El francés Gael Monfils venció al español Rafael Nadal, primer favorito, por 6-3 y 6-4, y alcanzó la final del torneo de Doha, donde se enfrentará a su compatriota Jo Wilfried Tsonga, beneficiado por la incomparecencia del suizo Roger Federer, segundo cabeza de serie.

Nada fue como se esperaba para el torneo de Doha, uno de los primeros eventos oficiales del año, que contemplaba una lucha por el título entre el español y el suizo, tres veces campeón, entre ellas la del pasado curso, que abandonó el torneo aquejado de una lesión en la espalda.

Después, Nadal tampoco cumplió las expectativas. El balear encajó su primer revés oficial del curso, el segundo tras la derrota con David Ferrer en la exhibición de Abu Dhabi.

El español aún está en plena puesta a punto. Nadal perfila aún tanto su situación física como la aclimatación a ciertas variantes en su juego, que incluyen el cambio de raqueta.

El tenista balear, que buscaba su segunda final en Doha tras la de 2010, cuando perdió con Davydenko, para mantener las opciones de convertirse en el primer español en lograr el título, no pudo frenar el buen tenis de su rival, especialmente en el primer set. Nadal ni siquiera puso en cuestión el saque de Monfils, que ganó por 6-3.

De nueve ocasiones solo en una Nadal había perdido ante el francés. Fue también en Doha, en los cuartos de final de la edición de 2009. En el resto, siempre el triunfo fue para el de Manacor.

Nadal dispuso de oportunidades en la segunda manga. Tras romper en el segundo juego el saque del galo por primera vez, llegó a tener una ventaja de 4-1. Monfils, que ya fue finalista en 2006, cuando perdió con Federer, reaccionó.