Chacarita Juniors - El post que se merece Parte 1

CLUB ATLÉTICO CHACARITA JUNIORS




Chacarita Juniors - El post que se merece Parte 1


ESTE ES MI HUMILDE HOMENAJE A LA INSTITUCIÓN MÁS IMPORTANTE DE MI VIDA, EL CLUB ATLÉTICO CHACARITA JUNIORS. MUCHA GENTE NO ENTIENDE COMO ALGUIEN PUEDE LLEGAR A DEMOSTRAR TANTOS SENTIMIENTOS POR UN "SIMPLE CLUB DE FÚTBOL" COMO LE DICEN POR AHÍ... LES EXPLICO QUE NO SE TRATA DE UN SIMPLE RESULTADO DEPORTIVO, ES UN AMIGO, ES UN PSICÓLOGO, UNA FAMILIA, ES TODO... Y CUANDO JUEGA CHACA SE DEJA TODO!!!


ACLARO ANTES DE EMPEZAR QUE LA MAYORÍA DE LAS IMÁGENES SON PROPIAS Y LA INFORMACIÓN ESTA CORROBORADA EN LA PÁGINA OFICIAL DEL CLUB http://www.chacaritajuniors.org.ar QUE DICHO SEA DE PASO, YO MISMO AYUDE A ESCRIBIR EN ALGÚN MOMENTO QUE COLABORÉ CON EL DEPARTAMENTO DE PRENSA



1969


HISTORIA


homenaje


LA FUNDACIÓN - 1906-1920


Esa historia que este año cumplirá 100 años de vida, comenzó allá por 1906, cuando el primero de mayo de ese año, un grupo de amigos fundaba el Club Atlético Chacarita Juniors. La fundación se llevo a cabo en el local de la 17ª sección del partido Socialista, ubicada en las esquina de Dorrego y Giribone (hoy Córdoba). Su nombre no trae muchos secretos, ya que el Chacarita es por el barrio y el Juniors, en alusión a la juventud que era la que le había dado vida al hoy “Tricolor”. Sus colores, el rojo, el blanco y el negro, tiene una explicación. Se escogió al Rojo, por el socialismo, al cual estaban vinculados todos los miembros fundadores. El blanco se escogió por la pureza de sus miembros y el negro, por la cercanía del cementerio.
Un día después de la fundación, quedo registrado el nombre de Chacarita Juniors, y se conformó la primer Comisión Directiva, dirigida por Maximino Lema, el primer presidente de la historia del club.
El primer partido de la historia de “Chaca” fue contra el Club Atlético Victoria. Se jugaron tres cotejos contra ese club. Los dos primeros finalizaron empatados en cero, pero el tercero fue para el “Funebrero” por 3 a 2. Ese primer equipo, estuvo integrado por todos los miembros fundadores. Ese equipo alineó con 2-3-5, formación tradicional de la época, y alistó a estos once: José Lema; Manuel Lema y Arístides Ronchieri; Antonio Fernández, Alfredo Lema y Andrés Ducase; Alfredo Palacios, Miguel Pereyra, Maximino Lema, Eduardo Ducase y Manuel Hernández.
Chacarita, para enfrentar al Club Victoria, todavía no tenia decidido los colores (la tricolor surgió en 1919), así que la comisión directiva decidió utilizar los colores de la patria. Es por eso que la primer camiseta de la historia del club fue celeste con los puños y el cuello blanco.
Por ese entonces, era muy difícil conseguir un terreno para instalar un field (campo de juego). La economía del club era por demás escasa y la necesidad de tener un terreno era grande. Es por eso que en abril de 1907, entre Federico Lacroze y Álvarez Thomas existía, un terreno baldío, al cual la comisión directiva comenzó a tener en cuenta cada vez con mayor interés. Los muchachos alambraron el predio, construyeron una casilla humilde y así quedó registrada la primer cancha del club de la historia. Lamentablemente, esos terrenos iban a ser utilizados por la municipalidad para construir una calle. Es por eso que una mañana, una camioneta de la Policía llegó al lugar y desarmó las instalaciones. Por apenas días Chacarita Juniors tuvo su primer estadio en Lacroze y Álvarez Thomas.
Recién en 1920 llegó la ansiada afiliación a la AFA, en ese momento Asociación Argentina de Football. Pero fue bastante complicado, ya que en la Asociación consideraban que el nombre Chacarita Juniors no era conveniente para una institución deportiva, por su vinculación con el cementerio. Pero el rechazo de la Comisión Directiva fue tal, que en la AFA no tuvieron más remedio que aceptar el nombre de Chacarita Juniors. Además de eso, el diario local Defensor de Maldonado comenzó una campaña en contra de la absurda medida de la Asociación. El título del diario era “Chacarita Juniors o nada”. Finalmente Chacarita mantuvo su nombre de origen.


1921-1960


san martin


Entre 1921 y 1923 Chacarita ascendió una categoría por año, para llegar así a primera división por primera vez en su historia en 1924, después de ganarle la final por 3 a 2 a Bristol de Mar del Plata. Ese equipo contaba con dos jugadores de gran jerarquía: Uno era Renato Cesarini y el otro José Gaslini, quienes reforzaron el equipo para que este llegue a la máxima categoría del fútbol argentino. El equipo que logró la hazaña estaba conformado por: Alterio (tío del actor Héctor Alterio, hincha de “Chaca”); Lloupias y Giachetti; Amicone, Vaccaro y Avancini; Franchelli, Cesarini, Gaslini, Pérez y Luz. Cabe destacar que Cesarini y Gaslini fueron los primero dos jugadores del “Funebrero” que jugaron en la selección nacional.
En el torneo disputado por Chacarita en primera en 1925, el “Tricolor” logró la quinta ubicación, lo que le permitió ser cada vez más conocido por la gente, y a su vez, tener cada vez más hinchas.
En 1925, en la manzana de Humboldt, Murillo, Padilla y Darwin se comenzó la primer cancha oficial de “Chaca” de su historia.
Las obras demandaron dos años y fueron los propios jugadores, juntos con dirigentes e simpatizantes del club, los que colaboraron con la construcción de la cancha. La misma se inauguró en 1927.
Con el paso del tiempo Chacarita se afianzaba más en primera, y el estadio iba quedando chico. Es por eso que los dirigentes coincidieron en conseguir una cancha con mayor capacidad.
Esa cancha llegó. En Humboldt al 300, entre Murillo, Padilla y las vías del ferrocarril, Chacarita tuvo su segunda cancha, que tenía una capacidad para 40 mil personas. La misma se inauguró en 1932, con más de 25 mil personas presentes, en una fiesta que concluyo con amistoso ante Nacional de Montevideo, que el local ganó por 3 a 0.
Maximino Lema, primer Presidente del club, renunció en 1921, porque sentía que su desempeño no era el deseado. Alfonso Colangelo asumió la conducción del club ese mismo año, pero en 1922, por problemas familiares, dejo la presidencia.
En 1923 José Lema, familiar de Maximino Lema, quedó constituido como Presidente del “Tricolor”, pero la escasez de dinero lo llevó a renunciar en 1924. Ya en 1925, con Chacarita en primera y con un estadio propio, asumió Virgilio Uriburu como cuarto Presidente del club.
Lamentablemente una enfermedad lo hizo renunciar en 1926, lo que le dio la posibilidad a Tiburcio Padilla a tomar la presidencia de “Chaca”, la cual duró hasta 1933 y constituyó una conducción de “progreso” y “orden”, ya que durante siete años se siguió la misma línea
En 1930, una huelga total paralizó al fútbol local. ¿El motivo?. Los jugadores en ese momento no cobraban por jugar, pero la mayoría de ellos recibía dinero. La amenaza de los jugadores era la de emigrar, ya que si no se legalizaba con las distintas instituciones los jugadores se irían a otro club. Es por eso que en febrero de 1931 la Asociación Argentina de Football decidió agrupar en un torneo a los equipos mas importantes del momento, pero de los 36 clubes que habían jugado el ultimo torneo, muchos se opusieron a la nueva organización del campeonato, y es por eso que se crea la Liga Argentina de Football, que era profesional. Esa liga estuvo integrada por “Chaca” y por otros 17 equipos que jugaron en primer campeonato profesional de la historia. Talleres de Remedios de Escalada, Boca, River, Racing, San Lorenzo, Huracán, Tigre, Gimnasia, Argentinos, Independiente, Estudiantes de la Plata, Vélez, Ferro, Lanus, Platense, Atlanta y Quilmes fueron los 18 equipos que, junto con Chacarita, formaron la Liga Argentina.
El primer partido de la era del profesionalismo lo jugo Chacarita y nada más ni nada menos que contra Boca Juniors. El cotejo se disputó un 31 de mayo de 1931, en una fría mañana porteña. El partido se jugó en el estadio de Boca, , y finalizó 0 a 0. Ese Chacarita alineó con Alterio (tío del actor Héctor), que fue el primer arquero en convertir un gol en el profesionalismo del fútbol argentino; Cichino y De Vicente; Duchini, Gil y Brizuela; Cruz, Seijas, Stagnaro, Stochetti y Gómez.
Después de ese gran arranque, Chacarita no logró grandes resultados en las fechas posteriores. La gran recuperación llegaría en la quinta fecha, cuando el “Funebrero” visitó a River, quien iba puntero y tenia entre sus filas a Carlos Peuccele, quien debutaría ese día. Pero contra todos los pronósticos, Chacarita logró imponerse por 3 a 2 y fue la primer victoria de chaca en el profesionalismo frente a equipos de los denominados “grandes”. Recién en la fecha 12 Chacarita volvería a ser protagonista de la jornada futbolera, porque ese día se produjo el primer gol de un arquero en el profesionalismo. El “Tricolor” visitaba a Tigre, perdía por 3 a 0 y en el segundo tiempo, y por medio de un penal, el arquero visitante Eduardo Alterio marcó el gol del descuento. Ese gol, el de un arquero, no se produciría nuevamente hasta 1971.
El equipo estaba realizando una mala campaña y ya se habían jugado 13 partidos. Es por eso que la Comisión Directiva decidió incorporar a tres jugadores. Benjamín Coria, Luis y Marcos Díaz fueron los contratados, los tres, oriundos de Santiago del Estero. Ya con los tres santiagueños en cancha Chacarita se recuperó, ya que logró 8 triunfos consecutivos y una racha de 12 cotejos sin perder. Recién en la fecha 27 Independiente terminaría con la racha positiva del “Funebrero”. En Avellaneda el “Rojo” ganó 3 a 1. Al final del torneo Chacarita terminó en la séptima posición y le ganó a Boca y River (en dos oportunidades) quienes con el tiempo serían los dos clubes más grandes del país.
En 1940, después de 16 años de permanecer en primera división, Chacarita descendió por primera vez en su historia, pero lamentablemente, no sería la única. El “Funebrero” perdió la categoría y de esta forma llegó a la segunda división, creada en 1935 y que había empezado a tener descensos en 1937. Pero este iba a ser un golpe que sanaría rápidamente, ya que un año después, en 1941, Chacarita lograría el ascenso que lo devolvería a la máxima categoría del fútbol argentino.
Luego de un torneo, de lo que es hoy la primera B nacional, de excelente campaña para “chaca”, en donde le sacó 13 puntos de diferencia a su rival más inmediato, Colegiales, el “Tricolor” volvió, luego de un año en la segunda categoría, a primera división.
Durante ese campeonato, Chacarita perdió solo dos veces, con Temperley y con Acassusso. Al comienzo del certamen, Vélez Sarfield era el candidato para volver a primera, pero “Chaca” lo derrotó 3 a 1 en propia cancha del “Fortín” y ya se perfilaba como claro candidato para lograr el ansiado ascenso.
Se acercaba el final del torneo y Chacarita, junto con Colegiales, pelean palmo a palmo la primera posición, hasta que todo se aclaro. El partido tan esperado entre el primero ( “Chaca”) y el segundo, Colegiales debían enfrentarse. Y Chacarita resultó victorioso por 1 a 0. Ese equipo formó con Angrisano, López y Emanuelli; Araiz, Zava y Fazio; Rodríguez, Lorenzo, Casán, Villela y Fiacone y se coronó campeón luego de 14 fechas, obteniendo 58 puntos, 13 más que Colegiales, que obtuvo 45.
Ya consolidado en primera, después de un campeonato aceptable en 1942, luego de ascender, Chacarita necesitaba expandirse y se mudó a San Martín. Pero ¿por qué irse de Chacarita, si el estadio de Humboldt 300 tenia capacidad para 40 mil espectadores?. El inconveniente fue el siguiente: Los terrenos en donde se encontraba la cancha eran rentados, junto con los terrenos del rival de siempre, Atlanta. En 1943, a finales de ese año, Chacarita estaba atrasada unos seis meses con el pago mensual del alquiler. La comisión de Atlanta, al enterarse de esto, y apoyada por una familia de mucho dinero, ofreció plata para quedarse con el predio, que Chacarita no pudo igualar y fue desalojado, es por eso que hoy por hoy ahí se encuentra el estadio de Atlanta, porque se expandió el que tenían anteriormente. El último encuentro jugado en ese estadio fue el 16 de diciembre de 1944 entre Colegiales y Temperley.
El inolvidable 8 de julio de 1945, luego de 141 días de ardua labor, quedó inaugurado el estadio de “Chaca” en San Martín con una gran fiesta a la que asistieron más de 30 mil personas y que finalizó con un amistoso entre los de casa y Nacional de Montevideo, que ganó el local por 1 a 0.
En 1950 Chacarita logró el octavo puesto en el campeonato de primera división, pero ese campeonato tuvo otra particularidad. El conjunto de San Martín derrotó a los cinco grandes en un mismo torneo, lo que muy pocos consiguieron. El primero en caer fue Boca en la quinta fecha y en la mismísima Bombonera, por la mínima diferencia. El gol lo marcó Sánchez de penal, y sería la primera de dos victorias de Chacarita en la Bombonera en su historia, ya que la segunda se lograría en 1969, el año del campeonato.
Cuatro fechas después, en la novena y en San Martín, San Lorenzo fue vapuleado por 5 a 1. La goleada la propinaron César,Esquide, dos de Ricagni y uno de Coll. En la undécima fecha la víctima fue Independiente en San martín. “Chaca” ganó 2 a 1 con dos verdaderos golazos de Eduardo Ricagni. Ricagni había llegado a Chacarita como parte de pago por los pases de Campana y Busico y luego sería una estrella en el fútbol Italiano, ganando varios Scudettos con la Juventus. También jugó en el Milán y el Torino.
En la segunda ronda Chacarita derrotó al campeón, Racing Club y a River Plate. A la “Academia” le ganó en la fecha 20 por 1 a 0 y otra vez con gol de Ricagni. Los “Millonarios” fueron derrotados por 2 a 1, con goles de Pessarini y Esquide en la 29 ª fecha.
Ni los grandes ni los chicos podían detener al conjunto de San Martín. Además de todo, ese año, se cerraría con una goleada por 4 a 1, baile incluido, a Atlanta en Villa Crespo. Los goles los anotaron Esquide, Pessarini y dos del increíble Ricagni. Ya en 1951, Chacarita no marcaría tanta diferencia con los grandes, pero sí lo haría con las “revelaciones” del torneo. Lanus y Banfield, inolvidable sub campeón de 1951. El equipo granate venía primero invicto cuando ya se habían disputado 22 fechas. Pero debía jugar en San Martín, en donde se despediría del campeonato. El 9 de septiembre el “Tricolor” derrotó a Lanus por 2 a 1, con dos goles de Esquide. El cotejo con Banfield dió que hablar. El conjunto del sur era el candidato del pueblo. La gente, fuera o no de Banfield, alentaban fervientemente al “Taladro” por considerarlo el equipo de los pobres. Racing Club era el bicampeón y estaba a punto de conseguir el tercer título. Mario Cereijo, ministro de Hacienda de la nación, era hincha fanático de Racing, y todo el mundo hablaba de la influencia que este tenia para con los rivales y árbitros de la “Academia”. La misma Eva perón, había demostrado su simpatía por Banfield, por ser el “equipo de los pobres”. Pero a Chacarita poco le importaba el deseo del pueblo. El 2 de noviembre el puntero del campeonato, Banfield, visitaba al “Tricolor”. Racing y River se encontraban a dos puntos del equipo sureño, y todos sabían de lo difícil que era San Martín, y Banfield no fue la excepción, ya que cayó sin atenuantes por 2 a 1 y le dio el campeonato servido a Racing, ya que River también había perdido. Durante algunas semanas se habló de una supuesta incentivación de Racing a Chacarita, lo cual quedó demostrado, era falso. La final del campeonato la jugaron Racing y Banfield, luego de terminar empatados en el primer puesto. Se jugaron dos partidos de ida y vuelta, y Racing, con gol de Mario Boye, ganó por 1 a 0 el segundo cotejo y se consagró como el primer tricampeón de la historia, un logró que le quitaría River recién en 1996. La participación de Chacarita fue fundamental porque fue el único que derrotó las dos veces a Banfield, lo que le permitió a Racing ser campeón.


1961-1990


banderas


Chacarita ya había regresado a la primera división y se preparaba para comenzar el torneo. Los equipos de los denominados grandes, contrataban jugadores de primer nivel y en su mayoría extranjeros, lo que dificultaba la paridad que existía entre todos los clubes y comenzaban a marcarse serias diferencias, diferencias que se acrecentaron, y cada vez más, con el tiempo y que hacen que hoy halla dos poderosos y el resto varios escalones por debajo, hablando siempre a nivel económico. El mismo equipo “Funebrero” que había logrado el ascenso de 1959 era el que la comisión directiva tenía pensado para jugar en primera, y solo se incorporaron el arquero Juan Roger Hover y Osvaldo Caro.
Con un equipo más que afianzado en primera, llegarían dos pérdidas durísimas para el plantel profesional. Mario Rodríguez y Savoy dejaban la institución para irse a Independiente. Oscar Martín también viajaba para Avellaneda, pero era transferido a Racing, y Brookes tenia destino “quemero”, cuando era vendido a Huracán, pero llegaron Néstor Rambert, Jorge D’ Ascenzo del “rojo” como parte de pago, y se completó el equipo con Jesús Roldan, Néstor Sanguinetti y Roberto Blanco, de Racing, y Omar Hignino García, delantero, y el portero Elías Abraham. El equipo tuvo una floja campaña, pero se vio beneficiado por una medida de la AFA, en donde se suprimían los descensos por una reestructuración de las categorías. Al finalizar ese campeonato Chacarita estaba último y si no hubiese sido por esa reglamentación, el “Tricolor” tendría hoy un nuevo descenso a cuestas. Al año se terminó duodécimo sobre un total de 16 equipos, lo que mejoró un poco la posición en la tabla. Pero el torneo de 1966 sería nuevamente duro para el “Funebrero” ya que se volvió a finalizar en la última ubicación. Ese certamen tuvo algunas particularidades, porque debutó profesionalmente Horacio Neumann, quién sería campeón 3 años después, se compró a Ángel Hugo Vargas de Racing Club, y además “Chaca” fue el primer equipo en usar un buzo sobre la camiseta, lo que es normal y común hoy por hoy. Cada vez faltaba menos para llegar a la gloria.

1969, nuestro orgullo:
Ese año había empezado con un sólo objetivo: evitar el descenso. Se mantuvo el mismo equipo, y llegaron Juan Carlos Puntorero, proveniente de Newell´s, Rodolfo Uribe, de Estudiantes de La Plata y Abel Pérez, de Boca, llegaba a préstamo.
También llegaba un nuevo técnico. Francisco Pizarro se hacía cargo de la conducción del primer equipo luego de la renuncia de Argentino Geronazzo, que pretendía un aumento de salario que la comisión directiva no podía satisfacer. Este fue el principio de un año histórico, que nunca más pudo repetirse, pero que sin dudas se podrá volver a lograr.
Luego de algunos torneos de verano, donde Chacarita venía cumpliendo un gran papel en esos certámenes. El 23 de febrero de 1969 comenzó el torneo Metropolitano, que tenia dos zonas de 11 equipos cada una. El “Funebrero” comenzó con una victoria por 2 a 1 frente a Platense de visitante.
El gran optimismo que había logrado la gran victoria frente al “Calamar” se disipó de manera violenta en la segunda fecha, con un categórico 7 a 1 en contra, y lo peor de todo, en San Martín.
El correr de las fechas hacía ilusionar cada vez más a los hinchas del “Tricolor”, pero no con el título, sino con la clasificación al torneo Nacional, que la obtenían los equipos que lograban entre el 3 y 6 puesto de cada zona.
Para el final de los ruedas, en la 22º fecha, Chacarita, Boca y Vélez tenían chances de pasar a la semifinal del Metropolitano. Vale recordar que clasificaban los primeros dos de cada zona. Chacarita había derrotado por 2 a 0 a San Lorenzo, por lo que se aseguraba que Vélez no lo alcance, ya que el “Funebrero” le llevaba 4 puntos de ventaja. Pero si lo hizo Boca, quién también ganó y quedó en lo más alto de la tabla junto con el conjunto de San Martín, ambos con 30 puntos. En la otra zona los clasificados fueron River, que enfrentaría a Boca, y Racing, que debía chocar con Chacarita. Para esa instancia definitiva la C.D optó por traer un nuevo entrenador: Víctor Rodríguez, quién fue recomendado por el mismo Geronazzo, que dejaba el cargo.
La semifinal se disputó en estadio neutral, en la mismísima Bombonera y con ventaja deportiva para Racing que con empatar pasaba a la final. El “Tricolor” sorprendió a todos y cuando el partido parecía morir en 0, un centro magistral de Ángel Marcos y una palomita exquisita de Recupero puso el 1 a 0 a favor de Chacarita que lo depositaba en la final frente a River, que había derrotado a Boca. Ya se había logrado algo inolvidable y espectacular. Todos los medios le apuntaban a River para el campeonato, que hacía 14 años no lo obtenía. Tal era el desmerecimiento que tenía hacia “Chaca” para lograr el título, que la revista “Goles” famosa en esa época, salió a la venta un día después de la final con una foto de River en la tapa y el Chacarita Campeón como título, lo que demostraba la poca, o nula fe, que le tenían al conjunto de San Martín.
Ese 6 de julio de 1969, imborrable para todos, fue sin dudas el mayor éxito deportivo de la historia del club. Un partido en el que River tenía todas las de vencer pero se quedó con la ganas y de ¡QUE MANERA!.
65.000 personas colmaban el cilindro de Avellandeda y Chacarita saltaba al campo con: Petrochelli; Gómez, Pérez Bargas y Frasoldati; Puntorero, Recupero y Poncio; Marcos, Orife y Neumann.
Fue un partido inolvidable, no sólo por lo que se obtuvo, sino por la superioridad con la que se logró el triunfo, de manera inobjetable, y con un tremendo baile. Iban 12 minutos del primer tiempo cuando el sueño comenzó a hacerse realidad. Neumann de media vuelta, luego de un centro de Marcos, ponía el 1 a 0 parcial. Pero ocho minutos después un error de Gómez le propinaba a Trebucq, delantero “Millonario”, poner el 1 a 1.
A partir de ahí las cosas se equipararon, y mucho, hasta que Dreyer, mediocampista “Gallina”, fue expulsado tras una tremenda falta a Orife, y a partir de ahí, Chacarita aprovechó esa ventaja al máximo.
A los 38 minutos de la primera parte y otra vez tras una jugada del gran Ángel Marcos, Neumann con un tremendo bombazo ponía el 2 a 1 transitorio. Y así terminaba el primer acto. El segundo estuvo de más, porque “Chaca” tenia espacios y los aprovechaba muy bien, sobre todo un tal Ángel Marcos, que haciendo honor a Ronaldinho, Maradona o Pelé, construyó una jugada espectacular, finalizando la misma con una tremendo caño a López, el arquero de River. Recién iban 3 minutos de la segunda mitad y Marcos, el mejor jugador del campeonato, ya había sentenciado la historia. Dicen los que estaban allí presentes que ese gol fue el más gritado, no sólo por el tanto en si, sino por la maravilla que sus ojos habían tenido la posibilidad de ver. A los 11 llegó el “final”, porque el “Tano” Frasoldati se metió entre la defensa rival y logró un definitivo 4 a 1 .
La fiesta se desató a las 16:34 de ese 6 de julio de 1969 y Chacarita obtenía su primer título en primera división luego de 63 años de existencia. Los festejos se suscitaron en San Martín, ya que luego de los festejos en Racing, el plantel se dirigió a su estadio para festejar con la gente. Los días siguientes fue Chacarita en todos lados. Los jugadores iban de canal en canal, de radio en radio, siendo invitados por los grandes periodistas de la Argentina, como fue el caso de Guillermo Brizuela Méndez, con su programa “La feria de la alegría”.
La exposición de “Chaca” en los medios fue tal que el equipo fue invitado a una gira por el exterior, más precisamente por Colombia, en donde el “Tricolor” jugó 4partidos, empató 1 (América de Cali) y ganó los tres restantes (Independiente Santa Fe, Deportivo Medellin y Atlético Nacional de Medellin). Lamentablemente Chacarita no pudo jugar lo Copa Libertadores porque la AFA había decidido que la jueguen el campeón y subcampeón del Nacional, torneo que se disputó después del Metropolitano. Se jugó a 17 fechas, todos contra todos, sin segunda ronda, y nuestro equipo era el único que jugaba entre semanas y tenía giras. Como por ejemplo la gira a Bolivia para enfrentar a la selección local, que terminó con un 2 a 1 para los locales. Más allá de no lograr la clasificación a la Libertadores los jugadores llegaron a fin de año más que conformes por lo obtenido, y no es para menos, ya que todos los “Funebreros” estamos y estaremos agradecidos por siempre por lo obtenido. Hay 14 campeones de primera división en el fútbol argentino de toda la historia, y Chacarita es uno de ellos, no se puede pedir nada más.

La copa Joan Gamper :
El 22 de agosto de 1971, y con Marcos en el equipo, por una cláusula en el contrato, toda la delegación “Tricolor” partió hacia España, más precisamente Barcelona, a disputar la Copa Joan Gamper, un trofeo que se juega todos los años en la pretemporada del “BarÇa” y a la que se invitan los mejores equipos del mundo. Esos equipos eran, además del local, Chacarita, el Bayern Munich (con la base de la Alemania campeón del mundo en 1974) y el Honved.
Se jugarían las semifinales, que se definió por sorteo. “Chaca” tenía que enfrentarse nada menos que con el gran Bayern Munich, multicampeón alemán. El 24 de agosto se llevó a cabo ese cotejo en el Camp Nou. Fue realmente un verdadero baile, una humillación al gran equipo europeo, por eso a los 16 minutos de la etapa inicial, quién otro sino Ángel Marcos, puso el 1 a 0 parcial. El dominio de los argentinos se fue acrecentando con el correr de los minutos. Mucho más, cuando a los 20 minutos del complemento Zobel se fue expulsado tras una tremenda infracción a Forteis. Claro, con semejante baile que le estaba propinando el equipo “sudaca”, humilde e ignorante, para su consideración, bastante chata por cierto, les era complicado verse tan superados. Dos minutos pasaron hasta que el palo le dijo no a los alemanes, luego de un terrible remate Roth. A partir de ahí y con un hombre más Chacarita se fue al ataque y a 60 segundos del final, con un centro perfecto de Marcos, Fucceneco clavo un gran cabezazo que liquidó el pleito.
Chacarita era tapa de todos los diarios del planeta y estaba en boca de todos. El Barcelona había eliminado al Honved y se prepara a jugar la final frente a la gran sorpresa argentina. Un día después, el 25, se disputó la final. El árbitro del partido, el catalán Pablo Sánchez Ibáñez, fue tan decisivo en el resultado, obviando infracciones y penales para los visitantes, que en el segundo tiempo, luego de un clarísimo penal a García Cambón, que el referí obvió, la propia parcialidad del Barcelona lo abucheó. La cuestión es que el local logró un ajustado 1 a 0, robado a más no poder mediante el árbitro. Pero poco importaba ya, porque Chacarita demostró estar al nivel de los grandes equipos del mundo, más allá de los resultados.
Entre los años 1972 y 1973, el equipo comenzó a decaer, finalizaba cada vez más abajo en los respectivos campeonatos que disputaba. En 1974 finalizó último en la zona B del campeonato metropolitano, y ya estaba asumido que la mejor etapa de nuestra historia había quedado atrás. Además Petrocelli, Frassoldati y Recúpero, los únicos tres campeones del 69´ que quedaban en el club, dejaron el mismo. En 1975 hubo una renovación total del plantel, porque además de los chicos del club que debutaron (Marangoni entre otros) se habían incorporado más de 10 jugadores. El arquero Miguel Onzari, los defensores Miguel Ángel Bordón y Pablo Zucarini y el mediocampista Horacio Bianchini.

Ya en 1979 se produciría uno de los hechos más dolorosos de nuestra historia, el descenso a la B. Luego de una escasa producción en el Nacional, el “Funebrero” terminó último en la zona B, junto con Atlanta, y deberían jugar un cuadrangular con los dos últimos de la zona A, que fueron Gimnasia y Esgrima La Plata y Platense. De esos 4 equipos solo 1 mantendría la permanencia en la división. Ese cuadrangular de “La Muerte” como lo habían denominado se comenzó el 22 de julio de ese año, y el conjunto de San Martín logró un inobjetable 2 a 0. En la segunda fecha, en La Plata, el conjunto local derrotó al “Tricolor” por 3 a 2 en el último minuto de juego y luego de Chacarita había empatado el juego mediante un tanto de Pena a los 40´ del segundo tiempo. Una semana más tarde y en Vicente López, Platense se llevó un 2 a 1 en su favor, y “Chaca” quedó al borde del descenso. Pero 7 días más tarde se obtuvo una goleada en Villa Crespo frente a Atlanta y ahora estaba la chance de definir ante el “Lobo” y el “Calamar” en San Martín. Frente al equipo de la capital provincial se terminó todo, porque Chacarita perdió 2 a 1 y luego de la victoria de Platense frente a Atlanta, todo estaba definido, “Chaca” se iba al descenso después de 20 años de permanencia y de grandes campañas. El último duelo fue otra derrota para los de San Martín, derrota que le propinó Platense por 2 a 1, quién finalmente mantuvo la categoría. Lamentablemente, lo peor estaba por venir.Luego de llegar a la primera “C” y permanecer en esa categoría por sólo un año, Chacarita ya estaba de vuelta en la primera B con el simple objetivo de regresar a la primera división. El equipo campeón de la “C” tiene un récord que muy pocos saben, ya que es el equipo que más goles convirtió en la historia de los campeonatos argentinos, más de 100, y apenas recibió 15.
Ahora, ya en la segunda división, el equipo se preparaba sólo para lograr el ascenso. La situación económica que estaba atravesando el club por ese entonces no era la mejor y por eso la Comisión Directiva había decidido incluir a varios jugadores de la “cantera” para que nos representen en el campeonato. Las inferiores brindaron jugadores como Enrique Borelli, Gustavo Yalve, Guillermo Rodríguez, el “Potro” Echaniz y Abramovich entre otros, a la primera del “Tricolor”.
En un torneo que fue de por si largo, ya que se jugaron 42 fechas, San Lorenzo de Almagro fue primero en la tabla general y acreedor de un pasaje a primera. Los 8 equipos que quedaron debajo (del segundo al noveno) jugaron un octogonal para definir otro ascenso más. Como no podía ser de otra manera “Chaca” entró entre esos 8 equipos, en la tercera posición, detrás del ya mencionado San Lorenzo, y Gimnasia y Esgrima La Plata. El choque de Cuartos de Final nos cruzó con Temperley. El equipo de San Martín, dirigido en esa época por Federico Pizarro, terminó derrotado, pero no por el “Gasolero” sino por sus propios hinchas, que invadieron el estadio provocando la suspensión inmediata del cotejo. Finalmente el tribunal de disciplina dio el partido por perdido a Chacarita y posibilitó que Temperley, quién finalmente ascendería, pasara de ronda.
Para 1982, y con el convencimiento de que el ascenso hubiese sido posible sin la estupidez siempre presente de 15 o 20 inadaptados, el plantel no varió demasiado ya que se tenía mucha fe para encarar esta nueva temporada, que finalmente tendría un destino invariable y por 365 días más, debíamos mantenernos en la primera B.
Era 1983 la situación del “Funebrero” era caótica, porque el equipo había arrancado mal y además era conducido por la propia sub comisión de fútbol. Como si todo esto fuera poco, el estadio estaba permanentemente inhabilitado debido a su infraestructura. El torneo ya era con descenso y hasta la undécima fecha Chacarita sólo tenia un punto y estaba anteúltimo en la general y último en su zona. Con todo este panorama más que desalentador llegaría una pequeña luz de esperanza llamada Juan Manuel Guerra, “Don Manuel”.
Guerra ya había trabajado en Chacarita en 1969, cuando se logró el campeonato, y estaba trabajando en Lanus. Una vez que Don Manuel ya estaba trabajando con el plantel comenzó a depurar el plantel y darle el protagonismo a todos los jóvenes de club. Los triunfos comenzaron a llegar solos y para el fin de ese torneo, luego de una victoria en la última fecha, se logró terminar en el 4º puesto. Claro el comienzo había sido tan malo que nadie tenía la certeza de poder entrar al octogonal, y menos, mucho menos, de lo que después sucedería.
El rival en cuartos sería Tigre, en donde, después de una decisión del plantel de no concentrar, la hostilidad de la gente fue tal, que cuando el equipo empató el partido en uno con gol de Godoy, los hinchas invadieron el campo para robarle la ropa a los jugadores. Una semana más tarde los 90 minutos terminarían 2 a 2 y habría que jugar el alargue, que finalizó con idéntico resultado. Pero todo quedaría resuelto en los penales donde “Chaca” obtuvo un 5 a 4 en su favor y pasó de ronda. En semifinales debía enfrentar a Italiano para llegar a la tan ansiada final. El “Tricolor” ganó los dos partidos por 1 a 0 y se aseguró una plaza en la final frente a Los Andes.
La primera final se jugó en el estadio de River Plate, debido a que Chacarita seguía con el estadio clausurado. Con un marco imponente de “funebreros”, ya que asistieron más de 35 mil personas, el “local” derrotó por 2 a 0 al conjunto de Lomas de Zamora con goles de Fonseca Gómez. Pero todavía faltaban 90 minutos a jugarse en Lomas, con 40 grados de temperatura y un clima de 40.000 espectadores en el estadio, que estuvo totalmente colmado, sobre todo el sector visitante. Ese día Chacarita formó con Argueso; Abramovich, Giorgi, Ingrao y Cánova; Guillermo Rodríguez, Enrique Borelli y Marioni; Yalve, Godoy y Fonseca Gómez.
Cuando faltaban 10 minutos para el final, Chacarita ganaba 3 a 2 con goles de Giorgi en contra y Medina, tambien en su propia valla y Serrizuela ponía el segundo para Los Andes. En el segundo périodo Borreli marcaría dos. A los 88 minutos de juego la gente de “Chaca” invadió el campo para festejar el ascenso a primera. Pero lo deportivo quedó en el olvido porque los locales también invadieron el terreno desatando una terrible batalla campal. Finalmente, luego de 4 años de no participar en la máxima categoría del fútbol argentino, Chacarita regresaba para no irse nunca más, pero lamentablemente, no sería así.
Para comenzar el campeonato de primera división a principios de 1984, una tremenda sanción por parte del tribunal de disciplina complicaría muchisímo la situación económica del club y del equipo en primera. La sanción era que por 30 días, a partir de ese 19 de febrero, cuando comenzaba el torneo, el club no podía ingresar dinero de ningún lado, y además se le clausuraba el estadio.
Con todos estos inconvenientes el equipo igualmente debía jugar. Con Antonio D´Accorso como nuevo D.T y Ernesto Giudice como nueva incorporación, Chacarita empezó una nueva etapa en su vida. La primera fecha del certamen fue frente a Atlético Tucumán en el estadio de Español, en donde el “Funebrero”, más allá de no recibir puntos debido a la sanción, derrotó por 3 a 1 a su par tucumano y festejó el regreso a primera con sus hinchas.
El “Tricolor” integraba la zona F (el campeonato eran 8 zonas de 4 equipos) junto con Atlético Tucumán, Kimberley e Independiente de Mar del Plata. Los dos partidos frente a los “Rojos” de Mar del Plata fueron derrotas, pero los otros 4 encuentros fueron victorias, de manera tal que si no hubiese sido por la sanción, Chacarita habría clasificado para la siguiente fase.
Ya para mediados de año, el equipo se preparaba para enfrentar el metropolitano, con un campeón mundial entre sus filas, como lo fue Leopoldo Jacinto Luque, quién alzó la copa del mundo con Argentina en 1978.
Con el correr de las fechas Chacarita estaba logrando los puntos necesarios para mantener la categoría. Así se llegó a la 30ª fecha en donde “Chaca” jugaría con Boca en San Martín y como no podía ser de otra forma el partido lo terminó la violencia. Más allá de que los incidentes los protagonizaron las dos hinchadas, el único perjudicado era obviamente Chacarita porque Boca era intocable, mejor dicho, es intocable. De esta manera hubo otra sanción mucho más férrea: obviamente el estadio quedaba clausurado pero el agregado era que el equipo debía jugar fuera del radio de Buenos Aires y su “corona” principal. Entonces el destino elegido fue Campana, donde el “Funebrero” jugó sus últimos partidos de 1984 y los primeros del nacional 1985.
Para el ya citado campeonato Chacarita volvió a quedar en la zona F, esta vez junto con Argentinos, Belgrano y Central Norte de Salta. Esta vez sin restricciones monetarias llegaron más refuerzos: Carlos Olarán, Rubén Bouza, como defensores, el arquero Juan Carlos Benítez y el delantero Amadeo Gasparini.
De los seis encuentros que disputó en el grupo, “Chaca” ganó 3 partidos y logró un empate, de manera tal que accedió a la próxima fase, en donde debía enfrentar a Newell´s. El primer encuentro se disputó en Rosario y el “Funebrero” rescató un empate a pesar de estar con 9 hombres. Ya de local, en Villa Dalmine, el partido terminó con derrota por 2 a 1 y ahora el “Tricolor” ingresaba a la ronda de perdedores, en donde se jugaba un sólo partido. El rival era Huracán y el estadio era Atlanta, porque la sanción seguía vigente sobre el estadio de San Martín pero ya se podía jugar en cualquier estadio.
El cotejo fue más que aburrido y muy friccionado, así que todo se definió en los penales. Chacarita logró una gran victoria por 4 a 3 desde los 12 pasos, con una gran actuación de Benítez, quién contuvo dos penales “Quemeros”. De esta manera “Chaca” seguía en carrera y debía enfrentar a San Lorenzo en la cancha de Ferro. Después de un encuentro duro, el “Tricolor” logró la victoria en el tiempo adicional por 2 a 0.
Así fue como se llegó a chocar otra vez con Newell´s, que venia de perder en la zona de ganadores. El conjunto rosarino volvió a derrotar al equipo de San Martín y de esta manera se terminaba el nacional 1985 para “Chaca”.
Ya en 1985 el nacional pasó a llamarse campeonato de primera división y se acababan las divisiones y distintos torneos. Sergio Giachello, Sergio Otero, Víctor Crema, Gustavo Crnko y Felipe Revelez fueron las incorporaciones para afrontar el torneo.
Cuando el campeonato estaba más que complicado, Don Manuel Guerra volvió a tomar la conducción del primer equipo. Sus dos primeros partidos fueron derrotas, contra Independiente y River respectivamente. El final de la primera rueda era más que preocupante y como agravante los dirigentes mantenía una importa deuda de salarios con los jugadores, por lo que estos no querían jugar hasta que se resolviese este conflicto.
El conflicto de salarios fue tal, que para 1986 quedaban disputarse 13 encuentros, y Chacarita no ganó ni uno. Guerra se quedó hasta el final y puso el pecho a la situación. Lamentablemente la situación fue inevitable y el equipo volvió a perder la categoria.


1991-actualidad


Ascenso

En 1992 Chacarita se encontraba en la Primera B y con riesgos de descender a la C, es por eso que para lograr la recuperación futbolística la Comisión Directiva, presidida por Carlos Cerrutti, decidió contratar nuevamente a Don Juan Manuel Guerra, quién había llevado al equipo a primera en 1983. Además del nuevo DT llegaron Rabuñal y Carlos Fabián Leeb.
Esta temporada 1992/93 estaba compuesta por 18 equipos en los que debían enfrentarse todos contra todos. El ganador del mismo lograría el ascenso a la B Nacional y del segundo al quinto puesto se jugaría un repechaje para definir otros dos ascensos. Como es costumbre, “Chaca” empezó mal y antes de la sexta fecha estaba perdiendo la categoría. Pero esa sexta fecha fue el cambio de rumbo definitivo, ya que llegó el primer triunfo del torneo. La víctima fue Armenio y el “Funebrero” logró el 1 a 0 con un tanto de Rabuñal.
A partir de ese triunfo el equipo empezó a levantar y sólo perdió un partido más en la primera ronda frente a Los Andes por 1 a 0. Cuando el campeonato estaba llegando a su fin, Chacarita, All Boys y Sarmiento eran los candidatos a obtener el título. Exactamente en la fecha 30 el “Tricolor” tenía la chance clara de quedar sólo en la punta. Porque All Boys, puntero con “Chaca” con 42 puntos, enfrentaba al segundo, Sarmiento, que tenía 40 unidades. Por su parte Chacarita debía jugar con Deportivo Merlo, que estaba al borde del descenso. Lamentablemente, ya con el 0 a 0 sabido entre All Boys y Sarmiento, el equipo de Guerra no pudo con Merlo y cayo 1 a 0.
Cuando el campeonato terminó el campeón fue All Boys y Sarmiento quedó segundo por diferencia de gol, por lo cual Chacarita obtuvo la tercera posición y quedó en la zona noreste con los equipos más complicados.
Después de derrotar a Concepción de Tucumán y a San Martín de Catamarca respectivamente, la final era con Gimnasia y Esgrima de Jujuy. El primer encuentro se jugó en San Martín y el partido fue más que áspero y el local logró el 1 a 0 con un tanto de Checchia. La ventaja era escasa para definir la serie en la Tacita de Plata, pero el equipo estaba bien anímicamente y se tenía fe. El equipo llegó a Jujuy con el máximo goleador del campeonato, Carlos Fabián Leeb, con 22 tantos, lo que causaba aún más esperanza en la gente “funebrera”.
La presión de la gente jujeña era tremenda, debido a que el estadio estaba repleto. Con el comienzo del pleito poco duraría la ilusión visitante, porque a los 10 minutos del primer tiempo Mario Lobo puso el 1 a 0 parcial y dejaba la serie en empate. A los 15 minutos Chacarita marró un penal en los pies de Gnoffo. Pero después del penal, la gente pensaba que el equipo local iba a liquidar el partido, pero se equivocó, porque “Chaca” equiparó las cosas y a los 7 minutos del segundo tiempo puso las cosas en tablas mediante un tanto del “Gato” Leeb.
Mientras el público visitante se ilusionaba, Rosas ponía las cosas 2 a 1 para el local, y el equipo jujeño otra vez se agrandaba en busca de otro tanto que lo catapultara a la B Nacional. Los 90 minutos terminaron así y se definiría todo en el alargue. Para el comienzo del suplementario las ilusiones se terminaron, porque a los seis minutos del complementario Morrelli puso el 3 a 1 inobjetable para los jujeños, que a partir de ahí dominaron el partido con tranquilidad y fueron justos ganadores del torneo, como lo fueron un año después cuando ganaron “caminando” la B Nacional. Por el lado “Funebrero” el golpe fue durísimo y su técnico, Don Manuel Guerra, había decidido dejar la conducción del equipo, por lo que Miguel Ángel Lemme se hizo cargo del plantel para el siguiente campeonato.
Para mediados de 1993 hubo cambios en lo futbolístico y en lo institucional, porque Carlos Cerrutti había dejado la presidencia, que tomó José Luis Barrionuevo. Por el lado deportivo Rabuñal y Quiroga dejaron la institución y se incorporaron Custodio Méndez, Lara, Irala Sarabia y Mario Gómez.
El comienzo del torneo deparaba un buen camino, porque de las primeras cinco fechas, Chacarita había ganado cuatro y empatado otro, por lo que se llegó a la punta del torneo. Dos partidos más tarde, con un empate y una derrota a cuestas, Lemme decidió dejar el club porque sentía que no tenía el apoyo del hincha, más allá de haber llegado de la mano de Diego Maradona, que hasta participó en algunos entrenamientos con el plantel profesional cuando estaba sin club.
El equipo estaba sin técnico y puntero del campeonato, y una vez más, el gran Juan Manuel Guerra tomó la conducción del equipo para lograr en la octava fecha un 3 a 1 ante San Miguel. La gente estaba conforme porque se jugaba bien y se ganaba, así que obtener el ascenso sería un “trámite”. Como no podia ser de otra manera, “Chaca” salió campeón, pero la frutilla fue haber obtenido el título frente a Tigre y por un 4 a 0 en San Martín, para dar la vuelta olímpica en nuestra casa. La fecha siguiente sólo quedó para la estadística cuando se derrotó por 2 a 0 a Defensa y Justicia. Una vez más, Carlos Leeb fue el goleador del campeonato con 14 goles lo que quedó como un récord, ser goleador por dos veces consecutivas.
Ahora quedaba el Clausura, el sistema de juego había cambiado, y en vez de dos rondas se jugaban dos torneos, Apertura y Clausura, en los cuales los campeones de ambos campeonatos jugarían una final por el ascenso. El que lograra ambos torneos ascendía directamente, y es por eso que el “Tricolor” no quería descuidarse y tratar de obtener ese nuevo torneo.
Obviamente Chacarita volvió a obtener el primer lugar, pero esta vez Tigre se quedó con el campeonato por una escasa diferencia de gol.
Ahora la final por el ascenso era con Tigre, pero el inconveniente eran los estadios para disputar los cotejos. La AFA no quería que se jugara en San Martín y tampoco en Victoria, por lo que se terminó definiendo con dos partidos en cancha neutral, más precisamente, en el Monumental de Núñez.
El sábado 28 de mayo de 1994 se jugó el primer partido en donde Chacarita se quedó con la victoria por la mínima con gol de De Lucca y ahora sólo quedaba esperar una semana más para definir el tan ansiado ascenso.
El sábado 4 de junio fue el día tan esperado. El “Funebrero” salió a la cancha con Arrabal; Nicastro, Lara, Checchia y Pagés; D´Agostino, De Lucca, Márquez e Irala Sarabia; Leeb y Leani (Gnoffo estaba lesionado). El partido fue más que parejo pero Chacarita inclinaba la balanza a su favor, sólo le faltaba mostrarlo en el resultado. El 0 a 0 parecía inamovible, porque Tigre no creaba situaciones. Cuando iban 40 minutos del segundo tiempo, un corner ejecutado de manera perfecta por Mario Gómez, y la cabeza salvadora del “Tano” Leani puso el 1 a 0 definitivo y la locura en las tribunas. Chacarita volvía a la B Nacional y además había logrado su récord máximo en la historia, al quedar invicto por 30 partidos.
Para el comienzo del año 2000 el panorama era negro. Varios refuerzos se habían ido, como por ejemplo Muller y luego de algunos resultados negativos y del 4 a 0 frente a Boca en Vélez, Héctor Rivoira dejaba la dirección técnica del equipo. En un marco de crisis futbolística Daniel Córdoba asumió como nuevo DT y su debut sería nada menos que en el estadio de Instituto, quién también estaba comprometido con el descenso. Chacarita sacó fuerzas de donde no había y ganó por 3 a 1 con un golazo impresionante del “Chucky” Boujon. Con el comienzo de las fechas el equipo iba encaminado a un sólo objetivo: salvarse de la promoción. Y ese objetivo llegó, porque en la última fecha “Chaca” logró un 4 a 1 en Santa Fe frente a Unión que mandó a Instituto al repechaje para mantener la categoría, que no supo afrontar y perdió la primera división.
Ya con el equipo en primera se venía el Apertura 2000 y Córdoba trajo como refuerzos a Fernando Gamboa, Carlos Moreno, Héctor “Pacha” Cardozo, Diego Latorre, entre otros. Estos jugadores, salvo Moreno, debutaron recién en la tercera fecha frente a Newell´s en San Martín, y el encuentro resultó derrota para los locales por 2 a 0. Después del partido frente a Belgrano, que terminó en empate, el “Profe” Córdoba dio un paso al costado.
Con un equipo sin buenos resultados en el campeonato y la tabla general, la situación era preocupante. Por eso Osvaldo “Chiche” Sosa decidió hacerse cargo del primer equipo y su debut fue más que auspicioso porque derrotó a Almagro por 1 a 0 con gol de la “Vieja” Moreno, que sería con el correr del tiempo el máximo goleador de Chacarita en primera en la última etapa en esa división. El fin del año 2000 parecía encaminar las cosas porque se habían logrado 27 puntos y además obtener victorias frente a River, Boca e Independiente.
Para comenzar el Clausura 2001 siguieron cayendo refuerzos. En este caso fueron los paraguayos Villamayor y Brizuela, y con la base del equipo anterior, el “Tricolor” estaba bien “armado”. Ese campeonato terminó con un Chacarita sexto y con 29 puntos, que, sumado a los del Apertura 2000, daban como resultado 56 puntos, que era y sería la mayor cantidad de puntos desde la vuelta a la A.
Para encarar el Apertura 2001 se fueron la mayoría de los refuerzos, como Gamboa, Cardozo, Almandoz, etc, para darle lugar a jugadores como Leonardo Ramos, el regreso de Víctor Muller, Charles Pérez y Darío Marra. Ese equipo parecía que iba a dar el batacazo, pero en la primera fecha frente a Huracán, después de ir ganando dos a cero terminó empatando y las ilusiones se diluían, más luego del empate frente a Unión de Santa Fe por 2 a 2 en San Martín.
El final del campeonato, que tuvo a Racing como campeón después de 35 años, terminó con el “Funebrero” con 26 puntos y en la octava posición. Llegaba el año 2002 y para afrontar el campeonato Leonardo Más, Juan Carlos Docabo, Jorge Quinteros llegaban a la institución de San Martín. Pero con las dos primeras fechas y un sólo punto obtenido, Osvaldo Sosa dejaba el cargo para darle paso José Pastoriza, que debutaba con un triunfo de local frente a Estudiantes por 2 a 1. Con el transcurso del campeonato el equipo tenía un rendimiento irregular, y por eso para el fin del torneo Chacarita obtuvo 21 puntos y terminó 14ª.
Pero distinto sería el panorama del Apertura, porque “Chaca” luego de grandes resultados terminaría cuarto con 30 puntos. Lo más trascendente de este plantel fue la incorporación de Carlos Fernando Navarro Montoya.
En el Clausura 2003 comenzarían los problemas, porque luego de obtener 8 puntos en 10 partidos, José Omar Pastoriza daba un paso al costado y Carlos Babington se haría cargo del equipo por el resto del campeonato, pero los resultados no lo acompañaron y faltando 3 fechas para el final se fue. La sub comisión de fútbol, comandada por el entrenador de arqueros Oscar Manis seguiría el resto del torneo que terminaría con un Chacarita anteúltimo con sólo 11 puntos, obteniendo lo más bajo de la historia de los campeonatos cortos para el “Tricolor”.
Para encarar la temporada 2003-2004 Chacarita debía reforzarse y en serio porque estaba último en la zona de promedios arriba de Talleres. Así que la Comisión Directiva formó un plantel con renombre para salvar a “Chaca” del descenso, pero no sería factible. Oscar Craviotto era el nuevo DT y los jugadores comenzaron a llegar. Claudio Graf, Juan Azconzabal, Serna, Pompei, Muller (en su tercera etapa en el club) y Leo Fernández eran algunos de los nuevos jugadores del “Tricolor”.
Chacarita hizo un buen papel en el Apertura 2003 finalizando con 24 puntos, después de sufrir la quita de 3 unidades por el escándalo en la Bombonera. Más allá de los resultados, el equipo parecía afianzarse y luchar por la salvación, pero la CD decidió echar a Craviotto, lo que fue considerado como un grave error hasta por los propios jugadores “Funebreros” y traer a Luis Garisto para encarar el Clausura.
Una derrota por 2 a 0 en San Martín frente a San Lorenzo comenzó a definir la suerte de Garisto, quién en la octava fecha dejó el equipo luego de perder con Lanus por 3 a 2. En la novena fecha Chacarita debía viajar a Córdoba para enfrentar nada más ni nada menos que a Talleres, el puntero del torneo. Bajo una lluvia torrencial el equipo dejo todo y logró un empate. En ese partido Borrelli dirigió al conjunto de San Martín, y lo hizo de ahí hasta el fin del torneo.
Para la última fecha, Chacarita había ganado sólo dos partidos en todo el campeonato y el descenso era casi un hecho. Sólo ganarle a Colón en Santa Fe y que Rafaela perdiera con River eran lo que posibilitaba un desempate con dicho equipo. El “Funebrero” cumplió su parte y derrotó al “Sabalero”, pero River demostró no ser lo grande que aparenta porque, ya consagrado campeón, le regaló el empate al equipo de Piazza y los rafaelinos zafaron del descenso directo para llegar a la promoción, que luego perderían con Huracán de Tres Arroyos, para poner las cosas en orden.
Ni bien se concretó el descenso, Enrique Borrelli dejó de ser el técnico del primer equipo y su colaborador, Eber Mastrangello quedó como DT. Con una renovación total del plantel las esperanzas de ascender se renovaron, pero quedaron en la nada cuando el equipo no ganó ningún partido en 5 fechas y Mastrangello renunció. Néstor Clausen se hizo cargo del equipo con una goleada en Santa Fe frente a Rafaela por 3 a 0. El equipo tenía resultados irregulares y terminó complicado con el descenso. Para afrontar el 2005 llegaron refuerzos de jerarquía como Darío Fernández, Alejandro Melonio, Leonardo Ramos (segunda etapa en el club) entre otros. El equipo hizo un buen campeonato y terminó con 27 puntos y ubicado en la 6ª posición, pero una victoria de Defensores de Belgrano en el final puso las cosas iguales en el promedio y ahora “Chaca” debía derrotarlo en un sólo partido a todo o nada que se disputó en el estadio de Huracán.
Después de 120 minutos de nervios y paridad absoluta dentro del terreno de juego todo se definió desde el punto del penal. En el último penal que definía la serie el “Flaco” Vivaldo volvió a decir presente y quedar así como un ídolo inmortal en los corazones de todos los “Funebreros”. De esta manera “Chaca” eludía el descenso directo y debía jugar la promoción frente a Platense.
El primer partido se jugó en Vicente López, en medio de un clima electoral “tricolor”, el cotejo terminó empatado en uno y las chances de quedarse en la B Nacional se acrecentaban. Un día después Luis Barrionuevo dejaba de ser presidente de Chacarita para dejarle el lugar a Horacio Fernández, que ganó con el 78% de los votos.
Pero todavía quedaba jugarse la revancha, y 7 días más tarde del primer partido se llevó a cabo el segundo encuentro en la cancha de Racing. A los 25 minutos del segundo tiempo Chacarita tuvo un penal a su favor que falló Darío Fernández. En la jugada siguiente el penal a su favor lo tuvo Platense, que también marró Madrid. Cuando los corazones de los chacaritenses parecían no aguantar más llegó el tan ansiado gol de Piatti, luego de una gran jugada de Figueroa. A un minuto del final Madrid puso las tablas en el marcador, pero fue sólo para la estadística, porque Chacarita mantuvo la categoría.
Con un nuevo plantel, un nuevo cuerpo técnico y una nueva Comisión Directiva, Chacarita encaró el Apertura 2005 con el objetivo de mantener la divisional, pero la cantidad de buenos jugadores que llegaron hacían pensar en lograr mucho más que eso. Héctor Rivoira volvió al club después de 6 años y su debut fue el 14 de agosto del 2005 frente a Talleres en el estadio de Almagro, que terminó en empate en uno. Ese equipo siempre peleó la punta, pero nunca llegó a lo más alto. Igualmente el equipo terminó con 34 puntos en la 4ª posición y perdió el campeonato recién en la anteúltima fecha del torneo, y luego de golear a Aldosivi por 4 a 0.
Con Martín Zapata, Luis Tonelotto como incorporaciones y sin Piatti, el equipo realizó un buen Clausura 2006, aunque de mucho menor rendimiento que el campeonato anterior. Se obtuvieron 26 puntos y se perdió la posibilidad de jugar la segunda final, al ser derrotado por Huracán 1 a 0 en Parque de los Patricios.
Ahora quedaba la chance del reducido y para eso había que derrotar a Talleres de Córdoba de visitante. Con una gran muestra de fútbol, el equipo del “Chulo” obtuvo un cómodo 2 a 0, y luego de terminar en empate en Buenos Aires, llegaba la final con Huracán para acceder a la promoción.
El primer duelo se jugó en el Ducó y el equipo de Mohamed humilló al “Tricolor” y lo goleó por 3 a 0. Para la vuelta la cosa fue distinta, pero no alcanzó para clasificar, porque se obtuvo una victoria por dos goles de diferencia y el sueño de volver quedó pendiente.
Grandes páginas del fútbol argentino tiene escritas el “Tricolor” un equipo que alcanzó la gloria en 1969 y que sin ninguna duda lo logrará nuevamente, porque por historia, hinchada y fútbol, Chacarita Juniors es el sexto grande.
En la actualidad, Chacarita Juniors acaba de finalizar de disputar el Torneo Primera "B" Nacional con una victoria en la última fecha frente a Atlético de Tucumán, en condición de visitante, por 1 a 0 y mejor no hablar de ciertas cosas... jajaja


descenso


primera a

BANDERAS


b nacional
chaca
futbol
historia
tricolor
metropolitano
funebre
funebrero
Primera B Nacional
villa ballester
leeb
joan gamper
equipos viejos
club atletico chacarita juniors
juan manuel guerra
Chacarita Juniors - El post que se merece Parte 1
1969
homenaje
san martin
banderas
Ascenso
descenso
primera a
b nacional
chaca
futbol
historia
tricolor
metropolitano
funebre
funebrero
Primera B Nacional
villa ballester


leeb

EQUIPOS VIEJOS DE 1931 A 1997


joan gamper
equipos viejos
club atletico chacarita juniors
juan manuel guerra
Chacarita Juniors - El post que se merece Parte 1
1969
homenaje
san martin
banderas
Ascenso
descenso
primera a
b nacional
chaca
futbol
historia
tricolor
metropolitano
funebre
funebrero
Primera B Nacional
villa ballester
leeb
joan gamper
equipos viejos
club atletico chacarita juniors
juan manuel guerra
Chacarita Juniors - El post que se merece Parte 1
1969
homenaje
san martin
banderas
Ascenso
descenso
primera a
b nacional
chaca
[img]http://k16.kn3.net/D1B01B

Fuentes de Información - Chacarita Juniors - El post que se merece Parte 1

Dar puntos
16 Puntos
Votos: 2 - T!score: 8/10
  • 0 Seguidores
  • 2.167 Visitas
  • 2 Favoritos

9 comentarios - Chacarita Juniors - El post que se merece Parte 1

@ABSALONALI Hace más de 3 años -1
futbol
@discoteria Hace más de 3 años +3
muy bueno te felicito por el post y AGUANTE CHACA!!!!!!!!!!!!!!!!
@sosvostoto Hace más de 3 años
Lindo post.
Saludos funebreros desde Toronto, Canada!!!
@unlaico Hace más de 2 años +1
Buen post, no lo habia visto nunca. Aguante Chaca!
mañana te dejo puntos porque no mequedan
@idealizado Hace más de 2 años
vamos chacarita!!! buen postt!!
@castelaresdechaca Hace más de 2 años
Buen post papa. sumate a la comu funebrera en T! y segui haciendo posts del amor de mi vida querido
@verito_2009 Hace más de 2 años
HOY MAS QUE NUNCA AGUANTE CHACA EN LAS BUENAS Y EN LAS MALAS MUCHO MASSSSSS
@ignamajor Hace más de 1 año
Muy buen post sin duda, lo voy a imprimir para guardalo de recuerdo y 10+