"Fue una vergüenza"

En el entretiempo de Chile-Ghana, jugadores del equipo africano discutieron con el DT y tardaron 35 minutos para volver al campo de juego. “Cumplimos con el reglamento y salimos", disparó Borghi, muy caliente. El partido terminó 1 a 1.

“Fue una vergüenza”, así describió Claudio Borghi lo que pasó en el Estadio PPÑ Park de Filadelfia. Chile perdía con Ghana por 1 a 0 y así, se fueron al descanso. Pero lo anecdótico no tardó en llegar: cuando los dirigidos por el ex Argentinos ya estaban en el campo para jugar la segunda etapa, en el vestuario africano se desató una pelea entre los jugadores y el técnico serbio Goran Stevanovic. Los mismos le dijeron al árbitro que no saldrían a jugar. Los de la Roja fueron informados, saludaron al público y decidieron retirarse hacia los vestuarios. Hasta que finalmente, los organizadores del encuentro indicaron que el juego se reanudaría. Ghana, volvió al campo tras 35 minutos de demora y se pudo continuar con el partido, que terminó en empate.

Borghi, enojadísimo, habló sobre la situación que se vivió: “Es mucha vergüenza el hecho de que de dos equipos nacionales, uno no quiera jugar”. Y agregó: “No quería que quedara el antecedente de que Chile no salía a la cancha. Cumplimos con el reglamento y salimos. Luego que el árbitro nos dijo que no salía Ghana, volvimos al vestuario. No puedo explicar el lío porque no lo conozco. Salimos a la cancha porque tenemos miedo a una sanción de FIFA. No queríamos desperdiciar el partido ni defraudar a la gente”, concluyó.