El polémico libro de Ibrahimovic en el que ataca a Pep Guardiola


El delantero sueco del Milan, ex Barcelona, sacará a la venta un libro autobiográfico en el que cuenta la pésima relación que tuvo con el DT. También aclara que estuvo a punto de dejar el fútbol.

El polémico libro de Ibrahimovic en el que ataca a Guardiol

El diario sueco 'Aftonbladet' publicó en exclusiva el primer capítulo del libro autobiográfico de Zlatan Ibrahimovic. 'Yo soy Zlatan Ibrahimovic' está escrito por el propio delantero junto con el escritor David Lagercrantz y repasa la vida y carrera del jugador; saldrá a la venta en sueco el próximo 15 de noviembre. Cuenta, entre otras cosas, su complejo paso por el Barcelona y su mala relación con el entrenador Pep Guardiola.

El polémico libro da detalles de la mala relación que existió entre Ibrahimovic y el DT, a tal punto que el sueco casi deja el fútbol por el malestar que le generaron las diferencias.

La relación entre entre ambos sólo fue de mal en peor y al final de la temporada 2009 explotó. Después del partido contra el Villarreal - donde Ibrahimovic sólo jugó cinco minutos - hizo que estallara. Zlatan lo describe como un ataque de locura. Primero pateó una caja de metal y luego empezó a atacar verbalmente a su entrenador:

"Le grité: ¡No tienes huevos! Y seguramente cosas peores", declara Ibrahimovic en el libro, en el que añade "te cagas encima con Mourinho, puedes irte al infierno".

El delantero sueco revela que perdió el control. "Estaba completamente loco", asegura, añadiendo que "si yo hubiese sido Guardiola, habría tenido mucho miedo".

Ibrahimovic revela el plan que orquestó junto a su agente, Mino Raiola, para forzar su salida a del Barça rumbo a Milan. "Tras fichar a Villa, tuve claro que debería forzar mi salida y lo hicimos afirmando que ya lo teníamos hecho con el Madrid. Así conseguimos el traspaso al Milan", reveló,

Ibrahimovic también cuenta un curioso capítulo en el que llamó a sus viejos amigos del peligroso barrio de Rosengard en Malmo para pedirles consejo ante su delicada situación en el Barça. La respuesta de sus amigos fue tajante. "Algunos propusieron venir a España para romper algunas cosas. Fueron amables, pero seguramente no era la mejor solución".