RIVER PLATE 7 - ATLANTA 1


Goleada de River.


Con tres de Cavenaghi, River lo pasó por arriba a Atlanta con un 7-1, en un partido sin equivalencias entre el recién descendido y el recién ascendido. Desde el 99 que River no metía tantos goles en un partido. Y volvió a la punta. La hizo completa.

Un partido se puede definir, a favor, por aciertos propios o aprovechando errores del rival. En el caso de River frente a Atlanta se dio por ambas razones. El equipo de Almeyda salió decidido a recuperar la Punta. Salió con un Toro enfurecido. Porque Cavenaghi estuvo intratable para aprovechar cada ataque.

Desde un comienzo se notó la superioridad del Millonario. Antes del cuarto de juego llegó la apertura de Aguirre y un poquito más tarde el de Cavenaghi. Con ese gol se terminó la historia, porque la defensa del Bohemio perdía las marcas y Carlos Sanchez junto a Ocampos llegaban con espacios desde el medio. Quizás, aprovechando que Aguirre, que entró por la salida del Chori Domínguez, podía cubrirle las espaldas. Llinás y sus compañeros ayudaron ofreciendo poca resistencia. Además, la delantera no podía contener ningún balón por lo que la pelota volvía rápidamente al área de los Villa Crespo. Un cóctel que, inevitablemente, terminó en goleada. Un trago que le da un envión anímico grandísimo a La Banda.

Que el tercero de Ocampos, que volvió a mostrar un gran nivel y casi mete un golazo en el ST sino hubiera sido por el palo, haya sido tras arrancar en off side quedó en el olvido. Porque estaba claro que llegarían más gritos. Así, Cavenaghi fue ganando en confianza para tener su mejor performance desde su vuelta al club. Sumó dos goles, el segundo con gran definición por arriba del arquero, y una asistencia para que Bordagaray pusiera el sexto. Abel Soriano, de penal, hizo el del honor después del séptimo de Ríos. No hubo tiempo para más.

Después de doce años River volvió a convertir semejante cantidad de goles en un partido, un dato que no es menor, teniendo en cuenta que es el club más goleador del fútbol argentino. Se lo vio muy bien a Cavenaghi, que llegó a cinco en el torneo, convirtiendo más en noventa contra el Bohemio, que en todo el campeonato. Sin dudas que la goleada le va a permitir a Almeyda y compañía trabajar con mayor traquilidad buscando la vuelta a Primera. La máquina mostró su mejor versión y está en la cima.



river

nacional b

goleada

Atlanta

Cavenaghi