el arquero expresó su deseo de regresar al arco “millonario”, el que dejó luego del dramático descenso. “Soy humano y cometo errores”, comentó, y repasó las jugadas más polémicas de su última temporada en la Argentina. Además, se ilusionó con tener otra oportunidad en la Selección“Es inmenso el amor que siento por River"


“Volvería si tuviera la chance, y más en este momento que está en la B. Ojalá me pueda encontrar con ellos en un futuro no muy lejano, porque tengo el anhelo de regresar. River es mi casa y es el club en el que me voy a retirar”. Con esas palabras volvió a aparecer en la escena de River Juan Pablo Carrizo, cuya última imagen fue la del doloroso descenso.
 river
El arquero, quien no es tenido en cuenta por el técnico de la Lazio –ayer estuvo en el banco de suplentes en la goleada de su equipo 3-0 sobre el Novara-, comentó: “Es inmenso el amor que siento por River, porque es el equipo que me dio la identidad. A partir de eso, se pueden conseguir varios logros, y sin ello no me podría haber mostrado como jugador. Afortunadamente experimenté lo que es el fútbol”E
 
En una entrevista concedida a la revista La Final, de los alumnos de la escuela DeporTEA, Carrizo hizo un repaso de algunas de las jugadas que borraron su perfil de arquero imbatible: “En River me tocó experimentar esa jugada desafortunada contra Boca en La Bombonera. En el córner yo esperaba que la peinen en el primer palo, y tengo esa reacción de tirar un manotazo para despejar la pelota, que finalmente me juega una mala pasada. No se me escapó, me pega por el efecto que agarró en el trayecto. Si salía para el medio, y un defensa despejaba, todos iban a decir ‘qué buena atajada la de Carrizo’”.Que
 
En la misma línea, consideró que su “única falla” fue la del empate de San Lorenzo en el Monumental con un disparo de Jonathan Ferrari: “Me equivoqué porque, sabiendo la velocidad de la pelota, me confié suponiendo que iba a cerrarla. Si hubiese dudado, metía puño y la despejo. Como yo me sentí seguro, no salté mucho, y me terminé equivocando. Nadie puede evaluar a un arquero por dos partidos, pero durante una temporada, sí”.por
 
Sobre el final de ese mismo partido se produjo el quiebre definitivo: su desplante a Ubaldo Matildo Fillol, quien se había acercado para consolarlo, terminó con la salida del ídolo riverplatense del cuerpo técnico que entonces comandaba Juan José López. Al respecto, Carrizo cerró: “Siempre lo respeté, y cuando me equivoqué le pedí disculpas. Es un tema cerrado para mí”.siento
 
El santafesino también se ilusionó con regresar al arco de la Selección, donde también el último antecedente es un mal recuerdo, la derrota por 6-1 contra Bolivia. Aunque sabe que para eso primero debe lograr continuidad en su equipo. “Espero volver a atajar lo más pronto posible. Soy humano y cometo errores. Quiero volver a demostrar mis condiciones para ser tenido en cuenta nuevamente. Si puedo triunfar en Europa, bárbaro. Volver a Argentina lo tomo como una buena opción. Me acercaría mucho a la Selección si mantengo una cierta regularidad”, reconoció.

inmenso