Realismo Filosófico

Les presento una postura que NO COMPARTO, pero creo que para criticar, hay que conocer lo que se critica (aunque sea tedioso, y a veces, gracioso y absurdo). Antes de la exposición dejo un fragmento de un poeta español, Antonio Machado, que describe con pocas palabras el sentido de esta postura filosófica, sumamente criticable, como todas:
"¿Tu verdad? No, la verdad, y ven conmigo a buscarla. La tuya, guárdatela"
(¿postura tolerante?)
Realismo Filosófico
El realismo

(del latín realis, de res, cosa, objeto, realidad) Creencia en que existe un mundo externo (realismo ontológico) y que puede ser conocido (realismo epistemológico). Estas tesis pueden ser una simple afirmación ingenua y acrítica, si no se fundamentan más que en la aparente evidencia de los sentidos (realismo ingenuo) o bien incluyen una fundamentación más o menos crítica.

El realismo filosófico sostiene con argumentos la existencia de un mundo real independiente del pensamiento y de la experiencia, pero no afirma que percibamos el mundo tal como es en realidad. Es, pues, ante todo, una afirmación de tipo ontológico (acerca de que las cosas son), que implica una determinada teoría del conocimiento, así como una teoría sobre la percepción (acerca de que las cosas no son tal como aparecen).
fe
Históricamente, el realismo es una de las soluciones que en la Edad Media se dio a la llamada cuestión de los universales, centrada en decidir qué grado de realidad hay que atribuir a los universales, o ideas abstractas. La primera de las tres soluciones dadas al problema, el llamado realismo exagerado, -mantenido, entre otros, por Agustín de Hipona y la escuela de Chartres- debe su origen a la consideración, por parte de Platón, de las ideas o formas como entidades subsistentes y separadas de los individuos particulares.
realismo
El realismo moderado -mantenido, entre otros, por Alberto Magno y Tomás de Aquino-, en cambio, se remonta a la postura de Aristóteles que sitúa el universal, como forma que puede ser abstraída por la mente, en los individuos y cosas. Frente a esos realismos, el nominalismo sostuvo que los universales o eran meros nombres o simples conceptos; tesis mantenida por muchos autores de la filosofía analítica contemporánea. Estas distintas posturas se repiten también o rechazan en las distintas corrientes de filosofía actual. Charles Sanders Peirce no es sólo un decidido realista, sino que no admite ninguna solución intermedia entre realismo y nominalismo.
metafísica
Gottlob Frege es partidario de una ontología y una epistemología realistas: sostiene que existen entidades abstractas, que llama «entidades objetivas no-reales», y que los conceptos son ontológicamente superiores a los objetos: se puede hablar de un mundo interior, al que pertenecen los hechos mentales o psicológicos; de un mundo exterior y real, al que pertenecen los objetos físicos, y de un mundo objetivo no-real, al que pertenecen las entidades objetivas, como los pensamientos, los sentimientos, etc., que no pueden identificarse sin más con los hechos psicológicos, pero que tampoco son cosas en el espacio-tiempo, y de los que se ocupa la ciencia.
epistemología
George Edward Moore y Bertrand Russell son ambos realistas en cuanto consideran que los universales son entidades subsistentes, necesarias para el conocimiento científico. Quine y Goodman, que afirman conjuntamente no admitir la existencia de entidades abstractas, sostienen una postura nominalista «corregida». Para Quine sólo existen individuos, pero la ciencia requiere hablar también de clases como entidades abstractas. Muchas de las afirmaciones sostenidas por Quine han sido punto de referencia y discusión para autores posteriores también de orientación analítica; su tesis sobre «lo que hay» ha dado lugar a una verdadera controversia sobre «realismo» e «irrealismo», referido a las entidades abstractas en el seno de la filosofía analítica, que enlaza con el llamado «nuevo realismo» de la filosofía moderna -para distinguirlo del realismo clásico de la mayor parte de la tradición filosófica-, surgido en Inglaterra y EE.UU. a comienzos del siglo XX, y con la polémica posterior sobre el realismo científico en filosofía de la ciencia.
dualismo
El nuevo realismo, como reacción contra el idealismo inglés y continental del s. XIX (que hacía de lo percibido y conocido un simple estado de conciencia del sujeto, como reza la fórmula del fenomenismo «ser es ser percibido»), tiene como principales representantes a Moore y Russell, en Inglaterra, y a W. James, E.B. Holt, W.P. Montagu, R.B. Perry, W.T. Marwin, W.B. Pitkin y E.G. Spaulding, en América, y proponen, como solución al problema de la dualidad entre mente ycuerpo, en general la idea, patrocinada por el «monismo neutral», de una entidad intermedia y confusa entre lo mental y lo material. D. Drake, A.O. Lovejoy, R.W. Sellars y George Santayana, entre otros, respondieron a este realismo con Ensayos sobre el realismo crítico (1920).
razón
Los partidarios del realismo crítico (título también de una obra de R.W. Sellars, de 1916) sostienen un realismo indirecto basado en que los datos sensoriales no pertenecen tal cual aparecen al mundo físico, distinguiendo de nuevo, entre cosa externa, dato sensorial (sense-datum) y el acto de la percepción.. Dentro del realismo critico, se presentan diversas maneras de interpretar los datos sensoriales. En el ámbito de la filosofía de la ciencia, se discute también si los supuestos científicos, muchos de los cuales se basan en que las leyes causales y muchas entidades teóricas tengan una existencia objetiva para que la ciencia pueda ejercer su función explicativa, son una demostración de la verdad de las tesis realistas, y en este caso se habla de realismo científico.

Muchos teóricos de la ciencia han insistido en la necesidad de interpretar las teorías científicas en sentido realista, como (más o menos) verdaderas descripciones del mundo, llevados por la fuerza de la afirmación de que sólo las causas explican.
Terquedad
Al realismo en general se opone el idealismo y el fenomenismo. Kant se halla en una posición intermedia que combina el realismo empírico (los fenómenos son empíricamente reales) con el idealismo trascendental (la forma de los fenómenos se debe a la mente). Al realismo científico se opone el instrumentalismo (los enunciados observacionales sí describen el mundo, pero no los teóricos) y, en cierta medida, el pragmatismo.

Les dejo un texto que ilustra la esencia de realismo contemporáneo, Karl Popper nos da su postura realista criticista en el ámbito de la Epistemología

Karl R. Popper: el realismo
gnoseología
El realismo es esencial al sentido común. El sentido común o el sentido común ilustrado distingue entre apariencia y realidad. (Se pueden poner ejemplos como «hoy el aire es tan diáfano que las montañas parecen mucho más cercanas de lo que realmente están» o, quizá, «parece que lo hace sin esfuerzo, pero me ha confesado que la tensión es casi insoportable»). Mas el sentido común también reconoce que las apariencias (la imagen reflejada en un espejo, por ejemplo) poseen una especie de realidad o, con otras palabras, que puede haber una realidad superficial -esto es, una apariencia- y una realidad profunda. Por otro lado, hay muchos tipos de realidades. El tipo más obvio es el de los alimentos (supongo que suministran las bases del sentimiento de realidad) o bien el de los objetos más resistentes (obiectum = lo que se interpone en el curso de nuestra acción) como piedras, árboles o personas humanas. Pero hay otros tipos de realidad muy distintos como la descodificación subjetiva de nuestras experiencias sobre los alimentos, piedras, árboles y cuerpos humanos. El sabor y el peso de los alimentos es también otro tipo de realidad, al igual que las propiedades de los árboles y los cuerpos humanos. Hay ejemplos de otros tipos en este universo tan variado como son un dolor de muelas, una palabra, el lenguaje, un código de circulación, una novela o una decisión gubernamental; una demostración válida o inválida; tal vez fuerzas, un campo de fuerzas, tendencias, estructuras y también regularidades. [...]

Sostengo que no es ni demostrable ni refutable. El realismo no es demostrable, al igual que todo lo que caiga fuera del campo de la lógica y la aritmética finita, pero mientras que las teorías científicas empíricas son refutables, el realismo ni siquiera lo es. (Comparte esta irrefutabilidad con muchas teorías filosóficas o «metafísicas» y, en particular, con el idealismo.) Sin embargo, se puede argumentar, siendo abrumadores los argumentos en su favor. [...]

Con todo, hay argumentos en favor del realismo, o más bien, en contra del idealismo.

(1) El argumento más fuerte puede consistir en una combinación de otros dos: (a) que el realismo forma parte del sentido común, y (b) que todos los pretendidos argumentos en su contra no sólo son filosóficos en el sentido más desacreditado del término, sino que además se basan en una parte del sentido común aceptada acríticamente, es decir, en esa parte errónea de la teoría del conocimiento del sentido común que he denominado «la teoría de la mente como un cubo». [...]

(2) Aunque hoy día la ciencia está un poco pasada de moda para algunas personas, por razones que lamentablemente no son en absoluto nimias, no hemos de ignorar su relevancia para el realismo, aunque algunos científicos no sean realistas [...] Pero, olvidándonos por un momento de la física atómica (mecánica cuántica), podemos afirmar que casi todas -si no todas- las teorías físicas, químicas o biológicas implican el realismo en el sentido de que si son verdaderas, el realismo debe serlo también. Esta es una de las razones por las cuales algunas personas hablan de «realismo científico». Es una buena razón. Sin embargo, por mi parte, prefiero llamarlo «metafísico» antes que «científico», dada su (aparente) falta de contrastabilidad.

Mírese como se mire, hay excelentes razones para afirmar que en la ciencia lo que se pretende es describir y (en la medida de lo posible) explicar la realidad. Lo haremos mediante conjeturas teóricas; es decir, «teorías» que esperamos sean verdaderas (o próximas a la verdad), aunque no podamos demostrar su certeza ni siquiera su probabilidad (en el sentido del cálculo de probabilidades) a pesar de que sean las mejores teorías que podamos formularnos y de que, por tanto, puedan considerarse como «probables» en la medida en que este término está libre de toda asociación con el cálculo de probabilidades.

Hay otro sentido excelente y muy próximo en el que podemos hablar de «realismo científico»; el procedimiento adoptado entraña (en la medida en que no se vea destruido por actitudes irracionales) el éxito, en el sentido de que nuestras conjeturas teóricas tienden progresivamente hacia la verdad; es decir, hacia descripciones verdaderas de ciertos hechos o aspectos de la realidad.

____________________________________________

FUENTE: Conocimiento objetivo, Tecnos, Madrid 1974, p. 45-48.

7 comentarios - Realismo Filosófico

@paula643 +1
Hay que conocer lo que se critica, cuantos no saben esto no?

no me gusta Esta corriente, abunda mucho en estos días y bajo posiciones de poder se pueden hacer estragos sociales!!!

como siempre ....+10
@Hellhammer1 +3
fe - realismo - metafísica - epistemología - dualismo - razón - Terquedad - gnoseología - filosofía de la ciencia - dogmatismo - postura filosófica




+ 10! Lich! me pa que a tus post le voy a sacar fotocopias! muy didacticos!
@joselojacquier +1
A mi me parece una postura más que interesante, tanto como el idealismo. Sólo que el realismo es anterior a la edad media (surge, casi con la Filosofía misma: Parménides ¿?)
@xxMarceloxx +1
Me hace recordar recordar el debate entre Realistas y Antirealistas. El pragmatismo es una buena postura (a mi parecer) para rechazar el Realismo. Si te interesa, Richard Rorty en su libro Verdad y Progreso, los 4 primeros capítulos tratan sobre las llamadas "teorías de la verdad". Buen post.
@augustom +1
mi favorita por lejos
@Alucard532
muy buen post hermano volveré con puntos