San lorenzo: Nadie lo quiere

San lorenzo: Nadie lo quiere


Cuando Salgueiro salió, los jugadores se pasaron la cinta durante 7’ hasta que Gigliotti la aceptó...

Tomala vos, dámela a mí... Antes se mataban por tenerla, pero ahora, en San Lorenzo, nadie se quiere hacer cargo de la cinta de capitán. En medio de tantas peleas y celos, Ricardo Caruso Lombardi llegó al Ciclón y como primera medida conciliadora eligió rotar la capitanía y dársela a jugadores que no son referentes.

El entrenador no optó ni por Pablo Migliore ni por Jonathan Bottinelli. Primero le tocó a Enzo Kalinski, luego a Pablo Alvarado y ayer a Juan Manuel Salguerio. Sí, una decisión para que nadie se ofenda y evitar problemas en el vestuario. Pero Caruso, para aguantar la victoria ante Banfield, empezó a realizar variantes. Y cuando le tocó salir al uruguayo, a los 37 minutos del complemento, empezó la confusión. En su lugar, con la cinta en la mano, ingresó Damián Martínez. Después de varias jugadas, se la acercó a Néstor Ortigoza, quien no la quiso agarrar.

Entonces, el pibe amagó con tirarla afuera de la cancha, pero desde el banco se lo prohibieron. Ahí fue el ex Quilmes quien volvió a tener el brazalete (tampoco se lo puso en el brazo), aunque minutos después tuvo que salir por lesión... Se la pasó a Gabriel Méndez, su reemplazante, quien enseguida recibió una falta y, tras levantarse, se la ofreció a Emmanuel Gigliotti, quien terminó de capitán de un barco sin capitán.