Engripado, Messi le hizo dos al Osasuna

Ni la gripe puede con Messi

El mejor jugador del mundo no se borra de los partidos ni estando enfermo y con una sola sesión en las piernas


Messi

Leo Messi sigue empeñado en dar que hablar en todas sus apariciones y se está abonando al más difícil todavía. El argentino ha marcado goles de todas las formas imaginables, superando a cuantos rivales le salían al paso o con facturas inverosímiles. También ha ofrecido pases mágicos a sus compañeros y toca el balón como los ángeles, pero anoche fue algo más allá¿. demostró que ni siquiera una pasajera enfermedad le impide rendir al máximo.

Y es que solo unas horas antes de la disputa del choque, su concurso estaba descartado. Con permiso del club, el rosarino llegó el día 2 a Barcelona sin tiempo para entrenarse junto a sus compañeros, por lo que se fue a la Ciutat Esportiva de forma directa y se ejercitó en solitario. Después, participó en la sesión preparatoria del martes y su ausencia, unida a la de Víctor Valdés, fue la gran noticia en la sesión matinal de ayer.

A las 13.03 horas, el club hizo llegar el siguiente comunicado: “Messi sufre un proceso gripal con fiebre y es baja para el partido de esta noche”. Sin embargo, su evolución fue favorable y el propio jugador comunicó a Juanjo Brau que estaría en disposición de ayudar al equipo. El recuperador del primer equipo hizo llegar esta información a Guardiola y el técnico optó por incluirlo en la lista en lugar de Sergi Roberto, “porque prefiero tenerlo en el banquillo que en la grada”, dijo en la rueda de prensa posterior al partido.

Por tanto, a las 21.25 horas, el comunicado médico era otro muy diferente: “Messi ha respondido de forma positiva al tratamiento y el cuadro clínico ha mejorado. Por tanto, el jugador está en disposición de entrar en la lista”.

Así las cosas, Leo empezó el partido en el banquillo y saltó a calentar a comienzos de la segunda mitad, sustituyendo a Pedro al paso por el minuto 58. Justo antes, al pasar junto al banquillo osasunista, el técnico visitante José Luis Mendilibar bromeó con el crack barcelonista y le pidió de forma irónica que no forzara demasiado si estaba enfermo, a lo que el jugador respondió con una sonrisa cómplice.

Sin embargo, no hizo demasiado caso a Mendilibar y sentenció la eliminatoria firmando los dos últimos goles del Barça y provocando un curioso comentario del presidente rojillo, Patxi Izco, cuando le dijeron que Messi tenía dolor de panza. “Y yo de huevos”, espetó. Sin duda, le escoció el `doblete¿ de Leo.

Messi suma 31 tantos en la actual temporada y ha marcado en las seis competiciones, igualando la gesta lograda por Pedro hace dos cursos. El argentino, que apunta a repetir el lunes como Balón de Oro, lleva ya 17 `dianas¿ en la competición liguera, seis en la Champions, tres en la Supercopa de España, dos en el Mundial de Clubs, uno en la Supercopa de Europa y los dos de anoche en la Copa del Rey.