Vivióhace 230 millones de años. Los fósiles fueron encontrados en el Valle de la Luna. Video.
Científicos hallan en San Juan al diminuto abue de tiranosa



link: http://www.youtube.com/watch?v=S9UlA7ZG6u4&feature=player_embedded



Fósiles del antepasado más viejo del temible Tiranosaurio rex fueron hallados por paleontólogos de Argentina y de Estados Unidos en el Valle de la Luna, San Juan. Los resultados se publicaron ayer en la revista científica Science .
La especie, bautizada Eodromaeus (“corredor del amanecer”, en latín) vivió hace 230 millones de años (Triásico superior) y es el más primitivo dinosaurio conocido hasta la fecha entre los terópodos, linaje de depredadores carnívoros y bípedos que dio origen a las aves.
Eodromaeus vivió en el período que los científicos llaman el “amanecer” de los dinosaurios. “Midió alrededor de 1,60 metro de largo, tenía la cola y el cuello muy largos, y pesaba no más de 7 u 8 kilogramos, muy liviano, del tamaño de un pavo más o menos”, comentó Ricardo Martínez, paleontólogo de la Universidad Nacional de San Juan.
Diminuto si se lo compara con su descendencia más famosa, el Tiranosaurio rex. El rey de los dinos carnívoros podía medir hasta 13 metros de largo, 5 de alto y pesaba entre 6 y 8 toneladas. Vivió hace 65 millones de años.
“Indudablemente, se trata de un carnívoro depredador, por las evidencias que se tiene sobre todo de la dentición: son dientes especialmente diseñados para cortar carne. Es bípedo y, aparentemente, buen corredor, porque es muy grácil toda la constitución del esqueleto, muy delgado y con huesos muy largos”, explicó Martínez.
Tierra de dinos nonos. Ischigualasto o el Valle de la Luna es uno de los más ricos yacimientos de fósiles del mundo, donde en los últimos años se han hallado restos de las especies más primitivas de dinosaurios que se conocen.
Martínez apuntó que los restos de Eodromaeus fueron encontrados en 1996, cuando se los catalogó como parte de una especie descubierta en ese parque cinco años antes y denominada Eoraptor .
Nuevos estudios en 2000 determinaron que el Eodromaeus era un terópodo y no el Eoraptor como se estableció al principio. Este último perteneció a los saurópodos, dinos más grandotes, de cuello largo, cuatro patas y herbívoros.
Sin embargo, ambas especies primitivas tenían menos de dos metros de largo y corrían sobre dos patas. Estas similitudes generales sugieren que los tres principales linajes de dinosaurios (ornistiquios, saurópodos, y terópodos) compartieron un plan de cuerpo general a fines del Triásico, antes de que los dinos dominaran el planeta, a principios del Jurásico, hace 200 millones de años.
Luego, se fueron diferenciando. Los ejemplos más famosos de cada grupo son el Tyrannosaurus rex, en los terópodos; el Triceratops, en los ornistiquios y el Brachiosaurus, en los saurópodos.
Del estudio también se desprende que hace 230 millones de años, los dinosaurios aún no eran los animales dominantes. Entre los restos fósiles encontrados en el Valle de la Luna, los de dinosaurio representan sólo el 11 por ciento. Tuvieron que pasar otros 30 millones para que comenzaran a dominar la Tierra. El humano apareció 197 millones de años después.