epespad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Historia de todos los Mundiales(segunda parte)

Historia de todos los Mundiales(segunda parte)


Primer mundial de 24 países


Hasta ese 1982 el fútbol le venía demostrando a la FIFA que era un éxito comercial. Poniendo esto en la balanza, los dirigentes de la federación, con Joao Havelange a la cabeza, decidieron aumentar el número de participantes de 16 a 24. Por ende las autoridades españolas debieron bregar mucho y bien para poder cumplir con la organización mundialista.



todos


AFP
Festejo italiano al obtener la Copa del ´82



España fue una fiesta



Alemania consiguió aplacar un poco el dolor de la derrota en semifinales quedàndose con el tercer puesto del Mundial que organizaron. Vencieron a Portugal por 3 a 1 y fueron despedidos en una gran ovación.

El primer tiempo tuvo las mejores ocasiones para Alemania. Un disparo lejano de Kehl buscando la media vaselina casi sorprendió a Ricardo ('19) y una falta lanzada por Podolski ('24) la tuvo que repeler como pudo de nuevo el buen meta luso.

Portugal encontrado un resquicio en la defensa germana a la media hora y casi se adelantó gracias a una genialidad de Deco quien, a la media vuelta en la frontal, casi coloca el balón en el arco de Kahn.

En la segunda parte, la mejor ocasión portuguesa fue de Pauleta quien se plantó solo ante Kahn tras un magnífico pase de Cristiano Ronaldo pero su disparo con la zurda fue mansamente a las manos del portero.

Y cuando mejor estaba Portugal una jugada personal de Schweinsteiger terminó en el primer gol del partido. El interior alemán se fue hacia el centro y conectó un derechazo tremendo que Ricardo no pudo detener ('56).

El jugador del Bayern, todo confianza, lanzado la siguiente falta un poco peligrosa que tuvo su equipo y, otra vez de derechazo tremendo, volvió a batir a Ricardo, esta vez desde la esquina del área grande y con la ayuda de una nube de piernas que despistaron al portero ('61). El colegiado dio el gol a Petit en propia meta pero el mérito de la juagada fue claramente de Schweinsteiger.

Entonces Scolari dio entrada a Figo por Pauleta ('76) para dar la vuelta al partido. Y como si de un hechizo se tratara, el interista participó en la mejor jugada de Portugal que volvía a parar Kahn.

Pero en la jugada siguiente, otra vez Schweinsteiger, viniendo de fuera a dentro, lanzó un nuevo derechazo fulminante al fondo de la red de Ricardo. Inapelable 3-0 ('79).

Sólo faltaba el gol del honor de los lusos. Un tanto que nació en las botas de Luis Figo quien se inventó un centro medido a la cabeza de Nuno Gomes para que el delantero descontara ('87).

Y todo terminó ahí Portugal cerró un buen Mundial, el segundo mejor de historia. Alemania se despidió ante su público de la mejor manera, ganando y dando espectáculo. Ahora todos esperamos ansiosos la final entre Francia e Italia.




Las semifinales terminaron: Italia y Francia a la Final








A pesar de recibir más equipos, España cumplió porque además de la excelente organización los españoles crearon un ambiente festivo que duró desde el 13 de junio al 11 de julio de 1982 aunque en el aspecto futbolístico fue un Mundial que generó dudas y cierta confusión.

El mundial en marcha Las asociaciones europeas consiguieron salirse con la suya y presentaron 14 representativos: Polonia, Italia, Alemania Occidental, Austria, Bélgica, Hungría, Inglaterra, Francia, Checoslovaquia, Irlanda del Norte, Yugoslavia, Unión Soviética, Escocia y el país anfitrión, España. Por Sudamérica siguió la cantidad tradicional de cuatro: el campeón Argentina, Brasil, Perú y Chile.


Por la CONCACAF El Salvador y Honduras. Por Africa Camerún y Argelia, Kuwait representando a Asia y Nueva Zelanda por Oceanía. Las sedes fueron Vigo, La Coruña, Gijón, Oviedo, Barcelona, Elche, Alicante, Bilbao, Valladolid, Valencia, Zaragoza, Sevilla, Málaga y Madrid.

El seleccionado argentino concurrió en calidad de campeón con la misma dirección técnica de César Luis Menotti y pocas variantes en relación al equipo de 1978, salvo el agregado de Ramón Díaz, Juan Barbas y Diego Armando Maradona, los tres coronados campeones mundiales con la selección juvenil argentina en1979. Pero la nación sudamericana libraba un enfrentamiento bélico contra los ingleses por la posesión de las Islas Malvinas y fue un rumor a voces que la escuadra argentina no estaba anímicamente bien dispuesta paro el torneo, si bien eran los campeones del Mundo.

Italia se perfila sin merecerlo Por su parte Italia pasó a la siguiente ronda por un gol de diferencia frente a Camerún. Ciertos medios de prensa italianos señalaron que existían dudas sobre la clasificación italiana que dejó afuera a los africanos, (se sugirió que hubo un pago previo a los camerunenses para dejarse hacer un gol de más). Esto causó enojo en los jugadores italianos que optaron por no hablar con el periodismo.

Nunca se decidió una investigación y el caso quedó archivado. El otro seleccionado que acompañó a Italia fue Polonia que no tuvo problemas para golear a Perú por 5-1 (en este caso no hubo quejas por la legalidad de una nueva goleado de la escuadra andina como ocurrió en el ´78) y empatar con Italia y Camerún 0-0.

Polonia tenía en sus filas a un jugador excepcional: Bonieck. Asimismo el Mundial de España también se recordará por el triste espectáculo que brindaron los seleccionados de Austria y Alemania Occidental para dejar afuera al mejor equipo del grupo dos: Argelia.

Una verdadera revelación que en la primera ronda le ganó 2-1 a la propia Alemania y 3-2 a un apático seleccionado chileno. Debido a este triunfo tanto austriacos como alemanes debieron jugar un partido decisivo.

Si los austríacos ganaban o empataban quedaba afuera Alemania Occidental. Lamentablemente y ante la silbatina del público, a los 10 minutos de comenzado el encuentro Alemania se puso en ventaja con gol de Hrubesch y a partir de ahí hasta el silbatazo final ni austriacos ni germanos hicieron algo por cambiar el marcador.

Una actuación descalificadora que obligó a la FIFA a implantar nuevas reglas pero que tuvo un chivo expiatorio: Argelia. El "jogo bonito" de Brasil no alcanzó Por el lado de Brasil las cosas estaban muy bien. Aquella escuadra verde amarelha de Leandro, Luisinho,Junior, Falcao, Sócrates, Serginho, Dirceu, Eder y Zico y dirigida por Tele Santana ganaba todo. A la Unión Soviética 2-1, a Escocia 4-1 y a Nueva Zelanda 4-0. Eran otra vez los favoritos.




Italia se llevó el gato al agua




Pero este también fue el Mundial de la goleada de 10-1 que le propinó Hungría a El Salvador. El certamen en donde España no le encontró la vuelta a su juego y terminó corriendo con bríos y ganas pero sin ideas. La España de Arconada, Camacho, Gordillo, Tendillo, Juanito, Joaquín, Zamora y López Ufarte se fue apenas en intenciones. España ´82 fue testigo además, de los afamados Diablos Rojos de Bélgica, que en su debut vencieron 1-0 a Argentina con gol de Vandenberg.


Los belgas contaban con el portero Eddie Pfaff, Gerets, Millecamps, Coeck, Vercauteren, Vandermissen, el grandote Ceulemans y Czerniatynski, aunque a pesar de tanto ruido rompieron pocas nueces y ni siquiera llegaron a semifinales. En la segunda ronda despertarón los azzurri A la postre el equipo que dió la nota fue Italia.

Con la dirección técnica de Enzo Bearzott, la escuadra azzurri, en encuentros decisivos, venció 2-1 a Argentina y 3-2 a Brasil con 3 goles de Paolo Rossi. El conjunto brasileño de 1982 fue tal vez uno de los mejores después del de México ´70 y su eliminación del certamen de España marcó un hito en la historia de los mundiales y del balompié brasileño.

Pero Italia despertó en la segunda ronda. Pocas veces antes se vió algo semejante. De aquél seleccionado abucheado y criticado de la primera parte al equipo seguro y ganador de la segunda. En semifinales venció 2-0 a Polonia, selección destinada a llegar a la entrada de una final pero nunca pasarla.

Por el otro lado Alemania Occidental, con estilo por momentos torpe y exageradamente estructurado, con Stieylke, Forster, Breitner, Dremmler, Littbarski, Fisher y Rummenigge consiguió eliminar en semifinales por penales, en jornada histórica, a la Francia de Castañeda, Amoros, Tresor, Larios, Gierard, Soler, Girese, Couriol, Bellone, Platini y Tigana, después que el partido había terminado 3-3 en tiempo reglamentario.

Así Italia y Alemania completarían una final europea. Atrás había quedado España derrotada por los germanos 2-1 al comenzar la segunda ronda del certamen. Maradona no pudo La escuadra de casa nunca levantó vuelo y terminó maniatada por su propia impotencia. Argentina por su parte, con un plantel que despertó elogios de todas partes no supo encontrar el deseo de ganar que había mostrado cuatro años antes.

Tal vez por el conflicto antártico, tal vez por el aburgesamiento de algunos de sus jugadores principales, lo cierto es que fue absorbida por las defensas contrarias sin presentar mucha batalla, y su actuación, y la de Maradona, no respondieron a las expectativas previas. Italia como en el ´34 y el ´38 El 8 de Julio de 1982, con el arbitraje del uruguayo Juan Cardelino, en el legendario estadio Santiago Bernabeu de Madrid, Italia consiguió su tercera Copa Mundial.

El resultado final fue de 3-1 contra una Alemania cansada del encuentro semifinal ante Francia y que opuso poca resistencia. Con goles de Rossi, Tardelli y Altobelli contra uno de Breitner, la selección peninsular volvió a tocar la gloria igualando entonces a Brasil con tres Campeonatos Mundiales. Faena ilustre la de aquel conjunto conformado por el veterano portero Dino Zoff, Gentile, Cabrini, Bergomi, Scirea, Conti, Tardelli, Rossi, Graziani y Causio.

Esas cosas del fútbol, del infierno a la gloria en un abrir y cerrar de ojos. Y mientras toda Italia exteriorizaba su alegría, los mariachis volvían a afinar sus guitarras y voces preparándose para su segunda cita mundial en 16 años en México.





mundial



La consagración de Maradona


En México 1986 los argentinos volvieron a levantar una Copa Mundial. Ahora en tierras ajenas y bajo otra realidad política. Pero en realidad dicho Mundial no estaba destinado a México.


Historia de todos los Mundiales(segunda parte)


AFP
Maradona abraza el trofeo de la Copa del Mundo.



México otra vez anfitrión de lujo



La primera opción fue Colombia, que desistió por entender que no estaba preparada económicamente para tal evento, las mismas razones expuestas por Brasil. Estas negativas impulsaron a los mexicanos a aceptar el reto de una nueva cita mundialista.

A favor de la nación norteamericana, cuya capital había sufrido un terrible desastre con el terremoto del 19 de septiembre de 1985, estaba la experiencia y la infraestructura de los Juegos Olímpicos de 1968 y el Mundial de 1970, puntos importantes.

La FIFA todavía recordaba con beneplácito el éxito que había sido el certamen mundialista de 16 años antes y estimó que se podría repetir. Pero había algunas diferencias a entonces. Los equipos no serían 16 sino 24 y las finanzas que manejaba la FIFA eran superiores a las de 1970, esto en consecuencia generaba nuevas responsabilidades.









Una de ellas eran los contratos televisivos que implicaban enviar en directo las imágenes de los partidos al continente europeo en un horario que pudiera ser visible y vendible. Por eso fue que los encuentros del Mundial ´86 se jugaron al mediodía, bajo el sol recalcitante del verano mexicano y a unos 2,200 metros sobre el nivel del mar.

Otro de los cambios se dieron en el sistema de clasificación. Como ocurrió en España, se dividieron seis grupos de cuatro equipos cada uno, en los que se clasificaban los dos primeros y los cuatro mejores terceros. Sin embargo, para los octavos de final, la eliminación sería directa.

La decisión evitaba las dudas sobre una posible conformidad con el resultado, tal cual había ocurrido en 1982 entre los seleccionados de Austria y Alemania Occidental. Si bien es cierto que hecha la ley, hecha la trampa , para la FIFA el final de cada mundial implica que hecha la trampa, hecha la ley.

Los grupos se dividieron así: en el A, disputado en el Distrito Federal y Puebla, jugaron Italia, Bulgaria, Argentina y Corea del Sur. En el B cuyos escenarios fueron el Distrito Federal y Toluca participaron el local, Bélgica, Irak y Paraguay. En el grupo C, en las sedes de León e Irapuato, intervinieron Canadá, Francia, la Unión Soviética y Hungría. En el D jugado en Guadalajara y Monterrey participaron Brasil, España, Argelia e Irlanda del Norte.

En Neza y Querétaro el grupo E estuvo animado por Uruguay, Dinamarca, Alemania Occidental y Escocia. Por último las sedes de Monterrey y Guadalajara sirvieron para los partidos del grupo F conformado por Polonia, Marruecos, Inglaterra y Portugal.

Otra vez el buen fútbol como ocurrió en 1970, México volvió a ser testigo de otro Mundial de excelente nivel futbólístico, acompañado de un clima festivo que también sirvió para cicatrizar las dramáticas incidencias ocasionadas por el terremoto.





Argentina fue dirigida por Carlos Bilardo



Luego de vencer 3-1 a los violentos coreanos del Sur, 2-0 a Bulgaria y empatar 1-1 con una alicaída selección italiana, la selección albiceleste ganó su grupo seguida de los azurri y los búlgaros. México, de la mano del serbio Velibor Bora Milutinovic mostró un juego ágil, aguerrido, por momentos convincente, respaldado por un público que precisamente en ese Mundial registró para el mundo la famosa ola humana.


Con sendos triunfos ante Bélgica e Irak por 2-1 y un empate con Paraguay de 1-1, el tri de entonces, con Larios, Amador, De Los Cobos, Quirarte, España, Aguirre, Negrete, Hugo Sánchez y Boy, ofreció emotivos momentos a la afición local. A México le siguieron Paraguay y Bélgica. En tanto, los favoritos de muchos, Brasil, también terminó su grupo en el primer lugar después de vencer a España 1-0, a Argelia 1-0 y a Irlanda del Norte 3-0.

Dirigidos por Tele Santana, los brasileños mostraron un juego típico de ellos, sin mucha marca a presión, rotación del balón, defensores convertidos en atacantes y delanteros más hábiles que infalibles. Era el equipo del portero Carlos, Edson, Branco, Edinho, Julio Cesar, Careca, Alemao, Sócrates, Junior, Falcao y Casagrande. Alemania por su parte desplegó su ensamblaje ritual aunque ahora se justificaba por la altura y el clima.

Desde el principio mostró una gran inclinación a los tumbos porque parecía que pronto se iba a caer y sin embargo ahí fue, superando escollo tras escollo. Un equipo que nunca hay que subestimar.

Pero también estaba Francia, la escuadra de Bats, Amorós, el Gallego Fernández, Battiston, Tigana, Gírese, Platini , Papin y Rocheteau, que en en ese ´86 disputó partidos atractivos, como el que le ganó a Hungría por 3-0, a Italia por 2-0 y el que eliminó a Brasil por los penales, encuentro histórico que llegó al alarge por quedar empatado 1-1 y en el cual a 12 minutos del final reglamentario el portero Bats logró taparle un penal a Zico.

La trilogía Mundial-México-Fútbol superó por segunda vez las expectativas de propios y extraños. Al despuntar los partidos se pudo ir apreciando quiénes eran los favoritos.

Argentina, dirigida por Carlos Bilardo, antítesis de lo expuesto por su antecesor: César Luis Menotti, exponía un fútbol planificado hasta el mínimo detalle, con buenos jugadores, como el arquero Pumpido, Olarticoechea, Batista, Ruggeri, Burruchaga, Giusti, Enrique y Valdano, aunque solo uno mostraba libertad en sus movimientos y en el traslado del balón: Diego Armando Maradona.






Dinamarca sacudida por España




Los galos pasaron a las semifinales dejando en el desconsuelo total a un Brasil que volviendo a exponer un fútbol de clase se encontró haciendo maletas. Los otros seleccionados que sostuvieron encuentros de antología fue el de Dinamarca, con Busk, Bertelsen, Nielsen, los hermanos Olsen, Andersen, Eriksen, Lerby y un juvenil Laudrup.


Esta escuadra fue digna aún en la derrota. Goleó 6-1 a Uruguay, 2-0 a Alemania, 2-1 a Escocia y cuando parecía encaminarse hacia la historia, cayó 5-1 contra España (4 goles de Butragueño). Fue un soplido de alegría y frustración. Asimismo España, que venía provocando elogios luego de aquella goleada cayó en cuartos de final por penales ante Bélgica.

Pero sin dudas este fue el Mundial de Diego Armando Maradona, que estaba cumpliendo una excelente campaña con el Nápoles de Italia. El Pibe de Oro hizo todo en ese Mundial. Desde el polémico gol de la Mano de Dios (que el árbitro convalidó) hasta el que posiblemente sea el mejor gol de todos los mundiales, casualmente ambos frente a Inglaterra.

Quien quiera que se precie de amar este deporte debe brindar para que goles como el segundo de Maradona ante los ingleses se repitan porque son la escencia misma del fútbol. Argentina jugaba guiado por Diego y ganaba. En semifinal venció 2-0 a Bélgica con otro gol notable del astro argentino.




Maradona, la zurda de oro



En tanto México, por primera vez en su historia, alcanzó los cuartos de final. En el encuentro ante Bulgaria, Negrete, con una tijera electrizante marcó un tanto de antología que todavía se lo recuerda con una estatua de él en el aire, construida como homenaje a las puertas del doblemente mundialista Estadio Azteca. Pero el representativo local debió enfrentarse a Alemania, que expuso toda su experiencia para aguantar un empate que dio pasos a la definición por penales.


Ahí destacó el arquero Schumacher y Alemania pasó a semifinales para vencer a Francia 2-0. Final intercontinental: Argentina vs Alemania Occidental. Final para el sur Cuando el 26 de junio de 1986, en el estadio Azteca de la capital mexicana, Argentina ganaba 2-0 con goles de Brown y Valdano, se pensó en una goleada. Pero los alemanes, que nunca bajan los brazos igualaron 2-2.

Y cuando se pensó que el árbitro brasileño Romualdo Arppi Filho señalaría alarge, Maradona cedió un pase preciso de 30 metros con el que Jorge Burruchaga anotó el tercer y definitorio gol. Los sudamericanos volvieron a levantar una Copa Mundial. Ahora en tierras ajenas y bajo otra realidad política. La fiesta fue completa.

Por el tercer puesto los franceses le ganaron 4-2 a sus vecinos belgas. Un inglés, Gary Lineker fue goleador con 6 tantos y cerca de dos millones 370 mil personas asistieron a todos y cada uno de los 52 partidos. México volvió a ser el anfitrión ideal para un Mundial y la FIFA quedó complacida. A miles de kilómetros de territorio mexicano, del otro lado del Atlántico, los italianos comenzaban preparar lo suyo.



todos



La copa se queda en Europa



Contabilizando los créditos obtenidos en el Mundial de 1986, la FIFA no intentó ningún cambio para el torneo de 1990 y las regulaciones y la cantidad de participantes siguieron como en el torneo anterior, aunque sí resaltaron las exigencias que se le pidieron a la Federación Italiana de Fútbol para organizar la final copera.


mundial



AFP
Lothar Matthaus levanta el trofeo de la Copa del Mundo.



Italia tuvo que cumplir los requisitos



Para el evento cinco estadios debieron ser remodelados: el Olímpico de Roma, el Comunale de Florencia, el Marassi de Génova, el Dall ´Ara de Bologna y el San Siro de Milán. Dos construídos: el Delle Alpi de Turín y el San Nicola de Bari, y el resto sólo fueron subsedes: el San Paolo de Nápoles, Della Favorita de Palermo, el Bentegodi de Verona y el Friuli de Udine.


Las imposiciones de la FIFA Mucho debieron trabajar e invertir los italianos para cumplir con las prerrogativas de la FIFA. Y muchas fueron las discusiones entre los mismos políticos y grupos ecológicos de Italia antes y durante las obras de construcción. Para algunos periodistas deportivos las exigencias de la FIFA fueron demasiadas, en especial si se considera que no ocurriría lo mismo con Estados Unidos cuatro años después.

En tanto la televisión impuso horarios y los patrocinadores impusieron espacios y la FIFA respondió a las exigencias gracias a los sacrificados italianos. Además del país anfitrión y el último campeón, Argentina, a Italia llegaron otros 22 seleccionados que fueron: Austria, Checoslovaquia, Estados Unidos y la propia Italia en el grupo uno. Camerún, Argentina, Rumania y Rusia en el grupo dos. Brasil, Suecia, Escocia y Costa Rica en el grupo tres. Colombia, Emiratos Arabes, Alemania y Yugoslavia en el grupo cuatro.

Bélgica, Corea del Sur, España y Uruguay en el grupo cinco y Holanda, Inglaterra, Irlanda y Egipto en el grupo seis. Sorpresas de la copa Primera gran sorpresa en el debut: Camerún vence al Campeón Mundial, Argentina 1-0. La selección gaucha no pasaba por uno de sus mejores momentos.

Si bien el técnico continuaba siendo Carlos Bilardo, el plantel no era el mismo de cuatro años atrás. Lesiones, enojos con el periodismo y un público opuesto a los planteamientos tácticos de Bilardo, conformaron un ambiente negativo que se demostró en el campo de juego.

A todo ello se sumaron los continuos cambios de jugadores y un Maradona en inferiores condiciones físicas. Pero para Bilardo y su legión de futbolistas nada estaba perdido.





Un Brasil renovado



Brasil, de la mano de Sebastián Lazaroni volvió a, lo suyo, ganar la primera ronda y declararse favorito del torneo. Esta selección brasileña era menos alegre que las anteriores y se basaba en una estructura de equipo planificado, que no regalaba nada y ofrecía a cuentagotas.

El cambio fue resistido no sólo por los aficionados brasileños sino también por millones de simpatizantes de la verde amarelha que añoraban al "otro Brasil". Y ahí estaba Alemania dirigida por Franz Beckenbauer y formada por Illigner, Berthold, Kolher, Buchwald, Brehme, Littbarski, Matthaeus, Riedle y Klinsman, y que seguía fiel a su estlio: rígida, sin salirse del libreto, sin gustar, pero acumulando puntos con oficio, sacrificio y sustos.

Holanda, que llevó jugadores de lujo, al menos eso se dijo de Rijkaard, Koeman, Wouters, Gullit, Marco Van Basten y Winter, entre otros, dejó una impresión pobre y conflictiva por los continuos enfrentamientos entre los mismos jugadores. Inglaterra y sus Holligans fueron a parar a Cerdeña, alejados de las grandes ciudades por seguridad. Los dirigentes italianos respiraron aliviados cuando Inglaterra fue eliminada en semifinales por Alemania.

No obstante Inglaterra protagonizó en cuartos de final uno de los partidos más atractivos del certamen frente a Camerún. Los europeos vencieron 3-2 a los africanos, que hasta ese momento habían despertado simpatías de todo el mundo.

De hecho Camerún dejó una imagen grata en aquel 1990 con resultados importantes: le ganó a Argentina 1-0, a Rumania 2-1 y eliminó a Colombia en octavos de final 2-1 con aquel famoso gol que el veterano Roger Milla le hizo al portero René Higuita.

¿O se lo hizo el propio Higuita con una de sus entonces famosas salidas fuera del área? Después de muchos intentos Colombia debutaba en un Mundial bajo las órdenes de Francisco Maturana. Propuesta interesante la del conjunto cafetero que comenzó así una década ilustre con escasos títulos pero buen fútbol. Fue la Colombia de Escobar, Perea, Herrera, Gómez, Leonel Alvarez, el Pibe Valderrama, Rincón y Fajardo, la Colombia que tuvo al borde del nocaut a la misma Alemania. (1-1).

Otra grata sorpresa fue el seleccionado de Costa Rica conducida por el trotamundos Velibor Bora Milutinovic, quién cuatro años antes había dirigido a México. En ese Mundial los ticos sorprendieron a Escocia 1-0, a Suecia 2-1 y cayeron dignamente ante Brasil 1-0, pasando a la próxima ronda, cuando nadie daba nada por ellos.




Las lágrimas de Maradona




Sin su portero estrella, Gabelo Conejo, Costa Rica sucumbió ante los poderosos checos 4-1 en octavos de final. Rumbo a las semifinales En tanto España y Uruguay también caían en octavos de final. La Madre Patria, con un elenco que tenía entre otros a Michel, Butragueño, Zubizarreta y Martín Vázquez fue derrotada por los habilidosos yugoslavos 2-1.

En tanto el equipo celeste, con Alvez, Gutierrez, De León, Ostolaza, Perdomo, Francescoli, Aguilera y Fonseca, cayeron con los dueños de casa 2-0. Como dato extra, Yugoslavia, con jugadores de la clase de Jozic, Katanec, Stojkovic, Susic, Prosinecki y Pancev jugaría su último partido como nación unificada.

Por supuesto el gran favorito era Italia dirigida por Azeglio Vicini, que se había preparado hasta el cansancio para garantizarle a su parcialidad la cuarta Copa Mundial. Hasta su último encuentro con Argentina en semifinales, Italia se mostró segura, como buena dueña de casa.

En su grupo le ganó 1-0 a Austria, 2-0 a Checoslovaquia y apenas 1-0 a un tímido e inexperto conjunto estadounidense. Después en octavos de final despachó a Uruguay 2-0 y en Cuartos de Final 1-0 a Irlanda. Si bien no goleaba el portero Walter Zenga tenía la valla invicta mientras que su juego de marcación, por lo general hombre a hombre, incomodaba a los adversarios.

Sin embargo, esta Italia que alternaba a Baggio y a Gianluca Vialli sin decidirse por ninguno, terminó dependiendo de un limitado jugador del sur italiano que no estaba en los planes de nadie: Salvatore Schillaci, a quién un periódico italiano apodó, debido a sus seis goles que lo coronaron goleador del certamen: Il salvatore di la Patria Con sus miserias a cuestas Argentina pasó a cuartos de final enfrentando a Yugoslavia. El portero titular del conjunto albiceleste, Nery Pumpido, se lesionó de gravedad contra Rusia y fue reemplazado por el tercer arquero: Sergio Goycochea, quién se convertiría en el héroe del equipo.

Empezó frente a Brasil, en un encuentro bien disputado en donde el seleccionado verde amarelho hizo todo para ganar pero fue eliminado por una genialidad de Maradona, que ya jugaba infiltrado y en una pierna, al dejar prácticamente solo a Caniggia quién convirtió el único gol del partido.

Después Goycochea atajaría los penales decisivos frente a Yugoslavia para pasar a semifinales, en donde de la misma manera Argentina y su portero mágico eliminaron a los dueños de casa. Desazón, llantos e Italia, que no había conocido el sabor de la derrota hasta ese momento se fue por el túnel de la amargura a pelear un impensable tercer puesto.

Cuatro años después la misma final. De esa manera Alemania, victoriosa ante los ingleses, y Argentina, volverían a enfrentarse en una final mundialista tal cual lo habían hecho cuatro años antes.

Las circunstancias eran distintas. Los germanos eran los favoritos, los gauchos habían llegado a los empellones y gracias un tercer arquero. El partido no fue de los mejores. Uno intentaba con desconfianza y el otro esperaba un error o una genialidad de su lesionado número 10. Al técnico Carlos Bilardo le quedaba una carta: Goicochea y los penales.

Esto a los alemanes los desesperaba hasta que apareció el árbitro uruguayo nacionalizado mexicano Edgardo Codesal . Primero no dio un claro penal de Lothar Mattaheus contra Calderón y después otorgó un dudoso penal favoreciendo al delantero alemán Klinsman. Disparo y la magia de Goicochea que no alcanza. Alemania 1-0 y Argentina ya sin resto. Final y tercera Copa Mundial para los germanos, que siempre se caen y sin embargo siempre llegan.

Para los italianos quedó el consuelo del tercer puesto: al ganarle 2-1 a Inglaterra. Mientras miles de espectadores y millones de televidentes de todo el mundo veían como las lágrimas mojaban las mejillas de Maradona por la derrota, en Estados Unidos cientos de norteamericanos se preguntaban: ¿What is the World Cup?








Historia de todos los Mundiales(segunda parte)




MUERTE EN COLOMBIA POR UNA PELOTA




Finalmente terminó la Copa del Mundo para Colombia con mucha pena pero sin gloria, días después de su eliminación Andrés Escobar uno de sus defensores era asesinado a la salida de un local bailable, por el solo hecho de haberse convertido un gol en contra el 22 de Junio, a los treinta y dos minutos del primer tiempo frente a Estados Unidos de América, donde los sudamericanos perdieron dos a uno.
Escobar
Escobar

Cabe destacar que en el día previo al partido versus U.S.A., fueron amenazados de muerte el entrenador colombiano Francisco Maturana y Gabriel “Barrabás” Gómez, mediocampista de dicho seleccionado. Los autores de las amenazas exigían que el futbolista fuera excluido del partido contra los dueños de casa. “ Si juega, le pondremos una bomba ”, fue el anónimo ultimátum.

El DT Maturana, decidió reemplazar a Gómez por Gaviria, “Barrabás” desapareció de la concentración colombiana y se dirigió junto a su mujer y a su hijo a una playa en Los Angeles.

Antes de finalizada la participación de Colombia en el Mundial, Gabriel Gómez declaró: “ No juego más ni en la selección ni en ningún lado. Me hicieron mucho mal a mí y también a mi familia ”.
Escena de USA vs Colombia
Escena de USA vs Colombia

Dos días después de llegar la selección de Colombia a su país natal, el 2 de Julio, luego de su eliminación en el mundial, asesinaron a sangre fría a Andrés Escobar de veintisiete años de edad, a la salida de un local bailable en las afueras de Medellín.

Escobar fue interceptado por un hombre llamado Humberto Muñoz Castro, quién le disparó seis tiros a quemarropa, al grito de: “ golazo, golazo ” y “ gracias por el autogol ”.

Con el tiempo se supo que Muñoz Castro era chófer de Santiago Gallón Henao, empresario que había perdido gran cantidad de dinero en las apuestas, debido a la temprana eliminación del seleccionado colombiano.

También se descubrió que el hermano del asesino, se encontraba preso desde hacía varios meses por su vinculación con el tráfico de drogas. Finalmente lo sentenciaron a cuarenta y tres años y cinco meses de prisión.
Flores para Escobar
Flores para Escobar

Otros tres integrantes de aquel plantel fueron los encargados de reconocer el cadáver, Higuita, Mauricio “Chicho” Serna y Aristizábal.

Al respecto recuerda Serna: “... gritaba, lloraba y pensaba que también me iban a matar a mí, porque veía que las amenazas eran en serio, sentí un miedo terrible, nos sentíamos inseguros. En el velorio y en el entierro de Andrés y durante quince días mas tuvimos custodia personal ...”.

Al entierro de Escobar asistieron más de ciento veinte mil personas, incluido el presidente de Colombia, César Gaviria.

El 10 de mayo del 2005 un juez colombiana ordenó la puesta en libertad de Humberto Muñoz Castro, condenado por el asesinato del jugador de la selección absoluta de fútbol de Colombia Andrés Escobar, informaron fuentes judiciales en Medellín, a poco menos de 11 años del asesinato.
todos
mundial
Historia de todos los Mundiales(segunda parte)





todos



Los galos ganaron su primera Copa



El Mundial de 1998 se realizó en el continente europeo luego de la experiencia comercial positiva que dejó el de Estados Unidos cuatro años antes, en donde se comprobó que el fútbol no sólo es un deporte de ilimitada popularidad sino también un gran negocio que eclipsa en ciertos aspectos a los propios Juegos Olímpicos.



mundial


AFP
Zinedine Zidane marcó dos goles en la final de la Copa del Mundo



Mundial a la francesa



Francia ´98 fue una fiesta de la cual participaron por primera vez 32 selecciones, un nuevo récord en el número de patrocinadores y con una innovación: se puso en práctica a partir de los octavos de final.

El llamado gol de oro o muerte súbita para partidos que debían definirse en tiempo extra.El desarrollo tecnológico de las comunicaciones satelitales dio lugar para que la televisión se encargara de mostrar todos los ángulos del evento, dentro y fuera de la cancha.

Cualquier rincón del planeta, por más alejado que estuviera, recibió las imágenes mundialistas (cerca de unas 40,000 millones de personas vieron el certamen por televisión) y también las imágenes de un país que se vistió de gala y entusiasmo para hospedar con honor al balompié internacional. ( "Vamos los azules" ) porque ganaron en el fútbol, pero también como anfitriones.

Curiosamente, el jugador más reconocido de la historia del balompié francés, Michel Platini, logró como organizador lo que no pudo como jugador, levantar una Copa Mundial.Para los 32 representativos se utilizaron 10 estadios: el flamante Estadio de Francia en Saint-Denis, el Parque de los Príncipes de París, el Félix-Boliaert de Lens, el estadio Gerland de Lyón, el Geoffroy-Guichard de Saint-Etienne. el Velódromo de Marsella, la Mosson de Montperlier, el Municipal de Toulouse, el Lescure de Burdeos y La Beaujoire de Nantes.

Los ocho grupos se formaron así: en el A: Brasil, Escocia, Marruecos y Noruega. En el B: Italia, Chile, Camerún y Austria. En el C: Francia, Sudáfrica, Arabia Saudita y Dinamarca. En el D: España, Nigeria, Paraguay y Bulgaria. En el E: Holanda, Bélgica, Corea del Sur y México. En el F: Alemania, Estados Unidos, Yugoslavia e Irán. En el grupo G, Rumania, Colombia, Inglaterra y Túnez y por último en el H, Argentina, Japón, Jamaica y Croacia.

El miércoles 10 de junio en Saint-Denis jugaron a primera hora el Campeón Mundial de entonces, Brasil, frente a la selección escocesa. Fue un triunfo importante ( 2-1) para los sudamericanos dirigidos nuevamente por Mario Lobo Zagallo quién como jugador ganó dos mundiales (1958 y 1962) y como técnico de Brasil uno (1970).

La selección verde amarelha iba por su quinto título mundial, un hecho sin precedentes.Para ello llevó un plantel de pesos pesados: el portero Taffarel, Roberto Carlos, Junior Baiano, Cafú, Leonardo, Dunga, Flavio Conceicao, Denilson, Edmundo, Ronaldo y el mejor de todos, Rivaldo. (ausente por decisión del cuerpo técnico: El Grupo A Brasil lo ganó con dos triunfos, 2-1 a Escocia y 3-0 a Marruecos y una sorpresiva derrota de 2-1 ante Noruega, selección que en partido amistoso ya le había ganado en territorio noruego 4-1 a los brasileños.

Los nórdicos clasificarían segundos en el grupo. Italia, bajo las órdenes de Cesare Maldini, debutó con problemas ante una aguerrida selección chilena. Con un dudoso penal, la escuadra azzurri logró empatar el partido a minutos del final, luego de ir perdiendo 2-1 con los andinos.

Con un juego defensivo y sin arriesgar, Italia no generaba atracción, a pesar de tener a Alessandro Del Piero, Christian Vieri, Fabricio Ravanelli y Roberto Baggio en el plantel. Por su parte los chilenos, de la mano del técnico Nelson Acosta y con la dupla Salas-Zamorano, fueron diluyéndose con el correr de los partidos y terminaron perdiendo 4-1 en octavos de final ante Brasil.




Allez les bleus


Los dueños de casa apretaron el acelerador de entrada, demostrando que estaban decididos a quedarse con el Mundial. Dirigidos por Aimé Jacquet y llevando como jugador símbolo a Zinedine Zidane, a la postre el mejor del torneo, fueron convicción, errores, búsqueda y visos de habilidad en todos y cada uno de los partidos que jugaron. Didier Deschamps, Marcel Desailly, Youri Djorkaeff, el buen arquero Fabian Barthez y por ahí, un joven delantero argentino que se dio el gusto de salir campeón ante Brasil, David Trezeguet.


Si bien Francia no fue un lujo futbolístico, a su favor se puede decir que no defraudó porque siempre buscó el arco rival sin especulaciones.Con Francia pasó Dinamarca y su estilo leal al fútbol bien jugado.

Cayó con las botas puestas en cuartos de final frente a Brasil, tal vez mereciendo mejor suerte pero ganándose el respeto de la afición. Francia ´98 fue la despedida de las selecciones dinamarquesas de Michael Laudrup, un estilista del balompié.Paraguay, con el mejor portero del mundo, José Luis Chilavert, él sólo un espectáculo aparte, y con su típico juego defensivo, llegó hasta donde pudo pero dejando gratas sorpresas.Primero vencieron categóricamente a Nigeria 3-0, empataron 0-0 frente a Bulgaria y España hasta perder en octavos de final, en tiempo extra 1-0 contra los anfitriones.

Fueron en todo momento un hueso muy duro de roer, y sino que lo digan los españoles y los propios franceses.A propósito, la selección de España volvió a decepcionar.

Favorita de muchos antes del Mundial debido a su buena campaña clasificatoria y con un técnico, Javier Clemente, que ni bien tocó suelo galo indicó que sus dirigidos estaban para jugar la final.Lo cierto que España se fue sin pena ni gloria en la primera ronda después de perder con Nigeria 3-2, empatar 0-0 con Paraguay y vencer 6-1 a Bulgaria. Destino incierto el de la selección peninsular cada vez que participa en un Mundial.

Argentina también llegó con buenos comentarios. Fue dirigida por Daniel Pasarella, quién en las instancias decisivas del seleccionado rioplatense decidió afianzar su concepto de técnico todopoderoso en detrimento del equipo, y dejar prácticamente afuera al volante Marcelo Gallardo.

Ahí jugaron el portero Roa, Ayala, Chamot, Sensini, Zanetti, Almeida, Simeone, Verón, Ortega, el López ,el mencionado Gallardo y Batistuta.Habían superado su grupo venciendo 1-0 a Japón, 1-0 a Croacia y 5-0 a Jamaica.





Zidane se destapó y Ronaldo no apareció




En octavos de final jugaron el partido más electrizante del torneo frente a Inglaterra a quién le volvieron a ganar, esta vez por penales después de terminar empatados 2-2.En cuartos de final, en otra memorable jornada, perdieron casi sobre la hora contra Holanda por 2-1, con un gol del "Piojo" López para los gauchos y uno de Kluivert y otro de Bergkamp para Holanda a un minuto del final.Colombia sucumbió en la primera ronda ante Rumania (1-0) e Inglaterra (2-0) sin alcanzarle el triunfo contra Túnez (1-0).


Otra opaca actuación colombiana cuyo técnico, el Bolillo Gómez prefirió aferrase al pasado sin arriesgar por el presente.También decepcionante fue la actuación de Estados Unidos dirigida por un desconcertante Steve Sampson y que terminó en la última posición general al perder todos sus encuentros: 2-0 contra Alemania, 2-1 en un muy promocionado partido frente a Irán y 1-0 contra Yugoslavia.

México en tanto, fue un óptimo destello futbolístico. Con la "sí se puede"a cuestas y un amor propio elogiable, remontó un marcador de 0-2 contra Bélgica para terminar empatado 2-2. Le ganó 3-1 a Corea del Sur y empató 2-2 con Holanda.En octavos de final, la escuadra mexicana de Campos, Suárez, Ramírez, García Aspe, Blanco, Palencia y Hernández, dirigida por Manuel La Puente,cayó sin merecerlo 2-1 ante una aburrida y cansada Alemania Pero las cartas ya estaban sobre la mesa y los dos favoritos, el de casa y los brasileños llegaron a la final.Como dato para resaltar y mezclando la política con el deporte la selección de Croacia, comandada por Prosinecki y Suker, goleador del torneo con 6 goles, alcanzó el honroso tercer puesto al vencer 2-1 a los holandeses de Boer, Numan, Davids, Berkamp y Kluivert.Fue emocionante ver a esos jugadores croatas llorar como niños por lo logrado, sabiendo que en su país, herido de muerte por una guerra separatista atroz,ese tercer puesto significaría instantes de celebración y alegría. El 12 de julio de 1998, en el estadio Saint.Denis, ante unas 75 mil personas y frente a una selección brasileña que nunca despegó aguardando la aparición de su hijo pródigo, Ronaldo, sin la convicción de otros gloriosos equipos del pasado, experimentó inmóvil como Francia, con dos goles de Zidane y una joyita de Petit (3-0) le impedía alcanzar el quinto torneo Mundial.

Fue la Toma de la Bastilla del fútbol.Cuando el árbitro marroquí Belgola finalizó el partido, los apaciguados franceses celebraron como cualquier hijo de vecino y ellos mismos inundaron París con cánticos y banderas.En el palco de honor el propio presidente galo, Jacques Chirac, acompañado de Michel Platini y Zinedine Zidane reían como niños. " Allez les Bleus".

El siglo en el fútbol se cerraba al son de la Marsellesa. Un justo campeón para una historia mundialista ilustre. Mucha agua pasó debajo del puente desde aquél primer mundial de 1930, pero el balón no defraudó a nadie y continúa rodando...El próximo Mundial del 2002 se organizará por primera vez en el continente asiático, pero esa ya es parte de otra historia.







Historia de todos los Mundiales(segunda parte)




Un torneo compartido y lejano



YOKOHAMA, Japón - Con el triunfo de Brasil y su pentacampeonato, la Copa Mundial de la FIFA de Corea-Japón 2002 , el primero que se celebró en Asia, cerró sus puertas dejando pocos destellos de magia, muchas alegrías y sinsabores, polémicas arbitrales y la vuelta de Ronaldo.


todos



AFP
Ronaldo hizo dos goles en la final y fue el goleador del torneo con ocho tantos




Dos sedes antagónicas



Pero más allá del fútbol y las estadísticas, vale resaltar que en el certamen del 2002, por primera vez en su historia la FIFA decidió llevar adelante lo que años atrás era impensable: la organización de una Copa Mundial compartida.

La decisión tuvo sus conflictos, pues si se considera que organizar un Mundial ya implica contratiempos, organizar el mismo evento en dos sedes distintas suena más complicado.

Como lo explicó en su momento el inglés Keith Cooper, Director de Comunicaciones de la FIFA, el Mundial del 2002 no fue solamente la organización de un mismo evento en dos sedes distintas sino también en dos países antagónicos.

Según el propio Cooper, las diferencias entre ambas naciones posiblemente no se detectaron a simple vista por el mundo occidental, pero tanto Japón como Corea del Sur tenían, y tienen, una marcada animosidad histórica, distanciamiento político, rivalidad económica, diferencias culturales e idiomas completamente distintos.

Aún así el proyecto 2002 se llevó adelante. En lo que se refiere a la infraestructura, Japón debió construir ocho estadios nuevos y Corea diez. No fue un mundial barato, no obstante dejó sus dividendos positivos a las dos federaciones y a la FIFA.

El torneo duró 30 días, es decir tres jornadas menos que el de Francia 1998 y la televisión fue el principal arma financiera de las dos sedes y la FIFA. Las emisiones vía satélite hasta los octavos de final fueron a través de la televisión por aire y sistema pago (pay-per-view). Las semifinales, el tercer puesto y la final se transmitieron únicamente por canal abierto.

La jornada inaugural del Mundial del nuevo milenio se jugó el 1 de Junio del 2002 en Seúl así como una de las semifinales, ya que la otra se definió en territorio japonés. La capital coreana también sirvió para dilucidar el tercer puesto mientras que la gran final se realizó en Yokohama, Japón.

Como corolario al evento futbolero, la FIFA, por ahora, dejó en claro que el de Corea y Japón fue el último Mundial de manera compartida. Por algo será.




Un torneo con mucho cansancio




Todo arrancó de manera extraña en Asia 2002. Por primera vez una copa compartida entre países antagónicos, una región que no representó la tradición futbolera, y que por ende generó un certamen lejano y bastante costoso para la afición, con horarios madrugones que para los habitantes de Occidente implicó un sacrificio extra.


A eso hay que sumarle los pormenores deportivos; equipos que llegaron al filo del inicio gracias a la pésima organización y el marcado desencuentro político entre la Fifa y federaciones como la europea, que no quiso sacrificar tiempo y siguió con sus torneos hasta 15 días antes del Mundial.

Ello provocó que jugadores de gran nivel como Figo, Raúl, Zidane, Ayala, Roberto Carlos, Verón, etc, llegaran cansados y semilesionados al evento.

El arbitraje, de pésimo nivel, incidió como nunca antes en los resultados, curioso pero esta copa dejará el recuerdo de partidos mal arbitrados que aquellos bien jugados.

Selecciones como la de España, Italia, Turquía, Bélgica o Estados Unidos pueden dar cuenta de ello ya que sufrieron las maquiavélicas decisiones de mediocres jueces centrales y de línea.

En el lado opuesto, tres de los equipos más beneficiados por decisiones alocadas fueron Brasil, Alemania y Corea del Sur, dos finalistas y un anfitrión, y claro, por razones obvias estas delegaciones fueron las que menos se quejaron de los árbitros.

Los favoritos se fueron rápido, en especial Argentina y Francia, ambos una decepción. Luego les sigue Portugal, la insípida Inglaterra, que amenazaba ser finalista perdió con más pena que gloria ante Brasil por 2-1, que se pasó todo el segundo tiempo con 10 jugadores, y los africanos Nigeria y Camerún nunca respondieron a las expectativas, en tanto Italia, además de sufrir malos arbitrajes jugó a nada.





Los garotos sin problemas



Para destacar vale mancionar la buena actuación de Estados Unidos, que despachó 2-0 a México en octavos de final, y cayó dignamente ante Alemania por 1-0. Senegal, uno de los pocos equipos que brindó desparpajo y juego vistoso, dejó una imagen saludable con balón al piso y un estilizado juego de conjunto, mientras que España también tuvo una buena actuación a lo largo del certamen.


La mención de los desconocidos sobresalientes se la llevaron los turcos, que a pesar se sufrir diferencias religiosas y culturales dentro del plantel, que provocó un encuentro de generaciones dignas para un argumento cinematográfico, se las arreglaron para llevarse un elogiable tercer puesto luego de casi 50 años de no haber participado en un Mundial.

Lo de Corea del Sur habría que mirarlo con otra óptica, futbolísticamente rindieron pero en un torneo más "saludable", arbitrariamente hablando, no habrían llegado tan lejos.

Sacando a Brasil y Estados Unidos, el resto de los combinados americanos mostraron poco o nada, tal vez un poco de atrevimiento en Costa Rica y una primera fase aceptable para México, terminó jugando mal y violento ante sus vecinos del soccer, pero en el marco general, Argentina, Paraguay, Uruguay, el debutante Ecuador, ticos y mexicanos, quedaron en deuda, en especial el conjunto albiceleste dirigido entonces por Marcelo Bielsa.

Así Brasil, dirigido por Felipao Scolari y con un Ronaldo a medio andar, un Rivaldo intermitente, un Ronaldinho habilidoso y dos viejos zorros del balompie mundial como Roberto Carlos y Cafú, se llevó el pentacampeonato, jugando a defenderse desde la mitad de la cancha para atrás y sumando individualidades en el ataque.

Cierto, Brasil fue muy poco exigido por su contrincantes de turno. En la primera ronda se las vió con Turquía (2-1) el único que le hizo fuerza, China (4-0) y Costa Rica (5-2).

Tuvo un extraño partido de octavos con Bélgica, (2-0) al que le anularon un gol legítimo. Los cariocas pasaron caminando a los cuartos de final contra Inglaterra (2-1) jugando con 10 jugadores por expulsión de Ronaldinho.

Superó una semifinal algo movida de nuevo con Turquía (1-0) y un segundo tiempo a lo Brasil contra Alemania en la final (2-0), con Ronaldo y Rivaldo inspirados más un regalo del portero Khan, que a la postre desembocó en un triunfo merecido.

En un torneo opaco fue Ronaldo, quién jugó a media máquina y medio "cojo", el goleador del evento con ocho goles, algo que desde el Mundial de 1978 no se daba.

Alemania, que aportó muchísimo menos que Brasil, apenas a su arquero Oliver Khan, que se equivocó en el partido que no tenía que haberse equivocado, volvió al subcampeonato con el agregado que será el anfitrión en el 2006.

En síntesis, el fútbol, el tema central de la copa, la llave para provocar el elogio y el recuerdo imborrable, el juego tan esperado en el Mundial del 2002, brilló por su ausencia.





Apostillas del torneo


Pentacampeón - Brasil cinco copas del Mundo en siete finales. Nadie como la "canarinha". Un palmarés inigualable.

Gol tempranero - El gol más rápido de la historia del Mundial. Lo anotó el turco Hakan Sukur a los 11 segundos del partido contra Corea.

Barras Bravas - Los hooligans no aparecieron. La mejor noticia del Mundial 2002.

Los itálicos - Italia, sin mucho sacrificio y gracias a errores arbitrales, fue eliminada a pesar de contar con una aparente superioridad. Corea los sacó en octavos con bajo protesta de todo el ámbito del calcio.

Nipones y fútbol - Japón cayó en octavos ante Turquía. pero le ganó a Rusia en la primera fase. Poco entusiasmo popular y mucho trabajo por hacer para que el fútbol escale la elevada cima del béisbol y del sumo.

Arquero fabuloso, pero... - Khan fue el mejor portero del Mundial. Un gigante. Sólo con Ronaldo se equivocó y mostró puntos débiles.

Arbitrajes - El del 2002 fue el Mundial de los malos árbitros, "Yo no soy el responsable de la designación de los árbitros" (Josepp Blatter, presidente de FIFA).

Lo que dijo Pelé - "El problema de este Mundial han sido los arbitrajes, aunque hay que comprender que un árbitro tiene que decidir en segundos".

La Furia española - España vivió una nueva decepción (¿cuántas van?), aunque los errores arbitrales no ayudaron, pero más de un jugador en vez de "furia roja" fue "calma colorada".

Favoritos afuera - Las quinielas fallaron casi todas. Francia y Argentina estaban en todas las quinielas posibles como finalistas. Cayeron en la primera fase.

Rivaldo, un gran actor - Una escena de película se la mandó Rivaldo en el partido contra Turquía. Le dieron un balonazo en las piernas y se echó las manos a la cara. Dijo el presidente de la Federación turca, Haluk Ulusoy, "cayó al suelo como si tuviera una conmoción cerebral".

Periodismo poco ruidoso - La selección de Estados Unidos alcanzó los cuartos de final sin que se notara en su país.

El Tri - México logró un empate con Italia en un gran partido e impulsó ilusiones de título hasta que en octavos el sueño pasó a ser pesadilla con una derrota por 2-0 ante Estados Unidos, el "eterno rival".

Esplendor en la final - Yokohama, el escenario de la final fue algo atípico. Una ciudad de impresionante arquitectura moderna, pero donde nunca hubo ambiente de Mundial.

Zizou, el gran ausente - Zinedine Zidane, la estrella francesa se lesionó antes del Mundial y sólo pudo jugar el tercer partido, el más triste de su temporada, una derrota por 2-0 ante Dinamarca que supuso la eliminación de Francia.

El goleador - Ronaldo quedó como goleador con ocho goles, algo que desde el Mundial de 1978 no se daba.






mundial






FIFA presenta nominados para el mejor jugador del 2006

Historia de todos los Mundiales(segunda parte)




En un esperado anuncio, la FIFA dio a conocer una lista con los nombres de 30 futbolistas que aspiran al galardón de "Jugador Mundial de la FIFA 2006" y donde se incluye a cinco italianos campeones del Mundo.

Efectivamente, será el próximo 18 de diciembre durante la 16 Gala del Jugador Mundial de la FIFA, cuando se dé a conocer al triunfador, que será elegido mediante una votación entre técnicos y capitanes de las selecciones nacionales.

Debemos recordar que los expertos de la FIFA fueron los encargados de elaborar la lista y también se mencionó a 20 futbolistas que optan al premio a "Jugadora Mundial de la FIFA 2006", entre ellas la mexicana Mónica Ocampo y la brasileña Marta.

Es importante saber que para el Jugador Mundial de la FIFA 2006 aparecen cinco campeones del mundo en la pasada justa de Alemania, el portero Gianluigi Buffon, los defensas Fabio Cannavaro y Alessandro Nesta, y los volantes Gennaro Gattuso y Andrea Pirlo.

Además, aspiran al trofeo cinco subcampeones, los franceses Thierry Henry, Franck Ribery, Lilian Thuram, Patrick Vieira y Zinedine Zidane, quien ganó el Balón de Oro en la justa germana y ya retirado del balompié.

Por el continente americano sólo hay cuatro candidatos al premio. El vigente portador vigente de dicho reconocimiento, el brasileño Ronaldinho Gaúcho, sus compatriotas Adriano Leite y Ricardo Izecson dos Santos "Kaká", y el mediocampista argentino Juan Román Riquelme.

También encontramos en la lista a los alemanes Michael Ballack, Miroslav Klose, Philipp Lahm, Jens Lehmann; los portugueses Cristiano Ronaldo, Anderson Luis "Deco", Luis Figo; y los checos Petr Cech y Tomas Rosicky.

Otros nominados de gran fama son Didier Drogba, el ghanés Michael Essien, el camerunés Samuel Eto"o, los ingleses Steven Gerrard, Frank Lampard y Wayne Rooney, y el ucraniano Andryi Shevchenko.

Y lo más importante de todo: en la misma gala, se reconocerá a lo mejor de la Copa del Mundo Alemania 2006. Zidane, Cannavaro y Pirlo, como los mejores del certamen; Klose, el pampero Hernán Crespo y el brasileño Ronaldo, como los mejores romperredes.

Aplausos para los reconocimientos a los equipos de Brasil y España, que destacaron por su juego limpio, y al italiano Buffon, considerado el mejor portero del torneo que se realizó del 9 de junio al 9 de julio pasados, el Mundial de Alemania 2006.




FIFA sanciona a Zidane y a Materazzi




todos



Tras una larga espera, la FIFA sancionó hoy con tres partidos al francés Zinedine Zidane y con dos al italiano Marco Materrazzi por el incidente entre ambos durante la final de la Copa Mundial Alemania 2006.

Además, la Comisión Disciplinaria de la FIFA impuso una multa de siete mil 500 francos suizos al capitán frances y de cinco mil al defensor italiano.

Es importante mencionar que a poco de finalizar la fase de alargue del partido por la Copa, el 9 de julio último en el Olímpico de Berlín, el astro francés del Real Madrid asestó un cabezazo en medio del pecho del defensa del Inter de Milán.

En la víspera un portavoz de la FIFA anunció la suspensión del careo entre ambos jugadores, previsto para este jueves en su sede en esta ciudad suiza.

En su lugar precisó que se limitaría a escuchar hoy las alegaciones de "Zizou", gracias a que Materazzi cumpliera similar trámite el viernes anterior.

El árbitro argentino Horacio Elizondo mostró tarjeta directa al capitán frances a menos de 10 minutos de concluir el último encuentro de su carrera como profesional, por la atípica agresión contra el defensor de la "Azurra".

Es bueno aclarar que Zidane indicó en su momento, por medio de la televisión francesa, que el italiano había ofendido de manera grave a su familia, algo que Materazzi refutó en su comparecencia ante una comisión de la FIFA .

Incluso en aquella oportunidad, ante las cámaras, el héroe de la victoria francesa ante Brasil en la final del Mundial 98 rechazó pedir disculpas por su actuación.

A pesar de todo, la FIFA continua sin pronunciarse acerca de la posiblidad de retirar a Zidane el Balón de Oro otorgado como mejor futbolista del Mundial Alemania 2006




Italia hace historia al conseguir su cuarto título mundial



mundial




Tras una final intensa, sorprendente y emocionalmente memorable, Italia se coronó como el nuevo campeón del mundo. Los azzurri vencieron por 5 - 4 a Francia en la ronda de penales, tras ir empatando 1 - 1 durante 120 minutos. El último gol fue de Fabio Grosso que batió a Barthez para llevar la Copa a Italia.

En Berlín había llegado la hora de la verdad. Se definía en efecto, el futuro de ambas escuadras, en solo 90 minutos de juego, 90 minutos que terminarían por sacar de esta batalla que es el fútbol, al nuevo campeón mundial. Italia y Francia son viejos conocidos, se ven en los entrenamientos de sus clubes y se han visto la cara en los mundiales, ahora estaban en el Estadio Olímpico de Berlín como dos rivales dispuestos a todo por la gloria.

Cuandop empezó el encuentro, el choque de dos mundos se dio. Cannavaro y Henry chocan y 'Titi' termina en el piso con un dolor en el la cabeza que lo nubló unos minutos. Ese fue el primer golpe, pero vendría el segundo unos minutos después. Materazzi tenía que parar de alguna manera a Malouda que estaba en el área, solo frente al buen arquero Buffon. El miedo pudo más y lo golpeó, sí, le comete falta dentro del área y la tensión llegó a los azzurris: se sancionó penal.

Parecía ser la noche de Zidane. Su ultima jornada aparentaba ser la más gloriosa de su vida. Con un tiro magistral, anoto el primer gol desde el punto de penal. El balón chocó en el travesaño, entró al arco y volvio a rebotar en el larguero.

Francia celebraba, ya solo necesitaban mantener el marcador por 83 minutos y serían campeones, Zidane sería nuevamente héroe y todos serían felices, pero eso solo fue una utopía francesa. Italia no perdonaría el error y condenaría en cada pase a la selección francesa que veía como Barthez salía airoso de los embates de Toni, Gatusso, Perrota y Francesco Totti.

En efecto, Italia decidió robarle la sonrisa a Francia y tener la oportunidad de gritar el campeón. Andre Pirlo la tenía clara, el tiro libre tenía que ser gol y centró la pelota que fue directamente a la cabeza de Materazzi que con un oportuno cabezazo marco el 1 - 1, el único marcador que permanecería.

En el segundo tiempo, Francia no era la misma, habían molestado a Vieira, Zidane y Makelele que habían decidido firmemente hacer caer la valla de Buffon mas no contaron con esa defensa azzurra que se debatió entre la vida y la muerte cada vez que Thierry Henry tenía el balón.

De acuerdo a lo visto en el campo, Francia aumento el nivel de juego, la presión y la intensidad de los ataques. Las respuestas italianas eran buenas y llevaban peligro, pero sucedían cada vez con menos frecuencia. Thuram, Abidal y Makelele se encargaron de borrar del mapa a Totti, Toni y compañía.

Los minutos pasaron volando y la historia seguía igual, un 1 - 1 que predecía ese final que todo entrenador teme, los penales. Empezó el tiempo suplementario e Italia bajó la guardia, Luca Toni no corría y los primeros 15 minutos fueron de una Francia que encontraba difícil vencer a un Buffon que se había apoderado del arco y no iba dejarlos pasar.

El delantero del Arsenal, Henry, decidió transformarse en el hombre de los siete cuerpo y solo se veía su presencia en el campo al lado de Vieira y Trezeguet que ya en el campo había decidido ser campeón.

Pero entonces ocurrió un hecho que será recordado por siempre en la historia de los Mundiales. El italiano Materazzi agredió verbalmente a Zidane, a tal punto que éste sacó a ese gallito pleitista que lleva dentro. Zizou le da un cabezazo al italiano y el árbitro Elizondo hace su trabajo, saca la tarjeta roja y Zidane se despide del fútbol mundial, expulsado.

Terminó el tiempo extra y empezó la temida tanda de penales. Pirlo fue el primero en disparar, miró el arco, pateó y anotó, la primera estocada al arco de Barthez, Wiltord resarciría el daño con otro gol, luego vendría Materazzi que haría caer de nuevo al portero galo y en eso llegaría el momento del delantero de la Juventus, Trezeguet.

Antes y durante el Mundial, David Trezeguet había estado en la banca, hasta que el técnico Raymond Domenech lo necesitó, se dijo mucho acerca de los dimes y diretes entre ellos, pero ahora el tenía la oportunidad de cambiar la historia. Ese maldito travesaño, no se sabe si fue el viento, no sabe si pateo mal, solo vio como la caprichosa pelota chocó con el travesaño y salió fuera.

Italia sonreía, pero aún faltaba mucho, De Rossi pateó y ya la forza azzurra podía sentirse ganadora. Abidal le dio un último respiro a Francia que Del Piero se encargo de robar y Sagnol esa última esperanza de los galos, pateo y la pelota entró, ahora se frotaban las manos si Grosso falla todavía podían soñar con el título.

Grosso no tuvo piedad, el calcio italiano necesitaba una alegría, él tenía la posibilidad de dársela y lo haría, pateó venció a Barthez y todo quedo consumado. Italia ganó su cuarto título y los jugadores de azul desataron toda su algarabía y emoción. Millones de gargantas gritaron con ellos en Italia, pues estan ahora más cerca que nadie de igualar a Brasil en cantidad de títulos, y de ser los más grandes de la historia.





Alemania consigue el tercer puesto y levanta los animos de sus seguidores

1 comentario - Historia de todos los Mundiales(segunda parte)