La meditaciòn aumenta la materia gris del cerebro

La meditaciòn aumenta la materia gris del cerebro


La meditaciòn aumenta la materia gris del cerebro


ciencia


cerebro



Abdominales, flexiones, levantamiento de pesas, correr. La gente tiene muchas y conocidas posibilidades a la hora de conseguir músculos mayores y huesos más fuertes. Pero ¿podemos hacer algo para tener un cerebro mayor? Sí, meditar.

Eso es lo que ha constatado un grupo de investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) que ha usado imagen por resonancia magnética (IRM) de alta resolución para escanear los cerebros de gente que medita. En el estudio, que aparece publicado en NeuroImage, los investigadores informan de que ciertas regiones del cerebro de los meditadores que lo han sido por mucho tiempo son mayores que las de un grupo de control similar.
Específicamente, los meditadores mostraron volúmenes significativamente mayores del hipocampo y en áreas del córtex orbitofrontal, el tálamo y el giro temporal inferior. Todas estas áreas son conocidas porque intervienen en la regulación de las emociones.
“Sabemos que la gente que medita consistentemente posee una capacidad excepcional para cultivar emociones positivas, mantener la estabilidad emocional y concentrarse en un comportamiento consciente”, explicó Eileen Luders, autora principal del trabajo. “Las diferencias observadas en la anatomía cerebral podrían darnos una clave de porqué los meditadores tienen estas capacidades excepcionales”.
La investigación ha confirmado los aspectos beneficiosos de la meditación. Aparte de una mejor concentración y control de sus emociones, mucha gente de la que medita regularmente tiene niveles reducidos de estrés y sistemas inmunitarios reforzados. Sin embargo, se sabe mucho menos sobre la conexión entre meditación y estructura cerebral.
En el estudio, Luders y sus colegas examinaron 44 personas: 22 sujetos de control y 22 que habían practicado varias formas de meditación, incluyendo zazen, vipassana y samatha entre otras. La cantidad de tiempo que habían practicado iba de 5 a 46 años, con una media de 24 años.
Más de la mitad de todos los meditadores dijeron que la concentración profunda era una parte esencial de su práctica, y la mayoría meditaba entre 10 y 90 minutos cada día.
Los investigadores usaron un tipo de IRM tridimensional de alta resolución y dos enfoques diferentes para medir las diferencias en la estructura cerebral. Un enfoque divide automáticamente el cerebro en distintas regiones de interés, permitiendo a los investigadores comparar el tamaño de diferentes estructuras cerebrales. El otro segmenta el cerebro en diferentes tipos de tejido, permitiendo a los científicos comparar la cantidad de materia gris en regiones específicas del cerebro.
La investigación puso de manifiesto medidas cerebrales significativamente mayores en los meditadores que en los controles. No se encontró ninguna región en la que los controles tuviesen un volumen mayor o más cantidad de materia gris que los meditadores. En concreto, éstos tenían mayor volumen en el hipocampo derecho y mayor cantidad de materia gris en el córtex orbitofrontal derecho, el tálamo derecho y en el lóbulo temporal inferior izquierdo. Estas áreas del cerebro están íntimamente relacionadas con las emociones.
Lo que necesitará de posteriores estudios es saber qué produce a nivel microscópico los cambios observados a nivel macroscópico en los cerebros de los meditadores. Es decir, si hay un mayor número de neuronas, si éstas son mayores, si están conectadas de forma diferente o una combinación de estos factores.
Como este no ha sido un estudio longitudinal, que habría seguido a los meditadores desde que empezaron a meditar, es posible que los meditadores ya tuviesen más materia gris y volumen en áreas específicas; lo que les podría haber atraído a la meditación en primer lugar. Si bien esta hipótesis es plausible y sería algo a comprobar experimentalmente, a la vista de la conocida plasticidad del cerebro y la respuesta de éste a entornos ricos a los que responde cambiando su estructura, parece más probable la de que es la meditación la que produce estos cambios.

Tambièn se comprobo, que la meditaciòn provocaría una mayor actividad de la telomerasa y por consecuencia mas longevidad y menos riesgo de cáncer y que eleva las capacidades cognitivas


Otros Beneficios de la meditaciòn


-Relajación física

-Más consciencia sobre los procesos del pensamiento

-Tranquilidad creciente y capacidad para superar el estrés

-Desarrollo de la consciencia

-Fomento de la autocomprensión

-Desarrollo del pensamiento creativo

-Desarrollo de la memoria

-Fomento del desarrollo espiritual


Fuente


Quiero hacer un agradecimiento especial al usuario ferro07 gracias por el aporte y si quieren ver sus post pincha en su nombre, te los recomiendo


materia gris





link: http://www.youtube.com/watch?v=btQJ_XjkD3g



meditaciòn




La meditaciòn aumenta la materia gris del cerebro




ciencia

18 comentarios - La meditaciòn aumenta la materia gris del cerebro

@taringa4 +1
de aqui 43min pal gym Y luego a meditar
@Obara +1
JotaLuz dijo:por los comentarios crap que se ven en taringa hay gente que tendria que meditar varias vidas de corrido

ajajajajajaja ciertooo
@pepechh
Obara dijo:
JotaLuz dijo:por los comentarios crap que se ven en taringa hay gente que tendria que meditar varias vidas de corrido

ajajajajajaja ciertooo

toda la razon
@anfapo
muy buen tema ,a seguir practicando vos me entendes +10