El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Principio de oportunidad en Peru

Principio de oportunidad

Justificación del principio de oportunidadComo punto de partida para el presente análisis debemos establecer que la actividad persecutoria corresponde al órgano encargado por el estado para la realización de tal función, es decir dicho órgano tendrá que realizar las diligencias debidas cuando llegue a su conocimiento un delito o en todo caso indicios que constituyan delito, de manera que logren resolver sin necesidad de tener estimulo extraño.

En este caso estamos hablando del principio de obligatoriedad, la cual establece que tanto los jueces como magistrados deben administrar justicia de manera gratuita y publica debido a que es un derecho que toda persona tiene a que se resuelva el conflicto suscitado que perjudica gravemente a una de las partes. Así podemos establecer que el estado tiene un compromiso muy grande con cada una de las personas y esta se debe a que pueda resolver los conflictos presentados con ayuda de sus órganos de justicia.

Nos queda claro que con el paso de los días dicho principio decae más, al no cumplirse con la finalidad que persigue y esto se debe a que hay muchos delitos que no se llegaron a descubrir y por ende no tienen condena tal como nos lo muestra los estudios realizados en cuanto a este tema denominado cifra negra.

Teniendo en cuenta que dicho principio no se concreta y que por lo general va decayendo con el paso del tiempo por diversas razones, tales como la excesiva carga procesal que presenta el poder judicial, de manera que no llega a resolver todos los delitos.

Se pretende mediante diferentes mecanismos resolver dicha deficiencia de manera que no desampare el derecho reconocido por las personas, de manera que si se llega a conocimiento de la comisión de un delito se deberá promover su persecución a fin de que pueda procesarse y por ende condenarse.
¿En que consiste dicho principio?
Sabemos que la referida temática va ser considerada como un mecanismo pero no solo resulta abordarlo como cualquier principio a visión de simpleza si no que es necesario que podamos dilucidar como dijimos al principio su real importancia, por eso partiremos de lo siguiente: el principio de oportunidad en primer lugar, podemos definirlo como: un mecanismo jurídico que ostenta el fiscal la cual enmarca una base como principal titular de la acción penal de poder evitar una sobrecarga procesal en nuestro ámbito judicial de modo que los delitos cometidos las cuales solo los considerados con menor relevancia y de poca trascendencia sean causales de no elevarlos a sede jurisdiccional para que se conduzca a un proceso. Si bien es cierto nos encontramos en un estado de derecho en el cual muchos bienes jurídicos se ponen en nuestro frente para que se evite vulnerarlos, es necesario saber que se deduce de este principio que no solo se va aplicar a favor del imputado si no que la victima de alguna forma será compensada por el daño, pues si bien es cierto se considera “insignificante” el delito pues siempre hay que tener en cuenta que la víctima debe ser indemnizada y pues esto es lo que se propone la cual con obligatoriedad debe realizarse para poder remediar lo cometido.
Además, con esto también se estaría buscando dar una oportunidad para que el imputado pueda evitar cometer delitos que puedan ser realmente trascendentes con posterioridad.
Tengo que decir, que al haber incluido el principio de oportunidad se ha establecido un nuevo enfoque para nuestro sistema y adecuado además a nuestra realidad, la cual simplemente lo que se desea obtener es que pueda darse un control pleno de los casos que realmente son considerados de peligrosidad y por lo cual necesitan tener mucho mas extensividad en un proceso, y dando paso a una celeridad y eficacia procesal que tanto se requiere, por eso dicho principio da una pauta para poder mejorar nuestro sistema procesal así también consideramos que se trataría de evitar penas privativas que sean innecesarias y así no poder ayudar a los agentes criminales que cometen delitos mucho mas graves.
Aplicación del principio de oportunidad en Huaura (cuadros estadísticos):
Es posible identificar, en primer lugar, un bajo porcentaje de aplicación del principio de oportunidad: menos de 0,5% del total de casos revisados.1 Este dato adquiere mayor relevancia aun si lo contrastamos con las siguientes cifras, que se derivan de los cuadros 116 y 117.
En primer lugar, hay un alto porcentaje de intentos de aplicación fallidos. En efecto, 85,7% de los intentos resultaron en la no aplicación del principio de oportunidad. Ello responde, entre otros, a los siguientes motivos: a) ausencia de las partes en la audiencia, b) falta de acuerdo y c) incumplimiento de la indemnización.
Estos intentos frustrados de aplicación del principio de oportunidad generan una importante pérdida de tiempo y de recursos. En efecto, en algunos casos, la tramitación de éste puede tomar entre dos y cinco meses, sin que se consiga resultado alguno.
En segundo lugar, hay un alto porcentaje de casos en los que, pese a que hubiera podido aplicarse el principio de oportunidad, esto no se hizo. Como puede notarse, se trata de 18,7% de los casos revisados; es decir, aproximadamente uno de cada cinco casos podría haber sido resuelto mediante este mecanismo. Muchos de estos casos corresponden a delitos como omisión a la asistencia familiar, lesiones leves y delitos culposos.

Problema
El principio de oportunidad no ha sido utilizado frecuentemente. Por el contrario, muchos casos (18,7%) en los que se pudo haber intentado aplicarlo llegaron al Poder Judicial. Asimismo, existe un alto porcentaje de casos en los que, aun cuando se intentó la aplicación, no se llegó al resultado esperado (85,7%).

Recomendación
Consideramos aplicables las recomendaciones planteadas en el caso de los procedimientos especiales.

Caso propuesto
El caso que se relata a continuación es uno real y el principio de oportunidad fue aplicado aquí de manera extraproceso.
(Puerto Maldonado, octubre 20)
El Nuevo Código Procesal Penal, permite resolver casos inmediatamente, como el presentado ante el Ministerio Público de Tambopata, donde un ciudadano que libaba con un amigo en un bar de la localidad de Laberinto, fue atacado sorpresivamente por un sujeto que ingresó al local, provisto de un arma blanca, ocasionándole una herida en la pierna, por lo cual fue conducido al centro de salud para las atenciones del caso. La víctima de nombre Lucio Mamani Pumaleque, luego de recuperarse de un corte de 6 centímetros de profundidad en su pierna derecha, denunció a su agresor de nombre Marcial Cárdenas Pinto (36), quien, reconoció su mal proceder y decidió acogerse al Principio de Oportunidad, por el cual, el agresor se comprometió a resarcir el daño sin llegar al proceso judicial. En ese sentido, el fiscal Sandro Raphael Chacon Yupanqui, cito en audiencia a su despacho a los implicados, haciendo conocer sus derechos al denunciado y las ventajas de acogerse al principio de oportunidad, así como la voluntad de indemnizar al agraviado por los 2 días de atención de salud y 7 días de incapacidad médico legal. El encausado, aceptó acogerse a las ventajas del principio de oportunidad que brinda el Nuevo Código Procesal Penal, reconociendo los hechos y aceptando pagar los 500 soles de reparación civil que solicitó la víctima, como pretensión indemnizatoria por los daños ocasionados a su integridad física. Concluido el pago de la reparación civil, el Fiscal Adjunto Provincial, procederá a emitir la disposición de archivo de la investigación, evitándose de esta forma perdida de tiempo, gastos de abogado y derechos de trámites que conlleva un proceso judicial.
Puerto Maldonado, 20 de octubre de 2009

1 comentario - Principio de oportunidad en Peru