Si Messi no hubiera irrumpido en el mundo futbolístico, el egarense sería una referencia. En Italia le llaman ‘il capo’

Si no estuviese Messi, Xavi seria el mejor del mundo

Ha tenido mala suerte el centrocampista egarense... Mala suerte en lo que se refiere a la lucha por los títulos individuales, que no por los colectivos. A nivel personal se ha encontrado con un `adversario¿, Leo Messi, que no admite rival porque su talento en la definición es incomparable. Y ya se sabe que el fútbol es gol y en este capítulo el argentino es muy superior. También en dar asistencias, en la visión de la jugada y en deportividad sobre el terreno de juego. En otras palabras, que se ha topado con un jugador tan completo y perfecto que le ha dejado en un escalón inferior. Pero, sin lugar a dudas, de no existir un jugador como el rosarino, Xavi Hernández sería el candidato número 1 para ganar el Balón de Oro.

El `6¿ del FC Barcelona es todo un ejemplo para los jugadores que aspiran a construir juego. Controla los tiempos del partido como nadie, domina el arte de pasar el balón en el momento justo y el arte de no dejárselo arrebatar por muy cerca que tenga al contrario, o por mucha presión que ejerza sobre él... Caracolea sobre sí mismo y ya vuelve a quedar con ventaja. Es muy difícil arrebatarle el balón sin cometerle falta.

Messi

A este control absoluto de la posición y el balón, agrega una visión de juego realmente privilegiada. Alza la vista y cuando detecta el destinatario, le manda el balón con gran precisión. Por alto o raso. Da igual. El esférico siempre llega al jugador con el que ha contactado visualmente. Y gol. Xavi tiene gol. Es un centrocampista con llegada.

Esta cualidad ya la puso de manifiesto justamente en su debut oficial con el primer equipo, el ya lejano 18 de agosto de 1998, en Palma, en un partido de la Supercopa de España. Desde entonces, el catalán ha jugado 595 partidos oficiales (es el que ha disputado más en la historia del club) y ha marcado 63 tantos. Una cifra a tener muy en cuenta y que habla de la implicación que tiene Xavi en el juego de ataque. No se limita a aportar su talento en la zona ancha. Lo alarga hasta la zona de peligro de los rivales, a la que llega siempre por sorpresa y gran determinación.

Mundo

Merecería el Balón de Oro 2011 por su regularidad. Es difícil encontrar un partido en el que haya jugado mal o haya estado tan espeso como para ser sustituido. Si todos los entrenadores (y seleccionadores) que ha tenido Xavi han confiando siempre en él, por algo será. En este sentido, su estatura (1,68 m) nunca ha sido un problema para él. Ha suplido la falta de centímetros, el físico, con talento, oficio y un saber hacer que, con el paso del tiempo, ha ido perfeccionando hasta el punto de ser objeto de deseo por todos los grandes de Europa, especialmente los italianos, que siempre han valorado su inteligencia sobre el rectángulo de juego.

A todo ello, Xavi, a quien en Italia le llaman `Il capo¿, lleva la friolera de 18 coronas en su palmarés, entre ellas 6 Ligas, 3 Champions, 2 Supercopas de Europa y 1 Mundial de Clubs. Y a nivel de selección, 1 Mundial y 1 Eurocopa; 1 Mundial sub 20 y una medalla de Plata en unos Juegos Olímpicos. Una colección de títulos solo al alcance de un número 1, de un Balón de Oro.

A Xavi, a sus 31 años, en enero cumple los 32, se le agota el tiempo para ganar el Balón de Oro. Messi, con 24, no baja el pie del acelerador y sigue elevándose hacia cotas más y más altas. No podrá disputarle este título... Pero no le preocupa. Porque, además de ser un excelente futbolista, es un tipo humilde, sencillo, normal. Sin egos y realista. Xavi, aunque sin Balón de Oro, es feliz.