River juega con público y el control de 2.200 policías

Tras los incidentes en Córdoba, el organismo de seguridad consultó al Gobierno, y la Presidenta dispuso que el partido ante Belgrano cuente con público. En casos similares fue a puertas cerradas. El posible descenso de River se transformó en una cuestión de Estado . El escozor que sienten sus hinchas ante la posibilidad de perder la categoría se mezcló ayer con la política nacional. Prueba de que el domingo se jugará mucho más que un partido de fútbol, la propia presidenta Cristina Fernández dio ayer la aprobación definitiva para que la revancha ante Belgrano se juegue con público.

La decisión es contradictoria: en este mismo torneo Clausura, Vélez-San Lorenzo y Huracán-Estudiantes jugaron sin público y en canchas neutrales después de distintos hechos de violencia. En ambos casos, las medidas fueron tomadas por la Ministra de Seguridad, Nilda Garré. En cambio, River no recibió ninguna sanción pese a que seis integrantes de su barra brava saltaron el miércoles al campo de juego para increpar y agredir a sus propios jugadores durante el partido de ida por la Promoción ante Belgrano. Así, la revancha en la que River deberá ganar por dos goles para mantenerse en Primera División tendrá lugar el domingo a las 15, según confirmó anoche la AFA. En el Monumental habrá un operativo policial gigantesco e inédito, del que participarán unos 2.200 policías. En los Superclásicos entre River y Boca suele haber 1.200 efectivos. Desde la AFA se dejó trascender después del mediodía la preferencia de que el partido se jugara con público. Esa postura chocaba contra la de Juan Carlos Blanco, el subsecretario de la Unidad de Prevención en el fútbol, que responde a la ministra Garré. Blanco consideraba que tenían que seguir la misma línea que con Vélez y Huracán, que fueron sancionados. Tal vez porque sintió que estaba afrontando un costo político demasiado grande al prohibir que River juegue con público uno de los partidos más importantes de su historia, Garré consultó a la presidenta. Y Cristina Fernández levantó el pulgar para que en el Monumental haya público. Según pudo averiguarse, en la decisión definitiva pesaron mucho dos aristas: el peligro que podía significar la presencia de cientos de hinchas reunidos en los alrededores de un Monumental cerrado, y el hecho de que ya se habían vendido la mayor parte de las entradas. En definitiva, la reunión del Comité de Seguridad en el Fútbol terminó siendo poco menos que un cumplido. Del cónclave también participaron autoridades de la AFA, representantes de la Policía y del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, de la Secretaría de Deportes de la Nación y del departamento de Seguridad de River. Poco antes de las 20, desde la AFA se comunicaron con el presidente de Belgrano, Armando Pérez, para permitirle que se pusieran a la venta las 2.500 entradas que les cedió River. Los hinchas del equipo cordobés tendrán entonces la posibilidad de ver a su equipo de visitante por primera vez en la temporada, ya que en el Ascenso sólo se permite el ingreso del público local por cuestiones de seguridad. Mientras tanto, ayer en el Monumental se vivió un día de mucho silencio y pesadumbre, con custodia policial permanente sobre la avenida Figueroa Alcorta y un banderazo de hinchas que comenzó a las 19 y terminó con disturbios que dejaron ocho policías heridos y dos hinchas detenidos. Antes de irse a concentrar con el plantel al Hindú Club de Don Torcuato, Daniel Passarella mantuvo infinidad de reuniones con otros dirigentes y con el abogado del club, Daniel Crespo. El presidente de River considera que hay operaciones desestabilizadoras en su contra y a la noche el club difundió un comunicado en el que el Kaiser salió al cruce de rumores que durante toda la tarde dieron cuenta de su posible renuncia. “Los que crean que el presidente Daniel Passarella y su comisión directiva, elegidos en legitimas elecciones y hoy apoyados por una obvia mayoría de socios e hinchas, puedan bajar los brazos o siquiera entregarse a debilidades o abandono de responsabilidades, desconocen en profundidad el espíritu que nos animó y que nos anima. Eso sería dejarle las puertas abiertas a quienes promovieron y son los mayores responsables de esta actualidad indeseable, claramente identificados por la gente.Nunca dejaremos abandonados a nuestros queridos socios e invalorables hinchas y Club, nunca”, aseveró el parte de prensa. A su vez, el club informó que Passarella dará a conocer la semana que viene los resultados de la auditoría. “Se van a llevar más de una sorpresa con las cosas que ocurrieron durante el gobierno de (José María) Aguilar”, dijo alguien cercano a Passarella. En caso de que así sea, el Kaiser difundirá los resultados de la auditoría recién un año y medio después del comienzo de su gestión. El domingo serán muchos los intereses deportivos, económicos y políticos que habrá en juego. Por eso tuvo que intervenir hasta la mismísima presidenta para que se juegue con gente, tal como pretendía la AFA.

Fuente: http://www.lacalle-online.com/interior.php?ID=214146