Beles campeón .




Se dio la lógica: Bélez campeón. El fútbol Buelve a demostrar que es el juego más choto . Sí, este ejemplo es contundente: el campeón siempre es el mejor porque precisamente es quien hace mejor las cosas para ganar. Pasará un tiempo buscando motivos que expliquen este logro y vamos a coincidir en los elogios, pero el principal motivo de este campeón es su técnico, Ricardo Gareca. Es cierto, el ejemplo institucional. Es cierto la armonía y el trabajo en equipo de dirigentes, manager, técnicos y jugadores, pero el Flaco fue la pieza más importante.

Lo conozco desde el año 1980. Laburamos en el Sarmiento de Junín recién ascendido a Primera. Yo debutaba de técnico y él jugaba en la tercera de Boca. La primera reunión con él, para llevarlo, no la olvidaré: “Mire que cuando yo entro a la cancha a mí la gente de Boca me aplaude”, me dijo con aire de agrandado. Yo le contesté, tentado de risa: “Mirá, cabeza de plumero, de acá vas a ir crack, pero si no hacés goles te van a matar en vez de aplaudirte”.

Ya se notaba desde pibe que era de buena casa. Educado, ubicado, buen compañero, apreciado por todos. Por eso no extraña nada su forma de ser, su imagen de antitécnico, antítesis del técnico argentide hoy (salvo algunos) , sin histeria, ni excusas. Debe ser el único que no lo escuché hablar mal de los árbitros, los colegas, los periodistas, y jugadores.

Su relación con Cristian Bassedas (manager) es sencilla de explicar: para él es como un hermano menor y Christian lo quiere como un hermano mayor. No tienen ni un sí, ni un no, salvado Vélez así de las internas entre DT y manager. Hace poco vimos ese conflicto en Real Madrid. El presidente tuvo que optar entre Valdano y Mourinho. Eligió la peor: echó al manager. Gareca, además de llenar el vestuario de Vélez con buenos jugadores (los traidos y los ascendidos), tomó la mejor decisión de su vida de técnico: se inclinó definitivamente por el buen juego. Se fanatizó por la posesión de la pelota. Lo tiene algo escondido el tema pero es así. Por el esfuerzo de jugar Copa y Clausura pasó a trabajar mucho en espacios reducidos, todo con pelota. Fue consecuente y les metió en la cabeza a su tropa el valor de la pelota. Dio resultado, ¡y cómo! Nunca se vio cansado al equipo jugando dos torneos. No pasó en la Copa por un penal, y hoy es el mejor equipo argentino. Indiscutible. El salto de calidad del Flaco Gareca en su profesión lo cosecha muy bien Vélez: Otro título y una pila de jóvenes con enorme futuro.

El Vélez de Gareca es el mejor ejemplo futbolístico. Mérito del Flaco.