El Boca de Bianchi

Las tardes eran grises en la capital de Argentina, ningún entrenador podía con un equipo de grandes jugadores, pasaron grandes estretegas de Argentina hasta que llego otro de esa talla, multicampeon en Argentina, pero la afición no confiaba en el todos murmuraban lo que se pensaba seria otro fracaso mas.


campeon


Pero Bianchi se tardo nada mas 8 meses en demostrar que Boca estaba para cosas grande y brindo la primera liga en 1998 (torneo corto) y además terminando invicto por primera vez, tumbo cualquier record ese equipo incluso el del goleador que Martin Palermo fue capaz de en 19 partidos anotar 20 goles.
Boca era temible en solo 8 meses, había logrado meter un pánico increíble a sus perseguidores y así lo demostraron el año siguiente, Boca gano una liga monotona término líder y a 7 puntos de su escolta el odiado River Plate, por lo que se adjudicaron su segundo torneo corto el Clausura del 99.
Pero lo mejor estaba por llegar, Boca había demostrado que era el mejor de Argentina pero por mucho, le tocaba demostrar ahora de que era capaz en el continente.
Y llego el año 2000 con el los grandes retos, en la liga Boca se mantuvo como escolta de River todo el semestre hasta la ultima fecha, River pincha sorpresivamente con Huracán y Boca gana su juego y se adjudica su tercer titulo de liga en cuatro temporadas. Lo mejor estaba por llegar Boca afrontaba la copa Libertadores de América, como uno de los candidatos aunque llevara años sin ganar una. Todo marcho a la perfección en grupos y en octavos pasando con mucha personalidad. Y llegaron los cuartos de final el rival River Plate, un partido para consolidar una buena temporada, en la ida River gano 2-1 y en la vuelta paso esto…

Riquelme



Bianchi

Emotiva remontada, con lujos, afición entregada y un regreso triunfante de Palermo luego de una larga lesión. Boca había dado un golpe mortal a River, quitándole la liga y echándole de la Libertadores. En semifinales Boca elimina al América de México y llega hasta la final con el Palmeiras, Boca la paso mal en su casa empatando 2-2, tocaba en la vuelta dar un histórico partido, y así fue. Boca termina ganando en penales, gracias a uno de los mejores porteros sudamericanos de este tiempo, Oscar Córdoba. Luego tantos años Boca sintió de nuevo lo que era ser campeón del continente.

boca

invicto


El Boca de Bianchi

Como el campeón de América, Boca tenía que representarlo en la Copa intercontinental contra el Real Madrid considerado poco atrás como el mejor equipo del Siglo.
Ese partido fue la consagración del mejor 10 que había pasado en años por Boca Juniors, hablo de Juan Román Riquelme, que dio un recital en el Yokohama increíble. Boca gano en un partido pletórico 2-1 y teniendo entre las cuerdas al gran Real Madrid.

campeon

Riquelme


Bianchi

Córdoba, Ibarra, Bermúdez, Traverso, Matellan, Battaglia, Serna, Basualdo, Riquelme, Palermo y Delgado,este 11 obro la mejor temporada de Boca Juniors en lo que llevaba de historia, ganando la triple corona.
Con el 2001 llego el reto mas importante de todos mantenerse en la cima de todo, y siendo así llego la primera debacle del equipo, un inicio terrible de liga que a la postre iba terminar pesando, dando el torneo a San Lorenzo.
Mientras que en la competición continental, Boca volvió a demostrar lo grande que era y que este equipo no baja los brazos para ganar más. Un calendario mas accesible que el año pasado le permitió al club de la capital argentina llegar a una final mas de Libertadores, ahora contra el Cruz Azul de México, Boca gano la ida en México pero en casa no cumplió y perdió por lo que terminan en penales , y otras vez Oscar Córdoba atajando 1 de ellos, se convierte en la figuras estelar y dándole el 2do titulo de libertadores la Club, bicampeones de América.

boca

invicto

El Boca de Bianchi

El título le dio una nueva chance japonesa, ante Bayern Munich, campeón europeo. Semanas antes de la cita, Bianchi se levantó de su silla durante una conferencia de prensa y dejó hablando solo al presidente Macri. Con ese desplante dijo todo: en diciembre diría adiós. La caída ante el equipo alemán 1-0 fue el cierre de un ciclo.

Para 2002 llegó el uruguayo Oscar Tabárez, que había guiado a Boca a ganar el Apertura 92. Se fue Riquelme al Barcelona pero apareció Carlos Tevez. Pero se sintió la ausencia casi mística de Bianchi, ese misterio jamás develado que hacía que la suerte siempre se pusiese de su lado. Si hasta decía que en su agenda tenía el número del celular de Dios... y que de allá arriba le atendía.

Para 2003 la gente solamente pedía un nombre: Carlitos. No había lugar ni consenso para ningún otro entrenador. Y Macri, dejando de lado enfrentamientos personales, lo llamó. Bianchi aceptó y en el firmamento boquense aparecieron aún más estrellas. El objetivo del primer semestre era claro, reconquistar la Copa Libertadores, y así pasaron Colo Colo, Independiente de Medellín y Barcelona de Ecuador en la primera ronda. El in crescendo iba de la mano de la heroicidad, dando vuelta un resultado increíble ante el Paysandú, en Brasil, una tierra que jamás asustó a un equipo de Bianchi. Atrás Cobreloa en cuartos, atrás América de Cali en semis y atrás el legendario Santos en la final. Otra vez la vuelta olímpica en Brasil, el pentacampeonato en la Libertadores, la consagración total y absoluta del técnico más ganador de la historia de Boca Juniors. Y la justa mención a los nombres nuevos, como el arquero Roberto Abbondanzieri, los centrales Rolando Schiavi y Nicolás Burdisso, el combativo Sebastian Battaglia en el medio junto a Raúl Cascini... A lo Boca.

campeon

Riquelme

Bianchi

El 27 de noviembre de 2003 Boca venció a Arsenal y selló un nuevo título: el Apertura 2003. Estaban Matías Donnet, el colombiano Luis Perea y el brasileño Pedro Iarley, un ídolo fugaz de la casaca azul y oro. Se festejó mucho pero rápido, porque otra vez esperaba Japón. Ahora era Yokohama en vez de Tokio, pero la performance fue la misma: el super Milan de Shevchenko, Kaká, Seedorf, Maldini, Cafú, Pirlo, Gatusso y compañía era demasiado para la calidad xeneize, pero no para la mentalidad que les convencía Bianchi: 1-1, penales y la historia de siempre, Boca Juniors campeón otra vez.

boca

invicto

El Boca de Bianchi

Seis meses después Bianchi dirigía su último partido en el fútbol argentino. Había dejado atrás 9 títulos para Boca Juniors: cuatro torneos locales, tres Copas Libertadores y dos intercontinentales. Hubieran podido ser más de haberse realizado los choques por la Copa Interamericana, pero eso sería una anécdota.
En la memoria de La 12 quedará esa imagen de equipo compacto y arrollador, la paternidad alevosa sobre River Plate, el archirrival de toda la vida. Pese a sus diferencias, Bianchi hizo lo que había prometido el presidente Macri: la hegemonía de Boca fue total. La “Era Bianchi” ya tiene sus páginas en la historia del fútbol.

campeon