algo que hizo.

Uno ya no sabe si pensar si la causa real por la que se sospecha del aspartamo es porque el CEO del laboratorio que lo diseñó era Rumsfeld. Si se aceptase la teoría de la conspiración, Rumsfeld habría tenido que movilizar a muchos compinches, porque ninguno de los estudios deducen que el aspartamo en dosis que no sean absurdas puede ser perjudicial para el ser humano.

Es una herramienta utilizada por el gobierno para el control mental de los ciudadanos

El Dr. Russel Blaylock, un ex cirujano reconvertido a activista y autor en contra de las farmacéuticas, cree que el aspartamo es parte de un masivo complot de los gobiernos para el control mental.

Es un excelente insecticida contra las hormigas (de hecho inicialmente eso era)

Este último punto realmente es una leyenda urbana, como podéis comprobar en snopes. El aspartamo fue desarrollado a finales de los 60 y principios de los 70 por G.D. Searle específicamente como un edulcorante artificial. Ya existían por entonces la sacarina y el ciclamato, pero la sacarina tiene un gusto extraño y el ciclamato fue prohibido en los Estados Unidos en 1969. El origen de esa historia es una sátira publicada en agosto de 2006 titulado “La FDA certifica al aspartamo como veneno mara hormigas”. La historia es una ficción cómica como podéis leer en el pié de ese artículo:

The story above is a satire or parody. It is entirely fictitious.

En parte como respuesta a toda esta locura anti aspartamo, un grupo de científicos de la compañía NutraSweet publicó una revisión de 2002 de decenas de estudios y ensayos clínicos realizados en todo el mundo en la revista de regulación de Toxicología y Farmacología, formulando la siguiente conclusión:

Más de 20 años han transcurrido desde que el aspartame fue aprobado por agencias reguladoras como edulcorante y potenciador del sabor. La seguridad del aspartamo y sus constituyentes metabólicos se estableció a través de extensos estudios toxicológicos en animales de laboratorio, utilizando dosis mucho mayores de personas podrían consumir. … Varios aspectos científicos sigue siendo cuestionados después de la aprobación, en gran medida como una preocupación por la teórica toxicidad de sus componentes metabólicos -- los aminoácidos, ácido aspártico y fenilalanina, y el metanol -- a pesar de que la exposición dietética a estos componentes es mucho mayor que la producida por el aspartame. En cualquier caso, investigaciones adicionales, incluyendo las evaluaciones de posibles asociaciones entre el aspartame y los dolores de cabeza, convulsiones, comportamiento, la cognición y el estado de ánimo, así como del tipo de reacciones alérgicas y el uso por las subpoblaciones potencialmente sensibles, han continuado después de la aprobación. … Las pruebas de seguridad del aspartamo ha ido mucho más allá de las necesarias para evaluar la seguridad de un aditivo alimentario. Cuando toda la investigación sobre el aspartamo es examinada en su conjunto, es evidente que el aspartame es seguro, y no hay preguntas sin resolver en cuanto a su seguridad en las condiciones de uso previsto.

Sin embargo

1. Es cierto que hay un riesgo para la salud asociado con el aspartamo, pero sólo se aplica a las personas con un raro trastorno genético en el cromosoma 12 llamada fenilcetonuria o PKU, que afecta a aproximadamente 1 de cada 15.000 personas. Ellos no pueden metabolizar la fenilalanina, por lo que necesitan evitar no sólo el aspartame, sino todos los productos con fenilalanina. La fenilalanina es un aminoácido que se encuentra en muchos alimentos, muchos, incluyendo la leche materna, por lo que casi no tiene sentido destacar al aspartamo como causante del problema.
2. Es cierto que no se puede cocinar con aspartamo, pero no por razones de seguridad. A temperaturas de cocción se descompone y pierde su sabor, al igual que algunos otros alimentos. Por esta razón, el aspartamo está empezando a perder terreno en el mercado en favor de la Sucralosa, otro edulcorante artificial que mantiene su sabor cuando se cocina.
3. Existe un reciente estudio en el que se aprecia la correlación en la aparición de carcinomas en ratas (machos y hembras) y ratones machos (no en las hembras) al someter a los roedores a dosis altas de aspartamo durante toda su vida.

Creo que no hay mejor manera de cerrar este tema que con la frase de Ellen Guthrie, “nada es seguro al 100% pero en la actualidad no hay ninguna evidencia que indique que el aspartamo es perjudicial para el ser humano”. Y ya llevamos unos años tomándolo como para que nos hubiésemos dado cuenta.

Referencias:

http://skeptoid.com/episode.php?id=4127&comments=all#discuss

http://es.wikipedia.org/wiki/Aspartamo

http://www.snopes.com/medical/toxins/aspartame.asp