En Europa, Angelici buscará potenciales inversores para un nuevo estadio en Casa Amarilla.


Boca ¿Traerá petrodólares?


Daniel Angelici aprovechará su estadía en Europa para reunirse con empresarios del mundo árabe, potenciales inversores del sueño que lo desvela por estos días: el nuevo estadio de Boca. Reabierta la posibilidad de asociarse (ayer se lanzó la campaña), limitada en los últimos años porque el club tenía más socios que capacidad la Bombonera, ahora el presidente buscará hacer lugar para la inagotable demanda.

La idea es hacer un nuevo estadio en Casa Amarilla pero sin demoler la histórica Bombonera. “Queremos que tenga 80.000 butacas, además de una cantidad importante de palcos”, le confirmó Angelici a Olé . Para eso, buscará inversión dentro y fuera del país pero en cualquier caso sin comprometer los recursos del club para no sufrir en lo económico. “No creo que vayamos a tener problemas en conseguir el dinero porque el retorno para los inversores llegará en un lapso corto”, confía el Tano. El club cedería una importante cantidad de lugares para su explotación durante un tiempo (unos diez años) y se quedaría con una cantidad razonable como para no perder los ingresos actuales en ese concepto.

El nuevo proyecto, que empieza a motorizarse después de la constatación de que “es inviable conseguir las manzanas de enfrente para terminar de cerrar el estadio actual”, le permitiría a Boca seguir jugando en la Bombonera durante la construcción del nuevo estadio (dos años) y no tener que vivir de prestado. Angelici piensa un estadio con estacionamiento en torres aledañas y que tenga restaurantes y negocios adentro. “Algo que sea un modelo no sólo en el país sino en Sudamérica”.