En medio de una grave crisis deportiva e institucional, una multitud de hinchas del Ciclón ocupó la Plaza de Mayo en respaldo del proyecto de ley de restitución del predio donde estaba el Viejo Gasómetro; el presidente Abdo destacó la masiva convocatoria

San Lorenzo cree en los milagros

Tanta fue la emoción que, por un momento, hizo olvidar la seguidilla de malos resultados que viene arrastrando el plantel y los problemas internos. Tanta es la movilización que despierta esta causa que invita a soñar con algo que debe decidirse en otros ámbitos. Se ve conmocionado al hincha que camina rumbo a la Plaza de Mayo para ponerle el cuerpo a la iniciativa que tiene como objetivo conseguir la restitución para San Lorenzo del predio en el que estaba el mítico Gasómetro, sobre avenida La Plata, en el barrio de Boedo.

Por un momento, la complicada situación deportiva y económica de San Lorenzo quedó atrás para las 65.000 almas presentes (los organizadores informaron 110.000 personas), y asomó de entre tantas sensaciones una diferente. Como si no hubiera lugar para la política del club. Cada uno responde al mandato personal. Como si el compromiso de ayer hubiera estado marcado a fuego para que pudiera bajar limpio un mensaje que, al menos por ahora, parece no estar contaminado, y por eso mismo resulta convocante. "Para volver a Boedo", reza una extensa bandera colgada en todo el costado de la plaza.

Hacía tiempo que el pueblo azulgrana esperaba vestirse para la ocasión. Es fácil reconocerlo. Se siente el bullicio de una caravana de 200 ómnibus que partieron de Boedo. La mayoría están enfundados en una camiseta negra que en el frente expone la frase "Volvamos a Av. La Plata", mientras que en la parte de atrás pide un "Sí a la restitución histórica". "Yo colaboré con la compra de la 3» propiedad", certifica la prenda cuya venta tiene como objetivo recaudar fondos para la compra del perímetro denominado "Tierra Santa", comprendido por las calles Inclán, José Mármol, Las Casas y Av. La Plata.

Flamean las banderas y los mensajes de los hinchas. A unos metros, el palacio comunal cierra su actividad, silencioso, hasta que una ventana se abre y se despliega una bandera: "Los Cuervos de la Legislatura". Los de más edad humedecen pañuelos cuando las imágenes del viejo y querido Gasómetro aparecen en las pantallas gigantes ubicadas a un costado del escenario. El proyecto de ley presentado por el representante de la Subcomisión del Hincha, socio e historiador del club, Adolfo Bernardo Resnik (DNI 16.071.353), da cuenta de un proceso que derivó en la expropiación de 1979 a cambio de 900.000 dólares durante el mandato del brigadier Osvaldo Cacciatore, intendente de Buenos Aires designado por la dictadura militar en el período 1976-1983. El pedido azulgrana, presentado en diciembre de 2010 por la diputada Laura García Tuñón (Proyecto Sur) y que ahora está siendo analizado por una comisión especial, argumenta que los terrenos de las dos manzanas que "cerraban" las calles Muñiz y Salcedo fueron vendidos en ocho millones de dólares un año y medio después al hipermercado Carrefour. Fuentes vinculadas a la firma francesa aseguran que la adquisición de la propiedad no puede asociarse con el gobierno militar y que en el lugar están por finalizar la ampliación y la renovación de las instalaciones.

Héctor "Bambino" Veira y Sergio "Sapo" Villar dicen presente, mientras con un láser se dibuja sobre el Cabildo la imagen del sacerdote Lorenzo Massa, fundador de San Lorenzo. El presidente del club, Carlos Abdo, aparece entre murmullos y algunos silbidos, motivo por el que se decidió que no hablara ante la gente, algo que sí había hecho en los actos anteriores de esta campaña que espera por el tratamiento de la Legislatura porteña.

En medio de la multitudinaria marcha, Abdo instó a imitar a los hinchas para sacar adelante el club. La mención no resulta casual si se tiene en cuenta que anteanoche vivió una turbulenta reunión de comisión directiva, en la que una vez más el titular se marchó molesto porque siguen sin aprobarse los 33 millones de pesos que dice haberle prestado al club en forma personal. En diálogo con La Red, Abdo explicó que unas 300 personas ingresaron a la fuerza en el cónclave de la dirigencia y se mostró con más pesar que nunca en su cargo: "Deberíamos imitar todos este pedido de soberanía legítimo del pueblo de San Lorenzo (...) Mi esposa, hijo y algunos amigos son los que me apuntalan para que siga. Pero son momentos duros". Y añadió: "Es difícil estar al frente de un club tan grande y que uno se sienta tan perseguido por la política. Está todo muy desunido".

Al ser consultado por su continuidad, fue dubitativo: "Tengo que cumplir un mandato, tengo mi conciencia tranquila porque no sé cuántos presidentes han puesto tanto dinero de su bolsillo. No quiero adelantarme a nada, pero estoy muy cansado". Respecto a eso, afirmó que "ya contraté una auditora con mi dinero para que se queden tranquilos el resto de los socios y quede todo claro".

El club está sumido en una crisis económica con un pasivo cercano a los 172 millones de pesos y el argumento de la pesada herencia parece haber quedado a un costado en los últimos días. ¿Por qué? Es que Abdo se acercó al ex presidente Rafael Savino para que propiciara e impulsara un préstamo de 7 millones de pesos por parte de la AFA. El adelanto que autorizó Julio Grondona es por el adelanto de los derechos de televisión. "Le presenté el presupuesto que redujimos en el fútbol profesional, que está mucho más bajo que antes, y el plan del crédito del Banco Credicoop. Necesitamos la plata por los derechos de la televisión".

El pueblo azulgrana demostró otras veces que tiene con qué responder a la adversidad. Conseguir lo que tanto lo desvela lo exige al máximo. Sueños y realidad peregrinan juntos desde hace bastante tiempo en San Lorenzo.

[milagros]