SEGÚN UN TESTIGO
Evra intentó agredir a Luis Suárez en el descanso

Evra intentó agredir a Luis Suárez en el descansoliverpool[/align]

Menos mal que le sujetaron entre varios; si no, se lo come", relata una fuente
'Lucho' iba a darle la mano, pero notó que el francés relajaba el brazo al verle


La polémica entre Luis Suárez y Patrice Evra -el uruguayo no le dio la mano en el saludo inicial del United-Liverpool- tiene una nueva derivada. Fuentes cercanas al jugador se extrañaron del no saludo de Lucho porque él mismo se había comprometido con los suyos a saludar al francés "para no alimentar más críticas".

Pero, ¿qué pasó al final? ¿Por qué no se produjo ese apretón de manos? Suárez estaba muy quemado con el galo. Cree que, en frío, quebrantó los códigos de los jugadores -lo que pasa en el campo, ahí queda- y acusó al charrúa de racista cuando ninguna cámara demuestra nada. Pero, pelillos a la mar, lo iba a saludar.

Evra estaba saludando, mano arriba, a los jugadores reds. Cuando llegó Suárez, le bajó la mano y se la puso con desgana, a lo cual Luis, en un error que él mismo luego reconoció, le negó el saludo. "Juro por mi hija -la persona más sagrada para Luis- que le iba a dar la mano", confiesa a sus íntimos.


¿Qué pasó en el descanso?

La prensa inglesa y francesa, desde que ocurrió el incidente entre ambos, allá por octubre, está demonizando a Suárez, acusándole de racista por doquier. Hay un detalle, que MARCA.com revela hoy, que puede cambiar el aspecto general de la historia.

Según un testigo consultado por este periódico, una vez acabada la primera parte, y en el túnel de vestuarios, Evra se dirigió corriendo hacia donde estaba Lucho y trató de agredirle por la espalda. "Menos mal que Skrtel, Agger y Kuyt le sujetaron; si no, se lo come", manifiesta esa fuente a MARCA.com. Un detalle que se ha obviado en Inglaterra, donde Evra es tratado como un santo, pese a que al final del partido, con la victoria en el bolsillo, intentó provocar al uruguayo con saltos de alegría en su propia cara. Suárez no entró en la provocación.

Dicho esto, el uruguayo quiere olvidar todo, y ya se disculpó el domingo -"lo siento, fue un error y me arrepiento", dijo en un comunicado oficial-. El Liverpool admitió ese error y el United pacificó luego. Pero, según desvela MARCA.com hoy, Evra no se comportó como un santo.