Un gran DT no es el que con un equipo formado, y con grandes estrellas desprende un juego fenomenal, un gran entrenador no es el que sistemáticamente sobrepasa a sus rivales, Un gran DT es el que con los jugadores que tenga, con un equipo chico puede hacer grandes cosas, que maneja todo el entorno futbolistico como quiere, Un gran entrenador de fútbol es el que demuestra en desventaja el poder de su cabeza, Mourinho empezó de abajo, como un humilde traductor, después sacando a un equipo llamado União de Leiria 3 de la liga y clasificándolo a la UEFA league, y hoy es el gran entrenador del Real Madrid, Un hombre que nunca jugo al fútbol profesional, y que escalando de apoco se a convertido en el puto amo del fútbol!!

Mourinho da otra lección



Mallorca 1 - 2 Real Madrid

Se desgañitó. Se hartó de dar consejos desde la banda. Se desesperó. Y sacó toda la sabiduría que lleva dentro. Mourinho temió lo peor en un primer tiempo horroroso. No estaba dispuesto a permitirlo. Mira que aleccionó a su equipo para que afrontara este partido como si fuera el Barcelona. Lo tuvo perdido durante una hora de sufrimiento. Y volvió a dar una clase magistral de banquillo con un cambio táctico absoluto que «despertó» a los futbolistas de su letanía hasta remontar un encuentro que parecía imposible. Recuperó tres puntos en un segundo tiempo de estrategia insuperable. En estas situaciones es cuando se demuestra la valía.

El entrenador se enfadó por el gol inicial sufrido por su equipo. El inmovilismo de la defensa desveló un defecto reiterado. El enojo fue patente incluso en la cara de Casillas. La Liga estaba en el alero. Es en estos campos donde se gana. Y donde se pierde.

Se repitió la historia vivida en el duelo copero ante el Málaga. Mourinho realizó frente al Mallorca otra revolución similar, con tres cambios, porque no podía hacer once. Lo deseaba. Su arenga en el intermedio superó a la protagonizada en el descanso de aquel 0-2 ante el conjunto de Pellegrini, que entonces se transformó en un 3-2. Anoche dirigió la reacción total con la inclusión de Higuaín, Kaká y Coentrao en lugar de Lass, Marcelo y Arbeloa. Se la jugó. Y convirtió el 1-0 en el 1-2.

Callejón, el lateral falso
Se quedó con Pepe, Ramos y Fabio como únicos defensas. Los otros siete hombres buscaron la hazaña en un ataque frontal. Y la alcanzaron.

El acoso fue atosigante, emocionante. Una carrera contra el crono. Higuaín ejerció de bombero. Apagó los fuegos de la bronca del descanso al rematar el 1-1. Criticado hace cinco años con aquel apelativo, «Igualín», tan ofensivo como injusto, el argentino es uno de los mejores artilleros del orbe. Anotó su decimocuarto en esta Liga, el decimoséptimo del curso.

José María Callejón sacó la otra manguera para dar la vuelta a un duelo que parecía perdido. La diferencia es que, con Mourinho, nada es lo que parece. El granadino aprovechó su nueva oportunidad. Colocado como lateral falso, engañó a todos para firmar la diana de la victoria.

«Nos jugábamos la Liga»
Era el décimo acierto de José María en los 736 minutos disputados. El reserva más disciplinado del planeta marca cada 73 minutos. Son cifras de titular. Ayer lo fue. «Para qué vamos a reservar, si aquí nos jugábamos la Liga», señaló al cuestionarle si el equipo ya pensaba en el Barcelona. «El miércoles saldremos a ganar».

La victoria en Palma produjo una explosión de adrenalina. La mano derecha de Mourinho, Rui Faria, se abrazó a los jugadores. La bronca del preparador surtió efecto por segunda vez en catorce días. Para el portugués quedó patente que sus pupilos no ofrecen siempre el máximo rendimiento. No es bueno acudir al látigo para obtener resultados. Comprobó que ellos ya masticaban el clásico en sus pensamientos. En Mallorca tuvieron que aparcar la obsesión para salvar tres puntos. Y quizá el título.