epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Reseñas DC: The Flash Rebirth #01

Reseñas DC: The Flash Rebirth #01



A fin de cuentas estamos frente al cómic donde el protagonista es Flash y por tanto de entrada ya sabemos que algo de información extra va a traer entre sus páginas. Información que muy probablemente está relacionada con lo leído en Rebirth y por tanto añade un plus al conjunto más que considerable.

Hemos llegado hasta aquí desde una de las series más estables dentro del Nuevo Universo DC, aunque más que de estabilidad deberíamos hablar de regularidad. Si bien es cierto que el trabajo de Manapul, Buchellatto, Venditti y compañía ha sido mucho más que correcto, con tramas interesantes en todo momento, siempre ha faltado algo. Y ese algo era Wally. Sin Wally varias generaciones de lectores no pueden entender el universo propio de los velocistas de DC. Wally es para muchos su Flash, crecieron con él y de repente vieron como desaparecía de un plumazo. Por eso este número es tan importante y tan complicado de reseñar al mismo tiempo, ya que hay un componente emocional muy fuerte que pugna por hacerse con el control de la parte racional.

Lo primero que se hace extraño es que no sea Geoff Johns el encargado de poner letra al personaje que tan bien conoce y sobre el que ha construido todo el evento. La labor de escritura recae en Joshua Williamson, la mano detrás de los comics de Uncharted el videojuego, autor también de libros infantiles y guionista que ha trabajado tanto para DC, Marvel o Image. Williamson asume la tarea de rellenar un hueco, el que nos deja Rebirth tras su lectura, y lo hace con soltura centrándose en acercar la figura de Barry al posible nuevo lector. Tenemos, por tanto, dos partes bien diferenciadas, la de presentación y la del desarrollo que eclosiona con fuerza cuando podemos revivir la viñeta que está llamada a ser histórica, en la que Barry y Wally se abrazan. Con todo esto sobre la mesa solo queda profundizar más en un aspecto muy concreto e importante del Rebirth, que no es otro que el Smiley de la batcueva. Toda una declaración de intenciones y que sirve para recordarnos que nadie se ha olvidado de ello.


DC Comics

Las piezas están colocadas. La historia no da para más, presentación, cuatro respuestas que nos lanzan de lleno a nuevas preguntas y un final que no es otra cosa que el pie para lanzarse de lleno a la serie regular con una nueva trama que parece prometer bastante velocidad. Sencillo y eficaz, sin florituras o decoración innecesaria.

El apartado gráfico se aleja de lo que hasta hora habíamos visto, rompiendo con el estilo noventero de Booth y adentrándose en un terreno mucho más experimental, con trazo sucio, anguloso, roto incluso, de mano de Carmine Di Giandomenico. Su trabajo resulta, en un primer vistazo, algo inapropiado pero una vez la historia arranca se va notando como se afianza y va dejando salir el potencial que esconde su lápiz. Su capacidad para imprimir dinamismo a las viñetas es crucial para que el ritmo de la historia no se resienta e incluso cuando hay diálogos y cuadros de texto la trama avanza sin problemas.

Un cómic bisagra para unir Rebirth con la serie regular de Flash, que permite abrir la historia hacia nuevos conceptos y un objetivo final que no es otro que saber un poco más de como se ha reestructurado el Universo DC. Y como ocurre con las bisagras que sujetan puertas, esto no es sino la antesala a todo ese recién recuperado concepto del legado, tan importante para DC con el que por fin se ha cerrado una herida que llevaba abierta casi cinco años.


0 comentarios - Reseñas DC: The Flash Rebirth #01