Tipos de tablas de surf

Dentro de la familia de las tablas de surf podemos encontrar 9 tipos principales
de tablas, cada una dirigida a estilos de surf, tipos de olas y surferos de
niveles diferentes. Aquí tienes a la familia al completo, desde la más
pequeña a la más grande.
Tow-in
Las tow-in son tablas diseñadas para coger olas remolcados por moto acuática. Son las más pequeñas y estrechas, y llevan footstraps para mantener la tabla pegada a los pies en todo momento, consiguiendo así un gran control en las maniobras y estabilidad en olas grandes. Se necesita un nivel de medio a alto y mucha práctica para dominar este tipo de surf, y por supuesto a alguien que te remolque con la moto acuática.

Fish
La fish es un tipo de tabla diseñada para olas pequeñas y medianas con poca fuerza. Es la tabla ideal cuando las olas son de mala calidad, ya que al ser anchas y con poca curva planean bien sobre olas fofas. También son muy maniobrables gracias a que son cortas y tienen cola de golondrina. Al ser algo más gruesas que una shortboard tienen una buena flotabilidad, lo que facilita la remada. Este tipo de tabla no funciona bien en olas grandes o huecas. Las fish y las retros pueden ser bastante parecidas.

Retro
La retro es una tabla corta inspirada en los diseños de los ‘70, con formas que pueden resultar algo extrañas. Son gruesas, con mucha superficie en la parte de alante, poca curva, y bastante cortas. Las podemos encontrar con cola de golondrina o pin, con 1, 2, 3 e incluso 4 quillas. Se necesita un nivel medio para sacarle todo el jugo a las retro, y se mueven mejor en olas pequeñas o medianas con poca fuerza. En olas más grandes o muy huecas no funcionan tan bien.

Shortboard
La shortboard es el tipo de tabla más común y con el diseño más evolucionado. Son versátiles ya que ofrecen un buen equilibrio entre velocidad y maniobrabilidad, y valen para todas las condiciones de olas. Es el tipo de tabla más técnica, por lo que se necesita un nivel medio para sacarle todo el jugo.

Evolutiva
Esta es la mejor opción para iniciarse en el surf ya que son más grandes y gruesas que las shortboards y tienen la punta ligeramente redondeada, lo que le da estabilidad y flotabilidad, a la vez que una maniobrabilidad aceptable para novatos. Su diseño hace que sea más fácil remar y surfear las olas desde el primer día.

Malibu o Mini-Longboard
Se trata de una tabla grande de punta redonda, algo más pequeña y maniobrable que un longboard. Tiene buena flotabilidad lo que las hace estables y de remada fácil. Esta también es una buena opción para iniciarse en el surf o para los días de olas pequeñas y fofas. Este tipo de tabla permite hacer también las maniobras típicas del longboard.

Gun
Estas tablas con punta y cola afiladas están especialmente diseñadas para surfear olas grandes. Suelen ser más altas contra mayor sea el tamaño de las olas que se van a surfear. Este diseño de tabla larga y afilada permite acelerar y coger velocidad en olas grandes, a la vez que mantienen una gran estabilidad gracias a su diseño afilado. Se necesita un nivel alto para dominar estas tablas.
Longboard
Tabla grande de punta redonda también llamada tablón. Ideal para olas pequeñas y medianas, y si el surfero tiene experiencia también vale para olas grandes. Se usan para un tipo de surf con maniobras características de este tipo de tabla. Fáciles de remar pero difícil para remontar cuando las olas son un poco más grandes.

Stand Paddle Board
Tablas diseñadas para poder desplazarse de pié en todo momento, tanto en la ola como fuera de ella. Son muy anchas y gruesas para poder soportar a una persona de pie con estabilidad. Para propulsarse se usa un remo flexible que también sirve para maniobrar en la ola. Es una opción divertida para los días con olas pequeñas y con poca fuerza.
La mejor opción de tablas


Shortboard: la tabla de surf más común
El shortboard es la tabla de surf que más se puede ver en cualquier playa, y también por ello la que más evolución ha tenido. Su tamaño ronda entre 1,50 y 2 metros. Estas tablas valen para cualquier tipo de ola, pero, eso sí, son las que más capacidad técnica requieren, por lo que sólo los surfistas avanzados le sacarán el máximo rendimiento.


Evolutivas o funboards: tablas para principiantes y surfistas medios
Las tablas de surf evolutivas son las más indicadas para los que se inician en este deporte, gracias a su mayor tamaño y grosor, y por tanto, mayor flotabilidad y estabilidad. Además, pueden servir también para surfistas más avanzados, ya que no les falta maniobrabilidad


Malibu o mini longboard: lo mejor para empezar
Estas tablas de surf se asemejan mucho a las longboards aunque son de un menor tamaño. Son la mejor opción para surfistas novatos gracias a su tamaño y grosor. También son una buena opción para días con olas pequeñas o flojas


Longboard: la esencia del surf
Estas son las tablas que comenzaron a utilizarse en los comienzos de la expansión del surf, inspiradas en los 'troncos' hawaiianos. Son perfectas para días de olas pequeñas, aunque un surfista experto también las podría utilizar en días de olas grandes. Esta tablas de surf tiene movimientos propios como el Hang Five, el Hang Ten o el Drop Knee


Fish: tablas para olas fofas
Estas tablas están diseñadas para surfear en condiciones flojas, con olas pequeñas y sin fuerza. Su anchura y su poca curva les hace deslizarse mucho sin necesidad de que que la ola tenga fuerza, y su cola en forma de V hace que sean muy maniobrables. Eso sí, no valen para olas grandes


Gun: la tabla para las XXL
Se caracterizan por su largura y por su punta y colas afiladas. Están diseñadas para surfear olas grandes, ya que su diseño les hace que aceleren mucho y que sean muy estables. Estas tablas son sólo para surfistas expertos


Tow-in: para los que no les gusta remar
Las tow-in son tablas de surf ideadas para ser remolcadas, normalmente por una moto de agua. Llevan una especie de correas para llevar los pies fijados y no perder el control en las olas grandes. Se necesita un gran nivel para probar este tipo de tablas de surf, y, por supuesto, alguién que te remolque con su moto.


Stand up paddleboard
Estas tablas de surf, de gran tamaño, anchura y grosor, están pensadas para aguantar el peso de una persona de pie en todo momento. El surfista lleva un remo para propulsarse y también para realizar los giros. es una modalidad de surf muy divertida para días de olas pequeñas

Que es el surf
Antes que nada, necesitamos definir qué es el surf y en qué consiste. Así podremos saber cuáles son los elementos de utilidad para cada etapa de su práctica.

El surf es un deporte descubierto en 1778 en las islas de Hawai, que se puso de moda en Estados unidos y el resto del mundo a mediados del siglo XX. Básicamente consiste en deslizarse sobre una tabla diseñada especialmente –una tabla hidrodinámica– entre las olas de mar, aprovechando el impulso de ellas y manejando la tabla hacia la dirección que se desee. La forma de manejar la tabla frente a las olas es mediante las quillas, una serie de piezas que, en el borde de la tabla, dirigen el movimiento.


El proceso de surfear consta de 5 etapas:

Inmersión con tabla en la mano: Es la primera etapa, antes de ella usted debe verificar los equipos y accesorios que utilizará.

Búsqueda de ola adecuada: Para ello debe tomar en cuenta su nivel de aprendizaje, el tipo de tabla a utilizar –que determina qué tipo de surf usted practicará– y, finalmente, el tipo de ola que pueda montar.

Seguimiento y montaje de ola: Con precaución, usted debe esperar una ola adecuada, a veces esto puede demorar algunos minutos hasta encontrar una buena ola para surfear.

Movimientos sobre la ola: Como veremos, son varios los movimientos y trucos que el surf ha establecido. Estos pueden realizarse tanto recostado como parado sobre la tabla. La idea es practicar sobre superficies marítimas menos profundas, para luego ir aumentando en complejidad.

Salida de la ola: Es un momento que tiende a ser más complicado de lo que parece, ya que muchas olas tienden a acarrear hasta la orilla o llevar hasta el fondo.





La importancia de las olas





Cada arremetida requiere velocidad de movimiento y acierto en las decisiones que se tomen durante el transcurso; el desafío es permanecer el mayor tiempo posible sobre la tabla, teniendo cuidado de no ser arrastrado por la ola.




Un factor importante a considerar es el tamaño y la forma de las olas. Es así como existen olas lejos de la orilla y olas cerca de las orillas. Estas últimas tienden a ser más peligrosas ya que, si no se tiene cuidado, se puede ser arrastrado por ella hasta la orilla o, en el peor de los casos, hacia el fondo marino. Este último no es un detalle: la ola varía según el tipo de fondo en el que se rompe, este puede ser un fondo de arena, roca o coral. En los fondos de coral no es muy recomendable surfear, sobre todo si usted está recién comenzando. Otro tipo de peligro suelen ser las olas que rompen de forma brusca y no progresivamente; éstas se denominan “barra” y no es posible tomarlas.





De acuerdo con el lugar en que nos encontremos, se han establecido las medidas de tamaño de las olas. Por ejemplo en Canarias, se miden por detrás; en España, en cambio, se hace por la parte de adelante, de ras de mar al punto más alto de la cresta. Una forma usual de medirla es comparando la ola con el cuerpo humano. De este modo es posible clasificar en tres grupos:

Las olas “pequeñas” (Ola de hombros): Usualmente utilizadas para deslizarse hacia otras superficies y no para el surfeo propiamente tal; el surfista tiende a nadar recostado sobre la tabla en búsqueda de olas más grandes.

Las olas “medianas” (Ola de cintura). Una ola ideal para aprender a surfear, y la más fácil de encontrar. Sin embargo, suelen ser engañosas.

Las olas “grandes” (Ola de hombre y medio). Son las más codiciadas, así como las más peligrosas. Aprender a surfear sobre ellas es todo un logro





como pararse y otros consejos para principiantes


Si usted recién comienza a surfear, es importante que que entienda algunos aspectos fundamentales para practicar correctamente el deporte.

El surf es un deporte que requiere entrenamiento y perseverancia. En ese sentido, la posibilidad de errores al comienzo es muy amplia y suele ser muy frustrante. Por lo tanto, las ganas de aprender son lo principal.




Luego, otra recomendación sugerida es empezar a surfear con una tabla adecuada. Esto significa: con buena flotación, equilibrio y maniobrabilidad. No se recomienda comprar tablas usadas, y siempre es ideal que la tabla haya sido hecha para sus parámetros y necesidades.

El mar es otro elemento a considerar. Se recomienda comenzar a practicar en días más bien calmos, sabiendo qué hay en el fondo del mar (lo ideal es que haya arena), y en lugares con poca gente.





Los primeros pasos son: remar, practicar sentarse en la tabla y acostarse sobre ella. Luego, para empezar a jugar con las olas, la idea es elegir olas pequeñas y permanecer en la zona de espumas para, desde ahí, remar, dejando que la ola vaya conduciendo. La idea de este ejercicio es que usted se vaya a acostumbrando a las distancias, tiempos y sobre todo al manejo básico de la tabla. Las reacciones que usted pueda ir teniendo determinan el éxito de la surfeada.

El tercer paso es, claro, levantarse sobre la tabla. La idea es que se haga de una sola vez, cayendo con los dos pies juntos simétricamente y de una forma que se pueda manejar la tabla a la vez que mantener el equilibrio. Si se arrodilla primero o apoya un pie primero que el otro lo más posible es que se caiga al agua.

Luego de que haya dominado esto (que es lo más difícil), se empieza con los pasos señalados con anterioridad. Es fundamental ir lento y de lo más simple a lo más complejo.




Para esta etapa, así como para las anteriores se recomienda tomar clases. Estos pasos y etapas están llenos de trucos que facilitarían el trabajo. Algunos de ellos son:

Nunca agarrarse de los bordes al momento de correr la ola, sino de forma plana sobre la tabla.

Al acostarse sobre la tabla, la idea es mantener el eje de flote y simetría igual a como queda la tabla sin apoyarse sobre ella. Es la posición ideal para la tabla.

Al incorporarse, no busque pararse derecho, sino inclinado y ligeramente hacia delante.

Se recomienda precalentar antes de surfear, para evitar lesiones y desgarros.

En los inicios de la práctica, es aconsejable no surfear sobre fondos rocosos o de corales.

Tratar de respetar “las normas del tráfico” surfista, cediendo el paso si es que alguien viene agarrando una ola.






link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=http://www.youtube.com/watch?v=0m4X8T_39Tw




link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=http://www.youtube.com/watch?v=rTQLfdxoPX0



trucos:



Una vez que se conoce la tabla y varios de sus conceptos, es necesario tener en cuenta algunos movimientos básicos que componen este hermoso deporte del surf, y que nosotros le mostraremos para que usted se vaya familiarizando con sus nombres. Algunos de estos movimientos son:
El Take off o levante: Suele ser la primera maniobra que se aprende, y que se refiere al momento en que se deja de remar acostado sobre la tabla y se pasa a la posición erguida, para comenzar a deslizarse sobre las olas.
El Bottom Turn: Suele ser un segundo movimiento a aprender, luego del Take Off. Una vez tomado el impulso en la bajada de la ola es preciso girar para huir de la parte de la ola que va rompiendo. En la parte baja de la ola la fuerza de la ola deja de impulsar, y es necesario maniobrar con la inercia de la bajada para poder volver a subir. En el caso contrario, caeríamos en la orilla y no podríamos recorrer la pared de la ola.
El Cut Back: Una vez que logramos deslizarnos por la pared de la ola, escapando de la rompiente, debemos hacer un giro de 180 grados, volver a acercarnos a la ola y seguir surfeando.
El Reentry o Reentrada: Consiste básicamente en subir a la cresta de la ola y hacer un giro brusco de 180 grados, volviendo a bajarla.


Floater o Flotador: Consiste en poder navegar sobre la espuma de una ola rompiente durante un par de segundos
El Tubo: Es una de las maniobras más difíciles y soñadas por todo surfista. Consiste en deslizarse por el interior del tubo que crea la ola antes de romper. Cuesta mucho encontrar este tipo de olas, así como aprender el movimiento, sin embargo, una vez lograda, suele ser una de las más satisfactorias.
Salto aéreo: Conlleva un despegue del agua y se hace en el aire, como una especie de malabar. Es de alta dificultad. Destacan el aéreo 360 grados en el que el surfista da una vuelta en 360 grados en el aire para después volver a su posición normal.
360: Empieza como Reentry, pero al final se da la vuelta completa.

El Snap: Es un Cut Back, pero más brusco.
Hang Five: Se trata de caminar por la tabla hasta que uno de los pies está en la parte de delante de la tabla. Es una maniobra específica para longboard.
Hang Ten: Consiste en colocar los dos pies en la punta del tablón. Requiere mucha habilidad y conocimiento de la velocidad de la ola, ya que hay que compensar y equilibrar para evitar la caída.
Drop Knee: Se trata del giro clásico de Longboard. Es como un Cut Back, pero con la pierna trasera flexionada hasta que la rodilla roce el tablón.



Tipos de tablas aprenda todo sobre el surf  :)surfDe todo

En la actualidad existen dos tipos de surf, dependiendo del tamaño de la tabla a utilizar: el shortboard y el longboard.

El shortboard, también llamado “surf de tabla corta”, utiliza una tabla de entre 1,50 y 2,75 metros. Su gracia es la maniobrabilidad y velocidad de la tabla, y suele tener un estilo un poco más agresivo.


El longboard, también llamado “tablón”, es el más usual. Utiliza tablas de 2,75 metros en adelante. El longboard fue el estilo que comenzó en los años 50 y en los años 60, cuando el surf empezó a aparecer en Estados Unidos, en las costas de California.
Desde los años 70 en adelante las tablas, tomando como referente la tabla de longboard, se han ido estilizando y afilando, multiplicando sus tipos para las especificidades y gustos del usuario. Entre los años 80 y los años 90 el surf de tablón (más tranquilo) fue dando paso a un estilo más agresivo y desafiante. Las tablas comenzaron a ser diseñadas especialmente para dar mayor velocidad, resistencia y penetración en las olas.

A mediados de los años 90 el estilo más tranquilo y fluido del longboard volvió, posicionando nuevamente el tablón dentro de las preferencias de los usuarios. Sin embargo, hoy en día la variedad de tablas a las que se puede acceder en el mercado es bastante amplia.