PEÑAROL CERCA DE LA FASE DE GRUPOS


(Mdeo.com)

Peñarol goleó 4-0 a Caracas de Venezuela por la primera ronda de la Copa Libertadores en el Estadio Centenario, y ante más de 45.000 personas dejó su clasificación casi abrochada para la fase de grupos. Después de un penal atajado por Carini, llegaron los goles de Freitas, Zalayeta, Joao Pedro y Estoyanoff.

Todo sobre el debut de Peñarol


Obsesionados


Peñarol cumplió con creces el objetivo en este primer partido de la primera fase de la Copa Libertadores, y sólo una catástrofe futbolística en Venezuela lo dejaría fuera de la fase de grupos. Nacional de Medellín, Godoy Cruz de Mendoza y Universidad de Chile ya tomaron nota de este equipo, que tuvo la virtud de golear y no recibir goles aun sin haber jugado del todo bien.

¿Cómo? ¿El carbonero ganó 4-0 y no jugó bien? En realidad no del todo. Si bien tampoco lo hizo mal, lejos estuvo de brillar, y la diferencia del score no refleja ni cerca el trámite de un cotejo donde arrancó impreciso y nervioso, y en el que los visitantes tuvieron situaciones claras para al menos anotar un par de tantos.

De un pase de Aguiar y la lucha de Mora peleando en las alturas con los defensores, le quedó la primera clara a Zalayeta, pero su disparo a quemarropa y de frente al arco fue atajado y sin rebote por Renny Vega.

Con Estoyanoff contenido insistía el manya en buscar por su sector, el derecho, pero el lateral Briceño de a poco empezaba a lucirse con el Lolo. La otra alternativa era saltearse el medio y tirar pelotazos, ya que en la primera parte Cristóforo no tomó la manija del fútbol como en los encuentros de verano y Aguiar alternó buenas y malas intervenciones, más allá de que con el correr de los minutos levantó. El mejor, por pelearlas todas, era Mora.

En defensa, sin problemas Peñarol hasta que poco antes de la media hora los venezolanos tuvieron las dos más claras. Víctor Ferreira desbordó con facilidad a Juan Álvez y dejó el gol a pedir de Jesús Gómez, quien le remató al cuerpo a Carini. Alejandro González capturó el rebote, no vio detrás suyo a Ferreira, y cuando éste le punteó el balón le cometió un clarísimo penal. Edgar Jiménez le pegó cruzado y Carini despejó al córner, luciéndose con la especialidad de la casa.

El penal atajado, resultó ser un mojón anímico dentro del partido. Empezaron a perder los volantes caraqueños y Peñarol fue al frente con más decisión. De un tiro de esquina mal cobrado, que debió ser saque de arco para el conjunto visitante, llegó el primero a los 35'. Le pegó Aguiar al área, el delantero Uribe la peinó mal hacia atrás, y apareció solo Freitas por el segundo palo para poner un certero frentazo directo a la red.

Peñarol


Apenas tres minutos después, la tozudez de Mora tuvo su premio. El riverense robó un balón increíble en la salida venezolana a Julio Machado, y dejó a Zalayeta de cara al gol para que tocara suave ante la salida desesperada del arquero. En un abrir y cerrar de ojos, Peñarol empezaba a encaminar la serie y se iba al descanso con un 2-0 que era una exageración cotejándolo con el trámite.

Para la segunda mitad, no tuvo respuesta Caracas y el elenco mirasol controló mejor. Freitas se devoró el mediocampo, mejoraron con la pelota Cristóforo y Aguiar, y hasta Darío Rodríguez se animó a soltarse por izquierda. Sin embargo, fue de un pelotazo que llegó el tercero. Un centro frontal para Zalayeta encontró una mala salida de Vega, pelota rebotada con el arco libre y toque suave pero certero de Joao Pedro, quien había sustituido a Mora.

uruguayo


El brasileño tomó la manija del fútbol, hizo correr mejor la pelota en tres cuartos de cancha, y participó en la jugada que terminó en el cuarto tanto a los 71'. Un remate suyo rebotado llegó a los pies de Estoyanoff, y el Lolo fusiló con un derechazo cruzado. A esa altura, ya era partido liquidado contra un equipo que en el complemento sólo inquietó con un tiro libre de Otero que se estrelló en el travesaño.

En el fondo no tuvo problemas el mirasol, con Álvez y Valdez en gran nivel, Freitas fue patrón en el medio y los de arriba mejoraron en el cuidado y tenencia de la pelota. Así, jugando los 10 minutos finales con superioridad numérica por la expulsión de Fidel Pérez, Peñarol redondeó un 4-0 mucho más categórico desde las cifras que en el juego, y que marcó su obsesión por seguir jugando la Copa.

Uruguay


Marcelo Zalayeta fue figura importante en el triunfo ante Caracas, y el autor del segundo gol. El delantero admitió que el tanto tras varios partidos sin convertir le vino bien, pero destacó el rendimiento de Carini y de Juan Álvez, "impasable". Valoró como importante el hecho de que "no dependemos de ningún partido", y pidió no subestimar al equipo venezolano.


Bajando la pelota


Copa


Marcelo Zalayeta fue una figura importante en la contundente victoria conseguida por Peñarol, en la noche del jueves en el Estadio Centenario, en el partido de ida de la primera etapa de la Copa Libertadores, también llamada repesca. Marcó el segundo gol y trabajó bien en el ataque junto a Rodrigo Mora, recuperando confianza.

"Las ganas de hacer un gol están, y más en un partido que nos lleva a la clasificación para entrar a una Copa Libertadores era fundamental. Después de tres partidos que venía con el arco negado, era importante para mí conseguir el gol", declaró el delantero carbonero a Verano Sport, programa de Sport 890, quien aseguró que no se puso nervioso cuando no logró definir, ya que "traté de seguir jugando con el mismo estilo".

manya


La Pantera explicó que salió más del área que lo habitual porque se dieron "las situaciones de juego y un poco porque Mora va a todas las pelotas por la espalda de los rivales. Era lo que habíamos trabajado", con el objetivo de "darle más espacio a Cristóforo, a Aguiar y al Lolo para que tengan más espacio de ir a las espaldas".

Fue en una jugada así, justamente, en la que se originó su gol, con la Pulga luchando con el defensa. "Intuí cuando Mora lo empezó a presionar. Cuando veo que hace el segundo enganche y que lo tiene medio presionado ya empecé a hacer el movimiento para él área. Me vio y se dio el gol", explicó.

Pero más allá de los goles, todos los futbolistas son conscientes de que la clave de la victoria fue el penal que atajó Fabián Carini, cambiando el rumbo del encuentro. "Hasta eso el partido fue parejo. Caracas es un equipo que trabaja bien la pelota, tiene jugadores importantes y está claro que lo que dio vuelta el partido fue la parte del penal. Ellos moralmente bajaron y nosotros empezamos a atacar, y conseguimos los dos goles en el primer tiempo, y eso los desmotivó un poco", analizó, resaltando que "fue importante lo de Fabián, fue fundamental, a nosotros nos dio una moral importante. Creo que tanto Fabián como Juan hicieron un gran partido los dos. Juan fue impasable".

Todo sobre el debut de Peñarol


Así, Zalayeta destacó a un jugador que todos habían dejado de lado tras el encuentro, resaltando fundamentalmente la participación del arquero. Del defensa recién llegado al club, resaltó que "se entrena como juega, porque es un jugador que aparte de la velocidad, la agresividad es su juego fuerte, y se entrena en todo eso, y es lo que le da lo que está demostrando. "Es un jugador agresivo, bien para el juego de Peñarol porque es muy rápido. Para pasarlo tenes que pasarlo tres o cuatro veces", valoró.

"Para afrontar este campeonato y la Copa Libertadores hay un plantel muy competitivo, en el que cualquier jugador puede sustituir a otro. No dependemos de ningún jugador, y eso en el correr del año nos va a dar cosas importantes", manifestó el futbolista, aunque entendió que "el equipo está para dar más. Ayer no se pudo dar el 100 por ciento".

El resultado fue contundente pero no así el rendimiento carbonero, aunque para Zalayeta "en este momento, no hay nada para criticar. Hicimos una pretemporada rápida para afrontar este partido", lo que bastó para lograr el objetivo del grupo. "Después si pasamos a la fase de grupo, vamos a tener dos semanas más para trabajar y eso nos va a ayudar", auguró. "Si pasamos", dijo, y eso habla de la realidad: aún queda un partido, el de vuelta, y más allá de la ventaja, no está todo hecho.

Las chances de darlo vuelta "son pocas pero siempre son chances. Subestimar hoy a cualquier equipo y más de Venezuela, no se subestima más, porque cambio mucho el fútbol. Si vamos confiados por lo que pasó acá se puede dar vuelta en cualquier momento", declaró. "Nosotros vamos a buscar un gol porque ahí se le puede complicar a ellos", contó, pero aclaró que la llave no está cerrada. "La tenemos en gran parte a favor de nosotros. Cuatro goles no son fáciles de remontar, pero si vas desconcentrado cualquier equipo te puede remontar", avisó.

Por último, Zalayeta hizo referencia a la hinchada que lo ha resistido en varios partidos, reclamándole más entrega o más eficacia. "Yo entiendo a la gente en algunos casos cuando se escuchan silbidos", expresó, pero "lo importante es que al final el rendimiento mío sea positivo". "El tema no tiene peso en mi persona", aseguró.

Peñarol



A partir de acá, ovación.

Va a ir de paseo a Caracas



uruguayo



El gesto serio, y más que eso, preocupado de Gregorio en los 30` iniciales, evidencia que a Peñarol no le fue fácil. Al menos de entrada, o en la medida que lo puede dar a entender la goleada.

Así fue, porque a los aurinegros les faltó sorpresa, explosión, cambio de ritmo, dinámica; pero su eficacia para capitalizar los errores defensivos del equipo venezolano, hizo que no sólo terminara ganando por 4 a 0, sino que haya dejado casi resuelto el repechaje.

En el primer tiempo, cuando menos se podía esperar el gol de Peñarol, llegó; y llegó por la vieja fórmula del juego aéreo, de la pelota quieta, en este caso un corner ejecutado por Aguiar desde la derecha del ataque, y del cabezazo, que aquí lo metió Freitas, después que Pérez desvió la pelota hacia atrás, entrando solo por el segundo palo.


Esa llave, sin embargo, no abrió el partido. Mejor dicho: no lo sacó de la modorra, ni tampoco de los envíos largos, y por lo general frontales, que fue el instrumento que tanto aurinegros y venezolanos eligieron como herramienta casi habitual para llegar al área adversaria; porque a los arcos llegaron sin limpieza y en forma muy esporádica.

En ese sentido, si acaso, el que había dispuesto la situación más favorable fue el Caracas, cuando Carini le contuvo a Jiménez un penal que el árbitro sancionó a los 23` cuando Ferreira fue tocado abajo por Alejandro González.

No aprovechó el visitante y ese "cachón" le costó caro; porque al rato Freitas puso a Peñarol en ventaja y tan solo 3` más tarde, Machado "le abrió el horizonte" -sino de futuro, al menos para el partido de anoche en el Centenario- al conjunto locatario, al ir a recibir la pelota de un outball y permitir que Mora se la llevara, para luego dejar a Zalayeta "de macho" con el arquero rival y, con toque bajo, anotar el segundo tanto.

Hasta ahí, pues, el trámite había sido cansino, impreciso, con los jugadores trasladando la pelota o jugándola larga y a dividir, en vez de juntarse para tocarla, y con las líneas rígidas, marcadas y, por lo general, incluso hasta separadas; y lo "quebró" Peñarol en esas dos situaciones; la del cabezazo de Freitas y la del oportunismo con que Zalayeta condenó la falla infantil de Machado.

Eso, ocurrido en tan sólo 3`, más el penal atajado por Carini, pareció desmoronar al Caracas, que ya en la segunda etapa siguió dando muchas ventajas en la retaguardia.

Así, tras un salida en falso de Vega y un intento fallido de Pérez por cortar un remate de Joao Pedro, que al sustituir a Mora "trajo" el enlace que había faltado, el brasileño y Estoyanoff metieron el tercer y cuarto tanto.

Uruguay



En Venezuela se lamentan por el penal



Copa


La prensa venezolana coincidió hoy en señalar que el Caracas quedó al borde de la eliminación, lamentándose por el penal desperdiciado en el primer tiempo.

"Peñarol le hinchó la cara al Caracas", tituló el diario deportivo Líder, que aseguró que Peñarol "paseó" al equipo venezolano.

De todos modos, el penal errado no pasó desapercibido, el cual pudo cambiar la historia para el diario venezolano.

"Doce pasos separaron al Caracas de regresar al país con un resultado esperanzador frente a Peñarol, en la primera fase de la Copa Libertadores", comienza la crónica.


"El capitán de los rojos del Ávila, Edgar Jiménez tuvo en sus pies la oportunidad de encaminar la clasificación de los suyos en el certamen pero falló en la primera media hora del duelo", explica sobre la incidencia.

Con el 4 a 0, aseguran que el Caracas está a punto de quedarse sin Libertadores.

"Con la derrota, los dirigidos por Ceferino Bencomo ponen en peligro una racha de ocho temporadas seguidas participando en la fase de grupos de la competición sudamericana".

En tanto, el diario El Universal no dudó en señalar que "Peñarol dejó al borde de la eliminación al Caracas".

manya


Juan Alvez destacó a la gente



Todo sobre el debut de Peñarol
PARA MI EL MEJOR DE LA CANCHA Y PASA DESAPERCIBIDO CASI


Juan Alvez, una de las caras nuevas de Peñarol, destacó el aliento de la gente, que hace la diferencia adentro de la cancha.

"Adentro de la cancha son 11 contra 11, pero la gete influye. Se hacen sentir todo el partido. Te da una motivación extra", destacó Alvez en Sport 890.

Para el lateral, el partido comenzó complicado para el carbonero y el penal atajado por Carini terminó siendo decisivo.

"No encontrábamos como entrarles jugando, abusamos mucho del pelotazo. Por suerte Carini atajó el penal y a partir de ese momento pusimos la pelota contra el piso y nos pusimos a jugar", señaló.


"El 2 a 0 en el primer tiempo nos dejó más tranquilos y en el segundo encontramos los espacios para conseguir un resultado abultado", agregó.

Alvez opinó que si ese penal entraba el partido podía haber cambiado.

"Si el penal hubiera sido gol sería otro el partido. Ellos se defendían bien y salían rápido al contragolpe. Por suerte Fabián lo atajó y de ahí en adelante subimos el nivel todos. Ahí cambió el partido", aseguró el ex Liverpool.

Finalmente, destacó que tras el 3 a 0 el Caracas bajó la cabeza, pero avisó que en la vuelta no se deben confiar.

"Cuando nos pusimos 3 a 0 ellos bajaron la cabeza. El resultado los acható, pero ellos juegan bien. Allá tenemos que jugar con mucha tranquilidad y manejar el resultado que tenemos", finalizó.


El arquero de Peñarol, Fabián Carini, figura al atajar el penal en el primer tiempo, dijo que esa jugada terminó siendo decisiva para la victoria.


Peñarol



El arquero de Peñarol, Fabián Carini, figura al atajar el penal en el primer tiempo, dijo que esa jugada terminó siendo decisiva para la victoria.

Entrevistado en Sport 890, el portero carbonero opinó que pese al resultado, el partido fue complicado y que la historia podría haber sido diferente si el Caracas se ponía 1 a 0 arriba.

"Sabíamos que iba a ser un partido complicado. Al final fue un 4 a 0 que nos da tranquilidad para el segundo tiempo de este partido largo", comenzó Carini.

"Lo buscamos durante todo el primer tiempo y hubiera sido un poco injusto quedar un gol abajo, porque el equipo estaba jugando bien", siguió el guardameta.


"En un penal pueden pasar muchas cosas y por suerte salió bien para nosotros. A partir de eso pudimos encontrar los goles", agregó.

Para Carini, el penal fue "un momento decisivo" que pudo haber cambiado la historia del partido.

"Fue un momento decisivo. Pasar a ir perdiendo en un partido tan difícil se nos iba a complicar. Por suerte no nos convirtieron, que en estos partido es importante", explicó.

"Esto es fútbol y pueden pasar muchas cosas, pero metiendo un gol deberíamos poder pasar", opinó en tanto sobre la vuelta, un partido que consideró de doble filo.

"Esta diferencia es un arma de doble filo. Si uno espera y espera a la larga un gol te van a hacer. Tenemos que jugar de la misma manera, ser protagonistas. Lo importante es no meterse atrás", terminó.


Hizo cuatro, festejó cinco



uruguayo


"Desde el arranque, con el recibimiento, con la fiesta que hubo en las tribunas, revivimos lo que nos tocó disfrutar el año pasado. Y tenemos la misma ilusión que se fue generando en la Copa pasada", comenzó diciendo Fabián Estoyanoff. Peñarol y la Libertadores tuvieron el reencuentro soñado. El hincha, como tal, se sabe en la próxima ronda y lo disfruta. El plantel y el cuerpo técnico, sin embargo, prefieren esperar.

"Nos da tranquilidad, pero este resultado no nos puede perturbar. No podemos pensar que ya clasificamos y de eso hablamos recién en el vestuario; hay que ir a Venezuela como si la serie estuviera 0 a 0, sin subestimar a Caracas", afirmó el "Lolo", quien aseguró que en esta nueva versión de Peñarol se siente "más liberado, con más oxígeno y claridad para atacar", debido a que sólo tiene que marcar hasta la mitad de la cancha.

Peñarol anotó cuatro goles, pero todos los jugadores coincidieron en que se festejaron cinco. El penal que atajó Fabián Carini con el partido aún empatado se festejó casi tanto como la apertura del marcador. "Son momentos en los que se piensa en muchas cosas; se mira al rival, a los compañeros, al hincha... y la verdad es que cuando se da de atajar el penal hay un poco de suerte, de intuición, de trabajo. En este caso fue importante para darle mayor tranquilidad al equipo, que estaba jugando bien a pesar de no haber tenido hasta ese momento muchas llegadas claras", contó el arquero aurinegro.


"Iba a ser complicado el resto del partido si nos hacían el penal, pero no sé si fue la clave del partido. Lo bueno es que no nos convirtieron acá de local, que es fundamental en este tipo de eliminatorias; y que además se consiguió una buena diferencia de goles", sostuvo Carini.

"El resultado nos da tranquilidad, pero nuestro trabajo pensando en la revancha no cambia en nada. Se ganó la primera parte, nada más, de un partido de 180 minutos", dijo con la poca voz que le quedaba debido al partido -"a veces hay que atajar y otras, como hoy, sobre todo hablar para mantener al equipo ordenado", explicó- y a un resfrío que lo ha estado molestando en los últimos días.

"Esperamos un partido complicado allá, no podemos subestimar. Esta vez no los dejamos, pero los equipos venezolanos son de atacar bien y de pegarle bien desde afuera cuando no encuentran espacios; sigue dependiendo de nosotros controlarlos", dijo Carini.

Nadie en Peñarol se asume clasificado al grupo 8 (donde esperan Universidad de Chile, Nacional de Medellín y Godoy Cruz). "En realidad me voy más nervioso: sería una vergüenza perder allá por más goles y quedar afuera. Además sería una falta de respeto al rival decir que estamos clasificados por ganar un primer partido", afirmó Luis Aguiar, ovacionado cuando se retiró de la cancha a los 85 minutos. Al resto lo ovacionaron luego.


Y LA QUE NUNCA FALTA



¿Pre? No pareció



Uruguay



¿Era la Prelibertadores? Parecía la final. El miércoles, uno de los relatores de Fox Sports comentaba el poco público de los primeros partidos que se jugaron por la Copa. "Vamos a ver mañana Peñarol", le respondió su compañero de transmisión.

Y los "manyas" no defraudaron. Media hora antes de la hora prevista para el comienzo del partido larguísimas colas rodeaban el Centenario. Los hinchas se bancaron estoicamente la revisación policial, más rigurosa que nunca a pedido del personal de Afrauf. Nada importaba, sólo entrar lo antes posible para no perderse ningún detalle del debut del equipo en la Libertadores. Algunos encontraron la excusa perfecta para salir antes del trabajo, otros se volvieron antes de las vacaciones, y hasta hubo quien mintió en su casa. Todo vale cuando se trata de ver a Peñarol.

En la puerta del vestuario locatario un grupo de mascotitas esperaba ansioso el momento de salir con el equipo a la cancha. Una niña, lloraba desconsoladamente en brazos de su tía. Era Melina, la pequeña hija del zaguero Juan Alvez que viviría la inolvidable experiencia por primera vez.


Salió el equipo. Se desató la locura. Los fuegos artificiales iluminaron el cielo que aún era claro. En La Amsterdam se desplegaron las banderas. El estruendo era ensordecedor. Caracas demoraba en salir al campo, como si supiera lo que le esperaba.

Arrancó el partido, y el "¡Dale alegría, alegría a mi corazoooon!", no se hizo esperar. Los "manyas" festejaban todo: un quite de Alejandro González, un trancada de Freitas en el medio, un pase del "Pulga" Mora, un tiro de Zalayeta.

Penal para Caracas. El estadio enmudeció por un solo minuto. Enseguida volvió el aliento. La hinchada de Peñarol no se achica ante la adversidad. Y los cánticos sonaron aún más fuerte. Era imposible hablar con el que estaba sentado al lado. No se podía escuchar la radio.

Lo atajó Carini y las luces de colores volvieron a salir despedidas desde la Amsterdam al cielo.

Llegó el primer gol, el de Freitas y los hinchas se acordaron del año pasado. "La Copaaa Libertadoreees vamo` a ganaaar!" Cuando Zalayeta anotó el segundo, Gregorio lo festejó como si estuviera en la tribuna.

Y la cosa no terminó ahí. Había que ganar en casa y Peñarol goleó.

Sus hinchas, como siempre jugaron su partido. ¿Lo que se jugaba anoche era la Prelibertadores? Parecía una final.


Copa



Y LOS GOLES...



link: http://www.youtube.com/watch?v=QOwKthdrZ8k