Las polémicas pulseras "energéticas"


La Power Balance original cuesta 150 pesos, pero también hay imitaciones desde 40 pesos. Según el sitio de ventas online MercadoLibre, en diciembre y enero las ventas aumentaron un 165%. La usan desde el sindicalista Luis Barrionuevo hasta los participantes de Gran Hermano.


Las polémicas pulseras "energéticas"

Una pulsera de goma, un famoso que la luzca y una sensacional campaña de marketing. Tres ingredientes para que la idea de los hermanos Troy y Josh Rodarmel sea la nueva y polémica moda global. Ellos crearon las pulseras “Power Balance”, que supuestamente brindan equilibrio, fuerza y flexibilidad”, aunque hay cada vez menos evidencias científicas de que tengan algún efecto positivo sobre quienes las usan.

Según sus creadores –nacidos en California y aficionados al surf–, la pulsera tiene “hologramas con frecuencias que reaccionan positivamente al campo magnético del cuerpo”. Primero repartieron 50 mil en un campeonato de surf, el boca en boca las hizo llegar a deportistas famosos y desde entonces no dejaron de facturar. En 2010 la compañía tuvo ventas por 35 millones de dólares.

En Argentina, la Power Balance original cuesta 150 pesos y se vende en 27 lugares oficiales. Pero también hay imitaciones desde 40 pesos. Según el sitio de ventas online MercadoLibre, en diciembre y enero las ventas aumentaron un 165%.

Y en el éxito local también influyó el boca en boca de los famosos. Acá la usan desde el sindicalista Luis Barrionuevo hasta los participantes de Gran Hermano.

Después del éxito llegó el marketing negativo. En Italia la empresa comercializadora fue multada con 350 mil euros por publicidad engañosa. También en España, México y Australia hubo reclamos de usuarios porque no sentían los efectos que la pulsera promocionaba. En Argentina, voceros del ANMAT admitieron que están estudiando si tiene algún efecto.

En España hubo multas por 15 mil euros, aunque la asociación de consumidores que inició la denuncia la consideró escasa, teniendo en cuenta que solo en un mes se vendieron 300 mil pulseras, lo que representa un ingreso de 10 millones de euros. En Estados Unidos ya está en marcha una demanda que presentó un grupo de abogados, por 5 millones de dólares.

Según un estudio de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Politécnica de Madrid, no tiene efecto alguno sobre el equilibrio. Pero como toda moda, las pulseras tienen algo de irresistible. Sino que lo diga la ministra de Sanidad de España, Leire Pajín, que reconoció que las usaba porque se la habían regalado y le gustaba, sin importarle los potenciales beneficios.

Después de esta cadena de denuncias, el presidente de la compañía, Keith Kato, emitió un comunicado en donde reconocían que el concepto del producto estaba relacionado con la energía natural del cuerpo. Y desde entonces ya es bastante claro que no es mucho lo que hacen las pulseras mágicas.

Para Juan Carlos Mazza, presidente de la Asociación Argentina de Medicina del Deporte “es una estafa intelectual basada en la ignorancia de la gente. Se la regalan a los famosos y la gente las usa por imitación” . Para algunos psicólogos, funciona más como un talismán, por sugestión, que por sus potenciales beneficios. En ese caso, no importa demasiado si hay evidencias científicas. De una muñeca a la otra, la idea de los hermanos Rodarmel ya dio la vuelta al mundo. /clarin.com