Coleccion personajes de Lino Palacio

Lino Palacio


UN ARTISTA QUE VIVE EN LA MEMORIA DE LA GENTE


Coleccion personajes de Lino Palacio



Sus personajes inauguraron un estilo en la cultura nacional y están grabados en el corazón de varias generaciones. Fue uno de los mejores ilustradores y son antológicas sus tapas de publicaciones como "Mundo Argentino", "El Hogar" o "Billiken". Sus trabajos sobreviven en las colecciones de los diarios y revistas más importantes de América. Ya era una leyenda cuando lo sorprendió la muerte. Lino Palacio nació en el barrio de San Telmo el 5 de noviembre de 1903, hijo de Alberto Carlos Palacio y de Ada Calandrelli. Desde muy chico fue atraído por el dibujo y hasta los ocho años ilustró con carbonilla las paredes de los patios de la casa colonial con el consentimiento de sus padres.

Los estudios primarios de Lino fueron cursados en el colegio De Vedia ubicado en la Avenida Manuel Quintana y los secundarios en el Colegio Nacional de Buenos Aires. Por esa época ya tenía decidido abrazar por completo la profesión de dibujante pero por consejo de su padre que era ingeniero civil y propietario de una empresa constructora muy importante, ingresó a la Facultad de Arquitectura. A los 16 años gracias a la amistad entre su papá y el director del diario "La Razón", Lino logró publicar su primer dibujo; se trataba de una caricatura del atleta que había ganado una competencia internacional. Contaba Palacio que estaba tan ansioso por verlo publicado que fue hasta el taller del diario y desde una ventana espió cómo lo imprimían. Sus estudios de arquitectura le sirvieron para construir cinco casas de las cuales tres todavía están en pie. En 1925, Lino realizó su primer viaje a Europa donde aprovechó su estadía en París para realizar apuntes sobre personajes pintorescos que a su regreso dio a conocer mediante muestras colectivas y en publicaciones, sobre todo en la revista "Atlántida". Por esa época, junto al músico Adolfo Rosquellas editó la revista "El Cuco" que aparecía cuando disponían de algún capital. Un día que se acabo el capital, también se acabo "El Cuco". En esa publicación utilizaba también el seudónimo de "KoKo". A fines de la década del 20 ya "Atlántida" no aparecía más como revista; aunque la denominación correspondió a la famosa editorial de importantes revistas y libros. La década del ´30 fue fundamental para la carrera de Lino Palacio. Además de publicar sus dibujos humorísticos en las revistas "Don Goyo" y "Caras y Caretas", comenzó a trabajar para la agencia de publicidad Walter Thompson sin saber aún que con el tiempo iba a ser propietario de una de las agencias más destacadas del país. El trazo tan personal y el fino humor de Palacio lo hicieron indispensable en todo tipo de publicaciones. Siempre en los años ´30 colaboró en los diarios "La Opinión "La Prensa" y "El Diario", éste último perteneciente a la Editorial Manuel Láinez. También lo hizo en las revistas "El Hogar", "Mundo Argentino" y "Billiken". En "La Opinión" un diario que apareció tras el golpe del 30 para apoyar la gestión de Uriburu nació uno de sus grandes personajes: "Ramona". Esta creación de Lino surgió inspirada en una mucama gallega que trabajaba en casa de su abuelo. Cierta vez el dueño de casa le preguntó si en su ausencia había llamado alguien. Y la fámula contestó: "Nadies", "Se dice "nadie" la corrigieron. Y ella fue terminante: "¿Y si fueron muchos los que no llamaron?" El diario "La Opinión" como ocurre con todos los diarios oficialistas tuvo corta vida. Ramona se quedó sin páginas y los lectores le perdieron la pista.

Ese mismo año hizo la carrera de profesor de dibujo en la Academia Nacional de Bellas Artes, rindiendo todas las materias del ciclo en sólo una semana. Con su flamante título obtuvo su primera cátedra en el turno noche de un colegio secundario del barrio de Belgrano.

Paralelamente se desempeñó como Director de Arte en la agencia de publicidad/ Aymará de Jorge Piacentiní en la que creó numerosas campañas gráficas y realizó memorables afiches para los principales productos de la época.

Cabe agregar que durante su exitosa carrera ganó 25 concursos de afiches. En 1931 fue convocado por el diario "La Prensa" para hacerse cargo de la dirección artística del suplemento infantil que aparecía junto con el periódico una vez por semana. En dicho suplemento Lino ilustraba todos los cuentos, y realizaba dos historietas; "Ocurrencias de Pimpollo" y "La barra de Bolita", éste último personaje llegó a ser tan popular que el periodista Muñiz publicó una revista con el titulo de "Bolita", en la cual Lino dibujaba las tapas.

No obstante la enorme cantidad de trabajo que lo absorbía Lino le destinó bastante tiempo al deporte. En el Club Universitario de Buenos Aires practica boxeo basquetbol y rugby. Como integrante del equipo de Primera División del Club conquistó varios campeonatos y fue seleccionado para formar parte del team argentino que iba a disputar una serio de partidos internacionales contra la poderosa escuadra de Sudáfrica.

El periódico "El Diario" fundado por Manuel Láinez necesitaba un dibujante Humorístico para ocuparse de la actualidad nacional. Para ese cargo fue llamado Lino. Su cuadrito de sátira política permaneció en el periódico hasta muy entrada la década del ´40 que fue cuando

"El Diario" desapareció.

Otras de las creaciones de Lino fueron las historietas mudas de "El Hogar". Durante 15 años cada semana desarrolló una historia de humor en siete cariños sin colocar una sola palabra. También en "El Hogar", ilustró notas, y cuentos de autores argentinos y dibujó una buena cantidad de portadas.

La Empresa Haynes, que editaba "El hogar" también, publicaba "Mundo Argentino" revista de interés general, Durante un tiempo Lino dibujó las tapas que consistían en observaciones humorísticas sobre hechos cotidianos.

En 1935 Palacio fue designado por el Gobierno Nacional director artístico del Pabellón Argentino destinado a la Exposición Internacional de San Francisco. Al año siguiente se desvinculó de la agencia Aymará junto con Ernesto Pezzi para fundar su Propia empresa publicitaria. La agencia "Lino Palacio y Cia. llega a ser la más importante entre las argentinas hasta que por problemas financieros tuvo que cerrar sus puertas en 1969.

Uno de los mayores aciertos en la carrera de Lino consistió en las portadas de la revista "Billiken", apreciadas y coleccionadas por cuatro generaciones de chicos argentinos y de Otras nacionalidades. Unos años atrás Lino había dejado de colaborar en el suplemento

Infantil de "La Prensa", y el solemne Periódico se siguió publicando sin la inevitable página de historietas con que contaban los demás diarios. Solamente aparecía en sus páginas interiores una tira norteamericana. Para restarle un poco de seriedad a "La Prensa", su director le solicita a Palacio la creación de un personaje de Historieta. Lino aceptó la propuesta y en pocos días Creó al "hombre que no tuvo infancia". Mucho tiempo después el propio Lino le comentó a una periodistas, cual fue el antecedente ocurrido en la vida real que inspiró la concreción del famoso personaje:

"Era un hombre que vendía Biblias en la calle Bolívar. Era tremendamente solemne, y, desde chico, he odiado a la gente solemne por sobre todas las cosas. En casa éramos alegres y no se nos había educado ceremoniosamente. Me dediqué a espiar a ese hombre. Y siempre estaba igual, profundamente serio. Me preguntaba si era por vender un libro tan serio como la Biblia. Un día lo vi, de pronto, pateando una caja de fósforos. ¡Ahí estaba la clave! Ese hombre no había tenido infancia, me dije ..." El domingo 24 de abril de 1938 apareció por primera vez en las páginas de "La Prensa" la tira "Señor Fulgencio" (el hombre que no tuvo infancia)" y mantuvo ese nombre hasta el 10 de enero de 1939. El Señor había trocado por el "Don" que lo iba a inmortalizar. No duro mucho tiempo Don Fulgencio en "La Prensa". El personaje se habla hecho tan popular que los productores del café "Sorocabana" le solicitaron a Lino un afiche en el que el personaje recomendara la compra del producto. La figura de Don Fulgencio en colores inunda las paredes de la ciudad. En vista do ello el director de "La Prensa", muy enojado, levantó el personaje de las páginas del diario y le comunicó a Palacio que el personaje no era propiedad de é1 sino de la empresa. Por supuesto que el director no tenía ninguna razón; el verdadero propietario de una obra, ya sea gráfica, literaria o musical es el autor. Pero Don Fulgencio no iba a permanecer mucho tiempo sin ponerse en contacto otra vez con sus lectores. Apenas los directores de los demás periódicos conocieron la arbitrariedad del colega de "La Prensa" acudieron personalmente al estudio de Lino a solicitarle la publicación del ya muy conocido hombre que no tuvo infancia. Por su lugar de trabajo desfilaron los máximos ejecutivos de "El Mundo", "Crítica", "Noticias Gráficas" y "La Razón", Las cuatro ofertas eran tentadoras pero el artista se decidió por el último de los nombrados por un motivo afectuoso; En "La Razón" habla publicado su primer dibujo a los 16 años.

Por la historieta de Don Fulgencio, ya instalada en "La Razón", fueron desfilando poco a poco otros personajes secundarios creados por Lino. Los más recordados son sus sobrinos Tripudio, Sócrates y Liberata; su secretario Pitín; Radrágaz, Fernendez, Rodolfo y Ursulu, que hablaban utilizando únicamente las letras "a", "e", "i", "o" y "u" respectivamente; sus novias Amapola y Agata, su fiel valet Toribio; el perro L6pez, el loro Zaratrustra y - entre otros- la pequeña Ruth, última gran creación de Palacio.

Al año siguiente de la aparición de Don Fulgencio, el personaje fue llevado al teatro por el autor Julio Pordelane con la actuación Marcos Caplán. También fue personificado por radio en la Interpretación del actor Francisco Alvarez sobre libretos de Mario Luis Monetti. En 1938 apareció una revista editada por la Organización Comercial Farmacéutica Argentina con el título de "Esculapión", dedicada a los médicos. Era de carácter humorístico y la dirigía Conrado Nalé Roxlo Para esa Publicación Lino creó dos personajes; "Esculapión" y "Severino" que no aparecían en forma de Historieta sino ilustrando la portada. A la cátedra que dictaba en el colegio nocturno de Belgrano se le agregaron otras en las Escuelas Normales números 5, 6 y 9; en la Escuela de Profesores Mariano Acosta y en el Colegio Nacional de la Universidad de Buenos Aires. El comienzo de la Segunda Guerra Mundial, en 1939, acaparó la atención del público argentino, y los humoristas políticos se dedicaron a hacer caricaturas teniendo como base la situación bélica. Todos los diarios contaban con un caricaturista, aunque embanderados en la línea política del periódico. Pero el artista que realizó la crónica más objetiva y completa del desarrollo de la guerra fue Lino Palacio utilizando el seudónimo de Flax en el diario "La Razón". Flax, que en inglés y en alemán quiere decir lino, sonaba en esa época como toda una declaración de equidistancia política.

La fama nacional de Palacio se convirtió en universal. Sus caricaturas sobre la guerra se publicaron en diarios de países aliados Y germanófilos - caso único -, por ejemplo en la primera página de "The Times", en aquellas horas terribles en que Londres estaba bajo las bombas de la aviación alemana.

En los comienzos de la década del '40, "La Razón" era el diario que publicaba la mejor página de historietas, en su gran mayoría realizadas por dibujantes argentinos. Su director quiso que - además de "Don Fulgencio" - Lino hiciera otra. Era una buena oportunidad para que el público se reencontrara con la Inefable "Ramona". El dibujante modernizó el trazo de la fámula gallega y esta regresó, ahora con más éxito, debido al gran tiraje del periódico.

Otro personaje de Lino surgido en esos años fue "El cocinero y su sombra", y dibujado en forma de historieta muda Para la revista "Damas y Damitas" que contaba con el auspicio del aceite "Cocinero". A Mediados de 1945 apareció un diario que iba a revolucionar el periodismo nacional; "Clarín". Su propietario - Roberto Noble- convocó para su realización a lo mejor del quehacer periodístico. Entre ellos no podía faltar Lino Palacio. Para el flamante periódico Lino creó a "Don Sensato", un hombre de edad, muy serio, que todos los días comentaba la noticia más destacada, ya sea sobre política, economía o interés general. Ese cuadrito diario llevaba la firma que Lino habla utilizado en los años ´20; Ko – Ko.

En 1941 apareció la revista "Cascabel", propiedad de Jorge Piacentini, quién trató de editar algo totalmente distinto a lo conocido hasta ese momento. Para brindarle al semanario la mayor jerarquía lo convocó a Lino como realizador de la primera portada. Tiempo después, en las páginas interiores- Palacio realizaba un dibujo firmado como Flax sobre el desarrollo de la guerra. Ese dibujo era diferente al que diariamente publicaba en "La razón".

En 1945 en el mercado nacional existían tres revistas humorísticas que se disputaban los lectores adictos al género. Salvo algunas diferencias las tres tenían grandes similitudes. Lino Palacio imaginó una cuarta que fuera del gusto de toda la familia. Una vez reunido el personal indicado, el día 17 de octubre de 1945 apareció "Don Fulgencio" con el slogan "la revista para todos los de la casa". El destino quizo que saliera a la venta aquel 17 de octubre histórico, y aunque los negocios y los puestos de diarios y revistas del centro cerraron, la revista se agotó en un día. En "Don Fulgencio", además de un selecto grupo de colaboradores, Lino publica sus historietas "Don Fulgencio", "Tripudio" y dos nuevas; "Agapito y su sombra" que fue una nueva versión del Cocinero y "Cicuta". Refiriéndose a éste último escribió Alan Pauls en su libro "Lino Palacio. La Infancia de la risa": " ... Cicuta es el mal absoluto. Lo encarna ominoso, en su aspecto eterno de enterrador, en su vestuario de funebrero y en esa mueca amarga que parece alojada para siempre en su cara. El mal es su esencia, y hacerlo es la idea fija que Cicuta pone en práctica en todas las situaciones y bajo todas las formas". Lino quiso dotar a su revista de humor por el absurdo para el cual la mayoría del público no estaba preparado. Era el tipo de humor que ahora -55 años más tarde- es moneda corriente. Por el "delito" de ser una revista de avanzada, "Don Fulgencio" baja la cortina cuando llegó al número 36. El 23 de septiembre de 1946 el diario "La Razón" comenzó a publicar, otro personaje de Lino Palacio llamado a tener una inmediata repercusión popular; se llamó -y se llama- "Avivato". Fue tanto su éxito que su nombre comenzó a utilizarse como adjetivo para señalar a quienes actúan en la vida real como lo hace el personaje en la historieta. Tres años después "Avivato" fue adaptado cinematográficamente con la interpretación de Pepe Iglesias. La película tuvo tanto éxito que batió el récord, aun no superado, de permanecer casi un año en cartel en la sala del cine "Gran Rex".

Debido al éxito de la película "Avivato" los mismos productores con la anuencia de Lino- filmaron "Don Fulgencio". El personaje fue muy bien interpretado por el actor Enrique Serrano.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial. Lino decidió que ya no eran necesarias sus caricaturas sobre la contienda armada. A pesar de eso reunió las mejores aparecidas en "La Razón" y publicó cuatro tomos que fueron devorados por sus seguidores. Hoy es prácticamente imposible conseguir alguno de esos tomos.

En 1950, Lino fue solicitado por la Empresa Editorial Haynes para colaborar en una nueva versión de la mitológica revista "Caras y Caretas" donde publicó un retrato humorístico por mes de las más importantes figuras de la política mundial. No quiso meterse en la política nacional porque sostenía que la ubicación de todo humorista político debe estar un poco en la vereda de enfrente del oficialismo. Esto fue lo que dijo Palacio al respecto:

"Siempre lo hice así... y cuando las cosas estuvieron espesas, preferí no hacerlo antes que perder esa línea; a propósito de eso, recuerdo que durante su primera presidencia el general Perón me invita a su despacho. Me dijo que quería conocer a la ´gloria nacional que es Lino Palacio' y pregunta por qué ya no hacia humor político. Le dije que no tenía dónde publicar y él me sugirió que le diera mis dibujos al secretario de prensa y que iban a ser publicados. Le contesté que eso seria en periódicos o revistas con tendencia y a mi no me interesaba; entonces, me pidió que le hiciera una caricatura, como usted sabe hacerlas... Las que me hacen son todas lindas, para chuparme las medias'. Cuando dos días después lo llevé lo que me había pedido, algunos secretarios dudaron acerca de la conveniencia de mostrársela. Les pedí que lo hicieran bajo mí responsabilidad; al rato, la risa de Perón se escuchaba desde la antesala..."

En los comienzos de los años ´50 a la galería de sus personajes "Don Fugencio", "Ramona" y "Avívato", se agregaron "Tarrino" y "Doña Tremebunda". "Tarrino" era un tipo de buena suerte al que todo le salía bien aún sin buscarlo. Se publicó durante mucho tiempo en el diario "'Democracia". La impetuosa "Doña Tremebunda" ocupa las páginas de la revista "Para Ti" El 17 de noviembre de 1953, el periodista Luis Alberto Reilly, (Billy Kerosene) y Jorge Palacio lanzaron al mercado la revista "Avivato". Lino, además de permitirles el uso del nombre del popular personaje, fue el principal colaborador de la publicación, para la que realizó la mayoría de las tapas, volvió a utilizar el seudónimo de Flax para las caricaturas políticas, actualizó al personaje "Radragaz" y creó a "Musculito", un deportista muy chambón. Hasta ese momento, Lino solamente pintaba por pura satisfacción personal, hasta que se decidió a exponer sus obras organizando para ello exposiciones en las mejores salas de Buenos Aires. Incursionó por varios estilos dentro de la plástica; colagges, retratos, paisajes, etc. En 1966 Lino colaboraba en la revista "Primera Plana" realizando un dibujo político por semana. En una oportunidad lo dibuja al general Onganía (presidente de facto) con los bigotitos de Hitler demostrando así el abuso de poder. A Onganía le disgustó la humorada y se lo hizo saber al dibujante. A partir de ese momento Lino puso "en penitencia" al general, dibujándolo siempre de espaldas. Onganía también había cerrado la revista "Tía Vicenta", la que dos años después reapareció pero con el título de "Tío Landrú". En esa publicación colaboró Lino firmando sus chistes políticos como "Brunetto". Otro seudónimo que utilizó Palacio durante el tiempo de los militares fue el de "Arpo" para los periódicos "Azul y Blanco" y "Mayoría". Durante los años ´70, Lino Palacio, al no estar más al frente, de su agencia de publicidad, tuvo tiempo para dedicarse a otro tipo de tareas, sin abandonar el dibujo. Se dedicó intensamente a realizar esculturas de cerámica con las cuales presentó varias muestras en diferentes galerías, obteniendo excelente respuesta del público y de la crítica. En esos años vivió parte del año en Buenos Aires y parte en Mar del Plata. Para utilizar su personal estilo de humor, Lino fue llamado a colaborar en la radio, y para ese medio escribió libretos humorísticos que tenían como figuras centrales a sus personajes "Radrágaz", "Ramona" y "Avivato". En los primeros años de la década del ´70 Lino pasó de dibujar en la revista "Panorama" al semanario "Mercado" siempre realizando caricaturas sobre política nacional, cubriendo toda la dictadura militar hasta la llegada de la democracia en 1984. En 1978 el gobierno de Videla pretendió cambiar la imagen del país debido a la llegada de visitantes y periodistas extranjeros con motivo del Campeonato Mundial de Fútbol. Aunque parezca insólito, la estupidez de los funcionarios sugirieron, al diario "La Razón" el levantamiento de la historieta "Avivato" por una cuestión de imagen. Lino aceptó la ridícula obsecuencia del director del diario y no sólo dejó de dibujar "Avivato" sino también "Don Fulgencio". A partir de ese momento "el hombre que no tuvo infancia" empezó a aparecer en la revista "Anteojito". En 1982 una importante empresa de electrodomésticos que se había instalado en el país le solicitó a Lino algo que siempre había soñado realizar, dibujar las figuras de un mazo de naipes españoles. Tuvieron tanto éxito que el público las arrebató en pocos días. Tiempo después la empresa cerró, pero tal vez muy pronto se impriman otra vez. El último proyecto de Lino Palacio en el año 1984- fue la consagración de una pieza clave en su concepto de humor gráfico; "La Historia del Pañuelo". Se iba a concretar mediante una conferencia en la que se proyectarían diapositivas de dibujos en los que habla utilizado dicha prenda cono un elemento central. Estaba entusiasmado con el proyecto y nadie dudaba sobre el éxito del acto. No pudo ser; tres días antes - el 14 de septiembre- Lino y su señora Cecilia Pardo de Tavera fueron asesinados en un intento de robo.


Aca tienen imagenes de mi propia coleccion



Avivato

personajes


dibujante


historieta

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Fúlmine (Creado por Guillermo Divito)

argentino


Lino Palacio


ramona

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Pochita Morfoni (Creado por Guillermo Divito)

pochita morfoni


fallutelli


avivato

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ramona

fulmine


Coleccion personajes de Lino Palacio


personajes

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Fallutelli (Creado por Guillermo Divito)

dibujante


historieta


argentino

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Cicuta (Creado por Lino Palacio y continuado por Faruk su hijo)

Lino Palacio


ramona


pochita morfoni






Asi concluye este simple homenaje

Espero que les haya gustado!

5 comentarios - Coleccion personajes de Lino Palacio

paloss
debo ser de otra epoca porque

nunca vi estos dibujitos





buuu
GuybrushTM +1
groso lino, pobre lo ultimo que le paso
xime_tdg
gracias! necesitaba esto para un trabajo de historia del arte argentino
pepeperez_juanjo
por favor me puedes enseñar dibujos de tarrino, gracias