Antecedentes de Los Pumas vs All Blacks
La primera vez que ambos se vieron las caras fue en el año 1976. En Ferro, la Argentina cayó 21-9 en test inaugural, el 30 de octubre, y corrió la misma suerte siete días después, cuando perdió por 26-6 en el mismo escenario con el cansancio que arratraba de la gira por Gales.

En septiembre de 1979, el 8 y 15, los argentinos dejaron una buena imagen tras sus presentaciones en Dunedin y Wellington a pesar de volverse a casa con dos derrotas. Fue 18-9 en la primera oportunidad y 15-6 en la vuelta, con un fuerte viento y una pesada lluvia.

Los All Blacks llegaron a la Argentina para disputar una serie contra los Pumas, en el Estadio de Ferro, el 26 de octubre y el 2 de noviembre de 1985. El encuentro inicial terminó 33-20 para la visita y, en la revancha, la Argentina estuvo más cerca que nunca de ganarle a los de negro: en tiempo cumpido, el scrum argentino fue para adelante y SS tomó la pelota para tirarse en el ingoal, pero al octavo se le cayó de las manos y el resultado final fue un empate en 21

Dos años después, el 1 de junio, los Pumas visitaron el Athletic Park de Wellington en la única ocasión donde se cruzaron en una Copa del Mundo. Allí, Nueva Zelanda cumplió con los pronósticos y venció 46-15.

En 1989, los hombres de negro fueron anfitriones de la gira argentina por tierra kiwi y de los tests matches que se jugaron el 15 y 29 de julio. En Carisbrook, el dueño de casa goleó 60-9; la vuelta, en Wellington, fue 49-12.

Ya en julio de 1991, Vélez Sarsfield recibía por primera vez al poderoso seleccionado neozelandés para una nueva serie. El 6 de ese mes, los invitados se quedaron con el duelo por 28-14, mientras que el 13 no dejaron dudas para conseguir el 36-6 final.

El Athletic Park fue testigo de la goleada más abultada que sufrieron los Pumas en su historia: el 21 de junio de 1997, Nueva Zelanda clavó un 93-8, una diferencia lapidaria que la Argentina achicó una semana después en el Rugby Park de Hamilton: 62-10.

Ya en el nuevo milenio, en 2001, la Argentina le vio la cara a los All Blacks en dos oportunidades, primero como visitante y después como local. El 23 de junio, en el Jade Stadium de Christchurch, el dueño de casa volvió a marcar diferencias y se quedó con un indiscutible 67-19.

Para el 1 de diciembre estaba programada la llegada de los isleños al Estadio Monumental de River. En la última jugada, una pelota que el actual capitán Felipe Contepomi despejó sin alcanzar el touch fue bien aprovechada por el rival y el octavo Scott Robertson se tiró en el ingoal, Andrew Merthens convirtió y, una vez más, Nueva Zelanda festejó. Cerca, pero 24-20.

El 26 de junio de 2004, en el Waikato Stadium de Hamilton, los argentinos fueron a jugar con un plantel sensiblemente condicionado por las lesiones y, a pesar de cumplir con un digno papel, el tanteador final fue 41-7 para los de Graham Henry.

El último enfrentamiento entre ambos se remonta al 24 de junio de 2006, cuando los Pumas volvieron a recibir a los All Blacks en el José Amalfitani. Fue un partido parejo como pocas veces que los de negro terminaron definiendo con dificultad para quedarse con el 25-19.

17 partidos jugados, 16 victorias de Nueva Zelanda y sólo un empate pudieron rescatar los argentinos, que sumaron 210 puntos y recibieron 665 y que apoyaron 15 tries y sufrieron 85. Así y todo, Santiago Phelan y sus dirigidos no pierden la fe de dar el golpe el próximo domingo.
Los Pumas