GUADALAJARA.- El doctor José Humberto Anaya, neurocirujano del Hospital Ángeles de Guadalajara, explicó a Excélsior que una conmoción cerebral leve, como la que sufrió Javier El Chicharito Hernández, no tiene consecuencias graves y que un descanso de cuatro semanas es suficiente para que el futbolista regrese a las canchas.

Entrevistado vía telefónica, el doctor señaló que “una conmoción cerebral leve es una inflamación que puede provocar un desmayo, pero sin lesiones internas. Es importante una recuperación ad integrum (al ciento por ciento), por lo que no tendrá secuela neurológica”.

El Chicharito no quedara loco

La mayoría de los pacientes que llegan con este problema al consultorio del doctor Anaya tuvo un accidente de tránsito, del que “el 99 por ciento se recupera pronto. Sólo el uno o dos por ciento presenta el síndrome post contusional, que no es más que la persistencia de alguna molestia y la mayoría evoluciona favorablemente”.

El galeno argumentó que el viaje en avión que hiciera El Chicharito, de Nueva York a Washington, no afectó de ningún modo su recuperación. Medios como el inglés Daily Star cuestionaron al Manchester United de afectar la recuperación al obligar al delantero mexicano a trasladarse en un vuelo que supuestamente retrasó su rehabilitación.

Javier Hernández estará listo para volver a las canchas el 28 de agosto, cuando el Manchester United reciba al Arsenal en el Old Trafford, dentro de la tercera jornada de la Liga Premier.

Esto significa que El Chicharito se perderá el arranque de la liga inglesa ante el West Bromwich y el Tottenham Hotspur.

United

El mexicano se ha perdido un duelo ante las Estrellas de la MLS, otro contra el Barcelona y el título reciente de la Comunity Shield ante el Manchester City. El mismo Alex Ferguson, técnico del ManU, confirmó a los medios de comunicación que “El Chicharito estará ausente de las canchas hasta finales de agosto”.

Javier Hernández tampoco tomará acción entre México y Estados Unidos, partido amistoso pactado para mañana, en Filadelfia.

manchester

El español Javier Iglesias, en la Gaceta.es escribió que Javier Hernández engañó al Manchester United tras no informarle que en su adolescencia sufría de cefalea (dolor crónico de cabeza), lo que supuestamente habría derivado en la referida conmoción cerebral.

El doctor Anaya dijo que “si el jugador (El Chicharito) tuviera un problema en la cabeza, los médicos del club lo hubieran detectado antes de ser contratado. Cualquier examen realizado por el club evidenciaría cualquier padecimiento”.